Sentencia 19475 de febrero 19 de 2003 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

PACTO DE SALARIO INTEGRAL MÁS COMISIONES

LAS COMISIONES FORMAN PARTE DE LA BASE SALARIAL PARA LIQUIDAR VACACIONES E INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO

EXTRACTOS: «El meollo de la controversia planteada en este cargo tiene que ver con el cuestionamiento a la legalidad de la absolución impartida por el ad quem frente a la pretensión de reajuste del salario integral y la subsiguiente reliquidación de la indemnización por despido y las vacaciones, decisión que dicho juzgador apoyó exclusivamente en la circunstancia de que en el contrato de trabajo celebrado, las partes convinieron que las comisiones allí pactadas no constituían salario.

El recurrente se aparta de ese criterio y estima que el ad quem ignoró lo preceptuado por el artículo 14 de la Ley 50 de 1990, que define lo que debe entenderse por salario e incluye a las comisiones dentro del mismo, pues de haberlo tenido en cuenta no le hubiese reconocido eficacia al pacto atrás anotado.

Delimitado así el quid del debate, es claro que la razón está del lado del impugnante pues de manera reiterada ha sostenido esta Sala que las comisiones por expreso mandato legal son salario y por lo mismo carecen de eficacia aquellos acuerdos inter-partes que le desconozcan ese carácter. (Ver, entre otras, sentencia del 29 de enero de 1997, expediente 8426). Surge entonces evidente la equivocación del Tribunal porque de haber aplicado el artículo 14 citado habría restado eficacia necesariamente al reseñado pacto y no hubiera sostenido, en consecuencia, que el acuerdo de las partes despojando a las comisiones de su carácter salarial hacía imposible computar éstas en la base salarial para liquidar la indemnización por despido y las vacaciones.

Cabe agregar, de otro lado, que si bien es cierto las partes convinieron un salario integral, que inicialmente arrancó de $ 1.847.625 (fl. 42) y terminó al finalizar el contrato en $ 2.236.065 (fl. 47), también lo es que adicionalmente pactaron que la empresa pagaría al trabajador unas comisiones del 1.25% distribuidas así: 0.625% sobre ventas y 0.625% sobre recaudos, sumas que, según este acuerdo, no constituían salario. Quiere ello significar entonces que la remuneración total convenida no estaba circunscrita sólo al salario integral propiamente dicho, sino estaba compuesto además por las sumas adicionales correspondientes al concepto ya indicado, que la empresa se obligó a pagar; aserción que aparece reafirmada por el hecho de que en la cláusula 4ª del contrato laboral no figuran relacionadas explícitamente las comisiones como factores del salario integral. Es decir, no se trató de un pacto de salario integral simple y puro en el que se pagaría una sola suma, sino un acuerdo mixto en el que se darían dos tipos de pagos.

De conformidad con esas precisiones el interrogante jurídico que corresponde resolver consiste en determinar si para la liquidación de las vacaciones y la indemnización por despido es suficiente tomar en consideración exclusivamente el monto del salario integral o si a éste hay que adicionar las sumas recibidas por comisiones durante el último año de servicios.

Para la Sala es claro que la solución que más consulta la literalidad y el espíritu del artículo 18 de la Ley 50 de 1990 y demás disposiciones laborales es la segunda como quiera que tal norma prevé que el salario integral además de retribuir el trabajo ordinario compensa de antemano el valor de prestaciones, recargos y beneficios tales como el correspondiente al trabajo nocturno, extraordinario o al dominical y festivo, el de primas legales y extralegales, las cesantías y sus intereses, subsidios y suministros en especie; y, en general, las que se incluyan en dicha estipulación, excepto las vacaciones. De suerte que en los precisos términos de ese enunciado legal para que se entienda incorporado en el salario integral un rubro laboral distinto a aquellos que aparecen explícitamente mencionados en la norma en cuestión, es menester que se incluya de manera específica por las partes en el contrato respectivo. Dicho en otras palabras: la pertenencia al salario integral de un rubro laboral surge ora porque éste se encuentre dentro de los mencionados en el artículo 18 ya citado, o bien porque las partes así lo convengan, tratándose de conceptos no mentados allí.

Como las comisiones no están contempladas en el listado enunciativo del inciso 2º del artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo, ni las partes tampoco estatuyeron que, es este caso, formarían parte del salario integral pactado, es evidente que no están integradas a dicho salario y por ende para efectos de liquidar la indemnización por despido y las vacaciones deben ser incorporadas a la base salarial para establecer el promedio respectivo. Proceder en sentido contrario equivale a liquidar los respectivos derechos sociales con base en un salario inferior al realmente causado, mas si se tiene en cuenta, como atrás se advirtió, que la naturaleza salarial de las comisiones no puede ser desconocida o desvirtuada por convenio entre particulares.

A manera de conclusión corresponde decir, por lo tanto, que si dentro de un pacto de salario integral las partes acuerdan pagos adicionales por concepto de comisiones y no se ocupan de que éstas queden incluidas dentro de los factores que cubre aquel salario, la liquidación de la indemnización por despido, de las vacaciones u otro derecho laboral que venga al caso deberá hacerse con base no sólo en la suma única convenida sino además en el promedio de las comisiones, sin que tenga ninguna importancia ni constituya impedimento para ello que las partes de común acuerdo hayan resuelto no dar connotación salarial a las dichas comisiones.

Se casará pues parcialmente la sentencia acusada en cuanto absolvió por concepto de reliquidación de la indemnización por despido y de las vacaciones».

(Sentencia de casación, 19 de febrero de 2003. Radicación 19.475. Magistrado Ponente: Dr. Carlos Isaac Náder).

_______________________________