Sentencia 1998-02346/4268-04 de julio 16 de 2009

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA - SUBSECCIÓN “B”

Radicación 25000-23-25-000-1998-02346-01(4268-04)

Consejero ponente:

Dra. Bertha Lucia Ramírez de Páez

Actor: Monica Ines Gonzalez Velásquez

Demandado: Hospital de Fontibon

Bogotá D. C., dieciséis de julio de dos mil nueve

AUTORIDADES DISTRITALES

Decide la Sala el recurso de apelación interpuesto por la Entidad demandada contra la sentencia de 11 de marzo de 2004, proferida por el Tribunal Administrativo de Casanare (descongestión), que accedió a las pretensiones de la demanda incoada por Mónica Inés González Velásquez contra el Hospital de Fontibón.

LA DEMANDA

Estuvo encaminada a obtener la nulidad de la Resolución No. 751 de 20 de febrero de 1998, mediante la cual el Gerente (e) del Hospital de Fontibón II Nivel declaró insubsistente el nombramiento provisional de la actora en el cargo de Bacterióloga Código 3245 Grado 09.

A título de restablecimiento del derecho, solicita el reintegro al mismo cargo o a otro de igual o superior categoría, sin solución de continuidad; el pago de todos los sueldos, salarios, prestaciones, primas, auxilios, vacaciones, gastos médicos por el parto y demás acreencias legales y extralegales desde la insubsistencia hasta el restablecimiento del derecho; indexando las sumas a pagar.

Como hechos que sirvieron de sustento a las pretensiones narró los siguientes:

Fue nombrada en el cargo de Profesional Universitaria VII, Código 332035 del Laboratorio Clínico del Hospital de Fontibón, mediante la Resolución No. 161 de 14 de enero de 1994. Posteriormente fue nombrada como Bacterióloga Código 3245 Grado 9, tomando posesión del cargo el 16 de mayo de 1997.

La última asignación básica percibida fue de $889.233, devengando Primas de navidad, vacaciones, servicios; auxilios de alimentación y transporte; cesantías y vacaciones. El promedio mensual devengado ascendió a la suma de $1´431.534,60 m/cte.

El 28 de enero de 1998 informó por escrito a la Coordinadora de Personal del Hospital de Fontibón, que se encontraba en estado de embarazo, adjuntando para tal efecto una constancia médica. Dicha información también la radicó ante el Director del ente hospitalario.

El 20 de febrero de 1998, fue declarada insubsistente mediante la Resolución acusada que le fue comunicada el 23 del mismo mes y año.

La insubsistencia fue dispuesta vulnerando las normas legales y lo dicho por la Jurisprudencia respecto de la protección a la mujer embarazada, tornándose en arbitraria, ilegal y mediante abuso de poder.

NORMAS VIOLADAS

Como normas violadas cita las siguientes:

Artículos 4, 13, 25, 26, 29, 43, 53 y 125 de la Constitución Nacional. Artículo 6 del Decreto 2067 de 1991.

Artículo 34 de la Ley 50 de 1990.

Artículos 70, 105 y 106 del Decreto 1950 de 1973.

Artículo 21 del Decreto 3135 de 1968.

Artículo 2 de la Ley 197 de 1938.

LA SENTENCIA

El Tribunal Administrativo de Casanare, mediante sentencia de 11 de marzo de 2004 (fls. 239 a 257 cno. ppal), accedió a las pretensiones de la demanda ordenando el reintegro al cargo; el pago de salarios y prestaciones dejados de percibir, disponiendo la deducción de los emolumentos percibidos del Tesoro Público, con base en las siguientes razones:

El artículo 21 del Decreto 3135 de 1968, establece que durante el embarazo y los tres meses posteriores al parto, sólo podrá efectuarse el retiro por justa causa comprobada y mediante autorización del Ministerio del Trabajo si se trata de trabajadora, o por resolución motivada del Jefe del respectivo organismo si es empleada, presumiéndose que el despido se ha efectuado por motivos de embarazo cuando ha tenido lugar dentro de los períodos señalados sin las formalidades que se establecen.

Esta garantía resulta reforzada por el artículo 43 de la Constitución Nacional, que establece una protección especial a las mujeres en estado de embarazo.

