Sentencia 19121 febrero 26 de 2003 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

EL DERECHO A PENSIÓN ES CONCILIABLE

MIENTRAS NO SE HAYA CUMPLIDO LA EDAD REQUERIDA

EXTRACTOS: «El cargo objeta la decisión del tribunal de no acceder a la pretensión de que se condene a la demandada a reconocerle y pagarle al demandante una pensión por retiro voluntario después de 15 años de servicios, como la prevista en el artículo 8º de la Ley 171 de 1961, por asumir dicho juzgador que esa reclamación está dentro de los derechos que el ex trabajador concilió con la empleadora en el acta que suscribió ante autoridad administrativa del trabajo el 4 de diciembre de 1992, según documento visible entre folios 87-90 del expediente.

De la probanza aludida, que incuestionablemente constituye el argumento fáctico principal del fallo gravado, se colige que el actor, en uso de la palabra en esa diligencia, expresó:

“(...) que con la suma antes discriminada le quedan satisfechas todas sus acreencias laborales presentes y futuras. Por ello mediante el pago de sus salarios, prestaciones sociales y la bonificación por retiro declara al Instituto de Fomento Industrial, IFI, en su condición de administrador de la entidad denominada Instituto de Fomento Industrial–Concesión Salinas (IFI–Concesión Salinas) totalmente a paz y salvo por todo concepto de orden laboral que pudiera desprenderse de la relación de trabajo que existió entre las partes, especialmente por los conceptos de cesantía, intereses a la misma, primas legales y extralegales, salarios, vacaciones, bonificaciones extralegales, indemnizaciones y cualquier otra acreencia laboral”. (fl. 89).

Trae a colación la Sala el anterior fragmento del documento que contiene el acuerdo conciliatorio entre las partes, pues de él se desprende que el tribunal no incurrió en equivocación de hecho manifiesta, fruto de su aprehensión de dicha prueba, cuando dedujo que la pensión génesis del litigio está comprendida dentro de los créditos laborales por los que el actor declaró a paz y salvo a la demandada.

Ciertamente una comprensión semejante de la conciliación en comento deviene racional, si se tiene en cuenta que, además, el demandante dejó consignado al comienzo de su intervención, en el acto del 4 de diciembre de 1992, que con la suma que por bonificación se le reconoció quedaron satisfechas sus acreencias laborales, no sólo presentes, sino las futuras, pudiéndose válidamente asumir que entre las últimas está comprendida la pensión de jubilación que reclama se pague cuando cumpla 60 años de edad.

(...).

Por la vía del puro derecho, el censor disiente de la sentencia del tribunal que absolvió a la demandada de reconocer y pagar al actor la pensión de jubilación por retiro voluntario después de 15 años de servicio, prevista en el artículo 8º de la Ley 171 de 1961.

Sostiene el impugnante que el juzgador incurrió en “falta de aplicación” del artículo 14 del Código Sustantivo del Trabajo, en relación con el artículo 20 del Código Procesal del Trabajo actualmente denominado también “y de la seguridad social”, cuando, a pesar de concluir que, para la fecha en que por mutuo acuerdo se dio por terminado el contrato de trabajo entre las partes, el demandante reunía todos los requisitos del artículo 8º de la Ley 171 de 1961 para tener derecho a la pensión por retiro voluntario que depreca, decidió que no podía disponer tal reconocimiento por existir un acta de conciliación, con efectos de cosa juzgada, en la que está involucrada esa prestación.

(...).

Si bien el tribunal concluyó que el demandante cumplía los presupuestos para que el empleador, en la oportunidad legal, asumiera el pago de la pensión especial de jubilación por retiro voluntario reglada en el artículo 8º de la Ley 171 de 1961, ello no es sino aplicación de la jurisprudencia reiterada de la Corte que, desde viaja data, enseña que el cumplimiento de la edad no es un requisito para la configuración del derecho a aquella.

Empero, la precitada deducción en ningún momento implica que desde el punto de vista legal, el juzgador no pudiera admitir que la conciliación celebrada entre las partes cobijaba tal derecho y, por ende, declarar probada la excepción de cosa juzgada, ya que, contraria a lo que sostiene el ataque, con esa determinación en ningún momento se infringe el artículo 14 del Código Sustantivo del Trabajo que dispone:

“Las disposiciones legales que regulan el trabajo humano son de orden público y, por consiguiente, los derechos y prerrogativas que ellas conceden son irrenunciables, salvo los casos expresamente exceptuados por la ley”.

Lo anterior porque las normas procesales del trabajo le asignan a la conciliación el efecto de cosa juzgada, y también la jurisprudencia de la Sala ha precisado que como aquella es un acto de declaración de voluntad para su validez y eficacia, es necesario que se cumplan los requisitos generales del artículo 1502 del Código Civil; lo que en este asunto se da, y más concretamente en lo que hace a la exigencia que echa de menos el recurrente, ya que el artículo 14 del Código Sustantivo del Trabajo antes trascrito, que es una norma aplicable a los trabajadores oficiales por ser un principio general, tiene su complemento en el artículo 15 ibídem, que es extensivo a la conciliación, el cual reza:

“Validez de la transacción. Es válido la transacción en los asuntos del trabajo, salvo cuando se trata de derechos ciertos e indiscutibles”.

De modo, pues, el punto a determinar es si no obstante que la pensión restringida de jubilación del artículo 8º de la Ley 171 de 1961 se configura por reunirse el tiempo de servicio y, según el caso, el despido injusto o el retiro por mutuo acuerdo, tal circunstancia implica que se tenga un derecho cierto e indiscutible que impida su conciliación.

Para la Corte si bien al cumplirse los presupuestos tantas veces aludidos hacen que el derecho a la pensión restringida sea indiscutible, no ocurre lo mismo en relación que éste sea cierto, pues la exigibilidad de aquél queda supeditada a un “acontecimiento futuro, que puede suceder o no” (C.C., art. 1530), es decir, a una condición, como es el cumplimiento de la edad que para cada caso determina el artículo 8º de la Ley 171 de 1961.

Al respecto es pertinente anotar que la Sala en sentencia del 3 de noviembre de 1983, radicación 8990, precisó que el cumplimiento de la edad necesario para la pensión plena de jubilación constituye una “modalidad condicional suspensiva”, criterio que cabe aplicar a la pensión restringida en cuanto a su exigibilidad y disfrute, como también que los tratadistas de obligaciones citan como ejemplo de condición que una persona llegue a determinada edad.

Por lo tanto, al ser incierto el derecho del demandante a la pensión restringida de jubilación, ya que en este caso no es objeto de discusión, y tampoco podía serlo en razón a la vía por la que se orienta el cargo, que cuando se celebró la conciliación su exigibilidad pendía del cumplimiento de la edad a que alude la norma legal que la consagra, aquella, desde el punto de vista legal, era conciliable y, por consiguiente, el tribunal al declarar probada la excepción de cosa juzgada no infringió el artículo 14 del Código Sustantivo del Trabajo».

(Sentencia de Casación, 26 de febrero de 2003. Radicación 19.121. Magistrado Ponente: Dr. Fernando Vásquez Botero).

_______________________________