Sentencia 1999-00036 de diciembre de 2006 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: expediente 1999-00036.

Consejero Ponente:

Dr. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo.

Recursos de apelación contra la sentencia de 6 de marzo de 2003, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Actora: Alkimia Publicidad Ltda.

Bogotá, D.C., once de diciembre de dos mil seis.

Se deciden los recursos de apelación oportunamente interpuestos por los apoderados de la DIAN y de la actora, contra la sentencia de 6 de marzo de 2003, proferida por la Sección Primera, Subsección “A” del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que accedió parcialmente a las pretensiones de la demanda.

I. Antecedentes.

I.1. La sociedad Alkimia Publicidad Ltda. por medio de apoderado y en ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, consagrada en el artículo 85 del Código Contencioso Administrativo, presentó demanda ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, tendiente a que mediante sentencia, se hicieran las siguientes declaraciones:

Son nulas las resoluciones 662-0088 de 20 de abril de 1998, emanada de la división de liquidación de la DIAN de Bogotá; y 1719 de 5 de agosto de 1998, expedida por la división jurídica de la misma entidad, que ordenaron el decomiso de 3 vehículos usados, importados por la actora, avaluados en $ 30’043.323.

Que como consecuencia de lo anterior se declare que la demandante no adeuda suma alguna a la DIAN por concepto de sanciones ni ha incumplido obligación legal alguna; y se condene a la demandada al pago de perjuicios materiales (daño emergente y lucro cesante) y morales, en la cuantía que se indica en la demanda.

I.2. La sociedad Alkimia Publicidad Ltda., por medio de apoderado y en ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, consagrada en el artículo 85 del Código Contencioso Administrativo, presentó demanda ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, tendiente a que mediante sentencia, se hicieran las siguientes declaraciones:

Son nulas las resoluciones 662-0087 de 20 de abril de 1998, emanada de la división de liquidación de la DIAN de Bogotá; y 1752 de 11 de agosto de 1998, expedida por la división jurídica de la misma entidad, que ordenaron el decomiso de 6 vehículos usados, importados por la actora, avaluados en $ 60’086.646.

Que como consecuencia de lo anterior se declare que la demandante no adeuda suma alguna a la DIAN por concepto de sanciones ni ha incumplido obligación legal alguna; y se condene a la demandada al pago de perjuicios materiales (daño emergente y lucro cesante) y morales, en la cuantía que se indica en la demanda.

I.3. En cada una de las demandas, cuyos procesos se acumularon para ser decididos en una misma sentencia, la actora señala como violados los artículos 29 y 83 de la Constitución Política; 2º y 3º del Código Contencioso Administrativo, 63, 64 y 72 del Decreto 1909 de 1992, en esencia, por lo siguiente:

1. Que la factura, registro del Incomex, declaración de valor, etc., que son los documentos soportes de la importación, fueron entregados a la aduana, lo que descarta cualquier posible maniobra fraudulenta u operación de contrabando.

2. Explica que en este caso la causa del decomiso fue exclusivamente la ausencia de seriales de los vehículos en la declaración de importación, que para la DIAN constituye omisión de descripción, lo cual no es cierto, pues la propia DIAN en el Acta de Comité de Dirección Nº 001 de 1998 y en el memorando 036 de 24 de marzo de 1998, admitió que para el año de 1994 no existían descripciones mínimas de los seriales en las declaraciones de importación. En consecuencia, según la actora, tal exigencia en este caso constituye violación del principio de legalidad.

Al efecto, trae a colación apartes de diversas jurisprudencias del Consejo de Estado en torno al tema de los seriales.

Aclara que el comité de dirección es el máximo órgano de la DIAN con competencia para interpretar las normas, según el artículo 29 del Decreto 1725 de 1997.

3. Recaba en que dicho comité exige que para formular declaraciones oficiales de corrección deberá someterse a consideración del comité coordinador especial o local la evaluación y estudio de la declaración de importación, procedimiento este cuya aplicación se solicitó en este caso en la vía gubernativa.

Insiste en que en la vía gubernativa solicitó la aplicación del principio de favorabilidad, previsto en el artículo 8º del Decreto 1739 de 1991, norma vigente que debió ser aplicada de manera obligatoria, máxime si las mercancías siempre estuvieron a disposición de la DIAN.

4. Enfatiza en que tanto en la factura comercial como en la guía aérea figuran los números de serial de cada vehículo y que no hubo omisión de la descripción sino, a lo sumo, descripción deficiente.

(...).

V. Consideraciones de la Sala.

Según se lee en el texto de los actos acusados, lo que motivó el decomiso de las 9 camionetas usadas, importadas por la actora, fue el hecho de que en la declaración de importación no se indicó el número del serial de cada una de ellas.

Al respecto, cabe precisar lo siguiente:

En las declaraciones de importación, en la casilla referente a descripción de la mercancía, aparece lo siguiente

“Camionetas usadas marca ford club wagon, cabina dura, fabricación 1990, precio cuando nuevas $ 16.616, para pasajeros. GVW 880 Lbs, capacidad carga: 3500, motor a gasolina de 5.500 cc, caja automática de 4 velocidades, tracción sencilla 4x2. Dist, entre ejes 138” (fl. 36, exp. 90036).

