Sentencia 15968 de diciembre 11 de 2008 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: 250002327000 2003 01858 01 (15968)

Consejera Ponente:

Dra. Ligia López Díaz

Actor: Anato Avianca de Reservaciones de Servicios Turísticos Savia Ltda.

Impuesto de renta

Fallo

Bogotá, D.C., once de diciembre de dos mil ocho.

EXTRACTOS: «Antecedentes

La sociedad Anato Avianca de Reservaciones de Servicios Turísticos Savia Ltda. presentó su declaración del impuesto sobre la renta por el año gravable 2000, el 7 de abril de 2001 con un saldo a favor de $ 175’102.000 (fl. 7 del cdno. a.).

Esta empresa solicitó el 14 de junio de 2001 la compensación y devolución del saldo a favor reflejado en dicha declaración tributaria. Sin embargo, el administrador especial de impuestos de las personas jurídicas de Bogotá profirió el auto 150 del 12 de julio de 2001, ordenando suspender hasta por noventa días el término para resolver la solicitud y ordenó a la división de fiscalización adelantar la investigación sobre el saldo a favor (fls. 2 y 3 del cdno. a.).

Esta última dependencia notificó el requerimiento especial 900107 del 19 de noviembre de 2001, en el cual propone modificar el renglón 45 de la declaración de renta de la sociedad por el año 2000 para desconocer deducciones por $ 516’976.510, porque correspondían a gastos en el exterior sobre los cuales no se practicó retención en la fuente. Por lo anterior se determinó el impuesto y se estableció un valor a pagar de $ 5’840.000. No se propuso sanción por inexactitud (fls. 296 a 307 del cdno. a.).

Previa respuesta de la contribuyente, la administración profirió la liquidación oficial de revisión 3006422002000092 del 13 de junio de 2002, en los términos señalados en el requerimiento especial (fls. 23 a 29).

La sociedad actora interpuso recurso de reconsideración contra la anterior actuación, el cual fue resuelto mediante la Resolución 622-900008 del 10 de junio de 2003, confirmando la liquidación oficial (fls. 30 a 45).

(...).

Consideraciones de la sección

Se decide en segunda instancia sobre la legalidad de los actos de la DIAN mediante los cuales se determinó oficialmente el impuesto sobre la renta del año gravable 2000.

De acuerdo con los términos del recurso de apelación, la discusión se concreta en establecer si los pagos realizados por la demandante a las sociedades extranjeras CRS Amadeus América SRL de Uruguay y Amadeus Global Travel Distribution S.A. de España, estaban sujetos a retención en la fuente como requisito para su deducibilidad.

El fundamento jurídico invocado por la entidad demandada para rechazar la deducción solicitada por los pagos realizados a las sociedades extranjeras, fue el artículo 419 del estatuto tributario que señala el requisito de aceptación de deducciones por pagos al exterior en los siguientes términos:

“ART. 419.—Para la aceptación de costos o deducciones por pagos al exterior se requiere acreditar la consignación del respectivo impuesto retenido en la fuente. Sin perjuicio de los requisitos previstos en las normas vigentes para la aceptación de gastos efectuados en el exterior que tengan relación de causalidad con rentas de fuente dentro del país, el contribuyente debe conservar el comprobante de consignación de lo retenido a título de impuesto de remesas, si lo pagado o abonado en cuenta constituye para su beneficiario ingreso gravable en Colombia y cumplir las regulaciones previstas en el régimen cambiario vigente en Colombia”.

La administración consideró que debió practicarse retención en la fuente toda vez que fueron beneficiarias dos sociedades extranjeras sin domicilio en el país.

Por el contrario, la demandante alega que no debió practicarse la retención en la fuente por pagos al exterior, porque los pagos realizados, lo fueron a título de reembolso de gastos a favor de la empresa que prestó los servicios de comunicaciones, por lo que para las empresas extranjeras no constituye renta gravable en Colombia.

Para resolver, la Sala analizará las pruebas allegadas al proceso para verificar la naturaleza de los pagos y determinar si es procedente exigir la retención en la fuente para la procedencia de la deducción.

El gasto en discusión se originó en el contrato suscrito el 19 de julio de 1995 entre la sociedad demandante (Savia Ltda.) con CRS Amadeus América SRL domiciliada en Uruguay, en el que la primera se comprometió a comercializar y distribuir los productos de Amadeus “llevando a cabo las acciones necesarias para proveer el acceso adecuado de los suscriptores a la base de datos computarizada propiedad de Amadeus denominada “Amadeus Global Core” a otras bases de datos computarizadas ofrecidas o a ser ofrecidas por Amadeus bajo licencia de una tercera parte” (fls. 257 a 280 del cdno. a.).

