Sentencia 16270 de 2008 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 0500012331000200204466 01

Interno: 16270

Consejera Ponente:

Dra. Ligia López Díaz

Actor: Productos Familia S.A.

Impuesto de industria y comercio apelación de sentencia

Fallo

Bogotá, D.C.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la sección

De acuerdo con los términos de la apelación, corresponde a la sala decidir sobre la legalidad de la actuación administrativa demandada, mediante la cual el Municipio de Medellín se determinó el impuesto de industria y comercio de Productos Sanitarios Sancela S.A., absorbida por Productos Familia S.A., sobre el año base de 1999, para el período gravable y de pago correspondiente al año 2000.

Se debe determinar si Productos Sanitarios Sancela S.A., absorbida por Productos Familia S.A., está obligada a tributar por actividades de comercialización en el Municipio de Medellín por las ventas allí realizadas, de productos fabricados en Rionegro, donde tiene su sede manufacturera.

La Secretaría de Hacienda de Medellín, expidió la liquidación de revisión 2899 de 9 de septiembre de 2001, confirmada mediante la Resolución SH 17-049 de 5 de julio de 2002, al considerar que la sociedad demandante desarrolló actividades comerciales en Medellín, lo que genera el pago del tributo.

La parte actora ha expuesto que el impuesto de la actividad industrial debe pagarse en el municipio de la sede industrial, cuya base es el total del ingreso bruto generado por la comercialización de la producción, cualquiera que sea el municipio en donde se realice.

El artículo 77 de la Ley 49 de 1990, dice:

“ART. 77.—Impuesto de industria y comercio. Para el pago del impuesto de industria y comercio sobre las actividades industriales, el gravamen sobre la actividad industrial se pagará en el municipio donde se encuentre ubicada la fábrica o planta industrial, teniendo como base gravable los ingresos brutos provenientes de la comercialización de la producción” (resalta la sala).

De acuerdo con esta norma, el impuesto por la actividad industrial se causa sobre la totalidad de los ingresos provenientes de la comercialización de la producción, cualquiera que sea el municipio donde ésta se realice y debe pagarse en el municipio de la sede fabril o planta industrial.

Sobre el contenido y alcance de esta norma en la sentencia de 26 de noviembre de 2003, Expediente 13349, consejero ponente Juan Ángel Palacio Hincapié, expresó la sala:

“... la base gravable definida para la actividad industrial del numeral 2º de la anterior disposición, repite en esencia la definición de actividad industrial consagrada en el artículo 77 de la Ley 49 de 1990, punto sobre el cual, la sala(1) ha precisado en forma reiterada, que el impuesto de industria y comercio por la actividad industrial debe ser cancelado en el municipio de la sede fabril, tomando como base la totalidad de los ingresos brutos originados por la comercialización de la producción, cualquiera que sea el municipio donde esta se realice. Esta actividad industrial, no deja de serlo por el hecho de la comercialización de los bienes que se produce, pues legalmente no puede considerarse como comercial la actividad que ha sido definida y catalogada como de carácter industrial.

“Ha señalado igualmente la sala que la modificación fundamental introducida por el artículo 77, consistió precisamente en que, ante el municipio de la sede fabril, ya no es admisible la prueba de la comercialización de la producción en municipios diferentes, sino que es a estos a los que se les debe probar que los bienes o productos vendidos en sus territorios, son fabricados o manufacturados por el vendedor y sobre los mismos se ha pagado el gravamen sobre la actividad industrial, esto, obviamente con el propósito de que como dijo la Corte Suprema de Justicia en la sentencia de octubre 17 de 1991 que decidió sobre su exequibilidad, no se liquide otro impuesto sobre la misma base gravable” (resalta la sala).

Esta posición jurisprudencial se reitera en el sub examine porque está demostrado que los bienes objeto de comercialización en la jurisdicción de Medellín son producidos en el municipio de Rionegro, lugar donde ha pagado el impuesto de industria y comercio por la actividad industrial.

