Sentencia 1995-00389 de enero 30 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

SUBSECCIÓN C

Rad.: 05001-23-31-000-1995-00389-01 (25.179)

Consejero Ponente:

Dr. Enrique Gil Botero

Actor: Leonel Antonio García Patiño y otros

Demandado: Unidad Administrativa Especial de la Aeronáutica Civil

Asunto: Acción de reparación directa

Bogotá, D.C, treinta de enero de dos mil trece.

EXTRACTOS: «II. Consideraciones

1. Las figuras procesales de la aclaración, corrección y adición.

Los artículos 309 a 311 del Código de Procedimiento Civil establecen las figuras de la aclaración, corrección y adición de la sentencia, como un conjunto de herramientas dispuestas por el ordenamiento para que de oficio o a petición de parte, se corrija por el juez, las dudas, errores, u omisiones en que se pueda haber incurrido al proferir una determinada decisión judicial o, se constate por este, la falta de pronunciamiento o resolución de uno de los extremos de la litis o de cualquier aspecto que debía ser objeto de decisión expresa.

Así, la aclaración y la corrección tienen su razón de ser en cuanto buscan solucionar las posibles incongruencias que se hayan presentado en el texto de las providencias judiciales. Se traducen, concretamente, en la potestad de dar claridad sobre ciertos aspectos que se encuentran contenidos en la parte motiva de los autos o sentencias, y que, de una u otra forma, se ven reflejadas en la resolutiva de manera directa o indirecta; ahora bien, la corrección busca subsanar cualquier tipo de yerro aritmético o gramatical, bien por acción, ora por omisión, que influyan en la providencia.

La adición a su turno, tiene como objeto y produce por efecto que el fallador, de oficio o a petición de parte, se pronuncie respecto de algunos de los extremos de la litis o decida cualquier punto que debía ser objeto de pronunciamiento expreso. Con este instrumento se brinda al juez la posibilidad de que corrija lo que se conoce como un fallo citra petita; en otras palabras, se faculta al operador judicial para que, ante la verificación de la ausencia de una manifestación en relación con un determinado tópico de la controversia, realice un pronunciamiento a través de una sentencia complementaria, en la que se resuelvan los supuestos que no fueron objeto de análisis y de decisión.

Cabe advertir que por medio de estos mecanismos no les es dado a las partes o al juez abrir nuevamente el debate probatorio o jurídico propio de la providencia que se corrige, aclara o adiciona.

2. Caso concreto.

En el asunto sub examine, el llamado en garantía fundamenta la petición de adición de la sentencia proferida el 7 de noviembre de 2012, en la ausencia de un pronunciamiento expreso, en la parte resolutiva, acerca de la improcedencia del llamamiento en garantía formulado por la Aeronáutica Civil a la empresa SAM S.A.

La solicitud, así formulada, se torna procedente al acompasarse con el contenido y alcance de la figuras de la adición de la sentencia, comoquiera que se encuentra directamente encaminada a que se incluya en la parte resolutiva de la decisión, el resultado de una de las relaciones jurídicas planteadas en el proceso, esto es, el llamamiento en garantía, habida consideración que fue un tema abordado y decidido por la sentencia del 7 de noviembre de 2012, en los siguientes términos:

“En este caso, comoquiera que la demanda fue dirigida exclusivamente contra la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil será condenada por la falla del servicio a ella imputable. El llamamiento en garantía no prosperará, habida consideración de que no existe un vínculo legal entre llamante y llamado, que le permita al primero repetir en contra del segundo. Aunque se deja claro, que de haber sido demandados principales, la condena solidaria hubiera sido procedente, no solo en virtud del artículo 1880 ibídem, sino también en razón de un actuar negligente de la tripulación, hecho que no es del caso analizar en el sub judice porque SAM no fue demandado.

“En ese orden de ideas, no se estudiará el llamamiento en garantía realizado por SAM a los padres de la víctima, pues este dependía de la prosperidad del primer llamamiento realizado por la Aeronáutica Civil a SAM”.

No obstante lo anterior, no se hizo un pronunciamiento expreso en la parte resolutiva de la sentencia de la cual se solicita adición.

En el orden que precede, la Sala adicionará la parte resolutiva de la sentencia del 7 de noviembre de 2012, incluyendo un numeral en el que se absuelva a SAM del llamamiento en garantía formulado en su contra.

En mérito de lo anterior, el Consejo de Estado, en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección C, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA:

La parte resolutiva de la sentencia del 7 de noviembre de 2012, proferida por la Sección Tercera, Subsección C del Consejo de Estado, quedará así:

REVÓCASE la sentencia del 7 de marzo de 2003, proferida por el Tribunal Administrativo de Antioquia, en su lugar se decide:

1) Declárase patrimonialmente responsable a la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil de los perjuicios sufridos con ocasión de la muerte de Jorge Albeiro García Chica.

2) Condenase a la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil a pagar, por perjuicios morales, las siguientes sumas de dinero:

Gloria Cecilia García Chica50 smmlv
Diego León García Chica50 smmlv
Wilmar Antonio García Chica50 smmlv
Leidy Yohanna García Chica50 smmlv

3) Declárase improcedente el llamamiento en garantía formulado por la demandada contra la Sociedad Aeronáutica de Medellín Consolidada S.A. —SAM—, por los motivos expuestos en esta providencia.

4) Niéganse las demás pretensiones de la demanda.

5) Sin costas.

6) Dése cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 176 y 177 del Código Contencioso Administrativo, para lo cual se expedirá copia de la sentencia de segunda instancia, conforme al artículo 115 del Código de Procedimiento Civil.

7) En firme esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».