Sentencia 1997-00213 de marzo 17 de 2010 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVA

SECCIÓN TERCERA

Rad.: 880012331000199700213 01 (17930)

Consejera Ponente:

Dra. Myriam Guerrero de Escobar

Actor: Reineria Orozco - Guillermo Vasquez Roldan y otros

Demandado: departamento de San Andrés Islas y Santa Catalina

Naturaleza: Acción de Reparación Directa

Bogotá, D.C., diecisiete de marzo de dos mil diez.

EXTRACTOS: « 7.Consideraciones de la Sala

La Sala modificará la decisión del tribunal por las razones que a continuación se exponen:

Legitimación en la causa por activa

La legitimación material por activa, constituye un presupuesto de la sentencia favorable, referido a la relación sustancial que debe existir entre el demandante y el demandado, y el interés perseguido en el juicio. La falta de dicho presupuesto conduce obligatoriamente a una sentencia desestimatoria de las pretensiones de la demanda.

En el caso que ocupa la atención de la Sala cabe precisar que algunos de los demandantes acreditaron la calidad con la cual concurrieron al proceso, con los respectivos registros civiles de nacimiento allegados con la demanda, de modo que cumplido dicho presupuesto y demostrado el parentesco entre algunos de los demandantes y la víctima se debe resolver lo relativo a la responsabilidad de la administración. En consecuencia, los siguientes demandantes acreditaron la calidad de hijos o nietos de la señora Reineria Orozco.

1. Benjamín Orozco, nació en el municipio de Cali (Valle) el 4 de enero de 1937, hijo de Reineria Orozco de conformidad con el Registro Civil de Nacimiento allegado con la demanda(1).

2. Héctor Orozco, nació en el municipio de Cali (Valle)el 18 de junio de 1942, hijo deReineria Orozco de conformidad con el Registro Civil de Nacimiento allegado con la demanda(2).

3. Guillermo León Vásquez Orozco, nació en el municipio de Yumbo (Valle)el 29 de octubre de 1950, hijo de Guillermo Vásquez y Reineria Orozco de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(3).

4. Daniela Vásquez Vélez, nació en el municipio de Cali (Valle)el 29 de febrero de 1992, hija deGuillermo L. Vásquez Orozco y María Cecilia Vélez Sánchez de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(4).

5. Patricia Orozco Ariza, nació en el municipio de Yumbo (Valle)el 10 de noviembre de 1960, hija de Benjamín Orozco y Beatriz Ariza de conformidad con el Registro Civil de Nacimiento allegado con la demanda(5).

6. Gaby Orozco Suza, nació en el municipio de Cali (Valle)el 12 de marzo de 1962, hija deBenjamín Orozco y Beatriz Suza de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(6).

7. Benjamín Orozco, nació en el municipio de Cali (Valle)el 28 de julio de 1965, hijo deBenjamín Orozco y Beatriz Ariza de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(7).

8. Mavelyne Orozco Ariza, nació en el municipio de Cali (Valle)el 9 de octubre de 1966, hijo deBenjamín Orozco y Beatriz Ariza de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(8).

9.Jorge Andres Orozco Zuluaga, nació en el municipio de Cali (Valle)el 7 de julio de 1.976, hijo deBenjamín Orozco y María Rubiela Zuluaga O. de conformidad con el Registro Civil de Nacimiento allegado con la demanda(9).

10. Hebert Orlando Orozco S., nació en el municipio de Yumbo (Valle) el 3 de diciembre de 1974, hijo del señor Héctor Orozco e Irma Santana de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(10).

11. Héctor Orozco, nació en el municipio de Cali (Valle) el 18 de junio de 1942, hijo de la señora Reineria Orozco de conformidad con el registro civil de nacimiento allegado con la demanda(11).

En cambio la prueba documental existente no demuestra la legitimación por activa de los señores Hugo Hernando Herrera Ramírez, Ruth Jenny Herrera Ramírez, Sonia Herrera Ramírez,Juan Carlos Orozco Gutiérrez, Adolfo Orozco Gutiérrez, Lizeth Orozco Gutiérrez y Marco Antonio Orozco Gutiérrez quienes concurrieron al proceso alegando su condición de nietos de la víctima, pues a pesar de aportar de los registros civiles de nacimiento de cada uno(12), con los cuales acreditaron la condición de hijos de los señores Alba Ruth Ramírez Orozco y Jose A. Orozco(13), no allegaron los registros civiles de nacimiento de estos últimos necesarios para inferir la calidad con la cual concurrieron al proceso.

Los hechos probados materia del debate

Las pruebas documentales incorporadas al proceso serán tenidas en cuenta por cumplir los requisitos del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, lo que de suyo permite a la luz de las normas procesales su valoración probatoria.

En efecto, el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil preceptúa que los documentos “[...] se aportarán al proceso originales o en copia. Esta podrá consistir en transcripción o reproducción mecánica del documento[...]”. Por su parte, el artículo 254 ibídem, establece que las copias tendrán el mismo valor que su original cuando: a) hayan sido autorizadas por notario, director de oficina administrativa o de policía, o secretario de oficina judicial, previa orden del juez, donde se encuentre el original o una copia autenticada. b) Cuando sean autenticadas por notario, previo cotejo con el original o la copia autenticada que se le presente(14). c) Cuando sean compulsadas del original o de copia autenticada en el curso de inspección judicial, salvo que la ley disponga otra cosa, por lo anterior las copias inauténticas o las “fotocopias tomadas de fotocopia” carecen de mérito probatorio.

Los hechos relevantes que fueron demostrados en el proceso son los siguientes:

12. Para la época en que sucedieron los hechos la señora Reineria Orozco contaba con 77 años de edad, tal y como se advierte de la partida de bautismo(15).

13. De acuerdo con la remisión y diagnóstico de la paciente Reineria Orozco Alarcón, expedido por el Hospital Timothy Britton (San Andrés Islas) al Hospital Universitario Evaristo García (Cali-Valle) para el 5 de enero de 1996(16), presentaba el siguiente compromiso:

“Paciente que consulta por dolor, edema, deformidad e incapacidad funcional del muslo y rodilla izquierda, cuadro presentado posterior a recibir trauma en su muslo izquierdo al caer de una altura de 1,5 metros (en una zanja cae con la rodilla derecha en flexión) - Hipertensa crónica de unos 20 años de evolución manejada con Renitec los últimos 4 años (5 mg c/12 h) (...) Aparenta enf. Aguda - álgida - huellas de trauma en (ilegible) opacidad cristalino y cornea derechos - En ext. Inf. Izq. - edema, dolor deformidad, 1/3 distal muslo derecho - pulsos conservados - no compromiso de sensibilidad - se hace 1) fx tercial distal fémur izquierdo 2) Hta crónica FFI se ordena analgésicos - 3000 líquidos para 24 h. - los rx reportan fractura supracondilea conminuta con fragmento libre de fémur izquierdo - se ordena hospitalización y colocar tracción cutánea en pierna izquierda (...) se retira tracción y se coloca férula desde la cadera y pelvis izquierda hasta pie izquierdo en extensión - para mayor comodidad en el viaje”.

