Sentencia 1995-21968 de marzo 26 de 2009 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad. 76001-23-31-000-1995-21968-01

Ref.: Apelación sentencia

Consejero Ponente:

Dr. Marco Antonio Velilla Moreno

Actor: Jorge Alberto Marín Restrepo y/o Galerías de Piano Marín Vieco

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Bogotá, D.C., veintiséis de marzo de dos mil nueve.

EXTRACTOS: «V. Consideraciones de la Sala

Sea lo primero señalar que la presentación personal ante notario del recurso de reconsideración interpuesto por la actora, es válida y, por ende, debió dársele trámite al mismo. En efecto, de conformidad con los artículos 52 y 142 del Código Contencioso Administrativo y 84 del Código de Procedimiento Civil, es posible surtir la diligencia de presentación personal del recurso ante juez o notario cuando el signatario se encuentre en lugar distinto al del despacho donde debía presentarlo.

Ahora bien, en lo que respecta al fondo del asunto, y que se ha venido discutiendo en las diferentes instancias del proceso administrativo y judicial, la controversia se circunscribe a determinar si Galería de Piano Marín Vieco y/o Jorge Alberto Marín Restrepo describieron e identificaron o no en forma plena la mercancía importada a través del declarante autorizado Aduanexport Ltda., mediante la declaración de importación 23030010007427-8 de 1º de febrero de 1994, respecto de las 9 unidades de piano, señalando modelos, series, sin incluir la marca.

La Sala en anteriores oportunidades, frente a situaciones similares, entre otras, en sentencia de 23 de enero de 2003 (Rad. 7345, actora: Universo del Piso S.A. Unipsa S.A., C.P., Gabriel Eduardo Mendoza Martelo), a propósito del alcance del artículo 72, inciso 1º del Decreto 1909 de 1992, señaló lo siguiente:

“En torno al alcance de esta disposición, el criterio de la Sala ha sido unánime en considerar que no puede confundirse la omisión de la descripción de la mercancía con la deficiencia de la misma; y ha sido enfática en cuanto a que en la aplicación de este criterio deben tenerse en cuenta las especiales circunstancias que rodean cada caso en particular.

Es así como en providencia de 24 de septiembre de 1998, (Exp. 5079, actora: Multipartes Ltda., C.P. Juan Alberto Polo Figueroa), dijo la Sala:

“... en cada caso particular deben atenderse las circunstancias peculiares de que se trate, a fin de determinar si son aplicables los criterios jurisprudenciales pertinentes sentados respecto de otro...” .

De igual manera dijo la Sala en sentencia de 18 de mayo del 2000 (Exp. 4193, actora: Compaq Computer de Colombia S.A., y lo reiteró en sentencias de 19 de julio de 2000, Exp. 5737, sep. 7/2000, Exp. 5724, C.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo; mayo. 4/2001, Exp. 6664, actora: Auto Beck Ltda., C.P. Olga Inés Navarrete Barrero; feb. 14/2002 (Exp. 7149, C.P. Manuel S. Urueta Ayola) y feb. 28/2002, Exp. 6969, C.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo):

“... los elementos esenciales de individualización varían de acuerdo con la naturaleza de la mercancía.

(Énfasis fuera de texto).

En efecto, en tratándose de la importación de vehículos, por ejemplo, en principio, lo relevante sería la marca, el modelo y el número de motor; el número de la serie, si bien contribuye a una mejor identificación, su omisión podría no ser obstáculo para su adecuada individualización.

Pero, en lo que toca con otras mercancías, como por ejemplo, los electrodomésticos y sus partes; equipos de computación y sus partes, limitarse a señalar únicamente el nombre del objeto y su marca no constituye una descripción tal que permita diferenciarlos de los demás...”.

Para la Sala, en este caso, el no señalamiento expreso de la referencia relacionada con la marca en la casilla correspondiente, que constituyó el fundamentó del decomiso de la mercancía, no era el elemento exclusivamente determinante para su plena individualización e identificación.

En efecto, conforme obra a folio 30 del cuaderno 1, en la casilla de la declaración de importación correspondiente a la descripción, se consignó lo siguiente:

“Instrumentos de música, piano vertical MOD BP50 serial 93091185 Wood Waen Finish Brown Pol-serial 93090358-serial 93090278 Wood Mdf Finish Black Pol- piano vertical MOD BP70 serial 93091253 serial 93090796 serial 93090884 Wood Wain Finish Black serial 93090926 serial 93091023 serial 93031306 Wood Finish Brown”.

Y en la casilla 15 de dicha declaración se indica que el proveedor es “Baldwin”.

De la misma manera, en la declaración de valor en aduanas, que corresponde a un documento que se presenta ante la DIAN, aparece consignado que la marca de los pianos es “Baldwin”.

Así pues, estima la Sala que erró la DIAN al considerar que la mercancía no se encontraba plenamente identificada, ya que, como quedó visto, cada piano fue individualizado por su correspondiente modelo y número de serial, por lo que no le era dable a la entidad aplicar el inciso 1º del artículo 72 del Decreto 1909 de 1992, máxime si la marca, como ya se dijo coincidía con el nombre del proveedor, que se mencionó como tal en la declaración de importación y se señaló como marca en la declaración de valor que se presentó ante la DIAN.

En estas condiciones, fuerza es concluir que la sentencia apelada debe confirmarse, como en efecto se dispondrá en la parte resolutiva de esta providencia

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA :

CONFÍRMASE la sentencia apelada.

Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior sentencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en sesión del día 26 de marzo de 2009.

____________________________________