Sentencia 2001-00044 de octubre 29 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA - SUBSECCIÓN A

Rad.: 88001-23-31-000-2001-00044-02 (32.571)

Consejero Ponente:

Dr. Carlos Alberto Zambrano Barrera

Actor: Rankin Jay Winston Delano y otra

Demandado: Nación - Ministerio del Medio Ambiente y otro

Asunto: Acción de reparación directa

Bogotá, D. C., veintinueve de octubre de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «V. Consideraciones

Competencia

Las normas de asignación de competencia que rigen la actuación se encuentran previstas en el Decreto 597 de 1988 y de allí que, para que el asunto pueda ser tramitado en segunda instancia, la cuantía del proceso debe exceder de $26’390.000. Comoquiera que la pretensión de mayor valor formulada en la demanda corresponde a la suma de $30.000’000.000, solicitada por daño emergente, esta corporación es competente para conocer del recurso interpuesto.

El ejercicio oportuno de la acción

De conformidad con el artículo 136 del Código Contencioso Administrativo, la acción de reparación directa caduca al cabo de 2 años, contados a partir del día siguiente al del acaecimiento del hecho, omisión u operación administrativa o de ocurrida la ocupación temporal o permanente del inmueble de propiedad ajena por causa de trabajo público o por cualquier otra causa.

En el presente asunto los actores pretenden la declaratoria de responsabilidad de la demandada por los perjuicios sufridos con la omisión del trámite de negociación voluntaria o de expropiación del predio denominado “Iron Wood Hill” de su propiedad, luego de haberlo afectado como Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon, mediante la Resolución 1021 de 1995, modificada por la 013 de 1996.

Sobre el particular, se tiene que, mediante providencia del 7 de febrero de 2002, al resolver el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante contra el auto del tribunal que declaró la caducidad de la acción, la Sección Tercera del Consejo de Estado consideró que el término debía contarse desde el momento en el que el Ministerio del Medio Ambiente cerró la posibilidad de negociación directa y le comunicó a la parte demandante que no contaba con los recursos para adquirir el bien, esto es, el 26 de enero de 2000.

Con fundamento en lo anterior y, comoquiera que la demanda se presentó el 16 de marzo de 2001, es claro que esta se introdujo dentro del término establecido para ese efecto.

El caso concreto

1. Mediante sentencia de 15 de febrero de 1993(5), el Juzgado Promiscuo Municipal de Providencia declaró que el señor Rankin Jay Winston Delano adquirió, por “PRESCRIPCION ETRAORDINARIA (sic) ADQUISITIVA DE DOMINIO”, por haberlo poseído con ánimo de señor y dueño por 40 años, un lote de terreno ubicado en el municipio de providencia, en el sector de “iron wood hill”, con los siguientes linderos: por el norte linda con el mar (en una extensión de 637 metros), por el sur linda con el mar (en una extensión de 896 metros), por el este linda con el mar (en una extensión de 593 metros), por el oeste linda con Eduardo Britton y Luis Newball (en una extensión de 190 metros), con Reynaldo Bryan (en una extensión de 259 metros), con la pista del aeropuerto “El Embrujo” (en una extensión de 215 metros), en este punto colinda con terrenos de Rubén Britton y Lorena Kalbarazky (en una extensión de 270 metros).

La anterior providencia fue consultada y, mediante sentencia del 2 de abril de 1993(6), el Juzgado Civil del Circuito de San Andrés la confirmó.

En el folio de matrícula inmobiliaria 450-15529(7), expedido el 15 de marzo de 2001 por la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de San Andrés (con código catastral 00-00-0001-0037), figura como propietario el señor Rankin Jay Winston Delano, puesto que el 18 de mayo de 1993 se registró la declaración judicial de pertenencia del bien, esto es, la sentencia que viene de mencionarse.

La Resolución 1021, proferida el 13 de septiembre de 1995 por el Ministerio de Medio Ambiente(8), dispuso:

