Sentencia 13001-23-31-000-1999-90236-01-15630 de noviembre 9 de 2006 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: Expediente 13001-23-31-000-1999-90236-01-15630

Consejero Ponente:

Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié

Actor: Comercializadora Internacional Pesquera Vikingos de Colombia S.A. c/La Nación-Dian. Impuesto a las ventas.

Fallo

Bogotá, D.C., noviembre nueve (9) de dos mil seis (2006).

Antecedentes

Previa presentación de la declaración del impuesto sobre las ventas correspondiente al tercer bimestre de 1996, la sociedad C.I. Pesquera Vikingos de Colombia S.A., el 14 de julio de 1998 solicitó la devolución del saldo a favor arrojado en esa declaración, en cuantía de $21.020.000.

Mediante Resolución 27 del 10 de agosto de 1998, la división de devoluciones de la administración local de Impuestos Nacionales de Cartagena negó la solicitud de devolución.

Inconforme con la decisión la sociedad demandante, interpuso recurso de reconsideración, el cual fue decidido mediante Resolución 9000002 del 29 de enero de 1999, confirmando el acto recurrido y quedando agotada la vía gubernativa.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Corresponde a la Sala decidir el recurso de apelación interpuesto por el apoderado judicial de la entidad demandada contra la sentencia de marzo 9 de 2005 que declaró la nulidad de las resoluciones que rechazaron en forma definitiva la solicitud de devolución por concepto del saldo a favor originado en la declaración del impuesto sobre las ventas correspondiente al tercer bimestre de 1996 efectuada por la sociedad Comercializadora Internacional Pesquera Vikingos de Colombia S.A.

Se contrae la litis a establecer el momento en que debe realizarse el ajuste a cero (0) de la cuenta “impuesto a las ventas por pagar” conforme al artículo 6º del Decreto 1000 de 1997 que se exige para acceder a la devolución de los saldos a favor reflejados en las declaraciones del impuesto sobre las ventas, debe acreditarse el ajuste correspondiente, así mismo debe determinarse si la sociedad demandante cumplió adecuadamente con dicho requisito al momento de solicitar la devolución.

En primer lugar se advierte que respecto del punto en discusión esta corporación se pronunció en sentencia de 16 de febrero de 2006, expediente 15461, magistrado ponente: Dra. Ligia López Díaz, donde se discutieron los mismos puntos de inconformidad entre las mismas partes, argumentos que en esta oportunidad comparte y acoge la Sala para decidir el presente asunto.

Teniendo en cuenta que la solicitud de devolución se presentó el 14 de julio de 1998, es claro que los requisitos que debían cumplirse para acceder a la devolución de saldos a favor reflejados en las declaraciones tributarias era el Decreto 1000 de 1997.

Así las cosas, el artículo 6º del mencionado decreto reglamentario estableció los requisitos especiales para la devolución de los saldos a favor del impuesto sobre las ventas, en cuyo literal a) indicó que a la respectiva solicitud debería adjuntarse: “a) certificación del revisor fiscal o del contador público, según el caso, en la cual conste que se ha efectuado el ajuste de la cuenta “Impuesto sobre las ventas por pagar” a cero (0). Para tal efecto, en la contabilidad se deberá hacer previamente un abono en la mencionada cuenta, por un valor igual al saldo débito que la misma arroje en el último día del bimestre o período objeto de la solicitud, y cargar por igual valor el rubro de cuentas por cobrar. Lo anterior, sin perjuicio del ajuste previo establecido en el parágrafo 2º del presente artículo, cuando a ello haya lugar”.

En reiteradas oportunidades (1) , esta corporación ha sostenido que el ajuste a cero (0) de la cuenta “Impuesto a las ventas por pagar” y su correspondiente certificación a cargo de contador público o revisor fiscal según el caso, constituyen un requisito formal para el trámite de la devolución o compensación de saldos a favor originados en el impuesto sobre las ventas, con el fin de que el responsable haga el reconocimiento contable de la devolución con anterioridad a la solicitud, es decir para que el solicitante registre el pago de la devolución por parte de la administración antes de la petición, de suerte que la cuenta de IVA por pagar no refleje saldos del período solicitado, a cargo del fisco.

La exigencia del literal a) del artículo 6º del Decreto 1000 de 1997, es decir, el ajuste a cero (0) de la cuenta “impuesto a las ventas por pagar”, consiste en acreditar dicha cuenta con el valor que se solicita devolver y debitar la cuenta “cuentas por cobrar”.

Dicho ajuste debe efectuarse previamente a la solicitud de devolución y comprobarse al momento de la presentación de la misma, sin que se requiera que se realice al finalizar el período, pues la norma no contiene tal exigencia, bastando con que se realice cuando se decida solicitar la devolución o compensación del saldo a favor, esto es, reconociendo el hecho económico de la deuda a cargo del fisco, con el débito en “cuentas por cobrar” por el mismo valor que se acredita la cuenta “impuesto a las ventas por pagar”.

Para efectos de probar que el contribuyente ha realizado el correspondiente ajuste, el citado artículo 6º del Decreto Reglamentario 1000 de 1997, ha indicado que es suficiente la certificación del contador o revisor fiscal, según el caso, sin perjuicio de la facultad que tiene la administración de hacer las comprobaciones pertinentes, conforme al artículo 777 del estatuto tributario.