14. Según las anotaciones registradas en la historia clínica del hospital Timothy Britton de San Andrés Islas(17), la señora Reineria Orozco Alarcón ingresó el 6 de enero de 1996 al servicio de urgencias por presentar la siguiente lesión:

“Sitio Ocurrencia: Frente Hotel Tiuna.

Causa básica que origina la atención: Trauma en Muslo

Mc: Trauma en muslo izq.

EA: Recibió trauma en muslo izquierdo al caer de una altura de más o menos 1.5 metros, presentando dolor, edema, deformidad e incapacidad funcional.

AP: Manejada con Renitec 5 mg., c/12 horas, Hidroclorotiazida.

Examen Físico:

TA: 170/90 TE: 84X´ FR: 18X´

Normocefalo: Cuello simétrico

Ojo Izquierdo: PFR. Ojo derecho leuco.

Huellas de trauma en reja costal derecha. No dolor a la palpación. Pulmones claros, bien ventilados.

Abdomen: Blando, depresible, no doloroso.

Extremidades: Presenta edema, dolor, deformidad e incapacidad funcional en muslo izquierdo. No dolor a la movilización de cadera, pulsos periféricos presentes, no déficit motor o sensitivo.

SNS. Consciente, orientada en sus tres esferas.

IC: Fractura de tercio distal de fémur Izquierdo”.

15. De acuerdo con la historia clínica de la señora Reineria Orozco, se observa que fue intervenida, el 10 de enero de 1996 en la Clínica San Fernando de la ciudad de Cali(18).

Sobre la evolución de la paciente se dejó la siguiente constancia:

“Fecha de Ingreso: Cali, Enero 10 de 1996

Fecha de Egreso: Cali, Enero 13 de 1996

Paciente: Reineria Orozco

Doctor: Nelson Silva

Evolución de la enfermedad actual y examen clínico

“Paciente de 76 años, hace cuatro días caída alcantarilla, dolor e incapacidad funcional MDI. Dolor cervical, buenas condiciones generales... “nada legible la letra”.

Diagnóstico Preoperatorio: Fractura supra e intercondilea de fémur izquierdo.

Operación realizada: Reducción... Más placas...”.

Descripción de la operación.

4. Se reduce fractura y se coloca placa 10 a 95 x 9H.”

16. El 6 de enero de 1996 el Instituto Nacional de Medicina Legal - Regional Norte - Seccional San Andrés Islas, expidió el primer reconocimiento médico hecho a la señora Reineria Orozco Alarcón, quien contaba con 76 años de edad y sufrió lesiones a la altura del miembro inferior izquierdo el 5 de enero del mismo año. De dicha valoración se destaca: “presenta férula de yeso, y de conformidad con el examen físico y la Historia Clínica Nº 15703, presenta “Fractura de fémur izquierdo supra e intercondilea”. Lesión producida por caída de altura, la cual le generó una incapacidad provisional de sesenta (60) días”(19).

17. El 1º de abril de 1996 se llevó a cabo el segundo reconocimiento médico, a la señora Reineria Orozco Alarcón, por parte del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses - Unidad Local de Yumbo(20) del cual se destaca:

“Paciente que asiste a un segundo reconocimiento médico legal por lesiones ocurridas de 5 de enero de 1996. En el primer reconocimiento (enero 9 de 1996) se estableció fractura supra e intercondilea, incapacidad provisional de 60 días y perturbación funcional del órgano de la marcha de carácter a definir posteriormente.

Examinada hoy a las 15:00 horas se encuentra:

— Paciente que se moviliza en silla de ruedas.

— Cicatriz lineal, hipocrómica, levemente deprimida, de 28 cms de longitud en cara externa de muslo izquierdo.

— Cicatriz plana, hipocrómica de 5 por 2 cms en cara externa, tercio proximal de pierna izquierda.

— Refiere trombosis de vaso retiniano con disminución severa de la agudeza visual como complicación del trauma sufrido.

Aporta copia de la remisión del Hospital de San Andrés, el Hospital Universitario del Valle, que consta de un (1) folio y en sus partes pertinentes dice: enero 05 de 1996… Fractura supra condilea conminuta con fragmento libre de fémur izquierdo”…

Aporta (2) informes radiológicos Nº 6817 Nº 7154 del Hospital Local de Yumbo, de un (1) folio cada uno, que dicen respectivamente en sus partes pertinentes “Febrero 15 de 1996 (...) Fractura en tercio distal de Fémur adecuadamente reducida con material de osteosintesis, hay incipiente formación de callo óseo”.

“Marzo 21 de 1996 (...) Material de osteosintesis en adecuada posición reduciendo fractura conminuta en el extremo distal del Fémur hay moderada formación de callo óseo”.

Con base a lo anterior se concluye:

Mecanismo causal: Contundente.

Incapacidad Médico Legal: 90 días provisional.

Secuelas médico legales: Perturbación funcional del órgano de la marcha de carácter a definir al término del tratamiento y deformidad física de carácter permanente.

Se requiere Historia clínica de la clínica San Fernando donde fue intervenida quirúrgicamente y del ISS donde esté siendo tratado su problema oftalmológico”.

18. El 24 de abril de 1996 la señora Reineria Orozco es valorada por el Instituto de Medicina Legal - Unidad Local de Yumbo(21), y en dicha oportunidad se dejó consignado lo siguiente:

“Aporta historia clínica de la Clínica San Fernando que consta de seis (6) folios y en sus partes pertinentes dice: (fl. 4) enero 10 de 1996 diagnóstico: Fractura de tercio distal de fémur izquierdo, operación: Placa condilar tornillos intraframentarios... (fl. 5) enero 12 de 1996, buena evolución: afebril, retención urinaria; no dolor, conducta: salida y control en una semana”.

Con los datos aportados por esta historia clínica, se mantienen la incapacidad provisional y secuelas dadas en el primer reconocimiento”.