“ARTÍCULO PRIMERO: Resérvase, alindérase y declárase Parque Nacional Natural Old Providence and Mc Bean Lagoon, la zona que se encuentra comprendida por los siguientes límites: El punto Nº 1, se localiza al oriente y en cercanías de la cabecera sur de la pista del aeropuerto El Embrujo, con coordenadas geográficas 13º 21’ 22” de latitud N y 81º 21’ 35” de longitud W y coordenadas planas 1’972.593 N y 536.076 E, en la intersección de la cerca de alambre de púas que delimita el área de seguridad de dicha pista (berma), con otra cerca de una posesión que tiene una orientación W-E y que termina en proximidades al Mar Caribe. Se continúa con una dirección general noroeste, siguiendo la línea demarcada por la cerca de alambre del área de seguridad de la pista, correspondiente al límite oriental del aeropuerto El Embrujo, en una distancia aproximada de 1.385 metros y azimut de 352º para encontrar el punto Nº 2, con coordenadas geográficas 13º21’45” N y 81º21’39” W y coordenadas planas 1’973.279 N y 535.980 E., localizado al noreste de la estación meteorológica del aeropuerto y donde termina la cerca del área de seguridad de la pista de este. De este sitio con un azimut de 296º y una distancia de 97 metros se ubica el punto Nº 3, con coordenadas geográficas 13º 21’ 45” N y 81º21’40” W y coordenadas planas 1’973.299 N y 535.936 E. De este punto con un azimut de 5º y distancia de 109 metros se localiza el punto Nº 4 con coordenadas geográficas 13º21’47” N y 81º21’40” W y coordenadas planas 1’973.351 N y 534.939. De aquí, con azimut de 347,5º y distancia de 158 metros se halla el punto Nº 5, con coordenadas geográficas 13º21’50” N y 81º21’41” W y coordenadas planas 1’973.432 N y 535.923 E. De este punto con un azimut 340,5º de y distancia de 81 metros se localiza el punto Nº 6 con coordenadas geográficas de 13º 21’ 51” N y 81º 21’ 41” W y coordenadas planas 1’973.468 N y 535.909 E. Se sigue con azimut de 347º y distancia de 158 metros para ubicar el punto Nº 7 con coordenadas geográficas 13º 21’ 53 N y 81º 21’ 42” W y coordenadas planas 1’973.546 N y 535.394 E. Se sigue luego con azimut de 1,5º y distancia de 89 metros para hallar el punto Nº 8, con coordenadas geográficas 13º 21’ 55” N y 81º 21’ 42”W y coordenadas planas 1’973.589 N y 535.395 E. Se continúa con azimut de 335,5º y distancia de 142 metros, lugar donde se ubicar el punto Nº 9, con coordenadas geográficas 10º 21’ 57” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’973.654 N y 535.865 E. De aquí, con azimut de 12,5º y distancia de 112 metros se localiza el punto Nº 10, con coordenadas geográficas 10º 21’59” N y 81º 21’ 42” W y coordenadas planas 1’973.709 N y 535.879 E. Se continúa con azimut de 338,5º y distancia de 157 metros para ubicar el punto Nº 11, con coordenadas geográficas 13º 22’ 01” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’973.782 N y 535.846 E, el cual coincide con la cerca de alambre que delimita la cabecera norte de la pista del aeropuerto El Embrujo. Se sigue con azimut de 8º y distancia 326 metros para ubicar el punto Nº 12, con coordenadas geográficas 13º 22’ 06” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’973.943 N y 535.873 E. Luego con un azimut de 353º y distancia de 220 metros se localiza el punto Nº 13, con coordenadas geográficas 13º 22’ 09” N y 81º 21’ 43”W y coordenadas planas 1’974.047 N y 535.859 E. Se continúa con azimut de 17º y distancia de 159 metros para localizar el punto Nº 14, con las coordenadas geográficas 13º 22’ 12” N y 81º 21’ 42” W y coordenadas planas 1’974.120 N y 535.984 E. Se continúa con azimut de 351,5º y distancia de 287 metros para localizar el punto Nº 15, con las coordenadas geográficas 13º 22’ 16” y 81º 21’ 43” W. De este sitio se continúa con azimut 358º y distancia de 106 metros hasta localizar el punto Nº 16, con coordenadas geográficas 13º 22’ 18” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’943.314 N y 533.871 E. De este punto se sigue con un azimut de 359º y distancia de 137 metros hasta localizar el punto Nº 17, con coordenadas geográficas 13º 22’ 20” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.382 N y 535.859 E. De este sitio se continúa con un azimut de 185º y distancia de 96 metros hasta encontrar el punto Nº 18, con coordenadas geográficas 13º 22’ 22” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.431 N y 535.875 E. De este punto se sigue con un azimut de 0º o 360º y distancia de 61 metros hasta encontrar el punto Nº 19, identificado con las coordenadas geográficas 13º 22’ 23” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.471 N y 535.874 E. De este punto se continúa con azimut de 26º y distancia de 66 metros hasta ubicar el punto Nº 20, con coordenadas geográficas 13º 22’ 24” N y 81º 21’ 42” W y coordenadas planas 1’974.491 N y 535.888 E. De este sitio se sigue con un azimut de 356º y distancia de 38 metros hasta encontrar el punto Nº 21, con coordenadas geográficas 13º 22’ 24” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.507 N y 535.876 E. De este sitio se continúa con una azimut de 293º y distancia de 67 metros hasta encontrar el punto Nº 22, con coordenadas geográficas 13º 22’ 25” N y 81º 21’ 44” W y coordenadas planas 1’974.520 N y 535.856 E. De este punto se sigue con un azimut de 303,5º y distancia de 105 metros hasta encontrar el punto Nº 23, con coordenadas geográficas 13º 22’ 26” N y 81º 21’ 45” W y coordenadas planas 1’974.548 N y 535.811 E. De este sitio se sigue con un azimut de 325º y distancia de 77 metros hasta encontrar el punto Nº 24, con coordenadas geográficas 13º 22’ 26” N y 81º 21’ 46” W y coordenadas planas 1’974.581 N y 535.790 E. De este punto se continúa con un azimut de 352,5º y distancia de 100 metros hasta ubicar el punto Nº 25, con coordenadas geográficas 13º 22’ 29” N y 81º 21’ 45” W y coordenadas planas 1’974.632 N y 535.383 E. De éste sitio se sigue con un azimut de 0º o 360º y distancia de 26 metros hasta localizar el punto Nº 26, con coordenadas geográficas 13º 22’ 29” N y 81º 21’46” W y coordenadas planas 1’974.644 N y 535.784 E. De este punto se continúa con un azimut de 10º y distancia de 101 metros hasta ubicar el punto Nº 27, con coordenadas geográficas 13º 22’ 31” N y 81º 21’ 46” W y coordenadas planas 1’974.696 N y 535.793 E. De este sitio se sigue con un azimut de 107,5º y distancia de 77 metros hasta localizar el punto Nº 28, con coordenadas geográficas 13º 22’ 31 N y 81º 21’ 45” W y coordenadas planas 1’974.684 N y 535.828 E. De este punto se continúa con un azimut de 34,5º y distancia de 186 metros hasta ubicar el punto Nº 29, con coordenadas geográficas 13º 22’ 33” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.759 N y 535.879 E. De este sitio se sigue con un azimut de 338,5º y distancia de 103 metros hasta ubicar el punto Nº 30, con coordenadas planas 13º 22’ 34” N y 81º 21’ 44” W y coordenadas planas ‘974.808 N y 535.860 E. De este sitio se continúa con un azimut de 116,5º y distancia de 56 metros hasta localizar el punto Nº 31, con coordenadas geográficas 13º 22’ 34” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.797 N y 535.885 E. De este punto se continúa con un azimut de 118,5º y distancia de 95 metros hasta encontrar el punto Nº 32, con coordenadas geográficas 13º 22’ 33” N y 81º 21’ 41” W y coordenadas planas 1’974.773 N y 535.926 E. De este sitio se sigue con un azimut de 352,5º y distancia de 120 metros hasta localizar el punto Nº 33, con coordenadas geográficas 13º 22’ 35” N y 81º 21’42” W y coordenadas planas 1’974.834 N y 535.917 E. De este sitio se sigue con un azimut de 91º y distancia de 135 metros hasta ubicar el punto Nº 34, con coordenadas geográficas 13º 22’ 35” N y 81º 21’ 39” W y coordenadas planas 1’974.832 N y 535.886 E. De este punto se continúa con un azimut de 132,5º y distancia de 169 metros hasta encontrar el punto Nº 35, con coordenadas geográficas 13º 22’ 33” N y 81º21’ 37” W y coordenadas planas 1’974.775 N y 536.047 E. De este sitio se sigue con un azimut de 182º y distancia de 147 metros hasta localizar el punto Nº 36, con coordenadas geográficas 13º 22’ 31” N y 81º 21’ 37” W y coordenadas planas 1’974.702 N y 536.046 E. De este punto se continúa con un azimut de 225º y distancia de 36 metros hasta ubicar el punto Nº 37, con coordenadas geográficas 13º 22’ 31”N y 81º 21’ 38” W y coordenadas planas 1’974.591 N y 536.034 E. De éste punto se sigue con un azimut de 217,5º y distancia de 34 metros hasta localizar el punto Nº 38, con coordenadas geográficas 13º 22’ 30” N y 81º 21’ 38” W y coordenadas planas 1’974.680 N y 536.023 E. De este sitio se continúa con una dirección noreste bordeando la línea costera en una distancia aproximada de 452 metros hasta encontrar el punto Nº 39, con coordenadas planas 1’974.835 N y 536.185 E. De este punto con un azimut de 52,5º y distancia aproximada de 7.090 metros se ubica el punto Nº 40 ubicado sobre el Mar Caribe con coordenadas planas 1’977.000 N y 539.000 E. De este punto y con azimut sur franco o de 180º y en una distancia aproximada de 8.810 metros se localiza el punto Nº 41, con coordenadas planas 1’972.593 N y 536.076 E., el cual se encuentra ubicado sobre el Mar Caribe. De éste sitio y con azimut de 270º y una distancia aproximada de 5.860 metros se localiza el punto Nº 1 correspondiente al punto inicial o de partida, cerrando de esta manera la poligonal y los linderos que determinan el Parque Nacional Natural Old Providence and Mc Bean Lagoon.

“Como complemento adicional para la delimitación del Parque Nacional Natural Old Providence and Mc Bean Lagoon, además de la localización mencionada anteriormente, en las zonas colindantes con áreas de propiedad privada o en posesión, los linderos mencionados corresponden exactamente con el límite geomorfológico definido como ‘planicie de marea’en la cual se ha desarrollado el ecosistema de manglar y que limita exactamente con el “pie de la falda” del sistema montañoso o colinado de la denominada ‘zona amortiguadora’.

“PARÁGRAFO PRIMERO: Dentro del área alindada en el presente artículo, quedan prohibidas las actividades diferentes a las de conservación, educación, recreación, cultura, recuperación, control; en especial la adjudicación de baldíos y las contempladas en los artículos 30 y 31 del Decreto 622 de 1977.

“PARÁGRAFO SEGUNDO: El Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon es un bien inalienable, imprescriptible e inembargable.

