Sentencia 16705 de noviembre 1º de 2000 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

REQUISITOS DE LA EXTRADICIÓN

EQUIVALENCIA DEL INDICTMENT CON LA RESOLUCIÓN DE ACUSACIÓN

EXTRACTOS: «Para la Sala igualmente se cumple el presupuesto mínimo de equivalencia exigido por el artículo 549-2 del Código de Procedimiento Penal. La norma señala “que por lo menos se haya dictado en el exterior resolución de acusación o su equivalente”.

En este caso, no queda ninguna duda que la acusación formal pronunciada por el Gran Jurado ante el Tribunal para el Distrito Sur de Florida, División de Fort Lauderdale (indictment), en contra del señor Héctor Mario Londoño Vásquez, corresponde a la resolución acusatoria prevista en el artículo 441 del Código de Procedimiento Penal Colombiano, pues además de que con dicho acto procesal la actuación subsiguiente no es otra distinta al juicio oral que finaliza con el respectivo fallo de mérito, como aquí sucede, en él se consignan los nombres de los partícipes, las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se realizó la conducta reprochable, su descripción típica y las normas sustanciales aplicables al caso.

Si bien es cierto que la resolución de acusación prevista en nuestro ordenamiento jurídico presenta algunas diferencias con el indictment de los Estados Unidos de América, ello obedece precisamente a que corresponden a piezas procesales de sistemas judiciales sustancialmente distintos. Sin embargo, no es posible deducir de tal circunstancia la falta de equivalencia entre dichas decisiones, como lo pretende el defensor. Olvidó que el artículo 549-2 del Código de Procedimiento Penal lo que exige es que en el país requirente se haya dictado por lo menos “resolución de acusación o su equivalente”. La norma en ningún momento demanda una decisión “idéntica” a nuestra resolución acusatoria. Equivalencia, según el Diccionario Usual de la Real Academia Española, significa “igualdad en el valor, estimación, potencia o eficacia de dos o más cosas” (Diccionario de la Lengua Española, vigésima primera edición, Espasa Calpe, Madrid, 1992). Como atinadamente lo señala la señora Procuradora Delegada en lo Penal, las decisiones referidas son iguales en su valor, en cuanto que ambas son presupuesto necesario para el inicio de la etapa del juicio, están precedidas de un recaudo probatorio mínimo, del análisis del mismo por parte del órgano competente (el gran jurado, o el funcionario instructor, según el caso), comprenden con claridad el relato de los hechos, los cargos contra el acusado y la normatividad que se considera infringida.

Si se admitiera la tesis de la defensa sobre la ausencia de equivalencia del indictment con la resolución de acusación se tendría que reconocer que sólo es posible conceptuar favorablemente a la extradición ante los estados que tienen sistemas procesales idénticos al nuestro, lo cual no resulta acertado dado que precisamente bajo el entendido de ostentar diferencias, la ley colombiana no establece que deba existir identidad de presupuestos sustanciales y procesales con la resolución de acusación prevista en nuestro ordenamiento jurídico».

(Concepto de noviembre 1º de 2000. Radicación 16.705. Magistrado Ponente: Dr. Orlando Pérez Pinzón).

___________________________________