En el presente caso, a folio 82 del cuaderno principal obra certificación expedida por revisor fiscal, donde se expresó que previamente a la solicitud de devolución, la sociedad accionante, llevaba cuenta corriente de impuesto a las ventas, que los impuestos descontables son fiel reflejo de los cargos contabilizados en la cuenta corriente del tercer bimestre de 1996 (mayo-junio) y llena los requisitos de cuenta a cero (0).

Las oficinas de impuestos, no tuvieron en cuenta tal certificación e hicieron claridad de que la razón del rechazo es el indebido manejo de la contabilización de las partidas que afectan la cuenta impuesto a las ventas por pagar, a nivel de libro mayor, pues no basta la contabilización de los impuestos descontables en los libros auxiliares para su reconocimiento, sino que estos deben estarlo igualmente en los libros principales.

Con el fin de esclarecer los puntos en controversia, en primera instancia se decretó y practicó dictamen pericial por perito contador con el fin de dilucidar si la cuenta impuesto a las ventas por pagar se encontraba o no ajustada a cero, así como el adecuado manejo de la misma y para determinar si los registros en los libros diario y mayor reflejaban lo declarado en ventas por el tercer bimestre de 1996.

El perito contador designado por el tribunal rindió su dictamen, el cual no fue objetado por las partes, en el que después de realizar un análisis contable, concluyó:

“Se revisó el libro diario, registrado en la Cámara de Comercio de Cartagena bajo el 16208 del día 25 de agosto de 1995 y se constató que a la fecha 31 de julio de 1996, el saldo del movimiento de la cuenta “Impuesto sobre las ventas por pagar”, correspondiente al bimestre mayo-junio de 1996, por valor de $21.156.000, se llevó a cero (0), con traslado a la cuenta “anticipo impuestos contribuciones o saldo a favor” (fl. 34137).

Se revisó el libro mayor, folios del 543-550-557 y 565, registrados ante la Cámara de Comercio de Cartagena bajo los 17294 del día 29 de diciembre de 1995 y 16208 del día 17 de julio de 1996, y se estableció que el movimiento contable de las cuentas “impuesto sobre las ventas por pagar” y “anticipo impuestos contribuciones o saldo a favor” correspondiente al tercer bimestre de 1996, coincide con el movimiento del libro auxiliar y con el libro de anexos de balance, los cuales contienen el registro de traslado del saldo a favor de $21.156.000 a la cuenta “anticipo impuestos contribuciones o saldo a favor”.

Se revisó la declaración inicial de impuesto sobre las ventas del bimestre mayo-junio de 1996, presentada el día 23 de julio de 1996, bajo el 0645244053183-7 ante el Banco Comercial Antioqueño, de Cartagena, con un saldo a favor de $21.156.000 y se comprobó que el valor que arroja dicha declaración como saldo a favor es el mismo que se trasladó de la cuenta “impuesto sobre las ventas por pagar” a la cuenta “anticipo impuestos contribuciones o saldo a favor””.

Debe indicarse que el impuesto sobre las ventas está fundamentado en la contabilidad del responsable, pues en ella se registra la totalidad de los factores que lo determinan, contabilidad que sirvió de soporte para la práctica del dictamen pericial antes mencionado.

Así las cosas, el análisis de las pruebas contables recaudadas y que obran en el expediente, permiten determinar que la sociedad sí lleva una cuenta mayor de impuesto a las ventas por pagar y que fue debidamente ajustada a cero como lo ordena la ley, previa solicitud de devolución de los impuestos descontables.

La sociedad cumplió con la previsión del literal a) del artículo 6º del Decreto 1000 de 1997, en cuanto ordena para efectos del ajuste a cero de la cuenta “impuesto a las ventas por pagar”, que “en la contabilidad se deberá hacer previamente un abono en la mencionada cuenta, por un valor igual al saldo débito que la misma arroje en el último día del bimestre o período objeto de la solicitud, y cargar por igual valor el rubro de cuentas por cobrar”.

Resulta pertinente advertir en todo caso, que la ausencia del ajuste a cero (0) de la cuenta de impuesto a las ventas por pagar es una situación que no deriva en el rechazo definitivo de la solicitud de devolución, pues no está previsto dentro de las causales taxativas establecidas el artículo 857 del estatuto tributario, para tal efecto.

En este caso, la administración, al rechazar en forma definitiva la solicitud invocando la ausencia del ajuste de la cuenta IVA por pagar, privó a la sociedad actora de la posibilidad de aclarar la deficiencia y así obtener la devolución del saldo a favor al que tiene derecho.

En conclusión, toda vez que la ausencia del ajuste a cero (0) de la cuenta impuesto a las ventas por pagar no es una causal de rechazo definitivo de la solicitud de devolución, y que adicionalmente se demostró que sí fue realizada por el contribuyente antes de la radicación, resulta procedente declarar la nulidad de los actos acusados por quebrantar las normas en que debieron fundarse. Por lo anterior, la sentencia de primera instancia será confirmada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA:

1. CONFÍRMASE la Sentencia de fecha 9 de marzo de 2005, proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar.

2. RECONÓCESE personería a la doctora Flori Elena Fierro Manzano, en los términos y para los efectos del poder conferido por la entidad demanda.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia del 13 de junio de 2002, exp. 12773, M.P. Ligia López Díaz, y del 19 de septiembre de 2002, exp. 12775, M.P. Juan Ángel Palacio Hicapié.

___________________________________