Sentencia 15489 de febrero 4 de 2004 

•CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Sent. 15489, feb. 4/2004.

M.P. Yesid Ramírez Bastidas Aprobado Acta 5.

Vistos:

Decide la Corte la impugnación presentada por la apoderada de la accionante Alba Stella Delgado Zamora en contra del fallo proferido el 25 de noviembre de 2003 por la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia que negó por improcedente la acción promovida en contra de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C.

Fundamento de la acción.

Alba Stella Delgado Zamora promovió, a apoderado judicial, acción de tutela en contra de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., por la presunta violación de sus derechos fundamentales de iguaIdad, trabajo, mínimovital, asociación sindical y debido proceso que habría ocurrido como consecuencia del fallo proferido por esa corporación el 28 de mayo de 2003 con el que desató el grado jurisdiccional de consulta de la sentencia de primera instancia confirmando el del Juzgado 13 Laboral del Circuito de Bogotá que absolvió al departamento de Cundinamarca en el proceso especial de fuero sindical —acción de reintegro— que la actora inició en su contra.

La accionante indica que se hallaba inscrita en carrera administrativa, amparada con fuero sindical por ser miembro fundador del sindicato de empleados del departamento de Cundinamarca, no obstante lo cual se le desvinculó del servicio mediante la figura de la supresión del cargo, sin que el Juzgado 13 Laboral del Circuito de Bogotá, en primera instancia, ni la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de la misma ciudad, en consulta, haya protegido su derecho constitucional de asociación en el proceso especial de fuero sindical (acción de reintegro) que inició contra su empleador. Tanto el juez singular como el plural, coincidieron en señalar - que el patrono —departamento de Cundinamarca— no estaba obligado al adelantamiento de ningún trámite previo al retiro de la demandante, por no haber sido debidamente enterado de su condición de fundadora de Sindecum.

Para los funcionarios judiciales accionados, si bien es cierto se demostró la existencia del sindicato y la notificación al patrono de la fundación del mismo con indicación de los nombres y apellidos de los fundadores, así como de la entidad a la que pertenecía cada uno, ese enteramiento no fue hecho en forma debida, por haberse omitido el requisito de la identificación de las personas, es decir la anotación de su número de cédula, según lo señala el artículo 363 del Código Sustantivo del Trabajo, modificado por el 43 de la Ley 50 de 1990.

La accionante reclama que esa interpretación constituye una verdadera vía de hecho por ser la más adversa a los intereses de la trabajadora, pues suministrándose los nombres de los fundadores del sindicato y acreditado que los empleadores recibieron esa comunicación, se constituía el fuero sindical, tal como lo han reconocido otras Salas de decisión del mismo tribunal, para quienes “no existe norma que sancione con la pérdida del fuero sindical, la omisión de la identificación frente al patrono”. Por esas razones estima vulnerado el artículo 39 de la Constitución Política, el artículo 12, parágrafo 2º de la Ley 584 de 2000 y el principio de solidaridad, reclamando que el fallo de tutela le ordene al tribunal anular la sentencia del 28 de mayo de 2003 y que proceda a dictarla nuevamente ordenando el reintegro de la demandante en su cargo.

Fallo de primera instancia:

La Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, luego de hacer una descripción acertada del problema jurídico planteado en la acción de tutela, decide mediante fallo del 25 de noviembre de 2003 negarla por improcedente, sin que entregue un solo argumento concreto sobre el conflicto identificado, escudada en la improcedibilidad absoluta de esa acción constitucional cuando se dirige en contra de providencias judiciales.

La impugnación:

El fallo fue impugnado por la apoderada de la accionante señalando la existencia de una vía de hecho que hace procedente la acción, por violación del principio de cosa juzgada constitucional y manifiesta del orden legal al verificarse una interpretación totalmente desfavorable para la accionando que resulta contraria al artículo 39 de la Carta Política que consagra el derecho fundamental a la asociación sindical. En consecuencia el fallo de instancia debe ser revocado y en su lugar declararse procedente la acción, pues la accionante no tiene otro mecanismo de defensa judicial, porque dada la naturaleza de la acción de reintegro en el proceso especial de fuero sindical, no existe el recurso extraordinario de casación.

