Sentencia 16166 de marzo 27 de 2008 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: 25000-23-27-000-2003-02379-01(16166)

Rad.: 16166

Consejera Ponente

Dra. Ligia López Díaz

Actor: Corporación el Minuto de Dios

Impuesto de industria y comercio

Bogotá, D.C., veintisiete de marzo de dos mil ocho.

EXTRACTOS: «Antecedentes

El 22 de marzo de 2002 la Administración Distrital de Bogotá profirió emplazamiento para declarar a la Corporación Minuto de Dios, al cual esta entidad dio respuesta oponiéndose.

El 8 de mayo de 2002, se profirió la liquidación de aforo número LA-IPC 10614 en donde se le liquidó oficialmente el impuesto de industria y comercio a la corporación por los bimestres 2 a 6 de 1997 y todos los bimestres de los años 1998 a 2000. Este acto fue notificado el 14 de mayo de 2002.

Contra la anterior liquidación, la demandante interpuso recurso de reconsideración el día 8 de julio de 2002.

El 30 de mayo de 2003, la administración profirió el Auto 088 decretando la práctica de inspección tributaria y suspendiendo el término para resolver el recurso de reconsideración por 90 días. Para tal efecto, el 14 de julio de 2003 expidió el Auto Comisorio 1128623.

El 26 de septiembre de 2003, la administración profirió la Resolución 2003-E.E.94567, mediante la cual resolvió el recurso de reconsideración confirmando la actuación.

(...)

Consideraciones de la Sala

En el presente caso se controvierte la legalidad de los actos mediante los cuales la Administración Distrital de Bogotá liquidó el impuesto de Industria y Comercio a la Corporación Minuto de Dios por los bimestres 2º a 6º de 1997 y 1º a 6º de los años 1998 a 2000 inclusive.

Bajo los cargos que se presentaron en el recurso de apelación y en los escritos de la demanda y su contestación, corresponde a la Sala resolver los siguientes puntos:

• Determinar si la Resolución 2003-E.E.94567 26 de septiembre de 2003, mediante la cual se resolvió el recurso de reconsideración fue expedida dentro del término legal y por lo tanto sí operó o no el silencio administrativo positivo a favor del contribuyente, y

• En caso de no prosperar el cargo anterior, establecer si la corporación demandante debe ser considerada sujeto pasivo del impuesto de industria y comercio en la jurisdicción del Distrito Capital.

Para el tribunal, la inspección tributaria fue absolutamente innecesaria por lo cual, no suspendió los términos para resolver el recurso de reconsideración. El parágrafo del artículo 54 (1) del Decreto 401 de 1999, que modificó el artículo 104 del Decreto Distrital 807 de 1993, dispone lo siguiente:

“ART. 104.—Recurso de reconsideración. Sin perjuicio de lo dispuesto en normas especiales del presente decreto y en aquellas normas del estatuto tributario a las cuales se remiten sus disposiciones, contra las liquidaciones oficiales, las resoluciones que aplican sanciones y demás actos producidos por la administración tributaria distrital, procede el recurso de reconsideración el cual se someterá a lo regulado por los artículos 720, 722 a 725, 729 a 734 del estatuto tributario nacional.

PAR.—Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 733 del estatuto tributario nacional, el término para resolver el recurso también se suspenderá cuando se decrete la práctica de otras pruebas, caso en el cual la suspensión operará por el término único de noventa días contados a partir de la fecha en que se decrete la primera prueba” (destaca la Sala).

De conformidad con lo anterior, el artículo 732 del estatuto tributario, citados por la norma transcrita disponen lo siguiente:

“ART. 732.—Término para resolver los recursos. La administración de impuestos tendrá un (1) año para resolver los recursos de reconsideración o reposición, contado a partir de su interposición en debida forma”.

“ART. 733.—Suspensión del término para resolver. Cuando se practique inspección tributaria, el término para fallar los recursos, se suspenderá mientras dure la inspección, si esta se practica a solicitud del contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, y hasta por tres (3) meses cuando se practica de oficio” (negrillas fuera del texto).

De acuerdo con la remisión específica que hace el artículo 104 del Decreto Distrital 807 de 1993, la administración tiene el término de un (1) año para resolver el recurso de reconsideración, contado a partir de su interposición en debida forma. Este plazo puede suspenderse cuando se practica inspección tributaria, por el término de su duración y hasta por tres meses, cuando es oficiosa.

Adicionalmente, el parágrafo del artículo 104 del Decreto 807 de 1993, norma especial del Distrito Capital de Bogotá, establece la posibilidad de suspender el término para resolver el recurso de reconsideración por el término de noventa (90) días cuando se decreten otras pruebas.