El Grupo Amadeus desarrolló un sistema de información, reservas y distribución de viajes y productos conexos y para ello celebra contratos con líneas aéreas y otros proveedores de servicios de viajes para la venta de sus productos a través de dicho programa.

En el contrato se estableció que Savia Ltda. sería distribuidor exclusivo de los productos de Amadeus dentro de la República de Colombia y recibiría como pago 0.90 centavos de ECU (unidad monetaria europea) o su equivalente en dólares de los Estados Unidos de América, por cada “segmento (1) neto procesado” a través del Amadeus Global Core originado por una reserva efectuada por los suscriptores que hayan contratado con Savia Ltda. y estén ubicados en su territorio.

Entre las obligaciones de Amadeus América, el numeral 12.5 del contrato señalaba que proveería enlaces de comunicación a Savia en los siguientes términos:

“12.5.1. Amadeus América proveerá, a sus expensas, los enlaces de comunicaciones entre Amadeus Global Core (2) y el nodo de la red de la NMC (3) ubicado en Bogotá.

12.5.2. Amadeus América también proveerá, a sus expensas, los enlaces de comunicaciones entre el nodo de la red de la NMC y hasta 400 suscriptores en el territorio de Savia. Dentro de esta cantidad, las partes acuerdan incluir a todos los subscriptores bajo contrato con Savia en el presente u otras entidades y aquellas con acceso al system one CRS.

La obligación contraída por Amadeus América en esta estipulación no incluirá los costos relacionados con la disposición y/o instalación de los enlaces de comunicaciones de referencia, electricidad o componentes eléctricos, ni los costos de las comunicaciones internas de los subscriptores”.

Por su parte Savia Ltda. se compromete entre otras cosas en el numeral 13.7, a proveer y hacerse cargo “de los gastos de los enlaces de comunicación entre el nodo de la red de la NMC y los suscriptores en el territorio de Savia, a excepción de lo establecido en la sección 12.5”.

De acuerdo con lo anterior, los gastos por los enlaces de comunicaciones entre las instalaciones centrales de procesamiento de Amadeus (Amadeus Global Core) y la red que Savia Ltda. establezca para distribuir los productos de Amadeus entre sus suscriptores en Colombia (red de la NMC) corría por cuenta de Amadeus América y así mismo los gastos por enlaces entre la red de la NMC y hasta 400 subscriptores de Savia en el país. Cuando los suscriptores superen los 400, los gastos de enlace de comunicación con estos últimos, correrían por cuenta de Savia Ltda.

Ahora bien, consta en el expediente que la empresa encargada de prestar los servicios de enlace de comunicación para distribuir los productos de Amadeus a los suscriptores en Colombia es la empresa SITA-Sociedad Internacional de Comunicaciones Aeronáuticas, pero esta entidad certificó que presta el servicio “bajo un contrato conAmadeus, empresa que a nivel mundial presta sus servicios a fin de que las distintas agencias de viaje puedan conectarse con los sistemas de reservaciones de las aerolíneas. Este servicio está basado en un contrato firmado entre las casas matrices de SITA y Amadeus, y, dado que Amadeus no tiene representante legal en Colombia, los pagos son efectuados directamente por la casa matriz de Amadeus” (fl. 231, cdno. a.).

En el mismo sentido, obra en el expediente el fax enviado por el apoderado de Amadeus Global Travel en la que certificó que “para el desarrollo del contrato de distribución firmado con la sociedad Anato Avianca de Reservaciones de Servicios Turísticos Savia Ltda. domiciliada en Colombia, se requiere el servicio de las comunicaciones.

Que por razones de economía de escala el servicio de comunicaciones es negociado a nivel mundial entre la compañía de telecomunicaciones SITA y el centro de proceso de datos Amadeus data processing GMBH, entidad situada en Alemania. SITA factura al centro de procesos de datos los costes de comunicación, incluidos los referidos al mercado colombiano, los cuales son a su vez refacturados a Amadeus Global Travel Distribution S.A.

Los costes por comunicaciones recibidos del centro de procesos de datos correspondientes al servicio de comunicaciones en Colombia que se genere por la conexión de las agencias que excedan el número de cuatrocientas (400), son integralmente pagados por Amadeus Global Travel Distribution S.A.” (fls. 234 y 384, cdno. a.).

Es decir, que no hay vinculación contractual entre la sociedad demandante Savia Ltda. y la prestadora de los servicios de enlace de comunicaciones para los suscriptores en Colombia, pues la relación se configuró entre Amadeus y SITA, en un contrato suscrito fuera del país.

