Sentencia 16915 de agosto 23 de 2000 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Sent.: 16915. Aprobado Acta 141

Magistrado Ponente:

Dr. Carlos E. Mejía Escobar

Santafé de Bogotá, D.C., veintitrés de agosto de dos mil.

EXTRACTOS: «Consideraciones. 1. La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia debe fundamentar el concepto de extradición en:

a) Validez formal de la documentación presentada;

b) Demostración plena de la identidad del solicitado;

c) Principio de la doble incriminación;

d) Equivalencia de la providencia proferida en el extranjero; y,

e) El cumplimiento de lo previsto en los tratados públicos, cuando ellos rijan la relación entre los Estados (CPP, art. 558).

Adicionalmente a lo anterior, la extradición no podrá concederse cuando el fundamento de ella sea un delito político o de opinión (art. 546), o cuando en el caso de colombianos por nacimiento se trate de hechos cometidos con anterioridad a la promulgación del acto legislativo 1º de 1997 (Const. P., art. 35).

2. El juicio de conducencia que sobre la prueba hace esta Sala de Casación Penal, está entonces referido exclusivamente a la aptitud que tengan las pruebas para infirmar o demostrar cualquiera de los hechos en los que la corporación debe fundar su concepto.

3. Con tales premisas, la solicitud de la única prueba que hace el defensor de Paola Restrepo, o Paola Andrea Restrepo Álvarez o Petronila María Santander o Lorraine Zuluaga Álvarez, requerida en extradición por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica será rechazada.

4. La prueba que pide el defensor es inconducente por cuanto no está encaminada a demostrar o a infirmar alguno de los requisitos en los que debe fundar la Corte el concepto de extradición, ni tampoco señala qué pretende acreditar el defensor con lo que solicita. En todo caso, dentro de un trámite de extradición que se rige por el Código de Procedimiento Penal, el análisis que esa ley le impone hacer a la Corte respecto de la documentación aportada por el Estado requirente, lo limita exclusivamente a su validez formal. Frente a tal imperativo legal, si el propósito de la petición fuera el de discutir la capacidad demostrativa de las pruebas en las que el Estado requirente funda la expedición de la providencia que agrega como equivalente de la resolución de acusación nacional, tampoco sería procedente la petición de prueba, pues, se repite, el Código de Procedimiento Penal sólo permite una revisión formal de la documentación presentada.

Siendo esa la única prueba solicitada por la defensa y no existiendo necesidad de decretar ninguna de oficio, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE:

Negar la práctica de la prueba solicitada por el defensor de la requerida en extradición Paola Restrepo, o Paola Andrea Restrepo Álvarez o Petronila María Santander o Lorraine Zuluaga Álvarez».

_____________________________