A folio 36 del expediente 90037, obra el registro de importación 008024 que da cuenta de la importación de 9 camionetas, en cuya casilla 17 correspondiente a la descripción de la mercancía, además de los datos relacionados anteriormente, se expresa: “Nº de Motor 1FBHS31G9FHA74152 al 74161”.

Igualmente, en las guías aéreas 08400817014 y 09400817040, obrantes a folios 35 del expediente 90037 y 94 del expediente 90036 se indican los números de motor de las referidas camionetas.

El punto central de la controversia radica en establecer si por el hecho de que en las declaraciones de importación se hace referencia al número del registro de importación y de la guía aérea, documentos estos que relacionan el número del motor, ello es suficiente para tener como plenamente identificadas en las declaraciones de importación las camionetas, en lo que al número de motor se refiere.

En torno al tema de la identificación plena de las mercancías, la Sala en diversos pronunciamientos, entre ellos, en sentencia de 7 de septiembre de 2000 (Exp. 5724, C.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo), ha precisado que no puede confundirse la omisión de la descripción de la mercancía con la deficiencia de la misma. Sin embargo, ha sido enfática en cuanto a que en la aplicación de este criterio deben tenerse en cuenta las especiales circunstancias que rodean cada caso en particular.

Así, en providencia de 24 de septiembre de 1998, (Exp. 5079, Actora: Multipartes Ltda., C.P. Juan Alberto Polo Figueroa), dijo la Sala:

“... en cada caso particular deben atenderse las circunstancias peculiares de que se trate, a fin de determinar si son aplicables los criterios jurisprudenciales pertinentes sentados respecto de otro...”.

De igual manera manifestó la Sala en sentencia de 18 de mayo del 2000 (Exp. 4193, Actora: Compaq Computer de Colombia S.A., C.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo):

“... y es que los elementos esenciales de individualización varían de acuerdo con la naturaleza de la mercancía.

En efecto, en tratándose de la importación de vehículos, por ejemplo, en principio, lo relevante sería la marca, el modelo y el número de motor; el número de la serie, si bien contribuye a una mejor identificación, su omisión podría no ser obstáculo para su adecuada individualización...”.

La Sala en sentencia de 14 de febrero de 2002, (Exp. 7149, C.P. Manuel S. Urueta Ayola), en un asunto relacionado con motores para helicópteros, estimó que el número del motor constituye un elemento esencial para la descripción de la mercancía.

En este caso, según el estudio técnico adelantado por funcionarios de la Policía Metropolitana de Bogotá, Sijín, Unidad de Automotores, de 12 de diciembre de 1996, la ensambladora de las camionetas utiliza una plaqueta donde estampa el número de chasis (fl. 51, exp. 90037).

Es decir, que lo que identifica una camioneta de otra es dicho número, que corresponde en este caso a los que aparecen en las guías aéreas y en el registro de importación. Tan cierto es ello, que las características que aparecen en las casillas de descripción son idénticas para las 9 camionetas importadas.

La razón de ser de la exigencia de que en las declaraciones de importación se describan las mercancías por sus características esenciales, radica en que una misma declaración de importación bien puede servir para amparar mercancías con características idénticas, no legalizadas, lo cual es difícil de detectar cuando la mercancía ha salido del territorio aduanero y se ejerce sobre la misma el control posterior, que permite a la DIAN ordenar en cualquier momento la inspección física de las mercancías de procedencia extranjera, aun cuando hayan sido transformadas o incorporadas a otras. De ahí que, tratándose de la importación de vehículos, por ser el número del chasis o motor un elemento esencial insustituible, debe registrarse tal dato en la correspondiente declaración de importación; y la guía aérea ni el registro de importación tienen la virtualidad de reemplazar a dicha declaración.

A propósito de este tema, la Sala en sentencia de 18 de noviembre de 2004 (exp. 1502 (8503), C.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo), hizo énfasis en que cuando se trata de falta de relación de un elemento esencial para la descripción de la mercancía, la misma no puede tenerse como declarada y sobre ella debe proceder el decomiso, a la luz del artículo 72 del Decreto 1909 de 1992; y que si bien es cierto que en un momento dado se podrían tener en cuenta los documentos que sirven de soporte a la importación, no lo es menos que ello solo procede frente a situaciones muy excepcionales, donde no esté de por medio un elemento esencial de identificación.

Consecuente con lo precedentemente expuesto, la Sala habrá de revocar la sentencia apelada para disponer, en su lugar, la denegatoria de las pretensiones de la demanda, lo que la releva, obviamente, de referirse a los argumentos del recurso de la actora.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

REVÓCASE la sentencia apelada y, en su lugar, se dispone:

DENIÉGANSE las pretensiones de la demanda.

Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior sentencia fue leída, discutida y aprobada por la sala en la sesión del día 11 de diciembre de 2006.

_______________________________________