Consideraciones de la Corte:

1. La acción de tutela que presentó Alba Stella Delgado Zamora, a través de apoderada judicial, está dirigida en contra de un fallo judicial, compuesto como unidad jurídica por el de primera instancia proferido por el Juzgado 13 Laboral del Circuito de Bogotá D.C. y de segunda instancia de la Sala de Decisión, presidida por el magistrado Ramiro Torres Lozano, de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de esta misma ciudad que absolvió al departamento de Cundinamarca dentro del proceso especial de fuero sindical (acción de reintegro) promovido por la accionante en su contra.

Establecido de esa manera el objeto de la acción, es claro que en principio resulta improcedente por dirigirse contra una decisión judicial, como quiera que el escenario natural para obtener el resarcimiento de los diferentes derechos, es el proceso, en cada una de las diferentes modalidades que el legislador ha establecido según sea la naturaleza del problema jurídico por resolver.

2. Sin embargo, excepcionalmente es procedente la acción de tutela contra providencia judicial cuando en ésta se ha incurrido en una vía de hecho, es decir que es fruto de un apartamiento de la legalidad que torna la decisión en arbitraria y por tanto carente de la legitimidad necesaria para la construcción de la seguridad que cohesiona la sociedad, que fue precisamente en lo que aquí incurrieron el Juez 13 Laboral del Circuito de Bogotá D.C. y la Sala de Decisión presidida por el magistrado Ramiro Torres Lozano de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C.

3. En el caso que hoy ocupa la atención de la Corte, la accionante Alba Stella Delgado Zamora acudió al proceso especial de fuero sindical —acción de reintegro— para discutir, y reclamar en consecuencia, por haber sido desvinculada de su empleo cuando se encontraba presuntamente amparada con fuero sindical.

4. Siguiendo la estructura del denominado silogismo bárbara en el que tradicionalmente se ha considerado apoyada la decisión judicial, el problema jurídico fue resuelto por las referidas autoridades judiciales con fundamento exclusivo en la siguiente premisa normativa (1) :

(1) Premisa mayor.

4.1. “Artículo 363 del C.S.T., subrogado por la Ley 50 de 1990, artículo 43 que dispone:

“Notificación. Una vez realizada la asamblea de constitución, el sindicato de trabajadores comunicará por escrito al respectivo empleador y al inspector del trabajo, y en su defecto, al alcalde del lugar, la constitución del sindicato, con la declaración de los nombres e identificación de cada uno de los fundadores. El inspector o el alcalde, a su vez, pasarán igual comunicación al empleador inmediatamente”.

4.2. La premisa fáctica se construyó así (2) :

(2) Premisa menor.

• Está probada la existencia de la organización sindical “sindicato de empleados del departamento de Cundinamarca “Sidecun”, que fue inscrito en el registro sindical del Ministerio de Trabajo y Seguridad el 8 de junio de 2000; y,

• Está probado que la entidad demandada (departamento de Cundinamarca) fue notificada de la fundación del sindicato, informándosele de los nombres y apellidos de sus fundadores.

Sobre esas premisas se estructuró la conclusión en los siguientes términos:

4.3. “Como quiera que la norma transcrita exige como requisito la identificación de las personas fundadoras del sindicato y ello no lo acató la organización, no surte efectos la citada comunicación, es decir, no fue debidamente notificado el empleador de la fundación de la organización sindical” y, por tanto “no opera la garantía de fuero sindical que se alega” (3) .

(3) Folios 86 y 87, cuaderno original.