“ARTÍCULO SEGUNDO: Límites de la zona amortiguadora: Establécese como zona amortiguadora del mencionado Parque Nacional Natural la comprendida por los siguientes límites: El punto Nº I corresponde con el punto 1 o de partida de los linderos del Parque Nacional Natural Old Providence and Mc Bean Lagoon anteriormente mencionados. De este sitio, se continúa con un azimut de 270º y una distancia de 201 metros hasta encontrar el punto Nº II que coincide con el límite oeste del aeropuerto El Embrujo, con coordenadas planas 1’973.055 N y 535.890 E, localizado en cercanías de la cabecera sur del citado aeropuerto. De este punto se sigue con una dirección noroeste y una distancia de 939 metros y continuando por el lindero oeste del aeropuerto El Embrujo se ubica el punto Nº III, con coordenadas planas 1’972.593 N y 535.976 E, localizado al sur de la torre de control. De este sitio y con azimut de 270º y una distancia de 208 metros se ubica el punto Nº IV, con coordenadas planas 1’973.055 N y 535.790 E, localizado sobre la berma derecha de la carretera que del aeropuerto conduce al centro de la población, frente a la casa de la señora Leslie Britton. De éste sitio y con una dirección norte continuando por la berma de la margen derecha de la carretera que del aeropuerto conduce al centro de la ciudad en una distancia aproximada de 3.702 metros, se localiza el punto Nº V, con coordenadas planas ‘974.930 N y 535.595 E, ubicado en la intersección de la carretera que conduce al Estadio de Soft Ball. De este punto y continuando hacia el oriente por la vía que conduce al Cerro Maracaibo Hill y en una distancia de 396 metros se localiza el punto Nº VI, con coordenadas planas 1’974.870 N y 535.780 E. De este punto con dirección norte franco o azimut de 360º o 0º y una distancia de 1.929 metros se localiza el punto Nº VII, localizado sobre la Costa del Mar Caribe. De este sitio se continúa bordeando la zona costera del cerro Maracaibo Hill en una distancia de aproximadamente 1767 metros hasta llegar al punto Nº VIII, definido como el punto final y cierre de la poligonal, el cual coincide con el punto Nº 38 de los linderos del Parque Nacional Natural. El perímetro total aproximado de la zona de amortiguación es 7.485 metros y una extensión superficial de 84 hectáreas.

“PARÁGRAFO PRIMERO: A partir de la vigencia de la presente resolución no se podrán realizar o continuar proyectos que tengan por objeto el diseño y construcción de condominios, conjuntos habitacionales, actividades industriales incluidas las hoteleras, mineras y en general cualquier proyecto, obra y actividad independientemente de su finalidad o modalidad dentro de la delimitación del área de amortiguación del parque.

“PARÁGRAFO SEGUNDO: Las obras de infraestructura de transporte y recreación que existan dentro de la zona de amortiguación deberán cumplir con el plan de manejo ambiental que establezca el Ministerio del Medio Ambiente.

“PARÁGRAFO TERCERO: Las actividades de turismo doméstico se someterán al plan de ordenamiento ambiental y de uso del suelo expedido para la isla de Providencia y Santa Catalina y al plan de manejo de la zona amortiguadora el cual será ajustado con el plan de ordenamiento mencionado.

ARTÍCULO TERCERO: El Ministerio del Medio Ambiente, (sic) expedirá la respectiva reglamentación de las áreas y zonas que comprenden el Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon, en cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 14 y 18 del Decreto 622 de 1977 y 330 del Decreto-Ley 2811 de 1974.

“ARTICULO CUARTO: De conformidad con lo establecido en el artículo 9º del Decreto 622 de 1977, el área declarada mediante la presente resolución como parque nacional natural es de utilidad pública, por tanto el Ministerio del Medio Ambiente, como ente que administra el sistema podrá adquirir los bienes de propiedad privada y los patrimoniales de la entidades de derecho público; adelantar ante la autoridad competente la expropiación de bienes inmuebles e imponer las servidumbres a que hubiese lugar, con sujeción a las normas legales vigentes sobre la materia.

“ARTÍCULO QUINTO: Esta resolución garantiza la propiedad privada y los demás derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles, sin perjuicio de la función ecológica inherente al ejercicio de los mismos.

“PARÁGRAFO PRIMERO: En lo relacionado con las actividades permitidas y prohibidas en las áreas definidas y delimitadas en esta resolución, se estará a lo dispuesto en la ley, especialmente lo previsto en el Código de Recursos Naturales Renovables y el Decreto 622 de 1977.

“PARÁGRAFO SEGUNDO: En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 del Decreto 622 de 1977 no se reconocerá el valor de las mejoras que se realicen dentro del área reservada en la presente resolución, con posterioridad a su vigencia.

“ARTÍCULO SEXTO: La presente resolución deberá ser fijada en la alcaldía respectiva e inscrita en la oficina de registro de instrumentos públicos o su delegada por el respectivo registrador, para que surta los efectos legales de conformidad con el Decreto 1250 de 1970.

“ARTÍCULO SÉPTIMO: De acuerdo a (sic) lo establecido en la Constitución Nacional en su artículo 63 y en la Ley 2ª de 1959 artículo 13, queda prohibida la venta de tierras y mejoras entre particulares de zonas ubicadas dentro de los límites establecidos en el artículo primero de la presente resolución.

“ARTÍCULO OCTAVO: Los notarios no podrán extender ni autorizar y los registradores de instrumentos públicos no podrán registrar en los folios de matrícula inmobiliaria, escrituras públicas sobre ventas de predios ubicados en el área delimitada en el artículo primero de la presente resolución, cuando estas se celebren entre particulares, de conformidad con las normas citadas en el artículo anterior.

“PARÁGRAFO: La Superintendencia de Notariado y Registro en cumplimiento de sus funciones, ejercerá especial control y vigilancia de lo dispuesto en el presente artículo.

“ARTÍCULO NOVENO: La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación en el Diario Oficial”.

La Resolución 013 de 1996(9) modificó, aclaró y adicionó la Resolución 1021 del 13 de septiembre de 1995, en los siguientes términos:

“ARTÍCULO PRIMERO. Modifíquese (sic) el artículo primero de la Resolución 1021 del 13 de septiembre de 1995 el cual quedará así:

