Sentencia 17403 de agosto 6 de 2009 

• CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 47001233100020010118701. Ref.: 17403

Consejero Ponente:

Dr. William Giraldo Giraldo

Actor: Avidesa Mac Pollo S.A.

Bogotá, D.C., seis de agosto de dos mil nueve.

Impuesto ventas

EXTRACTOS: «Consideraciones

Corresponde a la Sección decidir sobre la legalidad de los actos administrativos que rechazaron la solicitud de devolución elevada por la actora.

La discusión se centra en determinar si la sociedad Avidesa Mac Pollo S.A. tiene derecho a la devolución del IVA implícito pagado por la importación de haba de soya entre el 1º de octubre de 1999 y el 20 de octubre de 2000, teniendo en cuenta que el Decreto 1344 de julio 22 de 1999, norma vigente al momento de la presentación de la declaración, fue anulado por el Consejo de Estado en la sentencia de diciembre 7 de 2000, Expediente 9896, M.P. Germán Ayala Mantilla.

El fallo de nulidad de un acto de carácter particular produce efectos ex tunc. El fallo de nulidad de un acto de carácter general no afecta situaciones consolidadas, esto quiere decir, que sus efectos son ex nunc, pero si afecta las no consolidadas, lo que significa que en este caso sus efectos son ex tunc, por ello la sentencia de nulidad en relación con estos últimos actos produce efectos retroactivos.

Para poder establecer si en el sub lite existía una situación jurídica consolidada es necesario determinar si las declaraciones presentadas se encontraban en firme pues, ha sido criterio de esta Sala (1) , que no lo están mientras el término para solicitar la devolución no esté vencido y por lo tanto, procede la solicitud de reintegro.

Sobre la firmeza de las declaraciones la Sala ha tenido la oportunidad de pronunciarse en anteriores oportunidades (2) señalando que de conformidad con el artículo 131 del Estatuto Aduanero, la declaración de importación adquiere firmeza cuando han transcurrido tres años, contados desde su presentación y aceptación, sin que se haya notificado requerimiento especial aduanero, plazo que además, condiciona la firmeza del acto de levante, por ser accesorio de la primera.

En el caso sub examine, las declaraciones de importación que se presentaron en el año 1999 quedaron en firme en el año 2002 y las presentadas en el año 2000 quedaron en firme en el año 2003 como a continuación se indica:

Declaración númeroFecha de presentaciónFecha en la que quedó en firme
1380501067179-5Octubre 1º de 1999Octubre 1º de 2002
1380501087005-2Septiembre 2 de 1999Septiembre 2 de 2002
1380501067489-3Noviembre 26 de 1999Noviembre 26 de 2002
1380501068077-7Abril 19 de 1999Abril 19 de 2002
1380509051820-8Mayo 3 de 2000Mayo 3 de 2003
1380509051817-5Mayo 3 de 2000Mayo 3 de 2003
1380509052018-7Julio 13 de 2000Julio 13 de 2003
1380509052100-8Julio 28 de 2000Julio 28 de 2003
1380509052157-7Agosto 14 de 2000Agosto 14 de 2003
1380509052354-1Septiembre 15 de 2000Septiembre 15 de 2003
1380509052383-5Septiembre 26 de 2000Septiembre 26 de 2003
1382509052456-4Octubre 12 de 2000Octubre 12 de 2003
1380509052486-5Octubre 20 de 2000Octubre 20 de 2003

Como la solicitud de devolución se presentó ante la administración el 20 de abril de 2001, se encontraba dentro del término legal, pues las declaraciones de importación y levante no habían adquirido firmeza al momento de la presentación de dicha solicitud.

Lo anterior permite concluir que no existía una situación jurídica consolidada al momento de solicitar la devolución del IVA implícito cancelado por la importación de habas de soya en las declaraciones antes relacionadas.

Por lo tanto, se le pueden hacer extensivos los efectos ex tunc (3) del fallo de nulidad proferido en la sentencia de diciembre 7 de 2000, Expediente 9896, M.P. Germán Ayala Mantilla.

De otra parte, la Sala precisa que el Concepto 12386 de 2001, en el cual la administración basó su decisión, fue declarado nulo por esta corporación en sentencia de mayo 5 de 2003, Expediente 12248, M.P. María Inés Ortiz Barbosa.

En consecuencia, toda vez que no se consolidó la situación jurídica, el valor cancelado por la parte actora constituye un pago de lo no debido al haber desaparecido la causal legal por los efectos ex tunc del fallo de diciembre 7 de 2000, Expediente 9896, M.P. Germán Ayala Mantilla, lo cual, le otorga a la demandante el derecho a que se le devuelva el IVA implícito pagado por la importación de habas de soya.

Por lo expuesto la Sala confirmará la sentencia de abril 17 de 2006 del Tribunal Administrativo del Magdalena.

Finalmente, sobre la afirmación de que no es procedente la devolución del IVA implícito por no haberse solicitado previamente la liquidación oficial de corrección, la Sala precisa que se trata de un argumento nuevo el cual, no ha sido discutido en las etapas anteriores. Sin embargo, considera necesario aclarar que según los artículos 11 y 12 del Decreto 1000 de 1997, el demandante cuenta con 10 años para solicitar la devolución del pago de lo no debido (4) .

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia de abril 17 de 2006 del Tribunal Administrativo del Magdalena.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

Esta providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Sentencia de marzo 5 de 2003, Expediente 12248, M.P. María Inés Ortiz Barbosa.

(2) Sentencia de noviembre 23 de 2005, Expediente 14715, M.P. Juan Ángel Palacio Hincapié y sentencia de octubre 27 de 2005, Expediente 14979, M.P. Héctor J. Romero Díaz, entre otros.

(3) En reiterada jurisprudencia de la corporación, se ha señalado que “fallos de nulidad producen efectos “ex tunc”, es decir, desde el momento en que se profirió el acto anulado, por lo que las cosas deben retrotraerse al estado en que se encontraban antes de su expedición. Así mismo se ha dicho que la sentencia de nulidad que verse sobre un acto de carácter general, afecta aquellas situaciones que no se encuentran consolidadas, esto es, que al momento de producirse el fallo se debatían o eran susceptibles de debatirse ante las autoridades administrativas o ante la jurisdicción contencioso administrativa” (Sent. mayo 5/2003, Exp. 12248, M.P. María Inés Ortiz Barbosa).

(4) Sentencia de 29 de septiembre de 2005, Expediente 15420, C.P. Dr. Héctor J. Romero Díaz.

_________________________________