19. El 10 de febrero de 1998 el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses Seccional San Andrés Islas(22), en repuesta al requerimiento del tribunal expidió la siguiente certificación:

“1. El día 9 de enero de 1996, a las 11.25 Horas, se le practicó reconocimiento médico-legal a la señora Reineria Orozco Alarcón ordenado por la Inspección Permanente de Policía (Ofi. 80, ene. 6/96).

2. Al momento del examen la señora Orozco presentaba una fractura de Fémur izquierdo (supracondilea) producida por caída.

3. Si se tuvo acceso a la Historia Clínica del Servicio de Urgencias (Nº 15703) y posteriormente a la permanente (Nº 61660).

4. Según la Historia Clínica presentaba previamente a la lesión que ameritó el reconocimiento médico-legal una Hipertensión Arterial Crónica en tratamiento y opacidad en Cristalino y Cornea del ojo derecho (esta puede ocasionar pérdida de visión del ojo)”.

20. El 13 de febrero de 1998 la Electrificadora de San Andrés y Providencia, frente al requerimiento del tribunal informó que “Una vez revisado la documentación de la empresa en lo que respecta a los informes diarios sobre eventos en el sistema de distribución, no hemos encontrado reporte alguno que manifieste anomalías el día 22 de enero de 1996. El alumbrado público de la avenida Colombia es adecuado para ese tipo de vía, permitiendo suficiente visibilidad para vehículos y peatones, además dispone de iluminación especial la playa, y ha estado operando adecuadamente”(23).

21. El 10 de noviembre de 1998, en respuesta al requerimiento del tribunal, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Dirección Regional del Trabajo del Valle del Cauca, División de Empleo y Medicina Laboral, después de valorada la señora Reineria Orozco dictaminó sobre el porcentaje de invalidez de la lesionada(24), así:

“Manifestándole que he examinado a la señora Reineria Orozco portadora de la C.C. 29.969.960 de Yumbo Valle, edad 80 años, estudios primaria, profesión actual ninguna, estado civil casada, clase de seguridad social ninguna, y estudiada la historia clínica, puedo certificar que por accidente sufrido el 5 de enero de 1996 presenta:

Deformidad física permanente de muslo izquierdo, que ocasiona perturbación funcional del órgano de la locomoción.

Lo anterior le produce

Deficiencia 10.0 %

Discapacidad 4.0 %

Minusvalía 6.0 %

Total invalidez 20.0 %

Dicha invalidez corresponde a una indemnización de diez (10) meses de salario de acuerdo con el Decreto 692 de 1995”.

22. El 13 de agosto de 1997, se llevó a cabo una inspección judicial al lugar donde sucedieron los hechos(25) de la cual se destaca:

“... —Acto seguido nos trasladamos al lugar del objeto de inspección judicial donde sucedieron los hechos que nos ocupan. —Se encuentra localizado en la Ave. Colombia a la altura del cruce con la Av. Duarte Blue. —Acto seguido el abogado doctor Correa solicita el uso de la palabra: “Quiero dejar constancia de que la iluminación puede ser deficiente por el estado del deterioro de la caja de conexión del poste, el cual se encuentra a unos cinco metros aproximados de distancia de la zanja. La señora Reineria venía en un grupo de sur a norte por la playa, cuando al llegar a la zanja todos saltaron pero ella no pudo”.— Acto seguido el Despacho prosigue a describir el lugar. Se observa que la zanja está ubicada en el sector de la playa de Sprat Bight frente al hotel Calipso Beach, al lado de un espolón, tiene aproximadamente 1 metro de profundidad y 6 metros de largo. La lámpara del poste no cuenta con la protección respectiva pero si tiene bombillo.— No siendo otro el objeto de la presente diligencia...”.

23. En el curso de la primera instancia se ordenó y practicó dictamen pericial por parte de dos contadores públicos(26), quienes cuantificaron los perjuicios materiales en la modalidad de daño emergente y lucro cesante causados a la demandante.

24. El 23 de septiembre de 1998, en el curso de la primera instancia, se recibió la declaración del señor Salvador Rivera Orjuela(27), testigo presencial de los hechos y sin parentesco con la demandante.

“Preguntado: ¿Sírvase decir si conoce a la señora Reineira Orozco. En caso afirmativo en qué circunstancias la conoció? Contestó: La conozco desde hace más de 30 años, porque ella era comerciante en Yumbo (v), donde tenía una cacharrería vendía papelería y abarrotes. Preguntado: Díganos si tuvo conocimiento de un accidente que sufrió doña Reineria en la Isla de San Andrés. En caso afirmativo relátenos las circunstancias del mismo? Contestó: Si tuve conocimiento del accidente que ella sufrió en San Andrés, el día 5 de enero de 1.996. Supe porque nosotros estábamos en un viaje familiar, o sea a nivel de grupo compramos los pasajes y fuimos varias familias, conocidos y allegados a la familia de doña Reineira. Yo me encontraba con ella en el momento del accidente. A eso de las 8:30 de la noche, llegamos a San Andrés, en el vuelo 1176 de SAM, al hotel Capri donde teníamos reservación, luego de tomar la comida salimos a dar un paseo por la playa en los grupos familiares en el caso mío, con mi esposa y mis dos hijos, con las otras familias que habíamos viajado. A eso de las 9:30 de la noche a la altura de la Avenida de la Playa con Hotel “TWIN” caminando por la playa, en compañía de mi esposa e hijos, nos encontramos una alcantarilla o canal se encontraba destapada en el cual cruzamos con las precauciones del caso y pude observar que no tenía ninguna señalización o advertencia, además el sitio tenía deficiente iluminación y estaba muy concurrido de gente paseando. Situación que lo hacía menos visual. Luego de haber avanzado un trayecto, escuche los gritos de los otros familiares y me devolví y observé que a doña Reineira la estaban sacando de una alcantarilla que era de un metro de profundidad y estaba construida en concreto...” Preguntado: ¿Existían señales de prevención que indicaran el peligro donde se accidentó la señora Reineira Orozco en el accidente que usted acaba de narrar? Contestó: No existía ninguna señal de prevención o advertencia de alcantarilla destapada, por el contrario, el lugar no tenía iluminación adecuada, pues la bombilla de la avenida no alcanzaban a dar la suficiente luz”.

25. El 23 de septiembre de 1998 en el curso de la primera instancia declaró el señor Gustavo Herrera Padilla(28), testigo presencial de los hechos y sin parentesco con la demandante.