Al respecto, la Sala modifica su criterio expresado en ocasiones anteriores (2) y considera que debe inaplicarse el parágrafo del artículo 104 del Decreto Distrital 807 de 1993 porque contiene un supuesto que no esta previsto en el estatuto tributario nacional. El artículo 733 del estatuto tributario ya trascrito, prevé la suspensión del término únicamente cuando se practique inspección tributaria sin que en dicha norma o en alguna otra se haya advertido la suspensión de términos por “la práctica de otras pruebas”.

El artículo 162 del Decreto 1421 de 1993, remite a las normas del estatuto tributario nacional sobre procedimiento, sanciones, declaración, recaudación, fiscalización, determinación, discusión, cobro y en general la administración de los tributos, las cuales son aplicables en el Distrito conforme a la naturaleza y estructura funcional de sus impuestos. Por su parte, el artículo 176 ib. Facultó al Gobierno Distrital para expedir las normas estrictamente necesarias para “armonizar” las disposiciones vigentes en el Distrito con los preceptos del estatuto tributario nacional.

Precisa la Sala que no es posible suspender el término para resolver el recurso utilizando simultáneamente la inspección tributaria de que trata el artículo 779 del estatuto tributario y además decretar “otras pruebas” con fundamento en el parágrafo del artículo 104 del Decreto Distrital 807 de 1993, porque la finalidad de uno u otro caso es la misma. Tanto una como otra figura pretenden, a través del decreto y práctica de pruebas, constatar los hechos que interesan al proceso.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, la consecuencia que le da el ordenamiento jurídico a una respuesta extemporánea del recurso de reconsideración por parte de la administración es la consagrada en el artículo 734 del estatuto tributario. En virtud de esta norma, si ha transcurrido el término de un año señalado en el artículo 732 del estatuto tributario, y el recurso no ha sido resuelto, este se entiende fallado a favor del recurrente, con lo cual opera el silencio administrativo positivo a su favor.

En consecuencia, la suspensión del término para resolver dicho recurso, no opera por la sola notificación del auto que ordena la práctica de pruebas, o de la inspección tributaria, sino que se exige que se decrete la primera prueba en el primer caso o que se inicie la inspección.

En este caso, no operó la suspensión de términos porque el parágrafo del artículo 104 del Decreto 807 de 1993, modificado por el 54 del Decreto 401 de 1999, indica que ese término se suspende a partir del decreto de la primera prueba que este en el caso fue el auto comisorio de fecha 4 de julio de 2003 (fl. 570 c.a.). En efecto, del contenido del auto de 30 de mayo de 2003, simplemente se abrió a pruebas sin indicar cuales serían los medios probatorios y en consecuencia no se pudo suspender el término.

Constan dentro del expediente los siguientes hechos:

a) La liquidación oficial de aforo se expidió el 8 de mayo de 2002 (fl. 543, c.a.).

b) El recurso de reconsideración se interpuso el día 10 de julio de 2002 (fl. 562, c.a.).

c) El 30 de mayo de 2003 según consta en Auto 088 que obra a folios 566 a 567 se ordenó la práctica de pruebas.

d) Mediante auto comisorio del 14 de julio de 2003, se comisionó a un funcionario de la administración para “practicar interrogatorios, proferir requerimientos ordinarios y en general las actuaciones preparatorias a los actos de competencia del coordinador del grupo de fiscalización etc...” (fl. 570, c.a.).

e) La visita de estos funcionarios se inició el 16 de julio de 2003 (fl. 572, c.a.).

f) El recurso de reconsideración se resolvió el día 26 de septiembre de 2003, mediante la Resolución E.E. 94567 (fls. 697 a 732, c.a.).

De conformidad con lo anterior, es claro que en el presente caso la administración dejó vencer el término para proferir el acto mediante el cual tenía que resolver el recurso de reconsideración, pues el momento a partir del cual se suspendió dicho término fue a partir del día 14 de julio de 2003, fecha en que profirió el auto comisorio decretando la practica de la primera prueba.

En consecuencia, al ser proferida extemporáneamente la Resolución 2003-E.E.94567 de 26 de septiembre de 2003, y en aplicación del artículo 734 del estatuto tributario, la Sala procederá a confirmar el fallo del tribunal, en el sentido de que dicho acto, fue resuelto por fuera del término legal consagrado en el artículo 732 del estatuto tributario.

En relación con los demás cargos expuestos, la Sala omitirá el estudio de los mismos toda vez que al operar el silencio administrativo a favor del contribuyente, el recurso de reconsideración se entiende resuelto a su favor.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia de 29 de junio de 2006, del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección “B”.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

La anterior providencia fue estudiada y aprobada en la sesión de la fecha».

(1) Esta norma remite expresamente al artículo 734 del estatuto tributario nacional, haciendo referencia al silencio administrativo positivo.

(2) Consejo de Estado, Sección Cuarta, sentencia del 24 de octubre de 2007, Exp. 16094, M.P. Héctor J. Romero Díaz.

______________________________