“Resérvase, alindérase y declárase Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon, la zona que se encuentra comprendida por los siguientes límites: El Punto Nº 1, se localiza al Oriente y en cercanías de la cabecera Sur de la pista del aeropuerto El Embrujo, con coordenadas geográficas 13º 21’ 22” de latitud N y 81º 21’ 33” de longitud W y coordenadas planas 1’972.600 N y 536.117 E, de allí se continúa en dirección Noroeste en una distancia aproximada de 405 metros y azimut de 350º para encontrar el Punto Nº 2, con coordenadas geográficas 13º21’32” N y 81º21’35” W y coordenadas planas 1’972.917 N y 536.047 W. De este sitio con un azimut de 340º 30’ y una distancia de 207 metros se ubica el Punto Nº 3, con coordenadas geográficas 13º 21’ 41” N y 81º21’ 38” W y coordenadas planas 1’973.193 N y 535.980 E. De este Punto con un azimut de 347º y distancia de 610 metros se localiza el Punto Nº 4 con coordenadas geográficas 13º 22’ 01” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’973.782 N y 535.846. De aquí, con azimut de 18º y distancia de 345 metros se halla el Punto Nº 5, con coordenadas geográficas 13º 22’ 12” N y 81º 21’ 42” W y coordenadas planas 1’974.120 N y 535.890 E. De este Punto con un azimut 351º30’ y distancia de 143,5 metros se localiza el Punto Nº 6 con coordenadas geográficas de 13º 22’ 18” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.275 N y 535.875 E. Se sigue en dirección Norte siguiendo el límite de la planicie de marea con una distancia aproximada de 255 metros para ubicar el Punto Nº 7 con coordenadas geográficas 13º 22’ 25 N y 81º 21’ 44” W y coordenadas planas 1’974.520 N y 535.856 E. Se sigue con dirección Noroeste siguiendo el límite de la planicie de marea a una distancia aproximada de 170 metros para hallar el Punto Nº 8, con coordenadas geográficas 13º 22’ 29” N y 81º 21’ 45” W y coordenadas planas 1’974.644 N y 535.784 E. Se continúa con azimut de 41º 30’ y distancia de 148 metros, lugar donde se ubicar el Punto Nº 9, con coordenadas geográficas 13º 22’ 33” N y 81º 21’ 43” W y coordenadas planas 1’974.759 N y 535.879 E. De aquí, con azimut de 110º y distancia de 182 metros se localiza el Punto Nº 10, con coordenadas geográficas 13º 22’ 31” N y 81º 21’ 37” W y coordenadas planas 1’974.702 N y 536.046 E. Se continúa siguiendo la línea costera en dirección Noreste y una distancia de 195 metros para ubicar el Punto Nº 11, con coordenadas geográficas 13º 22’ 36” N y 81º 21’ 32” W y coordenadas planas 1’974.835 N y 536.185 E. De aquí, se continúa con un azimut de 52º 30’ y una distancia 3.545 metros para ubicar el Punto Nº 12, con coordenadas geográficas 13º 23’ 47” N y 81º 20’ 00” W y coordenadas planas 1’977.000 N y 539.000 E. Luego con un azimut de 180º y distancia de 4.400 metros se localiza el Punto Nº 13, con coordenadas geográficas 13º 21’ 23” N y 81º 19’ 57” W y coordenadas planas 1’972.600 N y 539.000 E. Se continúa con azimut de 270º y distancia de 2.883 metros donde se localiza el Punto Nº 1 correspondiente al punto inicial o de partida, cerrando de esta manera la poligonal y los linderos que determinan el Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon.

“Como complemento adicional para la delimitación de los linderos del Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon, además de la localización mencionada anteriormente, en las zonas colindantes con áreas de propiedad privada o en posesión, los linderos mencionados corresponden exactamente con el límite geomorfológico definido como “planicie de marea” en la cual se ha desarrollado el ecosistema de manglar y que limita exactamente con el “pie de la falda” del sistema montañoso o colinado de la denominada “zona amortiguadora”.

“PARÁGRAFO PRIMERO. Dentro del área alindada en presente artículo, quedan prohibidas las actividades diferentes a las de conservación, educación, recreación, cultura, recuperación, control; en especial la adjudicación de baldíos y las contempladas en los artículos 30 y 31 del Decreto 622 de 1977.

“PARÁGRAFO SEGUNDO. El Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon, es un bien inalienable, imprescriptible e inembargable”.

“ARTÍCULO SEGUNDO. Modifíquese (sic) el artículo 2º de la Resolución 1021 del 13 de septiembre de 1995 el cual quedará así:

“Límites de la zona amortiguadora: Establécese como zona amortiguadora del mencionado parque nacional natural la comprendida por los siguientes límites: El Punto Nº I corresponde con el Punto 1 o de partida de los linderos del Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon anteriormente mencionados. De este sitio, se continúa con un azimut de 270º y una distancia de 140 metros hasta encontrar el Punto Nº II con coordenadas geográficas 13º 21’ 22” N y 81º 21’ 38” W y coordenadas planas 1’972.600 N y 535.977 E. De este punto se sigue con una dirección Noroeste y una distancia de 465 metros donde se ubica el Punto Nº III, con coordenadas geográficas 13º 21’ 37 “ N y 81º 21’ 41” y coordenadas planas 1’973.055 N y 535.890 E. De este sitio y con azimut de 270º y una distancia de 100 metros se ubica el Punto Nº IV, con coordenadas geográficas 13º 21’ 37 N y 81º 21’ 44” y coordenadas planas 1’973.055 N y 535.790 E, localizado sobre la berma derecha de la carretera que del aeropuerto conduce al centro de la población. De este sitio y con una dirección Norte continuando por la berma de la margen derecha de la carretera que del aeropuerto conduce al centro de la población en una distancia aproximada de 1.851 metros, se localiza el Punto Nº V, con coordenadas geográficas 13º 22’ 38” N y 81º 21’ 52” y coordenadas planas 1’974.930 N y 535.595 E, ubicado en la intersección de la carretera que conduce al estadio de Soft Ball. De este punto y continuando hacia el Oriente por la vía que conduce al Cerro Maracaibo Hill y en una distancia de 198 metros se localiza el Punto Nº VI, con coordenadas geográficas 13º 22’ 37” N y 81º 21’ 46” y coordenadas planas 1’974.870 N y 535.780 E. De este punto con dirección Norte franco o azimut de 360º o 0º y una distancia de 520 metros se localiza el Punto Nº VII, localizado sobre la Costa del Mar Caribe con coordenadas geográficas 13º 22’ 52” N y 81º 21’ 46” W y coordenadas planas 1’975.380 N y 535,780 E. De aquí se continúa bordeando la zona costera del Cerro Maracaibo Hill en una distancia de aproximadamente 1.100 metros hasta llegar al Punto Nº VIII, definido como el punto final y cierre de la polígona, el cual coincide con el Punto Nº 11 de los linderos del Parque Nacional Natural.

PARÁGRAFO PRIMERO. A partir de la vigencia de la presente resolución no se podrán realizar o continuar proyectos que tengan por objeto el diseño y construcción de condominios o conjuntos habitacionales, cualquiera que sea su destinación, y actividades industriales hoteleras y mineras. Se exceptúan de esta prohibición las actividades de turismo doméstico.

“PARÁGRAFO SEGUNDO. Las obras de infraestructura de transporte y recreación que existan dentro de la zona de amortiguación deberán cumplir con el plan de manejo ambiental que establezca el Ministerio del Medio Ambiente.

“PARÁGRAFO TERCERO. Las actividades de turismo doméstico y demás actividades permitidas en la zona amortiguadora, (sic) serán objeto de reglamentación especial, la cual se hará conforme a los dispuesto en el plan de ordenamiento ambiental y uso del suelo que se expida para las islas de Providencia y Santa Catalina.

“ARTÍCULO TERCERO. Para efectos de los artículos primero y segundo de esta resolución, las coordenadas geográficas y planas incluidas en los artículos anteriores corresponden a una proyección conforme de Gauss con origen en Santa Fe de Bogotá, D. C., es decir de coordenadas geográficas 4º 35’ 56” 57 N y 74º 04’ 51” 30 W y coordenadas planas 1’000.000 W y 1’000.000 E.

“ARTÍCULO CUARTO. Los demás artículos de la Resolución 1021 del 13 de septiembre de 1995 quedan vigentes en su integridad.

“ARTÍCULO QUINTO. La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación en el Diario Oficial”.

El 16 de noviembre de 1995 se inscribió, en el folio de matrícula inmobiliaria 450-15529(10) de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de San Andrés (con código catastral 00-00-0001-0037), correspondiente al predio que los actores dicen es de su propiedad, la Resolución 1021 que viene de transcribirse, mediante la cual se afectó dicho predio, por estar el mismo dentro de la zona declarada, reservada y alinderada como parque natural.