“Preguntado: ¿Sírvase decir si conoce a la señora Reineria Orozco. En caso afirmativo en qué circunstancias la conoció? Contestó: Si la conozco hace aproximadamente 25 años, ya que ella es comerciante de la ciudad de Yumbo, aclaro, era, ya que su ceguera caso (sic) total le impidió seguir ejerciendo su oficio Preguntado: ¿Díganos si tuvo conocimiento de un accidente que sufrió doña Reineria en la Isla de San Andrés. En caso afirmativo relátenos las circunstancias del mismo? Contestó: Si tuve conocimiento, ya que fui testigo del mismo. Esto sucedió el día 5 de Enero de 1996, aproximadamente a las 8 p.m., momento en el cual, caminábamos por la playa de San Andrés, un grupo de personas. Escuche a la señora Patricia Orozco que dijo: “Mi mamita, mi mamita”, me dirigí a ver lo acontecido y me di cuenta que la señora Reineria había caído en un hueco que estaba ubicado al frente del Hotel Tiuna. Este era un hueco muy grande de aproximadamente 50 centímetros de ancho, un metro de profundidad y una longitud de tres o cuatro metros, lo recuerdo bien. Sacamos a la señora Reineria del hueco, conseguimos un taxi...” Preguntado: ¿Manifieste al despacho si en el sitio del accidente donde se lesionó la señora Reineria Orozco existían señales de prevención? Contestó: En ese momento no existía ninguna señal de prevención y unido a esto, carecía de luz en el sector ya que solo contaba con la luz del alumbrado público de la calle aledaña y éste sitio era tapado por algunas palmas. En resumen era muy oscuro. Preguntado: ¿Manifieste al despacho cómo era el estado de salud de la señora Reineria Orozco antes de su accidente y cómo ha sido después? Contestó: El estado de salud de esta señora era por demás envidiable, ya que ella atendía su negocio y más aún, compraba sus productos en la ciudad de Cali,…..” Preguntado: ¿Manifieste al despacho quién ha sufragado los gastos y droga del accidente que tuvo la señora Reineria Orozco? Contestó: La verdad no estoy muy seguro porque no he entrado en estas averiguaciones, pero, me he dado cuenta que los gastos de drogas y hospitalario han sido sufragados por toda la familia. Preguntado: ¿Físicamente cómo quedó la señora REINERIA después del accidente? Contestó: Como dije anteriormente era casi ciega y además su pierna izquierda flaquea mucho al caminar, ya que se le ve cojeando. La vista fue afectada a raíz de que ella no podía valerse por sí misma, pues ella veía normalmente aunque con la deficiencia normal de su edad”.

26. El señor Gustavo Herrera Padilla amplió su declaración, en el curso de la primera instancia el 6 de octubre de 1997(29).

“Preguntado: Que lesiones físicas sufrió la señora Reineria en el accidente por usted relatado Contestó: Sufrió fractura de fémur de una de sus piernas y sé que posteriormente quedó parcialmente ciega por esta causa, ya que le impidió seguir ejerciendo su actividad. Preguntado: Sírvase decirle al tribunal si del sitio donde ocurrió el accidente se tomaron fotografías. Contesto: Si se tomaron fotografías de las cuales yo conservo una en mi poder, que puedo suministrarla al tribunal y en la cual aparezco yo y el señor Salvador Rivera. Acto seguido se ordena anexar a esta diligencia la fotografía que puso a disposición el testigo, donde aparece una zanja en la playa al pié de donde se encuentra los dos señores que están en la foto. Preguntado: Sírvase decirnos si lo sabe, en la actualidad que secuelas le quedaron a la señora Reinería Orozco por el accidente que sufrió. Contesto: Se que casi no camina y como lo dije anteriormente ha quedado parcialmente ciega. Preguntado: Sírvase si lo sabe a qué se debe que la señora Reineria Orozco esté parcialmente ciega como ud. lo manifiesta. Contestó: escuche que fue por motivo de un derrame que le dio en el ojo según escuche”.

27. El 29 de septiembre de 1998, en el curso de la primera instancia la señora Estela Gutiérrez, rindió la siguiente declaración(30):

“Preguntado: ¿Sírvase decir si conoce a la señora Reineria Orozco. En caso afirmativo en qué circunstancias la conoció? Contestó: La conocí hace 36 años, cuando estaba de novia con mi esposo. Preguntado: ¿Díganos si tuvo conocimiento de un accidente que sufrió doña Reineria Orozco en la Isla de San Andrés. En caso afirmativo relátenos las circunstancias del mismo? Contestó: Si yo estaba presente cuando ocurrió el accidente (...) Yo iba atrás cuando sentimos el grito de los que iban en la parte de adelante, que decían: Que la abuela se había caído a un hueco...” Preguntado: ¿Existían señales de prevención que indicaran el peligro donde se accidentó la señora Reineria Orozco en el accidente que usted acaba de narrar? Contestó: Absolutamente nada y estaba oscuro. Preguntado: ¿Manifieste al despacho cómo era el estado de salud de la señora Reineria Orozco antes de su accidente y cómo ha sido después? Contestó: Antes del accidente estaba bien, estaba con todo el ánimo de irse a pasear, ella misma hacia sus compras en Cali y anímicamente era de mucho ánimo y espíritu. Y después del accidente se encuentra totalmente destrozada, no hace sino llorar. Preguntado: ¿Manifieste al despacho cuál fue el impacto qué le causó a la señora Reineria Orozco su accidente y cuál fue el impacto que le causó a toda su familia? Contestó: En el momento del accidente vivía con su esposo y la empleada del servicio. Para su esposo fue lo peor que le pudo causar, de observar que perdía la vista. Sufrió mucho y en el momento se encuentra enfermo y debido a la enfermedad de ella quedaron sin ninguna actividad. Para sus hijos ha sido muy triste por ser el eje de la familia e igualmente para sus nietos”.

28. El 29 de septiembre de 1998, en el curso de la primera instancia rindió declaración el señor Raúl Castillo Martínez(31), sin parentesco con la demandante, de la cual se destaca.

