Sentencia 14603 de diciembre 7 de 2004 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación 76001232400020000124001

Ref. 14603

Consejera Ponente:

Dra. Ligia López Díaz

Bogotá, D.C., siete de diciembre de dos mil cuatro.

Actor: Sociedad Punto Sabroso Ltda.

Impuestos ventas

Fallo

EXTRACTOS: «Se decide el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante contra la sentencia de octubre 31 de 2003 proferida por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, mediante la cual se negaron las súplicas de la demanda.

(...).

Consideraciones

Se controvierte la legalidad de los actos administrativos mediante los cuales se determinó a cargo del accionante el pago del impuesto de IVA y el pago de la sanción por inexactitud correspondiente al segundo período gravable de 1997.

La actora en la demanda planteo la nulidad de las actuaciones administrativas por considerar que no se cumplieron los requisitos formales y legales para su expedición y por falsa motivación, alegando que realizó ventas por panadería y pastelería.

La Sala en una oportunidad anterior, dentro de un proceso similar (1) se pronunció en los siguientes términos, los cuales serán acogidos para el caso concreto:

“El artículo mencionado define lo que se entiende por “restaurantes” para efectos del impuesto a las ventas, así:

“Decreto 422 de 1991, Artículo 9. Definición de restaurantes. Para los efectos del numeral 14 del artículo 476 del estatuto tributario, se entiende por restaurantes, aquellos establecimientos cuyo objeto es el suministro de comidas destinadas al consumo como desayuno, almuerzo o cena, y el de platos fríos y calientes para refrigerio rápido, sin tener en cuenta la hora en que se preste el servicio, bien sea para ser consumidas dentro de los mismos, para ser llevadas por el comprador o entregadas a domicilio, independientemente de la denominación que se le dé al establecimiento”.

“No se considera que presta el servicio de restaurante el establecimiento que en forma exclusiva se dedica al expendio de aquellas comidas propias de cafeterías, heladerías, fruterías, pastelerías y panaderías”.

“Cuando dentro de un establecimiento, adicionalmente a otras actividades comerciales se preste el servicio de restaurante, se generará el impuesto por el mismo”.

En los términos del inciso final del artículo trascrito no hay dudas de que los servicios de panadería y pastelería que presta la sociedad demandante en el establecimiento comercial donde acepta que vende comidas por el sistema de “autoservicio” es un restaurante y por ende esas ventas están gravadas con el tributo.

Manifiesta también el recurrente que el establecimiento no es un restaurante sino un “autoservicio” por cuanto los platos están preparados para su venta en serie, además que no se trata de un servicio sino de una simple venta de productos alimenticios expuestos al público y no de un establecimiento en donde se contrate una obligación de hacer.

Al respecto observa la Sala que la definición del artículo 9º es tan amplia que cubre el suministro de comidas en cualquier modalidad para ser consumidas dentro del local o llevadas por el comprador e inclusive entregadas a domicilio, luego no tiene fundamento considerar que por el hecho de que el expendio de esos alimentos se haga por el sistema de autoservicio se cambie el objeto del establecimiento y este deja de ser un restaurante, pues lo que caracteriza este servicio es la preparación de comidas y su expendio. Esta es una obligación de hacer y el autoservicio es solo una modalidad de atención al usuario, que se ajusta en todo caso a la definición de servicio para efectos del IVA conforme lo prevé el artículo 1º del Decreto 1372 de 1992.

Así las cosas el suministro de los productos de panadería y pastelería realizado dentro del restaurante causa impuesto sobre las ventas y en consecuencia no podía el contribuyente excluir los ingresos provenientes de las ventas de esos productos de su declaración privada del tributo”.

Los anteriores planteamientos se reiteran en su totalidad, toda vez que la sociedad no prestaba en forma exclusiva la actividad de venta de productos de panadería y pastelería y adicionalmente, el servicio de restaurante a través de la modalidad de “autoservicio”, constituye una obligación de hacer y por lo tanto está gravado con el impuesto sobre las ventas.

En consecuencia, no está llamado a prosperar el recurso de apelación y procede la confirmación de la sentencia impugnada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. CONFÍRMASE la sentencia de octubre 31 de 2003 proferida por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca.

2. RECONÓCESE personería para actuar a la abogada Flori Elena Fierro Manzano, como apoderada de la UAE Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, en los términos del poder que le fue debidamente conferido y que obra a folio 218 del expediente.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

Se deja constancia de que esta providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Sentencia de abril 30 del 2003, proferida por el Consejo de Estado, ref. 13182. Sentencia de julio 24 de 2003, ref. 13358, M.P. María Inés Ortiz Barbosa.

________________________________