En el informe aclaratorio del 24 de abril de 2003(11), suscrito por el Oficial de Catastro del Instituto Geográfico Agustín Codazzi de San Andrés consta que:

“Despues (sic) de medir la totalidad del lote perteneciente al señor WINSTON DELANO RANKIN JAY (sic) dentro del cual se encuentra ubicado (sic) el ‘Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon’ se llega a las siguientes conclusiones:

— El área total o cabida superficiaria del predio es de 40.83 hectáreas.

— El área del parque que está dentro de dicho predio es de 38.99 Hectáreas.

— El área del predio que no forma parte del parque es de 1.84 Hectáreas”.

2. Acreditada como está la afectación del inmueble Iron Wood Hill con la Resolución 1021 de 1995, modificada por la 013 de 1996, ambas expedidas por el Ministerio del Medio Ambiente, la Sala analizará si este último incurrió en alguna conducta reprochable, como lo indica la demanda.

Lo pretendido por los demandantes es que se declare la responsabilidad de la Nación - Ministerio del Medio Ambiente “por no haber continuado con los trámites de negociación directa con fines de enajenación voluntaria, ni haber adelantado el procedimiento de expropiación del inmueble denominado IRON WOOD Hill (sic), ubicado en el municipio de Providencia … identificado con la Matrícula Inmobiliaria Nº 450-15529 de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de San Andrés … conforme a lo dispuesto en la Resolución 1021 del 13 de septiembre de 1995, modificada por la Resolución 013 del 9 de enero de 1996, expedidas por el Ministerio del Medio Ambiente”. Como consecuencia de lo anterior pretenden que se les paguen los dineros dejados de percibir al haberse visto privados del uso, goce y disposición del inmueble.

En un proceso en el que esta corporación tuvo que pronunciarse sobre los perjuicios causados a un propietario por la declaratoria de un bien de su propiedad como parque nacional natural, se afirmó:

“Pero por otra parte, resulta evidente que los intereses del demandante fueron afectados por la integración de su predio al Parque Nacional Natural Farrallones de Cali, sin que hasta la fecha el ente oficial haya resarcido a cualquier título los efectos patrimoniales de la reservación oficial, olvidándose que con la declaración de parque nacional natural y por mandato expreso del artículo 13 de la Ley 2ª de 1959, en estas tierras ‘quedará prohibida la adjudicación de baldíos, las ventas de tierras, la caza, la pesca y toda actividad industrial, ganadera o agrícola…’, es decir, que respecto de los terrenos afectados sus propietarios quedaron legalmente imposibilitados e incapacitados para disponer libremente de ‘sus tierras’ o para someterlas a un régimen normal de explotación económica, agrícola o industrial. ¿Cuál es entonces la diferencia concreta y objetiva del dominio y posesión sobre sus predios, por causa de la declaración de parque natural nacional, frente a quien sufre la misma limitación, originada en una ocupación permanente? Sin duda alguna los derechos conculcados son los mismos, no puede vender, gravar o explotar económicamente su propiedad.

“Cabe anotar cómo la ocupación, figura asimilable a la reserva como parque natural nacional del terreno del demandante, no conlleva necesariamente la condición de originarse por trabajos públicos. Así lo consagra el artículo 220 del Código Contencioso Administrativo, de donde se infiere que no fue intención del legislador circunscribir tal ocupación de una propiedad inmueble exclusivamente a la resultante por trabajos públicos, sino que la misma bien puede concebirse y configurarse, como en el caso examinado, con la prohibición absoluta del dueño de ejercer los derechos personales y reales que le corresponde (sic) sobre el inmueble de su propiedad.

“Ahora bien, mal podría la administración arbitrariamente violentar y desconocer derechos y garantías del propietario, sin que a favor de este se produzca una compensación por la pérdida o disminución de sus derechos patrimoniales. Precisamente, la misma Ley 2ª de 1959 sobre economía forestal y conservación de recursos naturales renovables facultó al gobierno para ‘expropiar las tierras o mejoras de los particulares que en ellas (parques nacionales naturales) existan’ (art. 14). Tal expropiación conlleva consecuencialmente el respectivo monto indemnizatorio a favor del propietario de las tierras afectadas por la reservación, conforme lo disponen expresas normas legales y constitucionales, tanto de la Carta de 1886, como de la Constitución Política vigente.

“En este orden de ideas, bien puede asimilarse la actuación de la administración como una especie de expropiación del predio del actor y, por consiguiente, se impone en su favor un reconocimiento indemnizatorio, cuyo monto fue procesalmente establecido. Se ampara así el derecho del propietario de una parte, de otra, se adecúa el pago indemnizatorio a un procedimiento legal administrativo más ágil y efectivo tanto para el particular como para la administración, utilizándose la sentencia protocolizada y registrada para que obre como título y modo traslaticio de dominio, conforme lo consagra el artículo 220 del Código Contencioso Administrativo. Cumple además la Sala el deber de tener en cuenta ‘que el objeto de los procedimientos es la efectividad de los derechos reconocidos por la ley sustancial’ según lo prescribe el artículo 4 del Código de Procedimiento Civil, y que además puede el fallador interpretar la demanda sin someterse exclusivamente a la calificación jurídica que haga el accionante de los hechos y sus pretensiones, con mayor razón cuando se trata de indemnizar perjuicios que la propia demandada acepta reconocer, así sea a título diferente al indemnizatorio y por cuantía menor a la parcialmente establecida, pues en fin, se busca es la compensación del daño ocasionado”(12).

Posteriormente, esta corporación se pronunció sobre los perjuicios causados a un propietario por la afectación vial que pesaba sobre un predio urbano, así:

“Teniendo en cuenta que la ley regula el procedimiento para la afectación o adquisición de un bien inmueble —por negociación directa o por expropiación—, para destinarlo a una obra pública que obedezca a uno de los motivos de utilidad pública o de interés social previstos por el legislador, resulta claro que el incumplimiento de esa regulación autoriza al administrado a reclamar a través de la vía judicial el cumplimiento de esas disposiciones, con el fin de preservar sus derechos; sin embargo, la manera de proponer esas reclamaciones también está prevista en la ley y, por lo tanto, debe acudirse a las acciones señaladas, de acuerdo con la fuente del daño, a saber:

“Si lo que se pretende discutir es la legalidad de los actos administrativos mediante los cuales la entidad estatal hubiere dispuesto la expropiación o la afectación de bienes inmuebles por motivos de utilidad pública o interés social, la acción procedente será la de nulidad y restablecimiento del derecho, la cual debe ejercerse dentro del término establecido en el artículo 136 del Código Contencioso Administrativo, término que se empezará a contar desde la fecha de publicación o notificación de los actos, respectivamente.

“Igualmente procede la acción de reparación directa cuando la administración no adelante el procedimiento señalado en la ley para obtener la enajenación voluntaria del inmueble, ni tramite el proceso de expropiación, ni profiera los actos mediante los cuales afecte el bien por causa de una obra pública, ni tampoco lo ocupe materialmente pero tampoco expida las autorizaciones administrativas necesarias para que el propietario pueda usar, gozar o disponer libremente del mismo, esto es cuando lo ocupa jurídicamente(13)(14).

Lo anterior quiere decir que el Estado, en el uso de sus facultades, puede limitar el ejercicio del derecho de propiedad y afectarlo con la ocupación material o con la ocupación jurídica de los bienes inmuebles, esto es, cuando de una actuación administrativa se deriva la imposibilidad para el propietario de ejercer su derecho, es decir, de realizar las conductas que le permitan explotar económicamente su derecho de propiedad, caso en el cual la entidad responsable deberá pagar, a título de perjuicios materiales, tanto el lucro cesante —lo dejado de percibir por la explotación económica del bien— como el daño emergente —el valor comercial del bien, o una porción del mismo, dependiendo de la extensión de la ocupación—.