Transcribe extensos apartes de la sentencia de 28 de agosto de 1996, M. P. Dr. Carlos Orjuela Góngora S-638 del Consejo de Estado, que fue reiterada en la sentencia de 21 de mayo de 1998, Exp. No. 17252, Sección Segunda, M.P. Dr. Javier Díaz Bueno, que indicó la protección especial de las mujeres embarazadas y la presunción legal de que el despido se considera ocasionado por motivos de gravidez cuando se produce dentro de determinadas épocas.

Como la demandante informó su estado de embarazo el 28 de enero de 1998, y la insubsistencia se produjo 3 semanas después, no existe duda que tal decisión obedeció a dicha situación, desvirtuándose el argumento del Hospital de Fontibón en el sentido de que la insubsistencia se produjo por la existencia de la lista de elegibles para proveer el cargo de la demandante, habida cuenta que se produjo con posterioridad (6 de abril de 1998).

EL RECURSO

La entidad demandada interpuso recurso de apelación contra el anterior proveído (fls. 274 a 282 cno. ppal), con base en los siguientes argumentos:

El nombramiento de la demandante recae en un título precario de provisionalidad sin derechos de carrera administrativa, siendo facultad discrecional la insubsistencia sin que el acto de retiro deba motivarse.

El escrito de 27 de enero de 1998, mediante el cual informó el embarazo lo dirigió a la Dra. Flor María Sánchez López, quien jamás ha laborado en el Hospital de Fontibón. Además la constancia de recibido está precedida por una firma ilegible y una fecha con el siguiente tenor “en 28-98”. Afirma también, que dicha documental indica que se adjuntaba una constancia expedida por un Ginecobstetra, la que materialmente no fue radicada. Concluye que el Hospital de Fontibón no tuvo conocimiento del embazado sin que pueda condenársele por este hecho.

La demandante guardó silencio respecto de la convocatoria al concurso de méritos para proveer el cargo de Bacterióloga, y para el que se inscribió siendo eliminada en la primera prueba (conocimientos) cuyo examen fue el 19 de diciembre de 1997, siendo esta la motivación del acto acusado y el buen servicio.

Si bien la protección a la maternidad es una presunción legal, admite prueba en contrario como bien se demostró en el sub-examine, al indicar que la insubsistencia no fue como consecuencia del estado de gravidez sino por no haber cumplido con los requisitos del concurso de méritos.

Cuando se reclama la insubsistencia de un nombramiento provisional, ha dicho la Jurisprudencia del Consejo de Estado, que se debe aportar prueba específica, plena y fehaciente de que el retiro obedeció a motivos distintos del mejoramiento del servicio, es decir, por razones diferentes al concurso de méritos convocado por el Hospital de Fontibón, situación que no fue desvirtuada dentro del plenario.

CONCEPTO DEL MINISTERIO PÚBLICO

Mediante memorial obrante a folios 296-302 del cdno ppal, el Ministerio Público allegó los alegatos de conclusión extemporáneamente, solicitando la confirmación de la sentencia impugnada con base en los siguientes argumentos:

Es evidente que la demandante estaba nombrada en un cargo de carrera administrativa, pero en forma provisional, es decir, no ostentaba la estabilidad de los servidores públicos inscritos en el Escalafón al tenor de lo dispuesto por el artículo 8 de la Ley 443 de 1998, que establece que los nombramientos tendrán carácter provisional cuando se trate de proveer transitoriamente empleos de carrera con personal no seleccionado mediante el sistema de mérito.

Empero advierte, que al informar el estado de embarazo semanas antes de la insubsistencia, puede ser desvinculada únicamente por una justa causa motivada en el acto conforme con los artículos 21 del Decreto 3135 de 1968 y 39 y 40 del Decreto 1848 de 1969, situación que brilla por su ausencia en el sub-lite.

Indica que el acto de insubsistencia se profirió antes de que se conformara la lista de elegibles, pues el retiro se le comunicó el 23 de febrero de 1998 y la lista fue elaborada el 6 de abril del mismo año, demostrando que en realidad la desvinculación tuvo origen en el embarazo y no en el sistema de méritos.

Como no se advierte causal de nulidad que invalide lo actuado, procede la Sala a resolver la controversia, previa las siguientes:

CONSIDERACIONES

PROBLEMA JURÍDICO

Corresponde a la Sala decidir sobre la legalidad de la declaratoria de insubsistencia del nombramiento en provisionalidad de la actora en el cargo de Bacterióloga Código 3245 Categoría 09 del Departamento de Laboratorio Clínico del Hospital de Fontibón II Nivel, o si por el contrario adolece de causal de nulidad por habarse efectuado durante el embarazo.

