Sentencia 15002 de julio 3 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN “B”

Magistrado Ponente:

Dr. Javier Díaz Bueno

Ref.: Expediente 15002

Santafé de Bogotá, D.C., julio tres de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «De conformidad con lo anterior, conviene expresar que reiteradamente la jurisprudencia de esta corporación ha señalado que los derechos de carrera se predican respecto del cargo objeto del escalafón, y que dichos derechos y en especial el de la estabilidad, se pierde por pasar a otro empleo de carrera de mayor jerarquía, sin que exista el previo concurso de ascenso, o a otro empleo distinto al de carrera, sin mediar la comisión para desempeñar empleos de libre nombramiento y remoción.

Sobre el particular, en fallo de fecha 20 de agosto de 1993, expediente 5248 con ponencia del Dr. Carlos Arturo Orjuela Góngora, dijo:

“Atendiendo los planteamientos en que el demandante basa la impugnación del acto de insubsistencia y de la sentencia apelada, procede definir si la inscripción en carrera administrativa en un cargo distinto del que ocupaba el funcionario en el momento de su remoción, le otorga fuero de relativa estabilidad en el servicio oficial.

Ciertamente sobre el particular, esta corporación, y especialmente, la sección segunda, ha proferido decisiones en uno y otro sentido, esto es, ha sostenido que los derechos inherentes a la carrera administrativa no se pierde por el hecho de pasar a otro cargo y, en consecuencia el empleado continúa gozando de los privilegios propios de la carrera, entre los cuales está el de estabilidad, pero también se ha dicho, que si un funcionario de carrera toma posesión de un empleo sin haber cumplido el debido proceso de selección, o de un cargo de libre nombramiento y remoción, para el cual no fue comisionado, pierde sus derechos de carrera.

Sin embargo, sea ésta la oportunidad para definir que, en verdad, en aquellos casos en que las situaciones ocurrieron antes de estar en vigencia la Ley 61 de 1987, como en el sub-lite, pues el actor fue inscrito en el escalafón de carrera administrativa como profesional universitario 3020–grado 04, el 26 de septiembre de 1985 y fue ascendido al de jefe de división 2040-14 de la división técnica adscrita a la dirección de la regional Santander, mediante Resolución 1761 de 31 de marzo de 1987, la tesis que tiene mayor fundamentación jurídica es la expuesta primeramente, por cuanto, como bien lo anotó la sala plena en sentencia fecha el 8 de julio de 1988, expediente S-031, actor Hernando Medina Ávila, (el artículo 47 del Decreto 2400 de 1968) constituye su soporte legal, ya que indica claramente en qué casos se pierde la condición de funcionario de carrera, y ello sólo ocurre por cesación definitiva en el ejercicio de las funciones, ocasionada por declaración de insubsistencia, renuncia regularmente acertada, retiro con derecho a jubilación, invalidez absoluta y retiro forzoso por edad.

No está contemplado en dicho artículo, ni en ninguna otra norma, la pérdida del escalafón por pasar a otro cargo, así sea éste de superior categoría a aquel en que el funcionario se hallaba escalafonado.

Pero debe advertirse que las garantías propias de la carrera se mantienen pero referidos a los términos exactos del escalafón. Por eso, el empleado, por ejemplo, podría ser devuelto a su cargo inicial sin que ello vulnere sus derechos pues no existe, se ha precisado, reclasificación automática en el escalafón, como no existe tampoco inscripción automática en el mismo, es necesario obtenerlas por los medios legales”. (Anales del Consejo de Estado, julio a septiembre 1993, pág. 820).

Del examen del proceso se observa que el actor fue inscrito en el cargo de revisor de documentos II grado f mediante Resolución 212 del 26 de abril de 1989, según consta al folio 188, y fue retirado del empleo de asistente administrativo V-A según consta al folio 2, y no existe prueba alguna en el proceso, de que el demandante haya pasado a dicho cargo mediante ascenso, traslado, encargo, u otra clase de movimiento de personal que le permitiera conservar sus derechos de empleado de carrera administrativa puesto que dicho movimiento de personal se produjo con posterioridad al año de 1987, ya que su ingreso a la carrera se produjo en el año de 1989.

Se repite, en el proceso no hay prueba alguna de que el actor pretendiera probar circunstancia alguna de ésta naturaleza, pues el demandante simplemente se limitó a señalar que la falta de actualización de la inscripción en carrera administrativa no le hacía perder sus derechos de carrera administrativa.

Por consiguiente, se concluye que como el actor no demostró que el llegó al cargo del cual fue retirado, mediante los procedimientos propios del estatuto de carrera administrativa, y en sentido contrario quedó probado que en dicho cargo no le asistía el fuero de carrera administrativa, se concluye que no están llamadas a prosperar las súplicas de la demanda, debiéndose confirmar el fallo apelado.

_______________________________________