Son varias las posibilidades de afectación, dentro de las que se encuentra la expropiación, figura ampliamente reglamentada en el ordenamiento jurídico nacional, cuyas reglas deben ser de estricta observancia para garantizar a los particulares que, en caso de que el Estado pretenda tomar su propiedad, ello se haya atendiendo las razones de utilidad pública establecidas legalmente(15) y mediante el pago de una indemnización justa y previamente reconocida. Otras figuras que limitan el ejercicio del derecho de propiedad, sin suprimirlo, son las afectaciones ambientales(16), urbanísticas(17) y culturales(18), las cuales mantienen la titularidad privada del bien, pero limitan el ejercicio del derecho de propiedad(19).

Entonces, la expropiación y la afectación al interés general de las propiedades privadas obedecen a la misma lógica, pero son instituciones sustancialmente distintas. En el primer caso, el Estado decide adquirir un bien sin que medie la voluntad del propietario, puesto que lo necesita para hacer efectiva una determinada utilidad pública que debe encontrarse expresamente definida en la ley y, como consecuencia de ello, el bien expropiado pasa a ser parte del patrimonio público; en el segundo, el bien nunca sale de manera efectiva del patrimonio privado, pero el ejercicio del derecho de propiedad se ve limitado por la importancia que tiene el bien para el cumplimiento de las finalidades del Estado.

Por otra parte, la afectación al interés general de determinado bien se erige en requisito previo para su expropiación; en efecto, cuando la administración decide expropiar un bien debe destinarlo para un motivo de utilidad pública, la expropiación le permite a la administración concretar el interés general mediante la apropiación del bien; por su parte, la afectación le permite a la administración dirigir el ejercicio del derecho de propiedad para el cumplimiento del interés general, manteniendo la propiedad privada.

Entonces, si bien ambas figuras constituyen expresiones de la intervención del Estado en la propiedad privada, no toda afectación al interés general implica per se la expropiación de la misma y solo en aquellos casos en que sea necesaria la adquisición del bien por parte de la administración se acudirá a la figura de la expropiación.

Lo anterior explica que la Corte Constitucional haya declarado acorde con la Constitución Política el artículo 13 de la Ley 2ª de 1959, que prohíbe las ventas de tierras en aquellas zonas declaradas como parte integrante del sistema de parques nacionales naturales. En aquella ocasión, esa corporación(20) hizo algunas consideraciones que, por su importancia para el caso que ocupa a la Sala, se transcribirán in extenso:

“Dentro del concepto general del régimen de reservas, una de sus principales manifestaciones es el sistema de parques nacionales naturales, que debido a su importancia ecológica, es considerado por el Constituyente de 1991 en el artículo 63 como un bien del Estado, frente al cual se predican los atributos de inalienabilidad, inembargabilidad e imprescriptibilidad propios de los bienes de uso público. Mediante el sistema de parques nacionales naturales, tal y como lo reconoce la doctrina(21), se delimitan áreas que por los valores de conservación de sus ecosistemas, o por sus condiciones especiales de flora y fauna, representan un aporte significativo para la investigación, educación, recreación, cultura, recuperación o control, no solo de nuestro país sino en general del patrimonio común de la humanidad.

“En estos términos, se define el mencionado sistema en el artículo 327 del Código Nacional de Recursos Naturales, como: ‘el conjunto de áreas con valores excepcionales para el patrimonio nacional que, en beneficio de los habitantes de la Nación y debido a sus características naturales, culturales o históricas, se reserva y declara comprendida en cualquiera de las categorías que adelante se enumeran’.

“Como lo ha reconocido esta corporación, el sistema de parques nacionales naturales se convierte en un límite al ejercicio del derecho a la propiedad privada, en cuanto a que las áreas que se reservan y declaran para tal fin, no sólo comprenden terrenos de propiedad estatal, sino de propiedad particular(22). En estos casos, los propietarios de los inmuebles afectados por dicho gravamen, deben allanarse por completo al cumplimiento de las finalidades del sistema de parques(23) y a las actividades permitidas en dichas áreas de acuerdo al (sic) tipo de protección ecológica que se pretenda realizar. Así, por ejemplo, al declararse un parque como ‘santuario de flora’ solamente se pueden llevar a cabo actividades de conservación, recuperación, control, investigación y educación(24).

“Lo anterior no implica que los bienes de carácter privado cambien o muten de naturaleza jurídica, por ejemplo, en cuanto a los legítimos dueños de los terrenos sometidos a reserva ambiental, sino que, por el contrario, al formar parte de un área de mayor extensión que se reconoce como bien del Estado, se someten a las limitaciones, cargas y gravámenes que se derivan de dicho reconocimiento, lo que se traduce, en tratándose de los parques naturales, en la imposibilidad de disponer dichos inmuebles por fuera de las restricciones que surgen de su incorporación al citado sistema.

“(…)

“En este orden de ideas, es claro que mediante la incorporación de terrenos de propiedad privada al sistema de parques nacionales naturales se puede limitar el ejercicio de las atribuciones que surgen del derecho a la propiedad privada, estableciendo restricciones o gravámenes que condicionan el uso, la explotación y disponibilidad de los inmuebles que lo integran. En todo caso, si bien dichas restricciones se ajustan a los pilares de la Constitución Ecológica, y por lo mismo, a la función que en materia de protección al medio ambiente establece la Carta Fundamental frente al desarrollo del mencionado derecho a la propiedad privada (C.P., art. 58), las mismas deben ser razonadas y proporcionales de modo que no afecten el núcleo esencial del citado derecho.

“(…)

“… es claro que si bien los atributos del derecho a la propiedad privada pueden ser objeto de limitación o restricción, en aras de cumplir con las funciones sociales y ecológicas que reconoce la Constitución Política, no por ello puede llegarse al extremo de lesionar su núcleo esencial que se manifiesta en el nivel mínimo de ejercicio de los atributos de goce y disposición, que produzcan utilidad económica en su titular.

“En cuanto se refiere al atributo de la libre disposición o enajenación de los bienes (ius abutendi), independientemente de que ya no exista en la actual Carta Política, una cláusula como la prevista en el artículo 37 de la Constitución de 1886 que establecía: ‘No habrá en Colombia bienes raíces que no sean de libre enajenación ni obligaciones irredimibles’; lo cierto es que como lo ha reconocido esta corporación, la regla general es que dicha atribución al constituir una de las expresiones inherentes al ejercicio del derecho a la propiedad privada, no puede ser objeto de restricciones irrazonables o desproporcionadas, que se traduzcan en el desconocimiento del interés legítimo que le asiste al propietario de obtener una utilidad económica sobre los mismos, tal y como se deduce de la protección de su núcleo esencial, en los términos jurisprudenciales previamente expuestos.

“Por ello, esta corporación ha admitido que no se desconoce el citado núcleo esencial cuando se imponen por el legislador prohibiciones temporales de enajenación sobre algunos bienes, o en ciertos casos, limitaciones intemporales o por extensos periodos de tiempo, siempre y cuando se acredite que las mismas, además de preservar un interés superior orientado a realizar los fines del Estado social de derecho, mantienen incólume los atributos de goce, uso y explotación que le permitan a su titular —de acuerdo con las limitaciones previstas en el ordenamiento jurídico— obtener algún tipo de utilidad económica que justifique la presencia de un interés privado en la propiedad.

