Sentencia 18176 de junio 27 de 2002 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

RETIROS MASIVOS DE PERSONAL

PROHIBICIÓN A LOS ALCALDES

EXTRACTOS: «En fallo del 25 de febrero del presente año (exp. 17148) esta Sala de la Corte dejó en claro que el literal c del artículo 11 de la Ley 78 de 1986 fue modificado tácitamente por el numeral 3º del artículo 97 de la Ley 136 del 2 de junio de 1994; por lo tanto la acusación se estudiará a partir del contenido de esta última norma, con mayor razón si se tiene en cuenta que el despido de todos los recurrentes se produjo durante la vigencia de ella.

Dicho precepto dispone:

“Otras prohibiciones. Es prohibido a los alcaldes:

3. Decretar por motivos políticos, actos de proscripción o persecución contra personas o corporaciones, o decretar insubsistencias masivas. Los retiros masivos de personal solamente podrán realizarse en los casos autorizados por la ley o cuando se ordene la supresión, fusión o restauración de entidades, con arreglo a los acuerdos que lo regulen”.

Es menester advertir previamente que esta disposición suprimió la expresión “destituciones masivas”, que de manera impropia había sido introducida en la Ley 78 de 1986, o sea que a partir de la vigencia de la nueva ley lo prohibido a los alcaldes en lo concerniente a retiros de personal es solamente la declaratoria de insubsistencias masivas.

De acuerdo con lo antes asentado, el único error que en rigor sería atribuible al tribunal es el de la aplicación indebida de los artículos 11 y 12 de la Ley 78 de 1986 pero eso sí exclusivamente desde la óptica de haber perdido vigencia dichos preceptos, sentido que no es el que le imprime el recurrente, quien por el contrario orienta la acusación por la citada modalidad con base en que el juzgador dedujo unos efectos jurídicos diferentes a los consagrados en la norma, yerro que no pudo cometer el tribunal porque, como ya se dijo, esos enunciados legales habían dejado de regir y por lo tanto no podían producir ningún efecto.

Aun cuando es claro, de otra parte, que el tribunal no hizo ninguna alusión a la Ley 136 de 1994, lo que significa que no pudo incurrir en su interpretación errónea ni en su aplicación indebida, lo cual aunado a la falta de vigencia de los artículos 11 y 12 de la Ley 78 de 1986 para la época en que ocurrieron los hechos objeto del litigio, lo que conlleva a que el cargo debe ser desestimado, considera la Corte de interés reiterar en torno al tema planteado que cuando la ley se refiere a “insubsistencias masivas” está aludiendo indudablemente a empleados públicos pero en ningún caso a trabajadores oficiales, de donde se sigue que el artículo 97 de la Ley 136 de 1994 no es aplicable a los segundos y por ende no puede ser tenido en cuenta a la hora de definir este conflicto jurídico.

Ahora, si se asumiera que cuando el citado artículo 97 habla de “retiros masivos” quiere en realidad decir despidos masivos, como lo propone el recurrente, hay que anotar que tal entendimiento no se compadece con el texto literal de la norma, en tanto lo que ella en verdad prohíbe de manera exclusiva y clara son las “insubsistencias masivas”, y si bien utiliza a renglón seguido la locución “retiros masivos” tal expresión constituye sólo un recurso de estilo para evitar repetir en un mismo artículo la primera de las palabras anotadas. En ese contexto, por lo tanto, los enunciados “insubsistencias masivas” o “retiros masivos” en modo alguno pueden ser equiparables al de “despidos masivos” como lo sostiene el impugnante por cuanto sólo los dos primeros son equivalentes y se refieren a aquellos servidores públicos vinculados a la administración mediante una relación legal y reglamentaria, que son los que la norma pretende proteger, mientras que el segundo alude a relaciones contractuales laborales, que no están contempladas en el supuesto legal».

(Sentencia de casación, junio 27 de 2002. Radicación 18.176. Magistrado Ponente: Dr. Carlos Isaac Náder).

_______________________________