“Preguntado: ¿Díganos por cuántos hijos, nietos está integrada dicha familia, e igualmente si lo sabe dirá la edad de cada uno de ellos y su nombre? Contestó: No tanto la edad, ellos son: 14 nietos, doña Reineria tuvo cinco hijos. El esposo de la señora Reineria llama. Guillermo Vásquez Roldán. Los hijos del hogar Vásquez Orozco, llaman: Benjamín, Antonio, Héctor Orozco, Alba Ruth Ramírez y Guillermo Vásquez. Entre los nietos, tenemos: Patricia, Gaby, Juan Carlos, Marco Antonio y Liszeth, Guillermo, Helberth, Orlando, Hugo Hernando, los conozco personalmente y del último hijo hay una niña, llamada Daniela, entre los nombrados hay mayores y menores...” Preguntado: ¿Sírvase informar al despacho cómo es el estado de ánimo de la señora Reineria Orozco? Contestó: No es muy bien. Primero que todo su vista, ella perdió un ojo y las consecuencias que se derivan de ello, hacen pensar que ya no es una persona normal... Preguntado: ¿Manifieste al despacho a qué se dedicaba la señora Reineria Orozco antes de su accidente y después del accidente? Contestó: Ella tenía un negocio de papelería denominado Cacharrería la Novena, lo tenía desde que yo llegué a Yumbo, yo llegue en el año 1960, ella vendía cacharro mezclado con papelería como hasta ahora lo hace, a ella el accidente la opacó, porque prácticamente acabó con el negocio. Hasta hace, (sic) pero verdaderamente era un negocio muy prospero y hasta hace poco lo acabó...”.

29. El 30 de septiembre de 1998, en el curso de la primera instancia rindió declaración la señora Luz Mary Moreno, quien declaró sobre las condiciones físicas que gozaba la lesionada antes de los hechos(32).

“Preguntado: ¿Sírvase informar al despacho cómo era el estado anímico de la señora Reineria Orozco antes de sufrir el accidente y después de ocurrido los hechos? Contestó: Antes de sufrir el accidente era una persona muy activa con el almacén llamado Cacharrería la Novena, ubicado en la Calle 9ª entre carrera 4ª y 9ª, vendía libros y cacharrería en general. Después del accidente su estado anímico quedó muy mal, el ánimo, la enfermedad del accidente debido a eso sufrió otra enfermedad en la vista. En la actualidad no funciona el negocio, ella terminó con el negocio. Preguntado: “¿Manifieste al despacho que accidente sufrió la señora Reineria Orozco y quién pagó los gastos si tuvo algún accidente? Contestó: “La señora Reineria Orozco viajaron (sic) en una excursión que siempre hacían y en una canal que no tenía rejilla, se cayó y se partió el fémur. Los gastos del accidente los pagó el esposo, los hijos y nietos. Preguntado: ¿Manifieste al despacho si usted tiene conocimiento cuánto ganaba la señora Reineria Orozco y qué proyectos tenía para el futuro? Contestó: La señora Reineria Orozco yo creo que tenía un promedio de $ 1.500.000 o más, me consta porque he tenido mucho contacto con la familia. Ella era la cabeza o el eje de la familia, ayudaba mucho a sus hijos, para la casa. Ella pensaba poner otro almacén en Cali, ese era su anhelo, instalar otro almacén en Cali. Preguntado: ¿Manifieste al despacho que sucedió con el negocio de la señora Reineria Orozco después del accidente? Contestó: Después del accidente se vino a pique, por el estado de salud de la señora, por el accidente todo se daño. Y antes del accidente era una persona muy alegre, tenía mucha actividad, era muy animosa”.

30. El 30 de septiembre de 1998 en el curso de la primera instancia rindió declaración la señora Aura Montoya Gil, quien declaró sobre la actividad que desarrollaba la señora Reineria Orozco(33).

“Preguntado: ¿Manifieste al despacho qué sucedió con el negocio de la señora Reineria Orozco después del accidente? Contestó: “Como ella no pudo volver a manejarlo por el impedimento que tenía, entonces acabó con él. El impedimento que sufrió en el accidente al sufrir la fractura en la pierna izquierda que tuvieron que inyesarla (sic). Después estuvo en un caminador, después anduvo con muletas, en la actualidad camina mal, muy renca. Preguntado: “¿Recibe la señora Reineria Orozco alguna pensión del departamento Archipiélago San Andrés y Santa Catalina o de alguna otra entidad del Estado? Contestó: “No, no recibe ninguna ayuda de nadie”.

31. El 9 de octubre de 1997 en el curso de la primera instancia rindió declaración el señor Antonio José Arango, quien declaró acerca de los hechos(34).

“Preguntado: sírvase decirle al tribunal todo lo que sepa y le conste sobre el accidente sufrido por la señora Reineria Orozco el día 5 de enero de 1996, según expresa la demanda, en la Isla de San Andrés. Contestó: ... Íbamos todos en conjunto cuando de repente vimos que la abuela se cayó a una canal que estaba en la playa, era una canal muy grande y en ésta la señora Reineria se fracturó una pierna, a raíz de este problema se nos dañó el paseo y se le acabó a la abuela prácticamente su existencia porque este problema la llevó a graves consecuencias tanto personal como económicas, como moral, de salud etc., en lo económico se le acabó el negocio que ella tenía una cacharrería denominada “Cacharrería la Novena” por cierto muy acreditada en el municipio de Yumbo, porque el negocio lo manejaba ella en su totalidad. En la salud comenzó ella a sufrir otras dolencias que le acarrearon a raíz de este problema, una perdió la vista a raíz de los problemas que le estaban afrontando por la imposibilidad de seguir manejando este negocio...” Preguntado: Sírvase decirnos si lo sabe si en época anterior al accidente, la señora Reineria Orozco fue intervenida quirúrgicamente de los ojos. Contestó: Si, anteriormente le hicieron unas operaciones de una vista, no sé exactamente qué clase de operación”.

El problema jurídico a resolver se contrae a la imputación hecha por la parte actora en cuanto a la responsabilidad que le quepa al departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, por las lesiones sufridas por la señora Reineria Orozco, en hechos sucedidos el 5 de enero de 1996, aproximadamente a las 10 p.m., al caer en una zanja de concreto en la zona colindante con un espolón que queda en frente de la Avenida Duarte Blue de la isla de San Andrés.

El juez de la primera instancia declaró la responsabilidad de la administración y condenó a la indemnización de perjuicios exclusivamente en relación con la víctima, pero redujo la condena en un 50%, por considerar que esta con su conducta también contribuyó en la causación del daño.

En esta oportunidad la Sala revocará parcialmente la decisión, y accederá parcialmente al recurso interpuesto por la parte actora, por considerar que el hecho dañoso resulta imputable únicamente el departamento de San Andrés, Providencia, y Santa Catalina, y que la condición personal que afectaba a la demandante, no fue determinante en la causación del mismo.

En efecto, las pruebas documentales y testimoniales existentes en el proceso conducen a inferir la responsabilidad imputada al demandado, primero porque la entidad territorial estaba obligada al mantenimiento de la vía pública, lo cual se infiere de la competencia prevista en la Ley 47 de 1993, por la cual se dictaron normas especiales para la organización y funcionamiento del Departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el sentido de que la entidad territorial participaría en la construcción y coordinación de la ejecución de obras públicas y de la adecuación de la infraestructura turística del departamento.

