Sentencia 17346 de febrero 26 de 2002 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN COLECTIVA

A TRABAJADORES NO SINDICALIZADOS

EXTRACTOS: «Al referirse el juzgador de segundo grado a los efectos del artículo 68 de la Ley 50 de 1990 estimó que para beneficiarse el trabajador no sindicalizado de la convención colectiva celebrada por la organización sindical mayoritaria debe acreditar el pago de las cuotas ordinarias establecidas en esta disposición, de manera que no basta la demostración de la integración del sindicato.

Exégesis que resulta inexacta toda vez que el precepto aludido no condiciona la extensión de la convención celebrada por el sindicato mayoritario, a que los trabajadores no afiliados a esa organización cancelen la suma a que se refiere esta disposición; su hermenéutica es muy distinta pues claramente establece que en razón del beneficio convencional surgido para ellos nace la obligación pecuniaria mencionada, de manera que el reconocimiento de las garantías convencionales pactadas por la empresa, no está sujeto a que el trabajador previamente acredite el aporte económico reseñado.

La comprensión del artículo 68 de la Ley 50 de 1990 no tiene otro sentido distinto a que la convención colectiva celebrada por un sindicato mayoritario, entendido como tal al que agrupe a más de la tercera parte del total de los trabajadores de la empresa, se aplica automáticamente a todos los trabajadores de la misma; de manera que su aplicación no está sujeta a ninguna manifestación de los terceros a quienes se amplia su cobertura.

Interpretación que armoniza plenamente con el artículo 471 del Código Sustantivo del Trabajo, subrogado por el artículo 38 del Decreto Ley 2351 de 1965, que establece la extensión de la convención celebrada por un sindicato mayoritario a todos los trabajadores de la empresa sean o no sindicalizados, sin condicionar en manera alguna el surgimiento de este beneficio al cumplimiento de ningún requisito por parte de los trabajadores que no estén afiliados a la asociación gremial.

En estos términos corresponde acreditar al empleador que alega la inaplicación de la convención colectiva a un determinado trabajador que éste se encuentra excluido por su propia voluntad, por disposición convencional o por mandato legal.

Acerca del pago de la cuota por beneficio convencional a que se ha hecho referencia estima la Sala que por aplicación analógica opera la retención de cuotas sindicales prevista en el artículo 400 del Código Sustantivo del Trabajo, subrogado por el artículo 23 del Decreto 2351 de 1965, puesto que el artículo 68 antes referido no establece la forma como se debe manejar el pago que prevé y fundamentalmente porque se trata de una obligación del trabajador de orden legal de la cual no resulta lícito que se sustraiga o que sea de su arbitrio cumplirla cuando a bien tenga».

(Sentencia de casación, febrero 26 de 2002. Radicación 17.346. Magistrado Ponente: Dr. Francisco Escobar Henríquez).

_________________________________