Sentencia 1996-00600 de abril 5 de 2013

 

Sentencia 1996-00600 de abril 5 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA - SUBSECCIÓN “B”

Rad.: 05001-23-26-000-1996-00600-01

Exp.: 20164

Consejero Ponente (E):

Dr. Danilo Rojas Betancourth

Actor: Javier René Bareño Silva y otros

Demandado: Hospital de Rionegro y otros

Naturaleza: Acción de reparación directa

Bogotá D.C., cinco de abril de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones

6. Por regla general y para evitar la inseguridad jurídica, la providencia judicial es inmodificable por el mismo juez que la dictó, quien, una vez la ha proferido, pierde competencia para volver sobre el asunto por él resuelto, de manera que no tiene la facultad para revocarla ni reformarla y solo por excepción, podrá aclararla, corregirla o adicionarla en los estrictos términos en que se regulan dichos supuestos por la ley procesal —CPC, arts. 309, 310 y 311—.

7. El artículo 310 del Código de Procedimiento Civil establece que la sentencia puede ser corregida por errores aritméticos o de palabras, en los siguientes términos:

Toda providencia en que se haya incurrido en error puramente aritmético, es corregible por el juez que la dictó, en cualquier tiempo, de oficio o a solicitud de parte, mediante auto susceptible de los mismos recursos que procedían contra ella, salvo los de casación y revisión.

Si la corrección se hiciere luego de terminado el proceso, el auto se notificará en la forma indicada en los numerales 1º y 2º del artículo 320.

Lo dispuesto en los incisos anteriores se aplica a los casos de error por omisión o cambio de palabras o alteración de estas, siempre que estén contenidas en la parte resolutiva o influyan en ella.

8. Ha sido clara la jurisprudencia al reiterar que “...la corrección solo se dirige a resolver yerros aritméticos —como la equivocación en una operación aritmética, la discordancia en números, o la aplicación equivocada de una fórmula— o errores en las palabras —porque se omitan o alteren—, por lo que tampoco puede llegarse, por este camino, a la modificación sustancial de lo decidido”(1).

9. Es decir, los errores aritméticos son, exclusivamente, los cometidos en las correspondientes operaciones de cálculo; que para enmendarlos no requieren ninguna valoración de fondo sobre la naturaleza u origen de los guarismos comprometidos en las operaciones y aquellos en los que se incurre por cambio de palabras, alteración u omisión de estas son, exclusivamente, los que corresponden a los cometidos en la parte resolutiva de la providencia o que, sin estar contenidos en la misma, influyan en ella, por lo que la enmienda de esas equivocaciones es meramente formal y no sustancial.

10. En el sub lite se tiene que, como se expone en la solicitud de corrección formulada, tanto en la parte motiva de la sentencia, como en la resolutiva, se consignó como apellido de algunos de los demandantes “Barreño”, cuando el realidad el mismo es Bareño; así mismo, en la parte resolutiva del fallo no se escribió el nombre completo a algunos de ellos, en consecuencia, se procederá a la correspondiente corrección.

11. De igual manera, pese a haber sido tenidos como damnificados en la parte considerativa de la sentencia (párr. 13.9 y 30), en la parte resolutiva de la misma no se efectuó condena alguna a favor de los señores Jesús Antonio Bareño Martínez y Mariano Silva Reyes —abuelos de Javier René Bareño Silva—; así mismo, se incluyó tanto en la parte motiva (párrs. 13.9 y 30) como en la resolutiva de la sentencia al señor Gonzalo Bareño Silva, quien no acreditó su calidad de damnificado, cuando quien debió ser tenida como tal es la señora Sonia Janeth Bareño Silva, en consecuencia, se procederá a la correspondiente corrección.

12. Si bien en el párrafo 3 del acápite de antecedentes, se indicó que la sentencia de primera instancia había sido proferida por el “Tribunal Administrativo de Caldas” mientras que esta fue dictada por el Tribunal Administrativo de Antioquia, Caldas y Chocó-Sala Quinta de Descongestión, advierte la Sala que ese yerro no tiene incidencia directa en la parte resolutiva del fallo, comoquiera en el mismo se manifestó expresamente la decisión de “REVOCAR la sentencia de 31 de enero de 2001 proferida por el Tribunal Administrativo de Antioquia, Caldas y Chocó - Sala Quinta de Descongestión”; en consecuencia, no hay lugar a efectuar la corrección solicitada a este respecto.

13. De conformidad con lo expuesto en los párrafos 11 y 12 del presente proveído, la Sala estima que dichos yerros, unos ubicados en la parte motiva que influyen en la resolutiva, y otros directamente en la resolutiva, al tener que ver con un aspecto fundamental de la sentencia, sobre el cual no puede existir duda, esto es en favor de quien se procederá a efectuar la correspondiente condena, se procederá a corregir los errores por cambio u omisión de palabras.