Además, en desarrollo de los artículos 300 Nº 3º y 305 Nº 4 de la Constitución Nacional y la norma legal mencionada, la Asamblea Departamental y el gobernador del departamento comparten funciones administrativas referidas a la ejecución de los planes y programas de desarrollo económico y social, y de obras públicas, lo cual incluye la operación y el mantenimiento de las vías públicas. El departamento de San Andrés en el ámbito de su competencia, es la única entidad territorial encargada de dirigir y coordinar la acción administrativa del departamento a través del respectivo gobernador, quien deberá actuar en su nombre como gestor y promotor del desarrollo integral del territorio, de manera que en este escenario, es la entidad llamada a responder por los perjuicios causados por la omisión de la autoridad pública.

El material probatorio existente demuestra que para la época en que sucedieron los hechos, el 5 de enero de 1996 aproximadamente a las 10 p.m., Reineria Orozco, junto con varios miembros de su familia y algunos amigos, caminaban por la avenida Colombia a la altura del cruce con la avenida Duarte Blue, y en el sector de la playa Sprat Bight, se encontraron con una zanja frente al hotel Calipso Beach al lado de un espolón, la cual no contaba con ninguna señal que advirtiera sobre la existencia del peligro y adicionalmente la zona tampoco tenía buena iluminación, por esa razón Reinaria Orozco cayó a más de un metro de profundidad, lo cual le ocasionó serias lesiones en el miembro inferior izquierdo. Este hecho quedó demostrado con los distintos testimonios relacionados y la inspección judicial llevada a cabo en el lugar de los hechos el 13 de agosto de 1997, de la cual se destaca: “Acto seguido el Despacho prosigue a describir el lugar. Se observa que la zanja está ubicada en el sector de la playa de Sprat Bight frente al hotel Calipso Beach, al lado de un espolón, tiene aproximadamente 1 metro de profundidad y 6 metros de largo. La lámpara del poste no cuenta con la protección respectiva pero si tiene bombillo. —No siendo otro el objeto de la presente diligencia...”.

La lesión que sufrió la demandante consistió en “Fractura de fémur izquierdo supra e intercondilea”, así se desprende de toda la prueba documental, específicamente de las historias clínicas arrimadas y de los respectivos informes de medicina legal, la cual, inicialmente le produjo una incapacidad provisional de sesenta días, pero valorada nuevamente en el mes de abril del mismo año, la incapacidad fue incrementada a noventa días. El 10 de noviembre de 1998, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Dirección Regional del Trabajo del Valle del Cauca, División de Empleo y Medicina Laboral, determinó un porcentaje de invalidez del 20%, por presentar deformidad física permanente de muslo izquierdo, y perturbación funcional del órgano de la locomoción.

La paciente fue intervenida en la Clínica San Fernando de la ciudad de Cali. La certificación expedida indica que la fractura fue reducida y colocada una placa de 10 a 95 x 9H. La cirugía practicada dejó en el miembro inferior una “Cicatriz plana, hipocrómica de 5 por 2 centímetros en cara externa, tercio proximal de pierna izquierda”

En consecuencia, en este caso en particular, la causa determinante del daño, fue la conducta negligente de la administración, razón para que se comprometa su responsabilidad.

No resulta admisible, que en el perímetro urbano de la isla de San Andrés, en el sector hotelero, en una zona de playa y aún en vía pública, la presencia de una zanja de tal magnitud no tuviera señales que advirtieran sobre la existencia del peligro, que ayudaran a prevenir cualquier tipo de accidente. A lo que se suma el hecho de que el sitio tenía deficiente iluminación, lo que incrementaba el riesgo de accidentalidad. Los señores Salvador Rivera Orjuela, Gustavo Herrera Padilla y José Antonio Arango en las respectivas diligencias de testimonios, en su condición de testigos presenciales de los hechos, fueron contestes en declarar sobre la mala situación de la vía y la escasa iluminación. Esta última circunstancia no fue desvirtuada por la Electrificadota de San Andrés y Providencia, en cuanto certificó que para “el día 22 de enero de 1996, el alumbrado público de la avenida Colombia era adecuado para ese tipo de vía, permitiendo suficiente visibilidad para vehículos y peatones”, Dicha certificación ni siquiera contradice lo dicho por los testigos, puesto que los hechos ocurrieron el 5 de enero de 1996, y como puede verse la certificación estuvo referida a las condiciones del alumbrado público del 22 de enero de 1996.

Ahora, los problemas visuales de la demandante Reneria Orozco no contribuyeron en la causación del daño, primero, porque independientemente de su situación personal y su edad, el riesgo de accidentalidad estaba presente para cualquier persona, y segundo, porque, admitir que la víctima contribuyó en la causación del daño, sería tanto como sostener que las personas con defectos visuales, o discapacitadas asumen por su cuenta y riesgo todo tipo de daños al desplazarse por vías públicas, excusando a las autoridades públicas sobre sus propias obligaciones y responsabilidades.

En consecuencia, en el caso que ocupa la atención de la Sala no hay duda de que la administración incurrió en una falla del servicio, al no colocar las distintas señales de prevención que avisaran sobre la existencia del peligro, de modo que esta específica conducta negligente fue determinante en la causación del daño.

Ahora bien, como quedó expuesto el daño está suficientemente acreditado con los diferentes dictámenes de medicina legal, y las historias clínicas arrimadas al proceso. No hay duda que la señora Reineria Orozco al caer en la zanja sufrió una lesión severa en el miembro inferior izquierdo que al final le determinó una invalidez del 20% que afectó de alguna manera su desplazamiento normal. No sucede lo mismo con los problemas visuales que aquejan a la demandante, primero, porque está demostrado que previamente al accidente sufría de una hipertensión arterial crónica y una opacidad en el cristalino y cornea del ojo derecho, según se advierte en el reconocimiento médico hecho por Medicina Legal, y además tampoco está demostrado que la caída en la zanja hubiera agudizado su problema visual, al menos no se acreditó el nexo causal entre uno y otro.

Las razones expuestas resultan suficientes para modificar la decisión del tribunal.

Reconocimiento de perjuicios

En este punto en particular, la Sala modificará la decisión del tribunal, accederá a lo pedido por la parte actora en el sentido de incrementar la condena impuesta, y en ese sentido, en relación con los perjuicios morales y materiales no habrá reducción de la condena, pues la administración responderá por el ciento por ciento de los perjuicios causados.