ACTO ACUSADO

Resolución No. 751 de 20 de febrero de 1998, mediante la cual el Gerente (e) del Hospital de Fontibón II Nivel declaró insubsistente el nombramiento provisional de la actora en el cargo de Bacterióloga Código 3245 Grado 09. (fl. 157 cno ppal)

DE LO PROBADO EN EL PROCESO

Vinculación Laboral

Por Resolución No. 161 de 14 de enero de 1994, fue nombrada en el cargo de Profesional Universitaria, código 332035 del Departamento de Laboratorio Clínico al servicio del Hospital de Fontibón II Nivel, con una asignación mensual de $281.000. (fl. 12 cno ppal)

Con Resolución No. 0199 de 19 de mayo de 1997, el Director del Hospital de Fontibón la nombró en el cargo de Bacterióloga Código 3245 Categoría 09, 8 horas, en el Departamento de Laboratorio Clínico, devengando una asignación mensual de $630.608. (fl. 128 cno ppal)

Estado de Gravidez

Mediante escritos radicados el 28 y 29 de enero de 1998, la demandante informó a la “Coordinadora de Personal” que se encontraba en estado de embarazo con 14 semanas de gestación. Para tal efecto, adjuntó una constancia del Jefe del Departamento de Ginecología del Hospital de Fontibón. (fls. 8 y 9 cno ppal)

La radicación de la anterior información, está corroborada y aceptada por el Hospital de Fontibón II Nivel, cuando al contestar los hechos 9 y 10 de la demanda (fl. 63 cno ppal) que relataron la presentación de dichos escritos, manifestó: “9 y 10. Es cierto, de acuerdo en la documental que obra en la hoja de vida de la actora.”

Aunado a lo anterior, el Hospital de Fontibón II Nivel aportó como material probatorio el Oficio GEHF 207 de 22 de julio de 1999 (fl. 155 cno ppal), suscrito por el Gerente de tal ente hospitalario, informando al A-quo lo siguiente:

“Es de anotar que en la hoja de vida folios 90 y 91 obra la comunicación enviada por la citada profesional dirigida a la Coordinadora de Personal doctora FLOR MARÍA LÓPEZ SÁNCHEZ informando sobre su estado de embarazo, documentos que tienen los siguientes alcances:

La fecha de remisión a la Coordinadora de Personal es del 27 de Enero de 1998.

La certificación se hace por el doctor EDUARDO ESQUIVEL ORDÓÑEZ, en su calidad de Jefe del Departamento de Ginecología del Hospital Fontibón II Nivel, con fecha Enero 28 de 1998.”

Registro Civil de Nacimiento

El Registro Civil de Nacimiento de 9 de julio de 1998 (fl. 108 cno ppal), protocolizado en la Notaría Cuarta del Círculo de Bogotá, D.C., hace constar que Laura Daniela Gámez González nació el 1 de julio de 1998, y que es hija de Mónica Inés González Velásquez (C.C. No. 51´968.579) y Gilberto Gámez Castro (C.C. No. 79´297.459).

Convocatoria al Concurso de Méritos

En cumplimiento del Auto de 21 de mayo de 1999, proferido por el A-quo, (fls. 152 y 153 cno ppal) el Hospital de Fontibón allegó al plenario como antecedentes administrativos del acto acusado los siguientes:

Convocatoria No. 012 de 21 de noviembre de 1997, proferida por el Director del Hospital de Fontibón, por la cual se inició el proceso de selección para 2 vacantes del empleo: Bacteriólogo 8 horas, Código 3245, Grado 09, sueldo $630.608, de la Subdirección Científica Diagnóstico y Tratamiento del Departamento de Laboratorio Clínico del Hospital de Fontibón II Nivel. Las inscripciones para los interesados se fijaron del 1 al 5 de diciembre de 1997 y como pruebas dispuso las siguientes:

ClaseCarácterCalif.Mín.Aprobado% en concursoFecha de aplicación
1. CONOCIMIENTOSELIMINATORIO70/10030%DIC. 19 DE 1997
2. ENTREVISTACLASIFICATORIO-------------------30%ENERO 6 DE 1998
3. Anál. de Antec.CLASIFICATORIO-------------------40%ENERO 13 DE 1998
   TOTAL 100% 

