Sentencia 14951 de octubre 26 de 2006 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

IMPUESTO DE REGISTRO

Grava todo aumento del capital suscrito.

EXTRACTOS: «Corresponde a la Sala decidir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante contra la sentencia de 14 de julio de 2004, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Subsección A, que denegó las súplicas de la demanda de nulidad y restablecimiento del derecho incoada contra la Resolución 003 de 14 de enero de 2002 y la número 111 del 24 de julio de 2002 de la Cámara de Comercio de Bogotá mediante las cuales se negó la solicitud de devolución del impuesto de registro, pagado por la accionante.

El apelante fundamenta su inconformidad en que el aumento del capital suscrito se originó por la capitalización de la cuenta de revalorización del patrimonio, lo cual no aumenta el patrimonio de la sociedad, sino que constituye un aumento interno del capital social. Señala además, que la revalorización del patrimonio es un mayor valor en el patrimonio del ente económico, derivado del sistema de ajuste integrales por inflación, el cual no puede gravarse con el impuesto de registro.

Ahora bien, el artículo 226 de la Ley 223 de 1995 estableció como hecho generador del impuesto de registro, la inscripción de actos, contratos o negocios jurídicos documentales en los cuales sean parte o beneficiarios los particulares y que deban registrarse en las oficinas de registro de instrumentos públicos o en las cámaras de comercio (1) .

Posteriormente la Ley 488 de 1998 en su artículo 153 gravó con el impuesto de registro el aumento del capital suscrito de las sociedades por acciones, al indicar:

“Todo aumento de capital suscrito de las sociedades por acciones, inscritas en el registro mercantil, está sometido al pago de impuesto de registro que establece el artículo 226 de la Ley 223 de 1995”.

Conforme la norma en comento, se puede concluir que a partir de la vigencia de la citada ley, la certificación de revisor fiscal, a través de la cual se informa el aumento del capital suscrito, sea que se origine en la suscripción de nuevas acciones o por capitalización de la cuenta de revalorización del patrimonio, constituye un documento sometido al impuesto de registro, pues la Ley 488 de 1998, definió como hecho generador del mismo “todo aumento de capital suscrito de las sociedades por acciones”.

De acuerdo con lo expuesto, concluye la Sala que los actos acusados se ajustaron a derecho pues todo aumento de capital suscrito por las sociedades por acciones, como la aquí tratada, genera la obligación de cancelar el impuesto de registro, sin importar la causa que lo haya originado, por tanto, no existe fundamento alguno para excluir del gravamen el aumento de capital suscrito producto de la capitalización de la cuenta de revalorización del patrimonio.

En relación con que el argumento de que el aumento del capital suscrito realizado por una sociedad, producto de la capitalización de la cuenta de revalorización del patrimonio, no incorpora un derecho apreciable pecuniariamente y por tanto, no genera el impuesto de registro, cabe indicar lo siguiente:

La revalorización del patrimonio refleja el impacto que sobre el patrimonio origina la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, por tanto dicha cuenta tiene su origen en el reconocimiento del efecto de la inflación en los recursos que los socios han invertido en la sociedad.

Así las cosas el aumento de capital suscrito, producto de la capitalización de la cuenta de revalorización del patrimonio sí incorpora un derecho apreciable en dinero, pues el valor nominal de las acciones será de mayor cuantía económica, o podrá incrementarse el número de acciones de cada accionista, según la decisión del máximo órgano social.

Finalmente, en cuanto a la afirmación de la apelante, de que los pagos realizados por su representada constituyen pago de lo no debido, es claro que la misma carece de sustento jurídico, pues tal como se indicó a lo largo de esta providencia, la actuación de la Cámara de Comercio se fundamentó en el artículo 153 de la ley 488 de 1998, que gravó con el impuesto de registro todo aumento de capital suscrito, sin hacer distinción, como se dijo, respecto del origen del mismo.

Así las cosas como está establecido que en el año 2000, la accionante, registró ante la cámara de comercio un incremento en el capital suscrito, en virtud del cual se liquidó y pagó el impuesto de registro correspondiente, el cual se hallaba debidamente causado, no se configuró pago de lo no debido.

Por lo expuesto, no encuentra la Sala desvirtuada la legalidad de los actos acusados y por tanto, no está llamado a prosperar el recurso de apelación interpuesto, por lo que habrá de confirmarse la sentencia apelada».

(Sentencia de 26 de octubre de 2006. Expediente 14951. Consejero Ponente: Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié).

(1) Esta norma fue reglamentada por el Decreto 650 de 1996 que dispuso en su artículo 8º que la base gravable del impuesto de registro en el caso del aumento de capital suscrito o de capital social, está determinada por el valor del respectivo aumento, norma posteriormente declarada nula por el Consejo de Estado mediante sentencia de 14 de septiembre de 1998, en cuanto a la expresión “aumento de capital suscrito” al considerar que los documentos que acreditan los aumentos de capital suscrito a través de la suscripción de acciones, no están incluidos en tales disposiciones, pues tratándose de sociedades por acciones el aumento del capital suscrito no constituye una reforma estatutaria, circunstancia que hacía inaplicable el impuesto de registro, en los términos previstos en la norma.

________________________________________________________________