“Para la Corte mediante la limitación o restricción al atributo de la libre enajenación prevista en la norma demandada, consistente en prohibir ‘las ventas de tierras’ particulares que se encuentran en zonas declaradas como parques nacionales naturales, se pretende garantizar como interés superior del Estado social de derecho (C.P., art. 8º), el cumplimiento de la función ecológica que le es inherente al derecho de dominio (C.P., arts. 58, 79 y 80).

“En criterio de esta corporación, es innegable que en virtud de lo previsto en el artículo 79 de la Constitución Política, es deber del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente y conservar las áreas de especial importancia ecológica, como lo son, (sic) los denominados parques nacionales naturales. Dentro de las atribuciones reconocidas para cumplir con dicha obligación constitucional, se le confiere al legislador en el artículo 80 Superior, (sic) la posibilidad de establecer medidas de protección dirigidas a velar por la conservación, restauración o sustitución de los recursos naturales, con el propósito de prevenir y controlar los factores de deterioro ambiental que puedan causar daño a los ecosistemas de especial importancia ecológica. (sic) Por lo que bien puede el legislador como medida de protección de los recursos naturales prohibir ‘las ventas de tierras’, sin que por ello se desconozca —ipso facto— el núcleo esencial del derecho a la propiedad privada.

“En el presente caso, es claro que a través de la prohibición de enajenación prevista en la norma demandada, se pretende preservar, salvaguardar y perpetuar los recursos ambientales presentes en el ‘sistema de parques nacionales naturales’. Así se reconoció en los antecedentes legislativos de la Ley 2ª de 1959, al consagrar que la sustraccióndel comercio de los inmuebles de propiedad privada que se encuentran en las citadas zonas de reserva ecológica, (sic) apunta a impedir su explotación económica indiscriminada derivada de la colonización agrícola que amenaza destruir gran parte de la diversidad de la flora y fauna colombiana.

“Por consiguiente, es evidente que a través de la citada limitación, se exterioriza el carácter relativo del derecho a la propiedad privada, en la medida en que se sujeta su realización al cumplimiento de los fines ecológicos previstos en la Constitución (C.P., arts. 8º, 58, 79 y 80). (sic) Lo que a su vez se convierte en una clara manifestación del principio de primacía del interés público o social sobre el interés privado del propietario, en los términos consagrados en el artículo 58 de la Carta Política”.

Así, toda limitación al ejercicio de propiedad debe analizarse mediante un juicio de proporcionalidad, para garantizar el equilibrio entre los derechos de los propietarios y el interés común, bajo el entendido que se debe respetar en todo evento el núcleo esencial de la propiedad, puesto que una limitación que exceda dicho límite tendría alcances expropiatorios.

En el presente caso, en escrito presentado el 7 de abril de 1997(25), los demandantes solicitaron al Ministerio del Medio Ambiente darle trámite a la petición de venta mediante negociación directa del inmueble denominado “Iron Wood Hill”, ubicado en los terrenos declarados como parque natural nacional.

Mediante Oficio UP CJU-122 del 15 de abril de 1997(26), el coordinador del grupo jurídico de la Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales le informó a los demandantes que, para poder determinar específica y claramente la situación jurídica del bien, era necesario profundizar sobre la situación anterior del mismo, para lo cual solicitó los documentos que acreditaran a quién pertenecía el predio con anterioridad al señor Rankin Jay Winston Delano.

En documento del 6 de mayo de 1997(27), ese mismo funcionario le comunicó a los demandantes que, aunque ya habían aportado el certificado de libertad y tradición del inmueble “Iron Wood Hill”, el interés de la entidad radicaba era en determinar la situación legal del predio antes de que el actual dueño lo adquiriera por declaración judicial de pertenencia, para lo cual, esto es, con el fin de aclarar esa situación, solicitó allegar la información a la entidad.

Mediante Oficio UP CJU-293 del 25 de enero de 2000(28), en respuesta a la petición presentada por los actores con el fin de que se les diera respuesta a la oferta de venta del inmueble, el ministerio respondió que en ese momento no contaba con los recursos necesarios para la adquisición de predios, razón por la cual no había adelantado ningún trámite de compra y, así mismo, les solicitó estar pendientes, puesto que procedería al respectivo trámite de estudio y factibilidad de la compra del predio cuando contara con los recursos para ello.

Lo que se advierte, en todo caso, es que, si bien la entidad inició unos trámites preparatorios con el fin de conocer los antecedentes del inmueble y así establecer la viabilidad de su adquisición, finalmente no lo adquirió.

En este punto, es necesario conocer, entonces, si la entidad estaba o no en la obligación de adquirir el predio denominado “Iron Wood Hill”, para lo cual se analiza la medida impuesta al mismo por el Ministerio de Medio Ambiente y sus consecuencias, con el fin de determinar el grado de afectación de la propiedad, para concluir si tiene efectos expropiatorios, es decir, si —conforme se ha explicado— imposibilita toda explotación jurídica o económica de la propiedad o si, de otra parte, la limitación del ejercicio de la propiedad tiene carácter parcial o el ordenamiento jurídico permite usos adecuados a la afectación o si, finalmente, la limitación derivada de la afectación resulta de naturaleza leve, es decir, que obedezca al ámbito normal de cargas que todo propietario debe soportar.

Revisadas las resoluciones de afectación (1021 de 1995 y 013 de 1996 del Ministerio del Medio Ambiente), mediante las cuales se reservó, alinderó y declaró como Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon la zona en la cual se encontraba en predio “Iron Wood Hill”, se tiene que los propietarios de los predios en él comprendidos pueden realizar en estos últimos algunas actividades económicas, siempre que se limiten a la “conservación, educación, recreación, cultura, recuperación, control” y al turismo doméstico, comoquiera que se prohíben expresamente llevar a cabo proyectos que tengan por objeto el diseño y construcción de condominios o conjuntos habitacionales y de actividades industriales, hoteleras y mineras.

Es claro, entonces, que se trata de una afectación de interés general que no le quita el carácter de particular al predio, puesto que el ordenamiento jurídico permite el aprovechamiento económico del bien, pero ajustado al plan de ordenamiento ambiental y uso del suelo, expedido para las islas de Providencia y Santa Catalina.

Lo anterior lleva a la Sala a concluir que el Ministerio del Medio Ambiente no estaba en la obligación de adquirir el bien por enajenación voluntaria ni por expropiación y que, por lo tanto, el hecho de que esta entidad se haya abstenido de adquirirlo no constituye un daño antijurídico en sí mismo, en la medida que no se acreditó que los demandantes no estaban en la obligación jurídica de soportarlo.

Vale la pena hacer referencia a que, si bien la Resolución 1021 de 1995 estableció que el Ministerio del Medio Ambiente “podrá” adquirir los bienes de propiedad privada y adelantar ante la autoridad competente la expropiación de bienes, no le impuso la obligación de hacerlo y menos aún si se tiene en cuenta que —como ya se explicó—, en este caso, el demandante mantuvo la posibilidad de utilizar el bien de acuerdo con lo establecido en el ordenamiento jurídico.

En este punto debe precisarse que, como viene de exponerse, la citada resolución le dio la facultad al Ministerio del Medio Ambiente de adquirir los bienes de propiedad privada y adelantar la expropiación de los mismos, siendo ésta potestativa, ya que si hubiera querido imponerle la obligación de hacerlo, la expresión utilizada en tal disposición hubiera sido “tendrá” o alguna otra de la que desprendiera su imperativo cumplimiento.

