Sentencia 15678 de mayo 4 de 2001 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA CASACIÓN LABORAL

CONTRATOS CIVILES DE PRESTACIÓN DE SERVICIOS

EJECUCIÓN CON HONORARIOS EN LAS INSTALACIONES DEL BENEFICIARIO

EXTRACTOS: «El juzgador de segundo grado, apoyado en las pruebas que obran en el informativo, concluyó entre otros aspectos que: a) de la prueba documental no pudo inferirse la subordinación como distintivo característico del contrato de trabajo, b) el demandante realizó labores de publicidad de manera independiente, c) el mismo actor se afilió al ISS como trabajador independiente. De manera que si el impugnante en este segundo cargo propuesto por el sendero directo, comparte las mencionadas inferencias fácticas —como se supone en todas las acusaciones intentadas por esta vía—, es claro que no puede lograr su designio de desquiciar el fallo recurrido porque precisamente estos cimientos fácticos inatacados lo dejan incólume.

(...).

Lo anterior es suficiente para desestimar este cargo en la medida en que el fallo recurrido descartó la subordinación, pero aún admitiendo que además de los soportes fácticos antedichos, la sentencia acusada también encuentra sustento en el razonamiento de que los horarios y la realización de trabajos en las instalaciones de la empresa no significa per se el establecimiento de una dependencia y subordinación, considera la Corte que aún tomando este último aserto como jurídico, tiene razón el tribunal al emitirlo porque ciertamente la subordinación típica de la relación de trabajo no se configura automáticamente por el hecho de que desde el inicio o en un determinado momento del vínculo jurídico convengan los contratantes un horario de prestación de servicios y la realización de éstos dentro de las instalaciones del beneficiario de los mismos, puesto que si bien algunas veces ello puede ser indicio de subordinación laboral, tales estipulaciones no son exóticas ni extrañas a negocios jurídicos diferentes a los del trabajo, y en especial a ciertos contratos civiles de prestación de servicios o de obra en los que es razonable una previsión de esa naturaleza para el buen suceso de lo convenido, sin que por ello se despoje necesariamente el contratista de su independencia. Además, conviene reiterar que en orden a esclarecer la subordinación, a menos que se pacte ella expresamente por las partes, es menester analizar el conjunto de factores determinantes del núcleo de la vinculación jurídica, y no aisladamente algunos de sus elementos, porque es precisamente ese contexto el que permite detectar tanto la real voluntad de los contratantes como la primacía de la realidad sobre las formalidades».

(Sentencia de mayo 4 de 2001. Radicación 15.678. Magistrado Ponente: Dr. José Roberto Herrera Vergara).

___________________________________