Sentencia 13920 de febrero 24 de 1998 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente:

Dr. Ricardo Calvete Rangel

Aprobado Acta Nº 24

Santafé de Bogotá, D.C., veinticuatro de febrero de mil novecientos noventa y ocho.

Expediente: 13920

(...)

El Juez de la causa puede abstenerse de fallar si encuentra que el proceso está viciado por alguna irregularidad que amerite la declaratoria de nulidad, como sería si advierte que se incurrió en error en la denominación jurídica, pero no puede hacerlo simplemente porque a su juicio la acusación debía comprender causales de agravación que no fueron tenidas en cuenta, ya que como se acaba de explicar, esa es una responsabilidad exclusiva del fiscal que el juzgador no puede adicionar, ni desconocer, y mucho menos tomar su propio y marginal criterio como fundamento para declararse incompetente.

La Corte ha sido reiterativa al señalar que no todos los errores que se cometan en la resolución de acusación dan lugar a nulidad, y concretamente el dejar de imputar una causal de agravación no es motivo para invalidar la acusación, y así el juez tenga una opinión diferente no puede abstenerse de sentenciar por esa razón. El Ministerio Público y los demás sujetos procesales, si lo estiman pertinente, puede interponer los recursos que sean viables contra el proveído calificatorio, de manera que si no lo hacen no es función del juez oponerse a la decisión del fiscal para lograr que se agregue la agravante.

Desde luego que lo anterior no significa que el fiscal puede proferir una calificación irregular impunemente, pues una cosa es la consecuencia procesal de la errónea decisión, y otra la responsabilidad disciplinaria o penal que le corresponda a su autor, para cuyo efecto el funcionario que conoce puede compulsar copias a la autoridad competente para investigar, cuando lo considere procedente.

(...)

________________________________