1. Teniendo en cuenta la naturaleza de las lesiones causadas a la señora Reineria Orozco, la incapacidad expedida por los médicos tratantes, y la invalidez del 20% que afecta el desplazamiento normal de la víctima, se infiere la existencia del perjuicio moral. En consecuencia, siguiendo la orientación actual de la jurisprudencia, sentada en sentencia de 6 de septiembre de 2001, proferida dentro del proceso Nº 13.232 - 15646, la condena surtirá efectos en salarios mínimos legales mensuales, y no en el equivalente en gramos oro como fue solicitado en la demanda y decidido en la sentencia de primera instancia. En estas condiciones, la entidad pública pagará a favor de Reineria Orozco Alarcón la suma equivalente a sesenta (60) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de ejecutoria de esta sentencia.

2. La Sala accederá parcialmente al recurso de apelación interpuesto por el grupo familiar representado por el señor Guillermo Vásquez Roldan. En ese sentido reconocerá perjuicios morales a su favor, por cuanto los vínculos de afectividad de los señores Guillermo Vásquez Roldan, Benjamín Orozco, Héctor Orozco, Guillermo León Vasquez Orozco, Daniela Vásquez Vélez, Patricia Orozco Ariza, Gaby Orozco Suza,Benjamin Orozco Ariza, Mavelyne Orozco Ariza, Jorge Andrés Orozco Zuluaga, Hebert Orlando Orozco S., quienes concurrieron al proceso en calidad de compañero, hijos y nietos de la señora Reineria Orozco, están plenamente acreditados con las pruebas documentales a las que se hizo referencia anteriormente, dichos vínculos hacen presumir la afectación moral con ocasión de las lesiones sufridas por la víctima.

En consecuencia, teniendo en cuenta el carácter de las lesiones sufridas por la señora Reineria Orozco, la entidad pública pagará a favor de cada una de las personas mencionados la suma equivalente a treinta (30) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de ejecutoria de esta sentencia.

En cambio se negará el reconocimiento de perjuicios morales a favor de los señores Hugo Hernando Herrera Ramírez, Ruth Jenny Herrera Ramírez,Sonia Herrera Ramírez,Juan Carlos Orozco Gutiérrez, Adolfo Orozco Gutiérrez, Lizeth Orozco Gutiérrez y Marco Antonio Orozco Gutiérrez, pues, no demostraron la legitimación por activa.

3. En relación con los perjuicios materiales en la modalidad de daño emergente, la Sala tomará como referencia los cálculos que sobre el particular hizo el Tribunal Administrativo de San Andrés y Providencia, y que no fueron objeto de inconformidad por ninguna de las partes.

Para demostrar el monto de los gastos efectuados por hospitalización, medicamentos y exámenes médicos, la parte actora allegó el original de cada una de las facturas y la constancia sobre el pago efectuado a nombre de la señora Reineria Orozco Alarcón con motivo de accidente sufrido en la isla de San Andrés.

En ese sentido, se tendrán como referencia las siguientes cantidades contenidas en las facturas originales aportadas por la parte actora(35).

1. Valor pagado al Centro de Ortopedia y Fracturas de Cali según recibo de Caja Nº 25378 de 16 de mayo de 1996 $ 27.500.

2. Valor pagado al servicio de radiología de Yumbo según recibo Nº 3311 de 15 de febrero de 1996 $ 17.000.

3. Valor pagado al servicio de radiología de Yumbo según recibo Nº 3454 de 21 de marzo de 1996 $ 17.000.

4. Valor pagado al servicio seccional de salud de San Andrés y Providencias Islas $ 13.400.

5. Valor pagado a Biotécnica Colombiana Ltda., según factura Nº 5422 de 12 de enero de 1996 $ 359.312.

6. Valor pagado a la Cruz Roja Colombiana del Valle según recibo Nº 33442 de 10 de enero de 1996 $ 80.200.

7. Valor pagado a la Clínica San Fernando Ltda. de Cali según recibo Nº 120018 de 10 de enero de 1996 $ 253.586.

8. Valor pagado a la Clínica San Fernando Ltda. de Cali según recibo Nº 135005 de 10 de enero de 1996 $ 682.630.

9. Valor pagado al Hospital Regional de San Andrés según recibo No. 287768 de 9 de enero de 1996 $ 25.500.

10. Valor pagado al Servicio Seccional de Salud de San Andrés y Providencia Islas según recibo Nº 297139 de 9 de enero de 1999 $ 85.040.

Total daño emergente $ 1.561.968.

Para la liquidación y actualización del daño emergente se tomarán los índices de precios al consumidor de la fecha de esta sentencia y de las fechas en que se realizaron los pagos.

Para las facturas relacionadas en los numerales 4º a 9º se tomará como referencia el índice de precios al consumidor del mes de enero de 1996, y para las demás facturas los correspondientes a los meses en que se hicieron los pagos.

a) Sumadas las facturas correspondientes a los numerales 4º a 9º dicho monto asciende a la suma de $ 1.415.428.

 

S1997-00213CE(1).jpg
 

 

b) Para la factura correspondiente al mes de febrero de 1996, se aplicará el IPC correspondiente a dicho mes.

 

S1997-00213CE(2).jpg
 

 

c ) Para la factura correspondiente al mes de marzo de 1996, se aplicará el IPC correspondiente a dicho mes

 

S1997-00213CE(3).jpg
 

 

d) Para la factura correspondiente al mes de mayo de 1996, se aplicará el IPC correspondiente a dicho mes

 

S1997-00213CE(d).jpg
 

 

e) Para la factura correspondiente al mes de enero de 1996, se aplicará el IPC correspondiente a dicho mes.

 

S1997-00213CE(e).jpg
 

 

Total daño emergente …………………………… $ 4.996.495

En consecuencia el departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina pagará a la señora Reineria Orozco Alarcón por concepto de perjuicios materiales en la modalidad de daño emergente la suma de cuatro millones novecientos noventa y seis mil cuatrocientos noventa y cinco pesos moneda corriente ($ 4.996.495,oo m/cte).

4) Por último, la Sala revocará la decisión del tribunal en cuanto negó el reconocimiento de perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante a favor de la señora Reineria Orozco Alarcón. Sin embargo, para el reconocimiento de dicho perjuicio no se tomará como referencia el dictamen pericial practicado en primera instancia, el cual se apoyó en las declaraciones de renta y patrimonio de 1994, 1995 y 1996, cuya prueba documental tampoco fue arrimada al proceso, lo que impide tener certeza sobre los ingresos que mensualmente le reportaba el funcionamiento del establecimiento público denominado Cacharrería la Novena.

