Sentencia 1739 de mayo 14 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Ref.: Exp. 1739

Consejero Ponente:

Dr. Joaquín J. Jarava del Castillo

Actor: Hernando Gutiérrez Puentes

Personero de Santafé de Bogotá D.C.

Santafé de Bogotá, D.C., mayo catorce de mil novecientos noventa y ocho.

(...).

La Ley 200 de 1995, denominado Código Único Disciplinario, recoge y unifica la dispersa legislación en materia disciplinaria fijado los derechos, deberes y prohibiciones de los sujetos que de acuerdo a lo dispuesto en su artículo 20 fungen como destinatarios de la misma, entre los cuales se incluye por ser servidores públicos según el artículo 123 de la Constitución Política a los miembros de las corporaciones públicas, categorías a la cual pertenecen las juntas administradoras locales.

En lo que atañe a la aplicación del nuevo régimen disciplinario a todos los servidores públicos, no asiste duda alguna a que con la expedición de la ley quedaron derogadas las normas generales y especiales que regulaban ese aspecto a nivel nacional y territorial, además de las que le sean contrarias, pues de manera categórica el artículo 177 ibídem...

(...).

...la Ley 200 de 1995 se limitó a consagrar causales generales de inhabilidad para el desempeño de cargos públicos, y lejos de pretender derogar las disposiciones especiales vigentes al momento de su promulgación, de manera expresa prevé que dichas normas serán incorporadas a ella, cumpliendo con esto una función integradora de la normatividad existente sobre el tema.

Ahora bien, el Decreto 1421 de 1993 denominado estatuto orgánico de Santafé de Bogotá, proferido con fundamento en el artículo 322 de la Constitución Política y en las facultades otorgadas en el artículo 41 transitorio ibídem, establece en el numeral 2º del artículo 66 como inhabilidad para ser elegido edil el haber sido sancionado con la pena de destitución de un cargo público, o encontrarse temporal o definitivamente excluido del ejercicio de una profesión en el momento de la inscripción de la candidatura.

Conforme a lo dicho, se tiene entonces que dicha norma está vigente y prevé una inhabilidad de carácter permanente, pues un ciudadano que en cualquier época hubiese sido sancionado con destitución de un cargo público como resultado de una investigación disciplinaria adelantada en su contra, se encuentra inhabilitado para ser elegido edil de las juntas administradoras locales de éste distrito capital, sin ninguna otra consideración.

Además, es necesario precisar que una cosa es la inhabilidad sin límite en el tiempo que se establece de manera particular para quien pretenda ser elegido edil cuando ha sido destituido de un cargo público, y otra bien diferente es la sanción de inhabilidad impuesta como accesoria por la autoridad que goza de potestad disciplinaria, la cual impide ejercer funciones públicas durante un período de tiempo fijado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 30, numeral 1 de la Ley 200 de 1995.

(...).

_____________________________