Una vez efectuado el proceso eliminatorio y clasificatorio, con Resolución No. 789 de 6 de abril de 1998, el Gerente del Hospital de Fontibón II Nivel elaboró la lista de elegibles en orden de mérito para suplir 2 vacantes del empleo de Bacteriólogo, 8 horas, Código 3245, Categoría 14, de la siguiente manera:

No. DE PUESTONOMBRE DEL CANDIDATODOCUMENTO DE IDENTIDADPUNTAJE TOTAL
1GONZALEZ RUGE DECCY MAGNOLIA51.991.46157,76
2SANCHEZ PINEDA ANGELICA MARIA39.653.41556,38

Insubsistencia en el Cargo

A través de la Resolución No. 751 de 20 de febrero de 1998, el Gerente (e) del Hospital de Fontibón declaró insubsistente a la demandante en el cargo de Bacterióloga Código 3245 Categoría 09, quien no ostentaba los derechos de Carrera Administrativa conforme a la certificación emanada por el Departamento Administrativo de la Función Pública de 14 de octubre de 1999. (fl. 182 cno ppal)

ANÁLISIS DE LA SALA

Normatividad Aplicable y Antecedentes Jurisprudenciales

El artículo 53 de la Constitución Nacional prevé la protección a la maternidad, entendida en la especial atención y cuidado por parte del Estado, no sólo respecto de la madre sino también de la criatura que está por nacer. Esto implica desde luego la efectividad del fuero de maternidad, siendo la materialización del derecho objetivo.

El artículo 21 del Decreto 3135 de 1968, establece la prohibición del despido durante la etapa del embarazo, con el siguiente tenor literal:

“PROHIBICIÓN DE DESPIDO. Durante el embarazo y los tres meses posteriores al parto o aborto, sólo podrá efectuarse el retiro por justa causa comprobada, y mediante autorización del Inspector del Trabajo si se trata de trabajadora, o por resolución motivada del Jefe del respectivo organismo si es empleada.

Se presume que el despido se ha efectuado por motivo de embarazo cuando ha tenido lugar dentro de los períodos señalados en el inciso anterior sin las formalidades que el mismo establece. En este caso, la empleada o trabajadora tiene derecho a que la entidad donde trabaja le pague una indemnización equivalente a los salarios o sueldos de sesenta (60) días, fuera de las indemnizaciones y prestaciones a que hubiere lugar de acuerdo con su situación legal o contractual y, además, al pago de las ocho (8) semanas de descanso remunerado, si no lo ha tomado.” (Negrillas)

A su vez, el artículo 39 del Decreto 1848 de 1969 reglamentario del Decreto 3135 de 1968, dispuso:

“1. Ninguna empleada oficial podrá ser despedida por motivos de embarazo o lactancia.

2. Durante el embarazo y los tres (3) meses subsiguientes a la fecha del parto o aborto, solamente podrá efectuarse el retiro de la empleada por justa causa comprobada y mediante la autorización expresa que al efecto deberá solicitarse del respectivo Inspector del Trabajo, cuando se trate de trabajadoras vinculadas por contrato de trabajo.

Si la empleada oficial estuviere vinculada por una relación de derecho público, se requerirá para tal efecto resolución motivada de la correspondiente entidad nominadora. (Negrillas)

ARTICULO 40. PRESUNCIÓN DE DESPIDO POR EMBARAZO. Se presume que el despido se ha efectuado por motivo de embarazo o lactancia, cuando tiene lugar dentro de los períodos señalados en el artículo anterior y sin la observancia de los requisitos exigidos en dicha norma legal.”

Sobre el particular el Consejo de Estado, Sección Segunda, mediante sentencia S-638 de 28 de agosto de 1996, M. P. Dr. Carlos Arturo Orjuela Góngora, actora: Gloria Marina Vanegas Castro, Demandado: Municipio de Cúcuta, citada en la sentencia de la misma Corporación de 19 de junio de 2008, Exp. No. 41001-23-31-000-1995-08400-01(5848-05), actora: DEYANIRA MUNAR VIDARTE, M. P. Dr. Jesús María Lemos Bustamante, expresó lo siguiente:

“Con base en estos antecedentes, la jurisprudencia ha entendido que cuando está probado el estado de embarazo, el hecho es conocido por el nominador y el acto de desvinculación no está motivado, éste se presume ilegal.