Se reconocerá el lucro cesante con fundamento en el salario mínimo actual vigente, más el 25% por prestaciones sociales. Para la liquidación se tomará en cuenta la edad probable de la víctima y finalmente se reconocerá el 20% que corresponde al porcentaje de invalidez de la lesionada.

La señora Reineria Orozco nació el 27 de noviembre de 1918, según se infiere de la partida de bautismo visible al folio 2 del cuaderno principal. A esta fecha cuenta con 91 años de edad, y una edad probable de vida de 4.05 años, (48.6 meses) según se infiere de las tablas de mortalidad expedidas por la Superintendencia Bancaria contenidas en la Resolución 497 de 1997.

Indemnización debida o consolidada

Se liquida en meses a partir de la fecha de los hechos (5 de enero de 1996) hasta la sentencia.

 

S1997-00213CE1.jpg
 

 

Donde:

S = La suma que se busca al momento de la condena

Ra = constituye la renta actualizada (mensual)

n = número de meses a indemnizar (desde la fecha de los hechos hasta la sentencia)

i = interés técnico legal mensual (0.004867)

 

S1997-00213CE2.jpg
 

S = $ 169.654.696,20 m/cte.

 

Indemnización futura

Se liquida en meses a partir de la fecha de la sentencia hasta la edad probable de vida.

 

S1997-00213CE3.jpg
 

 

S1997-00213CE4.jpg
 

 

S1997-00213CE5.jpg
 

 

 

Indemnización debida: $ 169.654.696,20 m/cte.

Indemnización futura: $ 27.799.279

Suma total: $ 197.454.205,20

De esta suma se reconocerá el 20% de invalidez a favor de la lesionada que asciende a la suma de $ 39.490.841.

El Departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina pagará a la señora Reineria Orozco Alarcón por concepto de perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante la suma de treinta y nueve millones cuatrocientos noventa mil ochocientos cuarenta y un pesos moneda corriente ($ 39.490.841 m/cte.)

No se condenará en costas por no aparecer causadas.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. MODIFICASE la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina el 1º de diciembre de 1999, la cual quedará así:

(Sic) PRIMERO.- Declárese al Departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, responsable de las lesiones causados a la señora Reineria Orozco Alarcón, en hechos ocurridos el 6 de enero de 1996, en las circunstancias explicadas en la parte motiva de la sentencia.

2. Condénase al departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a pagar a favor de la señora Reineria Orozco Alarcón por concepto de perjuicios morales la suma equivalente a sesenta (60) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de ejecutoria de esta sentencia.

3. Condénase al Departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a pagar a favor de los señores Guillermo Vásquez Roldan, Benjamín Orozco, Héctor Orozco, Guillermo León Vásquez Orozco, Daniela Vásquez Vélez, Patricia Orozco Ariza, Gaby Orozco Suza,Benjamín Orozco Ariza, Mavelyne Orozco Ariza, Jorge Andres Orozco Zuluaga, Hebert Orlando Orozco S., la suma equivalente a treinta (30) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de ejecutoria de esta sentencia, para cada uno de ellos.

4. Condénase al departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a pagar a favor de la señora Reineria Orozco Alarcón por concepto de perjuicios materiales en la modalidad de daño emergente la suma de cuatro millones novecientos noventa y seis mil cuatrocientos noventa y cinco pesos moneda corriente ($ 4.996.495 m/cte.).

5. Condénase al Departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a pagar a favor de la señora Reineria Orozco Alarcón por concepto de perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante la suma de la suma de treinta y nueve millones cuatrocientos noventa mil ochocientos cuarenta y un pesos moneda corriente ($ 39.490.841 m/cte.).

6. Niéganse las demás súplicas de la demanda.

7. El presente fallo se cumplirá en los términos de los artículos 176 y 177 del Código Contencioso Administrativo, para lo cual se expedirán copias auténticas de esta providencia, con constancia de ejecutoria, con destino a las partes y por intermedio de sus apoderados.

8. SIN COSTAS por no aparecer causadas.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y cúmplase».

(1) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 9  del cuaderno 2.

(2) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 12  del cuaderno 2.

(3) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 19  del cuaderno 2.

(4) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 20  del cuaderno 2.

(5) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 22  del cuaderno 2.

(6) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 24  del cuaderno 2.

(7) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 26  del cuaderno 2.

(8) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 28  del cuaderno 2.

(9) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 31  del cuaderno 2.

(10) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 47  del cuaderno 2.

(11) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 12  del cuaderno 2.

(12) Documento presentado en original por la parte demandante visible a folio 18  y siguientes del cuaderno 2.

(13) Cabe recordar que la parte actora desistió de las pretensiones referidas a los señores  Alba Ruth Ramírez Orozco y José A. Orozco.

(14) Este numeral fue declarado exequible por la Corte Constitucional, mediante Sentencia C-023 de 1998.

(15) De conformidad con la partida de bautismo la señora Reineria Orozco nació el 27 de noviembre de 1918,  folio 2 del cuaderno principal.

(16) Documento aportado con la demanda visible a  folio 16 cuaderno 1.

(17) Copia auténtica remitida por la entidad hospitalaria en el periodo probatorio, visible a folio  95 cuaderno 1

(18) Copia auténtica enviado por la entidad hospitalaria dentro del periodo probatorio, Folio 113 cuaderno 1.

(19) Copia auténtica aportada con la demanda visible a  Folio 15 libro 1.

(20) Documento original acompañado con la demanda, visible a  folio 18 cuaderno 1.

(21) Copia auténtica aportada en el periodo probatorio, visible a Folio 168 cuaderno 1.

(22) Respuesta dada por el IML al requerimiento del tribunal en el periodo probatorio, visible a folio 158 cuaderno 1.

(23) Respuesta dada por la Electrificadota al requerimiento del tribunal en el periodo probatorio, visible a Folio 159 cuaderno 1.

(24) Folio 135 y siguientes del Cuaderno 2.

(25) Folio 110 cuaderno 1.

(26) Folio 98 cuaderno 3.

(27) Folio 40 cuaderno 5.

(28) Folio 47 cuaderno 5.

(29) Folio 41 cuaderno 3.

(30) Folio 60 del cuaderno 5.

(31) Folio 70 cuaderno 5.

(32) Folio 77 cuaderno 5.

(33) Folio 83 cuaderno 5.

(34) Folio 46 cuaderno 3.

(35) Folios 21 y siguientes del cuaderno 1.