El impuesto de industria y comercio debe ser cancelado en el municipio donde se encuentra ubicada la sede manufacturera, tomando como base gravable la totalidad de los ingresos brutos originados por la comercialización de la producción.

En reiteradas oportunidades esta sala ha señalado que la actividad industrial necesariamente requiere la comercialización de la producción, porque se fabrica para que el producto salga al mercado. La comercialización constituye una etapa del proceso industrial y por ende, cuando el fabricante vende su producto no pierde su calidad de industrial, sino que culmina el ciclo normal de la fabricación.

El municipio de Medellín exige el pago del impuesto de industria y comercio por los ingresos obtenidos por la actividad comercial que realiza la Sociedad Productos Familia absorbente de Productos Sanitarios Sancela S.A.

Al respecto, la Ley 14 de 1983 define la actividad industrial y la comercial para los efectos del impuesto de industria y comercio, en los siguientes términos:

“ART. 34.—Para los fines de esta ley, se consideran actividades industriales, las dedicadas a la producción, extracción, fabricación, confección, preparación, transformación, reparación, manufactura y ensamblaje de cualquier clase de materiales o bienes.

ART. 35.—Se entienden por actividades comerciales, las destinadas al expendio, compraventa, o distribución de bienes o mercancías, tanto al por mayor como al por menor, y las demás definidas como tales por el Código de Comercio siempre y cuando no estén consideradas por el mismo código o por esta ley, como actividades industriales o de servicios”.

Como ya se expuso, el artículo 77 de la Ley 49 de 1990 determinó que el gravamen sobre la actividad industrial se pagará en el municipio donde se encuentre ubicada la fábrica o planta industrial, teniendo como base gravable los ingresos provenientes de la comercialización de la producción. Por ello no admite duda que la comercialización que realiza el fabricante de sus productos es actividad industrial, pues según las disposiciones transcritas no puede convertirse en comercial lo que por disposición legal es industrial y no puede una actividad ser a la vez comercial e industrial para efectos del impuesto de industria y comercio, según el artículo 35 de la Ley 14 de 1983.

Como la demandante ejerce su actividad industrial en el municipio de Rionegro corresponde a ese municipio el impuesto por la actividad industrial que comprende la comercialización de la totalidad de la producción sin importar el lugar donde esta se realice.

Si bien es cierto Productos Familia absorbió Productos Sanitarios Sancela S.A., y tiene su domicilio en la ciudad de Medellín, no ha sido desvirtuado que la sede fabril se localiza en Rionegro Antioquia, ni se ha demostrado que tenga fábrica en Medellín. De otra parte, no es aceptable que en esta instancia el municipio manifieste que el demandante ejerció una actividad industrial en su jurisdicción cuando en las resoluciones demandadas determinó el impuesto porque la sociedad desarrolló una actividad comercial, reconociendo que su sede fabril esta en otro municipio, no puede modificar en la apelación de la sentencia los fundamentos de los actos acusados.

Así las cosas, la Secretaría de Hacienda de Medellín no podía gravar los ingresos obtenidos por la contribuyente, porque la actividad industrial conlleva la comercialización de los bienes que se producen, sin que pueda entenderse como comercial la actividad que legalmente ha sido calificada de industrial.

En consecuencia, se confirmará la sentencia apelada.

En mérito a lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo , Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia del 13 de marzo de 2006, proferida por la Sala Segunda de Decisión del Tribunal Administrativo de Antioquia.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, publíquese y envíese al tribunal de origen. Cúmplase.

Se deja constancia de que esta providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Sentencias de noviembre 6 de 1998 Exp. 9017, C.P. Delio Gómez Leyva, noviembre 26 de 1999, Exp. 9671, C.P. Julio E. Correa Restrepo, junio 18 de 1999, Exp. 9415, abril 28 de 2000, Exp. 9817, C.P. Daniel Manrique Guzmán y marzo 8 de 2002, Exp. 12300, C.P. Juan Ángel Palacio Hincapié, 23 de mayo de 2002, Exp. 12441, C.P. María Inés Ortiz Barbosa, entre otras.

_______________________________