Debe recordarse además, que el artículo 21 del Decreto 3135 de 1968 dispone en su inciso 1º que la empleada pública sólo puede ser removida mediante “resolución motivada del jefe respectivo del organismo” durante el embarazo y los tres meses posteriores al parto o aborto; y en el inciso 2º consagra la presunción de “que el despido se ha efectuado por motivo de embarazo cuando ha tenido lugar dentro de los períodos señalados en el inciso anterior sin las formalidades que el mismo establece”. A su vez, el artículo 40 del Decreto 1848 de 1969, reglamentario del anterior, —presunción de despido por embarazo—, repite estas previsiones.

Esto es, que regularmente los actos administrativos de remoción se presumen legales, o lo que es igual, están amparados por la “presunción de legalidad”. Empero, en esos casos excepcionales como el de la empleada en estado de embarazo o lactancia, esa presunción se invierte; o sea, que en este supuesto se presume que el acto es ilegal si se profiere “sin la observancia de los requisitos exigidos en dicha norma legal…”

CASO CONCRETO

El artículo 357 del Código de Procedimiento Civil, modificado por el artículo 1, numeral 175 del Decreto 2282 de 1989, dispone que la apelación se entiende interpuesta en lo desfavorable al apelante, y por lo tanto el superior no podrá enmendar la providencia en la parte que no fue objeto del recurso, salvo que en razón de la reforma fuere indispensable hacer modificaciones sobre puntos íntimamente relacionados con aquélla. Sin embargo, cuando ambas partes hayan apelado o la que no apeló hubiere adherido al recurso, el superior resolverá sin limitaciones.

La anterior normativa marca el ámbito dentro del cual el Ad-quem debe valorar la impugnación interpuesta en el presente caso, disponiéndose en consecuencia el estudio de los argumentos esbozados en el recurso de alzada por la entidad demandada.

Cargo Primero

El nombramiento de la demandante recae en un título precario de provisionalidad sin ostentar ningún tipo de estabilidad, siendo la insubsistencia una facultad discrecional sin necesidad de motivarse.

El artículo 53 de la Constitución Nacional contempla una “protección especial a la mujer, a la maternidad”, dentro del contexto normativo de los principios mínimos que deben observarse en las relaciones laborales. Dicha normativa no distingue la clase de vinculación laboral de la mujer en estado de embarazo, pues además de garantizar la estabilidad reforzada en el empleo durante el lapso de gestación y durante los primeros meses del nacimiento, está orientada a la protección integral del naciturus suplida por sus padres, y en el caso particular por la madre trabajadora.

Si bien, en principio los empleados en provisionalidad no gozan de las mismas prerrogativas de aquellos inscritos en el escalafón de carrera administrativa, dicha situación administrativa al ser ponderada con la protección Constitucional del artículo 53, resulta precaria dada la finalidad de la norma de salvaguardar los derechos del que está por nacer y de su madre gestante. 

Por su parte, los artículos 21 del Decreto 3135 de 1968 y 39 y 40 del Decreto 1848 de 1969, prohíben el despido de la mujer durante el embarazo y durante los tres meses posteriores al parto, siempre que se trate de una empleada oficial vinculada por una relación de derecho público. Luego, como en efecto la demandante estuvo vinculada con el Hospital de Fontibón a través de una relación legal y reglamentaria de carácter provisional, dicho cargo queda desvirtuado.

Cargo Segundo

Afirma que el escrito de 27 de enero de 1998, mediante el cual la demandante informó su estado de embarazo, está dirigido a la Dra. Flor María Sánchez López que jamás ha laborado en el Hospital de Fontibón, siendo inexistente dicha comunicación y la información acerca del estado de gravidez. Indica además que la constancia de recibido de la documental tiene una firma ilegible y una fecha con el siguiente tenor “en 28-98”, advirtiendo también que el anexo suscrito por el Ginecobstetra nunca se radicó materialmente ante la Administración.

Respecto de este argumento la Sala indicará desde ahora que no está llamado a prosperar por cuanto los escritos radicados el 28 y 29 de enero de 1998 informaron a la “Coordinadora de Personal” que se encontraba en estado de embarazo, adjuntándose una constancia de tal situación emanada por el Jefe del Departamento de Ginecología del Hospital de Fontibón.

