Sentencia 16661 de enero 25 de 2002 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

DESPIDO POR PARTICIPACIÓN ACTIVA EN PARO DECLARADO ILEGAL

NO ES NECESARIO ADELANTAR PROCEDIMIENTO DISCIPLINARIO PREVIO

EXTRACTOS: «Al abordar el fondo del cargo, precisa decirse que el tribunal, luego de tener en cuenta las pruebas allegadas dentro del proceso especial de fuero sindical que el demandante con anterioridad adelantó contra la demandada —con resultados fallidos—, y de analizar la documental y la testimonial, estimó que aquél sí participó activamente en el cese de actividades llevado a cabo en la Universidad Nacional durante los días 10 y 17 de febrero de 1993, declarado ilegal por el Ministerio de Trabajo, según Resolución 1209 del 19 de marzo de 1993. Así mismo, que, conforme a lo previsto por el artículo 450 del Código Sustantivo del trabajo, subrogado por el artículo 65 de la Ley 50 de 1990, y por el 1º del Decreto 2164 de 1959, acorde con la jurisprudencia, el empleador cuenta con la facultad para despedir a los trabajadores que participaron o intervinieron en el paro, por lo que en el caso de autos, como “la participación del actor en el cese de labores fue activa, que además intervino en él de manera directa, a la universidad le asistía por ley, la facultad de prescindir de sus servicios aún sin la previa realización de trámites administrativos ni la obligación de solicitar respecto de la situación precisa del actor, autorización del ministerio, como quiera —se reitera— que el factor participación en el cese de actividades por parte del actor fue de carácter activo y merecía la aplicación del artículo 450, máxime cuando la resolución proferida por el ministerio guardó silencio respecto de su intervención inmediata encaminada a evitar que el empleador despidiera a aquellos trabajadores cuya participación en el paro hubiese sido eventual y determinada por las circunstancias del mismo y no de su expreso deseo”. (folio 324 C. 1)

A juicio de la Sala, el raciocinio del ad quem fue acertado, pues, con arreglo a lo dispuesto por el numeral 2 del artículo 450 del Código Sustantivo del Trabajo, subrogado por el artículo 65 de la Ley 50 de 1990, una vez declarada la ilegalidad de una suspensión del trabajo o paro, el empleador queda en libertad de despedir por tal motivo a quienes hubieren intervenido en él. De modo que como el fallador estableció con la prueba atrás reseñada que el actor sí participó activamente en el paro, hecho que, dada la vía escogida, no es controvertible, y que dicho cese fue declarado ilegal por el Ministerio del Trabajo, no resulta equivocada su conclusión, relativa a que la universidad sí estaba autorizada legalmente para despedir a Sierra Quiroga, sin necesidad de adelantar procedimientos previos o disciplinarios tendientes a probar su participación o intervención en el cese de actividades; además, porque la indicada norma así no lo estableció.

Queda claro entonces que si el trabajador, como en este caso, adelanta un proceso con miras a demostrar que no intervino en una suspensión de actividades declarada ilegal, pero no logra acreditarlo, no puede pretender que se declare que su despido fue injusto con fundamento en que previamente a tal determinación no se le adelantó un procedimiento administrativo o disciplinario, pues sin lugar a dudas el varias veces citado artículo 450 del Código Sustantivo del Trabajo, faculta expresamente al empleador para despedirlo si considera que aquél participó en la suspensión de actividades declarada ilegal.

Más clara surge la interpretación, si se repara en que el numeral 2 del artículo 450 del Código Sustantivo del Trabajo, exime de la previa calificación judicial para despedir a los trabajadores aforados, por lo que con igual razón no habría motivo para exigirle el adelantamiento de un trámite previo convencional para despedir a los que no tienen fuero, cuando ha sido declarada la ilegalidad de una suspensión del trabajo o de un paro. Realmente, la preceptiva en este último sentido no lo determina, por lo que debe entenderse que la ley excusa de la obligación de llevar a cabo el referido trámite que reclama la parte impugnante (*) .

(*) Una exposición más detallada de la posición de la Sala de Casación Laboral en esta materia puede leerse en las sentencias de octubre 31 de 1986 (J. y D. Nº 182, pág. 107) y diciembre 4 de 1986 (J. y D. Nº 182, pág. 112). Por otra parte, véase la posición de la Corte Constitucional contenida en la sentencia SU-036 de 1999 (J. y D. Nº 238, pág. 609). (N. del D.).

Así mismo, porque si bien el artículo 1º del Decreto Reglamentario 2164 de 1959, autoriza al Ministerio del Trabajo para intervenir de inmediato con el objeto de evitar que el patrono correspondiente despida a aquellos trabajadores que intervinieron en la cesación pacífica del trabajo pero determinados por circunstancias ajenas a su voluntad y creadas por las condiciones mismas del paro, es evidente que en el asunto analizado el ministerio no actuó para esos efectos, o al menos ello no fue controvertido, de donde, mal puede tal circunstancia —falta de intervención— impedir al empleador para que despida a los trabajadores que, él considera, participaron en la suspensión de actividades».

(Sentencia de casación, enero 25 de 2002. Radicación 16.661. Magistrado Ponente Dr. Luis Gonzalo Toro Correa).

________________________________