La parte actora alegó que debía indemnizársele al haberle limitado el uso, goce y disposición del inmueble, con el valor de los frutos naturales y civiles que con mediana inteligencia y cuidado haya producido el bien desde 1995, porque la entidad demandada no continuó con los trámites de negociación directa con fines de enajenación voluntaria, ni adelantó el procedimiento de expropiación del inmueble de su propiedad.

Como dichas pretensiones no van encaminadas a resarcir los perjuicios ocasionados con la afectación del predio, sino con la omisión del Ministerio del Medio Ambiente de continuar con el trámite de adquisición del mismo (ya fuera bajo la modalidad de negociación voluntaria o la de expropiación), habrá lugar a negarlas, puesto que —como viene de explicarse— el demandado no estaba en la obligación de adquirirlo.

La Sala debe recalcar que, en materia de afectaciones al interés general, no resulta suficiente que el actor alegue que no pudo utilizar el bien de acuerdo con sus propósitos íntimos o sus meras expectativas, puesto que el artículo 669 del Código Civil es claro en afirmar que la propiedad debe ejercerse con sujeción a la ley y, en el caso concreto, la explotación económica y jurídica del predio “Iron Wood Hill” debe realizarse en concordancia con la afectación que pesa sobre él, esto es, la de Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon.

En consecuencia, se confirmará la sentencia recurrida, pero, por las razones que vienen de exponerse.

Costas

En consideración a que no se evidencia temeridad, ni mala fe en la actuación procesal de las partes, la Sala se abstiene de condenarlas en costas, de conformidad con lo establecido en el artículo 171 del Código Contencioso Administrativo, modificado por el artículo 55 de la Ley 446 de 1998.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección A, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. Confírmase la sentencia del 1º de diciembre de 2005, proferida por el Tribunal Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

2. Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

(5) Folios 160 a 163 del cuaderno 1

(6) Folios 166 y 167 del cuaderno 1

(7) Folio 13 del cuaderno 2.

(8) Folios 134 a 137 del cuaderno 4.

(9) Folios 131 a 133 del cuaderno 4.

(10) Folio 13 del cuaderno 2.

(11) Folio 250 del cuaderno 1

(12) Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 17 de febrero de 1992, Expediente 6643, C. P. Daniel Suárez Hernández.

(13) Sobre la ocupación jurídica de un bien, se ha referido la Sala en las sentencias de 10 de agosto de 2005 (15338), 3 de octubre de 2006 (14936), 4 de diciembre de 2006 (15351), 7 de mayo de 2008 (16922) y 10 de junio de 2009, Expediente 15817.

(14) Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 11 de agosto de 2011, Expediente 18161.

(15) Artículo 58 de la Ley 388 de 1997.

(16) Ley 2ª de 1959.

(17) Afectación al espacio público, en los términos del artículo 5º de la Ley 9ª de 1989.

(18) Como la declaratoria de bien de interés cultural desarrollada por la Ley 397 de 1997.

(19) La conservación de bosques, ríos y corrientes de agua, de montañas, etc., ha dado origen a reglamentos que restringen la propiedad de los respectivos dueños.

“ (…)

“Algunas de estas limitaciones de la propiedad implican un perjuicio concreto para el propietario, que debe compensarse con una indemnización” (Valencia Zea, Arturo y Ortiz Monsalve, Álvaro: “Derecho Civil. Derechos Reales”, T.II, 11ª edición, Temis, Bogotá, pp. 177-178).

(20) Corte Constitucional, C-189 de 2006, M. P. Rodrigo Escobar Gil.

(21) Véase, Valencia Zea. Arturo: “Derecho Civil. Derechos Reales”, Décima Edición, Tomo II, Temis, Bogotá, 2001.

(22) Véase, Sentencia C-649 1997. M. P. Antonio Barrera Carbonell.

(23) Dispone, al respecto, el artículo 328 del Decreto 2811 de 1974: “Artículo 328. Las finalidades principales del sistema de parques nacionales son: a) Conservar con valores sobresalientes de fauna y flora y paisajes o reliquias históricas, culturales o arqueológicas, para darles un régimen especial de manejo fundado en una planeación integral con principios ecológicos, para que permanezcan sin deterioro; b) La de perpetuar en estado natural muestras de comunidades bióticas, regiones fisiográficas, unidades biogeográficas, recursos genéticos y especies silvestres amenazadas de extinción, y para: 1. Proveer puntos de referencia ambientales para investigaciones científicas, estudios generales y educación ambiental. 2. Mantener la diversidad biológica. 3. Asegurar la estabilidad ecológica, y c) La de proteger ejemplares de fenómenos naturales culturales, históricos y otros de interés internacional, para contribuir a la preservación del patrimonio común de la humanidad”.

(24) Sobre la materia, señalan los artículos 329, 331 y 332 del Código Nacional de Recursos Naturales Renovables:

“ART. 329.—El sistema de parques nacionales tendrá los siguientes tipos de áreas: a) Parque nacional: área de extensión que permita su autorregulación ecológica y cuyos ecosistemas en general no han sido alterados sustancialmente por la explotación u ocupación humana, y donde las especies vegetales de animales, complejos geomorfológicos y manifestaciones históricas o culturales tiene valor científico, educativo, estético y recreativo nacional y para su protección se somete a un régimen adecuado de manejo; b) Reserva natural: área en la cual existen condiciones primitivas de flora, fauna y gea, y está destinada a la conservación, investigación y estudio de sus riquezas naturales; c) Área natural única: área que, por poseer condiciones especiales de flora o gea, es escenario natural raro; d) Santuario de flora: área dedicada a preservar especies o comunidades vegetales para conservar recursos genéticos de la flora nacional; e) Santuario de fauna: área dedicada a preservar especies o comunidades de animales silvestres, para conservar recursos genéticos de la fauna nacional, y f) Vía parque: faja de terreno con carretera, que posee bellezas panorámicas singulares o valores naturales o culturales, conservada para fines de educación y esparcimiento”.

“ART. 331.—Las actividades permitidas en el sistema de parques nacionales son las siguientes: a) En los parques nacionales, las de conservación, de recuperación y control, investigación, educación, recreación y de cultura; b) En las reservas naturales las de conservación, investigación y educación; c) En las áreas naturales únicas las de conservación, investigación y educación; d) En los santuarios de flora y fauna, las de conservación, de recuperación y control, de investigación y educación, y e) En las vías parques las de conservación, educación, cultura y recreación”.

“ART. 332.—Las actividades permitidas en las áreas de sistemas de parques nacionales deberán realizarse de acuerdo con las siguientes definiciones: a) De conservación: son las actividades que contribuyen al mantenimiento en su estado propio los recursos naturales renovables y al de las bellezas panorámicas y fomentan el equilibrio biológico de los ecosistemas; b) De investigación: son las actividades que conducen al conocimiento del ecosistema y de aspectos arqueológicos y culturales, para aplicarlo al manejo y uso de los valores naturales e históricos del país; c) De educación: son las actividades permitidas para enseñar lo relativo al manejo, utilización y conservación de valores existentes y las dirigidas a promover el conocimiento de las riquezas naturales e históricas del país y de la necesidad de conservarlas; d) De recreación: son las actividades de esparcimiento permitidas a los visitantes de áreas del sistema de parques nacionales; e) De cultura: son las actividades tendientes a promover el conocimiento de valores propios de una región, y f) De recuperación y control: son las actividades, estudios e investigaciones, para la restauración total o parcial de un ecosistema o para acumulación de elementos o materia que lo condicionan”.

(25) Folio 20 del cuaderno 2.

(26) Folio 14 del cuaderno 2.

(27) Folio 16 del cuaderno 2.

(28) Folio 21 del cuaderno 2.