Sentencia 14778 de mayo 18 de 2006 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

REQUERIMIENTO ESPECIAL

La falta de explicaciones no se puede subsanar enviando nuevo requerimiento.

EXTRACTOS: «Como se expone en los antecedentes la administración notificó el requerimiento especial el 28 de junio del 2000 (fl. 55 c.a.) y el contribuyente en su respuesta señaló que en el mencionado requerimiento “no hay anexo ningún memorando explicativo, lo cual desde el punto de vista formal, lo hace inexistente o nulo, en consecuencia, debo indicarles en nombre de mi representada, que desde ahora invocamos esa causal por si ustedes proceden a practicar liquidación de revisión (...)” (fl. 14).

Se observa que según oficio de 27 de noviembre del 2000, suscrito por el jefe del grupo de notificaciones de la DIAN (fl. 120 c.a.), se informa que “el requerimiento especial 0069 del 28 de junio se notificó por correo certificado según oficio 062718 del 29 de junio del año en curso, pero sin el memorando explicativo”.

Posteriormente y sin hacer referencia alguna a la petición de nulidad, la DIAN envió el requerimiento especial, esta vez acompañado de su anexo explicativo, el 28 de diciembre de 2000 y advirtió que “la presente notificación no constituye un segundo requerimiento, sino el envío del mismo requerimiento junto con su anexo explicativo, notificación que se hace dentro de los términos contemplados en los artículos 705, 705-1 y 714 del estatuto tributario” (fl. 135 c.a.). En esta oportunidad la sociedad actora no dio respuesta al requerimiento.

La Sala advierte que el estatuto tributario para efectos de la determinación oficial del impuesto, establece el procedimiento que debe seguir la administración mediante liquidación oficial de revisión y exige que previamente se envíe al contribuyente, “por una sola vez, un requerimiento especial que contenga todos los puntos que se proponga modificar, con explicación de las razones en que se sustenta” (E.T., art. 703) (negrillas fuera de texto).

De conformidad con el artículo 35 del Código Contencioso Administrativo los actos administrativos que contienen decisiones que afectan a los particulares deben motivarse al menos de forma sumaria, pues el análisis de los hechos y razones que fundamentan la decisión, garantizan el derecho de defensa y de audiencia del contribuyente y enmarcan en este caso, el contenido de la liquidación de revisión y su discusión. Por lo anterior, los motivos de los actos administrativos constituyen un elemento estructural y es por ello que su ausencia o la falsa motivación generan la nulidad del acto, de conformidad con lo previsto en el artículo 84 del Código Contencioso Administrativo. Del mismo modo, si como en el caso en estudio, es el acto previo de la liquidación de revisión el que se expide sin explicación sumaria, se afecta la validez del proceso administrativo, con base en precisas normas tributarias como son los artículos 703 y 730-4 del estatuto tributario.

Precisado lo anterior, se observa que la falta de motivación del requerimiento especial de 28 de junio del 2000 conduce a concluir que la administración lo expidió irregularmente por cuanto no existen los fundamentos de hecho y de derecho que dieron lugar a la propuesta de modificación y posterior liquidación de revisión.

En efecto, se advierte que el anotado error no puede entenderse subsanado con la nueva notificación realizada el 28 de diciembre del 2000 a pesar de encontrarse en este caso dentro de los términos establecidos en los artículos 707 y 710 del estatuto tributario, pues no existe norma tributaria que autorice a la administración expedir más de un requerimiento especial y frente a la oportunidad que tendría la demandada para corregir el requerimiento, esta corporación comparte el análisis efectuado por la procuradora delegada por cuanto como lo expone en su concepto, la tesis en que se fundamenta la sentencia apelada, permitiría a la demandada subsanar el requerimiento especial en cualquier tiempo siempre y cuando la declaración privada no haya adquirido firmeza, por lo que cualquier enmienda —si ésta no constituye una ampliación del término para contestar el requerimiento— vulneraría los derechos de defensa e igualdad del contribuyente.

De otro lado, si bien no procede la nulidad de los actos preparatorios, las irregularidades contenidas en ellos vician los actos definitivos a que dan lugar, conforme a las nulidades previstas en el artículo 730 del estatuto tributario.

Sin embargo esta corporación no comparte lo expuesto por el Ministerio Público cuando afirma que la demandada pudo acudir a la ampliación del requerimiento para subsanar su error pues el mecanismo previsto en el artículo 708 del estatuto tributario parte del supuesto que en el inicialmente notificado se expusieron los hechos y conceptos de manera incompleta los cuales se pretenden ampliar y en el sub examine no se plantearon los puntos a modificar y en consecuencia no podría haber una ampliación de los mismos en los términos en que lo consagra la citada norma.

Así las cosas y contrario a lo afirmado por el a quo la actuación de la demandada encuadra en la causal de nulidad prevista en el numeral 4º del artículo 730 del estatuto tributario que dispone:

“ART. 730.—Causales de nulidad. Los actos de liquidación de impuestos y resolución de recursos, proferidos por la administración tributaria son nulos:

4. Cuando se omitan las bases gravables, el monto de los tributos o la explicación de las modificaciones efectuadas respecto de la declaración, o de los fundamentos del aforo” (negrillas fuera de texto).

Por lo anterior esta corporación reitera que la notificación del requerimiento especial sin la exposición clara y detallada de los puntos que pretendía modificar de la liquidación privada del impuesto sobre las ventas 2º bimestre del año gravable 1999, afecta de nulidad la liquidación oficial de revisión 9000002 de mayo 17 del 2001.

En consecuencia se revocará la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y declarará la nulidad de los actos demandados por las razones expuestas».

(Sentencia de 18 de mayo de 2006. Expediente 14778. Consejera Ponente: Dra. María Inés Ortiz Barbosa).

ACLARACIÓN DE VOTO

Comparto la decisión de declarar la nulidad de la liquidación oficial acusada, toda vez que el requerimiento especial fue notificado sin la explicación de las razones en que se sustenta, pero es pertinente aclarar, que en casos como el que nos ocupa, la administración puede corregir los errores en la notificación de los actos administrativos siempre que lo haga dentro de la oportunidad legal y antes de que venza la oportunidad del contribuyente para controvertirlos. El fisco pierde la oportunidad de corregir el error cuando es el contribuyente, quien al responder el requerimiento especial, le advierte las omisiones en que haya incurrido.

Ligia López Díaz. 

______________________________