La sociedad demandante solicitó como deducción en razón del mencionado contrato la suma de $ 516’976.510, los cuales fueron contabilizados como asistencia técnica y se soportan en las facturas expedidas por Amadeus Global Travel Distribution S.A con sede en Madrid y por Amadeus América SRL de Uruguay (fls. 237 a 242, cdno. a.).

De las anteriores pruebas se deduce que se presentaron los supuestos de hecho previstos en los artículos 406, 417 y 418 del estatuto tributario para que se practicara la retención en la fuente por renta y por remesas, comoquiera que los pagos realizados implicaron la situación de recursos en el exterior a favor de sociedades extranjeras sin domicilio en Colombia.

Estos pagos correspondían a rentas de fuente nacional para las sociedades beneficiarias del grupo Amadeus, porque corresponde a la retribución del servicio de enlace de comunicación para los suscriptores en Colombia de Savia Ltda., luego se entiende prestado dentro del territorio nacional, en los términos del artículo 24 del estatuto tributario.

En relación con los planteamientos de la parte actora, en el sentido que no había lugar a practicar retención en la fuente porque para las sociedades Amadeus el pago no representa un incremento de su patrimonio, porque corresponde a un reembolso de gastos, debe señalarse lo siguiente:

En relación con el impuesto de remesas regulado por los artículo 319 y s.s. en concordancia con los artículos 417 y s.s. del estatuto tributario, se causaba el tributo complementario al momento de efectuarse el pago que implicara situación de recursos en el exterior, independientemente de su destinatario, y debía practicarse la correspondiente retención en la fuente que aseguraba su recaudo, sin que estuviese prevista como excepción, que el beneficiario en el exterior incrementara o no su patrimonio.

Por tanto, independientemente de esas circunstancias había lugar a practicar retención en la fuente a título de impuesto de remesas y su ausencia implicaba el desconocimiento de las deducciones en los términos del artículo 419 del estatuto tributario, como lo señalaron los actos demandados.

En todo caso, sobre la retención en la fuente a título de impuesto sobre la renta, el demandante no acredita alguna circunstancia que lo eximiera de practicarla, pues el certificado del revisor fiscal aportado no demuestra la forma como fue percibido el ingreso por los beneficiarios, pues lo que él pretende demostrar es que las deducciones debieron contabilizarse en la cuenta “otros servicios” y no como “asistencia técnica”, lo cual resulta irrelevante pues en uno u otro caso se trata de ingresos de fuente nacional.

Los certificados de contador público o revisor fiscal constituyen prueba contable la cual constituye prueba a favor del contribuyente, siempre que la contabilidad se lleve en debida forma. En este caso, la constancia aportada no tiene ese alcance, pues está certificando que la contabilidad del año 2000 tiene un error, lo que implica que no refleja completamente la situación financiera de la empresa y por ende que no reúne los requisitos para que la contabilidad constituya prueba (E.T., art. 774) (fl. 46 y 47).

De otra parte, las certificaciones del grupo Amadeus señalan que los pagos recibidos, los reflejan contablemente “como el ingreso por la factura emitida”, y reflejan el gasto cuando el prestador del servicio lo factura (fl. 49). Lo anterior, no demuestra que las sociedades beneficiarias de los pagos los hayan recibido como ingreso para terceros o como un reembolso de gastos.

En conclusión, no hay elementos probatorios que permitan desvirtuar la naturaleza de los pagos realizados y por tanto que no se hubiera requerido practicar retención en la fuente, la cual es requisito para la procedencia de la deducción.

Toda vez que no se demostró que se hubiese practicado retención en la fuente a título de renta ni de remesas por el pago realizado al exterior, procede el rechazo de la deducción como lo señalaron los actos acusados. Por tanto, el recurso de apelación no está llamado a prosperar y deberá confirmarse la sentencia de primera instancia.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia del 8 de febrero de 2006 del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección “A”.

RECONÓCESE personería al abogado Hermes Ariza Vargas como apoderado de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN, en los términos del poder adjunto.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y cúmplase. Devuélvase al tribunal de origen.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Según las definiciones contenidas en el contrato, ““segmento” significa cada ingreso de reservación individual de servicio aéreo, de automóvil u hotel en la parte del itinerario de un registro de nombre de pasajero (passenger name record), o en la parte equivalente de otros servicios, efectuado en la base de datos de Amadeus Global Core u otra provista por el Grupo Amadeus bajo un contrato de licencia”.

(2) Según el contrato, “se refiere a las instalaciones centrales de procesamiento operadas o controladas por el grupo Amadeus, instalaciones que se encuentran totalmente ubicadas fuera del territorio de la República de Colombia”.

(3) “Significa la red e instalaciones que Savia haya establecido o que Savia haya subcontratado para distribuir los productos de Amadeus a los subscriptores del territorio de Savia”.

___________________________________