5. Aunque el Juez 13 Laboral del Circuito de Bogotá D.C., no señaló en ninguna parta de su sentencia la precisión y alcance del concepto “identificación”, su superior funcional al desatar el grado jurisdiccional de consulta que procedía por haber sido el fallo totalmente adverso a las pretensiones del trabajador (Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social, art. 69) lo especificó indicando que el vicio que impedía el reconocimiento del fuero sindical a favor de la allá demandante, aquí accionante consistió en que:

“(...) se omitió la identificación de cada uno de los fundadores, tan sólo se colocó el nombre y apellidos y la entidad, sin que en el escrito se indique que se anexó listado de identificación de los fundadores, es decir su cédula de ciudadanía, máxime que son personas de varias entidades tales como secretaría general, Convida, asamblea, secretaría de Hacienda, secretaría de Salud, secretaría de Gobierno y Talento Humano”.

6. De esas que fueron las conclusiones de los Jueces accionados, surge evidente la vía de hecho por haberse resuelto el problema jurídico exigiendo un requisito que la ley no consagra expresamente: el de la anotación del número de la cédula de ciudadanía, pasando por alto que la norma limita su exigencia a la de la identificación que para el caso concreto estaba constituida por los dos nombres y los dos apellidos y la anotación de la dependencia —Asamblea— en la cual prestaba sus servicios la accionante.

7. La teleología del artículo 363 del Código Sustantivo de Trabajo se explica en permitirle al empleador saber específicamente cuáles de sus trabajadores son los amparados con fuero sindical, pues a ellos no puede desvincularlos sino con previa calificación de la causa por parte de la autoridad judicial. Frente a esa razón de origen del precepto, no es constitucionalmente sostenible afirmar que aún informándosele oportunamente al departamento de Cundinamarca los 2 nombres y los 2 apellidos completos de Alba Stella Delgado Zamora, así como la entidad en la que prestaba sus labores: “Asamblea” (4) , esta no había sido identificada, pues resulta claro que esa información era suficiente para que el empleador supiera que era esa persona y no otra —la identidad que la hace distinta— quien había concurrido como fundadora a la creación de la organización sindical.

(4) Folios 40 a 43.

O, dicho de otra manera, esos datos completan plenamente el concepto de identificación de la supuestamente aforada, que podría aún estar más completo con la anotación del número de la cédula de ciudadanía, pero su falta no podía justificar la declaratoria de que no estuviera plenamente identificada. De modo que al obrar de esa manera los jueces accionados —el singular y el plural— exigiendo un dato que la ley no consagra incurrieron en vía de hecho. Y,

8. Por esas razones so revocará el fallo de primera instancia y en su lugar se declarará procedente la acción de tutela invocada por Alba Stella Delgado Zamora en contra de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., Sala de Decisión presidida por el magistrado Ramiro Torres Lozano y el Juez 13 Laboral del Circuito de Bogotá D.C.

En consecuencia se dejará sin efecto el fallo proferido por el Tribunal el 28 de mayo de 2003 y, se dispondrá que dentro de las 48 horas siguientes a la notificación de éste, la Sala de Decisión presidida por el magistrado Ramiro Torres Lozano de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., profiera el que en derecho corresponda con arreglo a la Constitución y a la ley en la forma y términos que aquí se indica.

A mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

1. REVOCAR la sentencia de tutela del 25 de noviembre de 2003 proferida por la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, y en su lugar TUTELAR el derecho fundamental al debido proceso de la accionante Alba Stella Delgado Zamora vulnerado por el Juez 13 Laboral del Circuito de Bogotá D.C. y la Sala de Decisión presidida por el magistrado Ramiro Torres Lozano de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C.

2. Dejar sin efecto la sentencia del 28 de mayo de 2003 del tribunal y ORDENAR que en su lugar la Sala de Decisión presidida por el magistrado Ramiro Torres Lozano de la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., proceda a fallar en la forma y términos de esta providencia el problema jurídico a que aquí se alude.

3. En firme esta decisión remítanse las diligencias a la Corte Constitucional para su eventual revisión.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrados: Herman Galán Castellanos—Jorge A. Gómez Gallego—Alfredo Gómez Quintero—Édgar Lombana Trujillo—Álvaro O. Pérez Pinzón—Marina Pulido de Barón—Jorge L. Quintero Milanés—Yesid Ramírez Bastidas—Mauro Solarte Portilla.

Teresa Ruiz Núñez, secretaria.

________________________________