Es inaceptable que la entidad demandada afirme en el recurso de alzada que no tuvo conocimiento de la gravidez, pues se contradice con lo manifestado en la contestación de la demanda cuando afirmó que tales escritos son ciertos conforme consta en la hoja de vida, siendo reiterada tal afirmación en el Oficio GEHF 207 de 22 de julio de 1999 (fl. 155 cno ppal), suscrito por el Gerente del ente hospitalario, cuando dijo que en la hoja de vida de la demandada obra la “comunicación enviada por la citada profesional dirigida a la Coordinadora de Personal doctora FLOR MARÍA LÓPEZ SÁNCHEZ informando sobre su estado de embarazo…”

Sobre la fecha de radicación de los escritos, encuentra la Sala que antes de la fecha “28-98”, se expresan las siglas “ENE”, demostrándose así que la demandante informó de su embazo el 28 de enero de 1998 y la constancia del Ginecobstetra el 29 del mismo mes y año.

Respecto de que la Dra. Flor María Sánchez López no labora en el Hospital de Fontibón, la Sala observa que dicho cargo no fue manifestado dentro de las excepciones propuestas al momento de contestar la demanda, siendo impertinente su estudio por esta instancia garantizando la lealtad procesal con la contraparte. En todo caso se dirá, que tal hecho no está plenamente probado en el plenario constituyéndose en temeraria la afirmación.

Cargo Tercero

La eliminación de la demandante del concurso de méritos previsto para proveer el cargo de Bacterióloga, es la motivación suficiente y la razón del buen servicio que tuvo el Hospital de Fontibón II Nivel para declarar insubsistente el nombramiento.

Si bien una vez elaborada la lista de elegibles debe la Administración cumplir los términos legales para el período de prueba, nombramiento y posesión conforme lo establece el ordenamiento jurídico, también lo es, que estamos frente a una norma preponderantemente protectora del derecho a la maternidad que obligaba a motivar el acto acusado tal como quedó establecido en los Decretos 3135 de 1968 y 1848 de 1969, situación suficiente para declarar la nulidad del acto acusado.

Ahora bien, Laura Daniela Gámez González(1) nació el 1 de julio de 1998, conforme consta en el Registro Civil de Nacimiento, presumiéndose que la fecha de la concepción fue cercana al 1 de octubre de 1997, es decir antes de la publicación de la Convocatoria No. 012 de 21 de noviembre de 1997, siendo informada tal situación a la Administración el 28 y 29 de enero de 1998 y declarada la insubsistencia por Resolución de 20 de febrero de 1998.

La anterior cronología advierte que el Hospital de Fontibón II Nivel tuvo conocimiento del embarazo semanas antes de la insubsistencia, surgiendo la obligación de proteger los derechos de la empleada durante la gestación y la licencia de maternidad sin excepción alguna.

Finalmente, el Hospital de Fontibón aporta la lista de elegibles establecida en la Resolución No. 789 de 6 de abril de 1998, proferida por el Director del ente hospitalario con la finalidad de probar el mejor derecho de los aspirantes para suplir uno de los cargos desempeñados por la demandante (fl. 159 cno ppal), advirtiendo la Sala sobre el particular que la lista allegada al plenario dispuso los mejores puntajes para suplir 2 vacantes del empleo de Bacteriólogo, 8 horas, Código 3245 “CATEGORIA 14”, es decir, un Grado diferente al establecido en la Convocatoria 012 de 1997 para suplir el Grado 09 ostentado por la actora, desvirtuándose tal argumento.

En este orden de ideas, como la comunicación del embarazo al Hospital de Fontibón se produjo antes de la notificación de la insubsistencia, y como el acto acusado no fue motivado conforme lo ordena la normativa aplicable, el proveído impugnado que accedió a las súplicas de la demanda amerita ser confirmado.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección “B”, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA

CONFÍRMASE la sentencia del 11 de marzo de 2004, proferida por el Tribunal Administrativo de Casanare, que accedió a las pretensiones de la demanda incoada por Mónica Inés González Velásquez contra el Hospital de Fontibón II Nivel.

UNA VEZ EN FIRME DEVUÉLVASE EL EXPEDIENTE AL TRIBUNAL DE ORIGEN.

CÓPIESE, NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.

La anterior providencia la estudió y aprobó la Sala en sesión de la fecha.

Magistrados: Víctor Hernando Alvarado Ardila—Gerardo Arenas Monsalve—Bertha Lucía Ramírez De Páez.

1 Hija de la demandante.