Sentencia 1998-01475 de junio 13 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN A

Ref.: 05001233100019980147501

Número interno: 1151-2010

Consejero ponente:

Dr. Alfonso Vargas Rincón

Actor: Jairo de Jesús Restrepo Piedrahíta

Autoridades municipales

Bogotá, D.C., trece de junio de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Considera

El señor Jairo de Jesús Restrepo Piedrahíta demandó de esta jurisdicción la nulidad de las resoluciones 277 de 23 de junio de 1993, 514 de 10 de diciembre de 1997 y 63 de 4 de febrero de 1998, proferidas por la Contraloría General de Medellín.

El fundamento principal de la demanda lo hizo consistir en que la revocatoria de su nombramiento fue falsamente motivada, pues los requisitos exigidos para el cargo son los establecidos en el artículo 7º de la Resolución 276 de 1993, sin que puedan requerirse otros adicionales.

Por su parte, el Tribunal Administrativo de Antioquia negó las pretensiones de la demanda por considerar que no existió falsa motivación en la expedición de los actos demandados, como quiera que al constatar la información de la hoja de vida del actor se demostró que no cumplía con los requisitos establecidos en la ley al momento en que se posesionó como conductor, esto es, los señalados en las resoluciones 277 y 278 de 1993.

Por su parte, el demandante reprochó la decisión del a quo bajo el argumento de que la Resolución 278 de 1993 es una reglamentación de la Resolución 277 del mismo año, razón por la cual no podía establecer requisitos adicionales a los determinados en esta.

El problema jurídico gira entorno a determinar si la entidad demandada al proceder a revocar el nombramiento del señor Jairo Restrepo Piedrahíta, motivó tal decisión fundamentándose en las normas legales y reglamentarias aplicables a su caso particular.

Dentro del proceso se encuentra probado que mediante la Resolución 9 de 14 de enero de 1991 el señor Jairo Restrepo Piedrahíta fue nombrado en propiedad en el cargo de conductor de representación del auditor de las empresas varias de Medellín, en el cual se posesiona el 21 de enero de 1991(6).

De conformidad con el Acuerdo 43 de 1992 y la Resolución 398 de 30 de diciembre de 1992, la auditoría de las empresas varias de Medellín quedó adscrita a la Contraloría General de Medellín(7).

El secretario general de la Contraloría General de Medellín el 27 de julio de 1993, solicitó a la Comisión Nacional del Servicio Civil la inscripción en carrera administrativa del señor Restrepo Piedrahíta, informando que se encontraba posesionado en el cargo de conductor de representación desde el 21 de enero de 1991(8).

Según oficio de 24 de agosto de 1993 suscrito por el secretario de la Comisión Seccional del Servicio Civil de Antioquia, se le informó al señor Restrepo Piedrahíta su inscripción en carrera administrativa en el empleo de conductor de representación código 601304 mediante la Resolución 15 de 18 de agosto de 1993 emanada de esa comisión(9).

El 27 de diciembre de 1993 con vigencia a partir de 1º de enero de 1994, el actor se posesionó en el cargo de conductor de representación en la Contraloría General de Medellín, nombrado mediante la Resolución 529 de 17 de diciembre de 1993(10).

Mediante la Resolución 514 de 10 de diciembre de 1997, proferida por el Contralor General de Medellín se le notificó al demandante el inició de un proceso administrativo de revocatoria de su nombramiento como conductor de esa entidad, bajo el argumento de que no cumplía con uno de los requisitos del manual de funciones para permanecer en el cargo, cual era, haber cursado cuarto (4º) de bachillerato, al encontrar que el certificado de estudios aportado por el demandante era apócrifo(11).

En su defensa, el hoy accionante rindió descargos, manifestando que le asistía derecho para continuar en la carrera administrativa como empleado de la Contraloría General de Medellín(12).

En la Resolución 63 de 4 de febrero de 1998, suscrita por el Contralor General de Medellín, se concluyó que el demandante aportó documentación falsa al posesionarse como empleado de la entidad, en el cargo de conductor de representación, cargo que tenía como requisito académico haber cursado cuarto (4º) de bachillerato, razón por la que procedió a revocar su nombramiento(13).

Caso concreto

Al momento de efectuarse el nombramiento del señor Restrepo Piedrahíta en el cargo de “conductor de representación” en la Contraloría General de Medellín, de conformidad con la Resolución 529 de 17 de diciembre de 1993, los requisitos requeridos para ocupar el cargo en cuestión se encontraban regulados en las resoluciones 277 y 278 de 23 de junio de 1993 proferidas por el Contralor General de Medellín, reglamentación vigente y aplicable al caso particular al realizarse el nombramiento y posesión del accionante, normas reglamentarias de carácter concordante y concomitante.

