Sentencia 1489 de enero 22 de 1996 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

INTERVENCIÓN COMO COADYUVANTE

EN LOS PROCESOS ELECTORALES

EXTRACTOS: «En efecto, es clara conforme a lo previsto por el artículo 69 de la Ley 96 de 1985, tal como fue subrogado por el artículo 59 del Decreto 2304 de 1989, la posibilidad de que cualquier persona pueda pedir que se la tenga como parte, entre otras cosas, para prohijar las peticiones de la demanda, intervención que debe admitirse, siempre que no esté ejecutoriado el auto que ordena el traslado a las partes para alegar.

Pero la intervención como coadyuvante de la parte actora no puede estimarse como independiente de ella en esta clase de juicios.

En primer término y siguiendo la tesis jurisprudencial consistente en que la demanda establece el marco dentro del cual se desenvuelve el proceso, es claro que el coadyuvante de la parte actora queda limitado en su intervención por el marco en mención, sin que le sea posible ampliar o restringir la materia sobre la cual versa la litis.

La corrección de la demanda es potestativa de la parte actora, dentro del término legal.

En segundo término, debe tenerse en cuenta que las etapas procesales son preclusivas por lo que no pueden ser revividas con el pretexto de la intervención del tercero, lo que resulta especialmente importante en el caso del proceso electoral en el cual se propugna en todos los casos por la celeridad del trámite.

En tales condiciones, el coadyuvante que se presenta en juicio, toma éste en el momento procesal en que se encuentre y su actuación queda limitada por la materia que se establece en la demanda y por las etapas precluidas.

Ahora bien, si un tercero observa que, entre otras, las normas y concepto de violación que quiere introducir dentro de un proceso en curso, son distintas a las que aparecen en la demanda que pretende coadyuvar, el procedimiento es presentar una demanda nueva, dentro del término de caducidad señalado por la ley para las acciones de nulidad de carácter electoral para efectos de que sea estudiada y tramitada en su totalidad.

En el presente caso se presenta una demanda que se admite conforme a la ley y cuya corrección no se intenta dentro del término legal quedando precluida la etapa procesal correspondiente.

No obstante, se presenta un tercero para coadyuvar la demanda pero introduce disposiciones violadas que no se invocaron en el libelo inicial lo cual constituye una corrección del mismo, sin tener la facultad para hacerlo.

Por ello en la sentencia de primera instancia no se analizan las disposiciones invocadas por el coadyuvante que no aparecían en la demanda ni, por la misma razón, la correspondiente fundamentación que estaba por fuera de la materia sometida a examen a más de resultar extemporáneas las correcciones introducidas a la demanda. En los anteriores términos la Sala recoge la tesis sentada en la sentencia de 1º de noviembre de 1994, Exp. 1107, Actora: Nayibe Suárez Perdomo, Consejero Ponente: Dr. Miguel Viana Patiño».

(Sentencia de enero 22 de 1996. Expediente 1489. Consejera Ponente: Dra. Mirén de la Lombana de Magyaroff).

________________________________