14. En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección B:

RESUELVE:

1. SE CORRIJE la parte motiva de la sentencia de 29 de octubre de 2012 proferida por la Sección Tercera-Subsección B, dentro del expediente radicado con el número 20164, en el sentido de señalar que en aquellas oportunidades en que se haya consignado la palabra “Barreño”, debe entenderse que la misma corresponde a Bareño; así mismo, en los párrafos 13.9. y 30 de la motivación del fallo, en lugar del nombre “Gonzalo Barreño Silva”, se debe incluir el nombre de Sonia Janeth Bareño Silva. En consecuencia, dichos párrafos quedarán así:

13.9. Los señores José Bareño Mateus y Otilia Silva de Bareño son los padres del señor Javier René Bareño Silva(2); Sonia Janeth, José, Fernando Arturo, Olga Marlene, Disnori y Leidi Otilia Bareño Silva, son sus hermanos(3) y los señores Jesús Bareño Martínez y Mariano Silva Reyes, son sus abuelos(4).

30. Con fundamento en lo anterior, la Sala fijará así el valor de la indemnización debida por concepto de daño moral: cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de esta sentencia para el señor Javier René Bareño Silva (lesionado), cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de esta sentencia para cada uno de los señores José Bareño Mateus y Otilia Silva de Bareño (padres) y cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de esta sentencia para cada uno de los señores Sonia Janeth Bareño Silva, José Bareño Silva, Fernando Arturo Bareño Silva, Olga Marlene Bareño Silva, Disnori Bareño Silva, Leidi Otilia Bareño Silva (hermanos) y Jesús Antonio Bareño Martínez y Mariano Silva Reyes (abuelos).

2. En concordancia con lo expuesto en la motivación de esta providencia y en el numeral anterior, la parte resolutiva de la sentencia de 29 de octubre de 2012 proferida por la Sección Tercera-Subsección B, dentro del expediente radicado con el número 20164, es la siguiente:

RESUELVE:

REVOCAR la sentencia de 31 de enero de 2001 proferida por el Tribunal Administrativo de Antioquia, Caldas y Chocó–Sala Quinta de Descongestión y en su lugar se dispone:

1. DECLARAR patrimonialmente responsable al Hospital San Juan de Dios de Rionegro-ESE, por la lesión sufrida por el señor Javier René Bareño Silva, en hechos ocurridos el 23 de junio de 1994, en el municipio de Rionegro, Antioquia.

2. Como consecuencia de la anterior declaración, CONDENAR al Hospital San Juan de Dios de Rionegro-ESE a pagar por concepto de perjuicios morales:

Cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes para cada uno de los demandantes: Javier René Bareño Silva, José Bareño Mateus y Otilia Silva de Bareño y, cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales vigentes para cada uno de los demandantes: Sonia Janeth Bareño Silva, José Bareño Silva, Fernando Arturo Bareño Silva, Olga Marlene Bareño Silva, Disnori Bareño Silva, Leidi Otilia Bareño Silva, Jesús Antonio Bareño Martínez y Mariano Silva Reyes.

3. CONDENAR al Hospital San Juan de Dios de Rionegro-ESE a pagar por concepto de daño a la salud, a favor del señor Javier René Bareño Silva la suma equivalente a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

4. CONDENAR al Hospital San Juan de Dios de Rionegro-ESE a pagar por concepto de perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante, a favor del señor Javier René Bareño Silva, dos mil doscientos veintidós millones ochocientos tres mil cuatrocientos treinta y dos pesos ($ 2.222.803.32).

5. EXONERAR de toda responsabilidad a la Universidad de Antioquia.

6. Sin condena en costas.

7. Cúmplase lo dispuesto en este fallo, en los términos indicados en los artículos 176 y 177 del Código Contencioso Administrativo.

8. Para el cumplimiento de esta sentencia expídanse copias con destino a las partes, con las precisiones del artículo 115 del Código de Procedimiento Civil y con observancia de lo preceptuado en el artículo 37 del Decreto 359 de 22 de febrero de 1995. Las copias destinadas a la parte actora serán entregadas al apoderado judicial que ha venido actuando.

9. Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

3. Notifíquese esta providencia en la forma indicada en los numerales 1º y 2º del artículo 320 del Código de Procedimiento Civil.

Cópiese, notifíquese, devuélvase y cúmplase».

(1) Consejo de Estado, SCA, Sección Tercera, providencia de 4 de julio de 2002, Expediente 21217, C.P. Alier Hernández Enríquez, reiterada, entre otras, en la providencia de julio 26 de 2012, Expediente 21978, C.P. (E) Danilo Rojas Betancourth.

(2) “[7] Copia auténtica del acta del registro civil del nacimiento del señor Javier René Barreño Silva (fl. 10, cdno. ppal.)”.

(3) “[8] Copias auténticas de las actas de los registros civiles del nacimiento de aquellos (fls. 11-13-17, cdno. ppal.)”.

(4) “[9] Copia auténtica del acta del registro civil del nacimiento del señor Javier René Bareño Silva, donde expresamente se consignó el nombre de sus abuelos paternos y maternos y además, las copias auténticas de las actas de los registros civiles de nacimiento de los señores José Bareño Mateus y Otilia Silva —padres del señor Javier René Bareño Silva— que dan cuenta acerca de que sus respectivos padres son los señores Jesús Bareño Martínez y Mariano Silva Reyes (fls. 10-22, cdno. ppal.)”.