La Resolución 277 de 23 de junio de 1993(14) suscrita por el Contralor General de Medellín “Por medio de la cual se adoptan medidas conducentes a la carrera administrativa en la auditoría delegada para las EE VV de Medellín y se determinan los requisitos mínimos generales de los cargos de la auditoría delegada para las EE VV de Medellín, así como la tabla de equivalencias permitidas por la ley” en el artículo 7º estableció lo siguiente:

“Requisitos mínimos

Los requisitos mínimos de los empleos, por niveles Jerárquicos y Grados salariales, en la auditoría delegada para las EE VV de Medellín, para el desempeño de los diferentes cargos serán los siguientes, en concordancia con el capítulo II del Decreto 590 de 1993.

(…).

Empleos del nivel operativo

Requisitos mínimos

Aprobación de cinco (5) años de educación básica primaria.

Aprobación de un (1) año de educación secundaria y un (1) año de experiencia.

En este nivel podrán compensarse los estudios exigidos, excepto los cuatro (4) primeros años de educación básica primaria”.

El artículo 8º señaló las equivalencias, y en lo que interesa al presente asunto, dispuso:

“De las equivalencias

Nivel técnico, administrativo, operativo.

(…).

7. Sesenta (60) horas de formación en un área específica por:

(…).

b) Un año de educación secundaria.

(…)”.

Por medio de la Resolución 278 de 23 de junio de 1993(15) suscrita por el Contralor General de Medellín se expidió “el manual de funciones, requisitos mínimos y equivalencias de los empleos de la auditoría delegada para las Empresas Varias de Medellín, de conformidad con la Ley 27 de 1992, para la implementación de la carrera administrativa”.

En dicho manual(16) se establecieron como requisitos para ocupar el cargo de Conductor de Representación Código 601304: aprobación de un (1) año de educación secundaria, licencia de conducción vigente mínimo de 5ª categoría y curso de mecánica y relaciones humanas.

Como equivalencias se dispuso: cinco (5) años de educación primaria, dos (2) años de experiencia relacionada, licencia de conducción vigente mínimo de 5ª categoría y curso de mecánica y relaciones humanas.

Siendo así las cosas, se encuentra probado que al momento de efectuarse el nombramiento del accionante, se le tuvieron en cuenta las equivalencias establecidas en la Resolución 277 de 1993, por cuanto no acreditó el curso de mecánica y relaciones humanas; hecho sustentado en que acreditó cursar cuatro años de educación secundaria, situación que suplía los cursos requeridos.

De igual manera se encuentra probado, que la Contraloría General de Medellín logró establecer que el certificado aportado por el señor Restrepo Piedrahíta para acreditar que cursó cuarto (4º) de bachillerato(17) era falso, y como tal de manera automática el hoy demandante dejó de cumplir con los requisitos para ocupar el cargo que venía desempeñando en la entidad accionada, quien de forma acertada procedió a la revocación de su nombramiento en aplicación de las normas —resoluciones 277 y 278 de 1993— que se encontraban vigentes para la época de su designación y posesión, teniendo en cuenta además lo prescrito en el artículo 5º de la Ley 190 de 1995:

“ART. 5º—En caso de haberse producido un nombramiento o posesión en un cargo o empleo público o celebrado un contrato de prestación de servicios con la administración sin el cumplimiento de los requisitos para el ejercicio del cargo o la celebración del contrato, se procederá a solicitar su revocación o terminación, según el caso, inmediatamente se advierta la infracción.

(…)”.

Es de resaltar que la Resolución 278 de 1993 que implementó el respetivo manual de funciones, se encontraba vigente al momento de la nominación y posesión del señor Restrepo Piedrahíta y como tal le era aplicable sin excepción alguna, pues no obra prueba alguna de que su legalidad se haya cuestionado ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, ni que existirá decisión judicial al respecto.

Finalmente resalta la Sala, que el manual de funciones es un instrumento que contiene el conjunto de normas y tareas que desarrolla cada funcionario o empleado en sus actividades cotidianas, es elaborado técnicamente basado en los respectivos procedimientos, sistemas y normas; resume el establecimiento de guías y orientaciones para desarrollar las rutinas o labores cotidianas, estableciendo con claridad las responsabilidades, las obligaciones que cada uno de los cargos conlleva, sus requisitos y perfiles.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección A, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la Sentencia de siete (7) de diciembre de 2009, proferida por el Tribunal Administrativo de Antioquia, dentro del proceso promovido por Jairo de Jesús Restrepo Piedrahíta.

Cópiese, notifíquese y ejecutoriada, devuélvase el expediente. Al tribunal de origen».

(6) Folios 147 y 149 del cuaderno principal del expediente.

(7) Folios 284 a 288 del cuaderno principal del expediente.

(8) Folio 137 del cuaderno principal del expediente.

(9) Folio 136 del cuaderno principal del expediente.

(10) Folio 125 del cuaderno principal del expediente.

(11) Folios 196 y 197 del cuaderno principal del expediente.

(12) Folio 192 del cuaderno principal del expediente.

(13) Folios 192 a 195 del cuaderno principal del expediente.

(14) Folios 215 y 216 del cuaderno principal del expediente.

(15) Folios 215 y 216 del cuaderno principal del expediente.

(16) Folio 225 vuelto del cuaderno principal del expediente.

(17) Folio 148 del cuaderno principal del expediente.