Sentencia 15201 de febrero 28 de 2008 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

INSPECCIÓN TRIBUTARIA

Debe practicarse dentro de los tres meses siguientes a la notificación del auto que la decrete.

EXTRACTOS: «El artículo 705 del estatuto tributario prevé que el requerimiento especial debe notificarse dentro de los dos años siguientes al vencimiento del plazo para declarar y si la declaración fue extemporánea, los dos años se cuentan desde la fecha de presentación de la misma. También señala que cuando la declaración presenta un saldo a favor, el requerimiento debe notificarse a más tardar, dos años después de la fecha de presentación de la solicitud de devolución.

El artículo 706 del estatuto tributario, adicionado por la Ley 223 [art. 251] de 1995, norma vigente al momento de la presentación de la declaración privada (mayo 26/99), dispone que el término para notificar el requerimiento se suspende, entre otros eventos, “cuando se practique inspección tributaria de oficio, por el término de tres meses contados a partir de la notificación del auto que la decrete”.

Por su parte, el artículo 779 del estatuto tributario, modificado por la Ley 223 de 1995 [art. 137], señala que la inspección tributaria es un medio de prueba por el cual se constatan directamente los hechos que interesan a un proceso adelantado por la administración tributaria. La misma disposición también prevé que la inspección tributaria debe decretarse por auto que se notifica por correo o personalmente y debe iniciarse “una vez notificado el auto que la ordena”.

Según el artículo 706 del estatuto tributario, con la modificación de la Ley 223 de 1995, cuando se practica inspección tributaria de oficio, el término para notificar el requerimiento se suspende por tres meses, a partir de la fecha de notificación del auto que la decrete.

La suspensión del término para notificar el requerimiento especial, opera solamente cuando existe realmente inspección tributaria, pues, mientras los comisionados o inspectores no inicien las actividades propias de su encargo, no puede entenderse que han ejercido alguna “inspección”, ni menos que ha empezado la suspensión del mencionado término (1) .

Igualmente, la expresión del artículo 706 del estatuto tributario “se practique inspección tributaria”, implica que efectivamente esta se realice, al punto de no admitir distinciones que la propia norma no hace, ni interpretaciones extensivas del concepto de inspección (2) .

Si bien el artículo 779 del estatuto tributario no señala el término dentro del cual debe practicarse la inspección tributaria, tan pronto esta se ha decretado, la interpretación armónica de esta norma y el artículo 706 ibídem, permite concluir que para que la inspección suspenda por tres meses el término de notificación del requerimiento especial, debe practicarse por lo menos dentro del plazo por el que opera la suspensión de términos, el cual corre a partir de la notificación del auto que decreta la diligencia.

Si se permite que una vez ordenada la inspección, la diligencia se realice pasados los tres meses a que alude el artículo 706 del estatuto tributario, se llega a la conclusión de que para suspender el término de notificación del requerimiento especial, solo basta la notificación del auto que decreta la inspección tributaria, y que la prueba puede realizarse en cualquier momento. Lo anterior desnaturaliza el alcance del artículo en mención y de la inspección misma, pues, si se decreta, debe practicarse dentro del término de tres meses que indica la norma. Además, la DIAN quedaría habilitada para ordenar inspecciones con el único fin de suspender términos, y no de constatar los hechos que interesan al proceso.

En el caso concreto, la actora presentó la declaración de renta de 1998 extemporáneamente, pues, el plazo para declarar vencía el 6 de abril de 1999 (D. 2652/98), y cumplió este deber formal el 26 de mayo del mismo (fl. 381, cdno. 1). En consecuencia, la declaración privada quedaba en firme el 26 de mayo de 2001.

El 18 de abril de 2001, esto es, dentro del término de firmeza de la declaración, la administración notificó el auto que ordenó la inspección tributaria (fl. 309, cdno. 1). Por tanto, los tres meses para iniciar la práctica de la diligencia vencían el 18 de julio de 2001.

La inspección se efectuó el 9 de agosto de 2001, esto es, veintidós días después de que se suspendiera el término de notificación del requerimiento especial, conforme al acta de visita de dicha fecha, expedida en cumplimiento del auto que ordenó la diligencia.

En el acta se dejó constancia de que la administración requería explicaciones y los documentos soportes de varios renglones de la declaración y que la información solicitada debía ser entregada el 15 del mismo mes, pues, la DIAN no tuvo a su disposición la contabilidad de la empresa (fls. 299 y 300). A su vez, dentro de la diligencia, el 9 de agosto de 2001 se levantó acta de declaración juramentada rendida por Bertha Oliva Bañol, quien era la encargada de la sistematización de la contabilidad de la actora (fls. 295 a 298).

El requerimiento especial 160762001000097 de 23 de agosto de 2001, se notificó a la actora el 24 del mismo mes ( fl. 256, cdno. 1).

Las pruebas anteriores acreditan que la inspección tributaria se realizó después de los tres meses de suspensión del plazo para notificar el requerimiento especial, motivo por el cual no tuvo la virtualidad de suspender el término, pues, se insiste, no basta la notificación del auto que ordena la práctica de la diligencia, dado que la misma debe practicarse dentro del término legal y no cuando ya se encuentre en firme la declaración privada.

Dado que no hubo suspensión de términos, la notificación del requerimiento especial surtida el 24 de agosto de 2001, fue extemporánea, pues la declaración privada quedó en firme el 26 de mayo de 2001, motivo suficiente para confirmar la sentencia apelada».

(Sentencia de 28 de febrero de 2008. Expediente 15201. Consejero Ponente: Dr. Héctor J. Romero Díaz).

(1) Sentencia de 18 de abril de 2002, Expediente 12635, C.P. Dr. Ligia López Díaz.

(2) Ibídem.

___________________________________