Sentencia 18746 de febrero 23 de 2005 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

VALORACIÓN DEL TESTIMONIO

TESTIGO QUE CUANDO PRESENCIÓ EL HECHO SE ENCONTRABA EMBRIAGADO

EXTRACTOS: «Aunque es cierto que el consumo de alcohol produce alteraciones en el organismo e incide en la percepción sensorial de la realidad, esa sola circunstancia, explicable científicamente y entendida por todos en virtud de la experiencia, es insuficiente para admitir como regla que cuando alguien ha bebido licor está incapacitado para aprehender un acontecimiento y recordar características asociadas a personas o cosas.

La mayor o menor posibilidad de comprender lo que está sucediendo y de retener en la memoria los detalles, estará vinculada, entre muchos aspectos, a la cantidad de licor ingerido, al grado de tolerancia a la bebida y al impacto mismo que la situación le cause a la persona, razón por la cual no se pueden trazar pautas generales de apreciación de declaraciones provenientes de testigos que cuando presenciaron el hecho sobre el cual versa su relato se encontraban más o menos embriagados. En cada caso, de acuerdo con sus singularidades y siguiendo los criterios que establece la ley, entre los cuales se encuentra considerar el estado de los sentidos por los cuales se percibió y las circunstancias en que se obtuvo la percepción, el juzgador determinará la credibilidad que merezca el dicho del declarante, que es por supuesto rebatible en casación pero solo a condición de que se demuestre en concreto que la sana crítica fue desbordada en el análisis probatorio y esa exigencia no se satisface —de acuerdo con lo dicho— con la simple afirmación de que el testigo se encontraba “en estado de alicoramiento”, como aquí lo pretende el libelista.

(...).

Así las cosas, aunque el juzgador no desconoció que el testigo presencial bebió algunas cervezas, no consideró que la cantidad de las consumidas le haya impedido capturar en su memoria las placas del carro, un logotipo distintivo en una de sus puertas y la imagen de uno de los victimarios. Y se trata de una conclusión que a juicio de la Sala es razonable y respecto de la cual el defensor no logró acreditar que haya surgido de un examen probatorio contrario a una ley científica, un principio de lógica o una regla de experiencia».

(Sentencia de casación, 23 de febrero de 2005. Radicación 18.746. Magistrado Ponente: Dr. Yesid Ramírez Bastidas).

__________________________________