Sentencia 2001-00126 de mayo 12 de 2011

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Exp.: 2001-00126-01

Consejera Ponente:

Dra. María Elizabeth García González

Nulidad y restablecimiento del derecho

Actora: Bavaria S.A.

Bogotá, D.C., doce de mayo de dos mil once.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Sala

Antes de resolver el fondo de la controversia, es preciso analizar si se configura la excepción de falta de legitimación en la causa por activa, que formuló la parte demandada.

Según quedó reseñado en el resumen que antecede, mediante la Resolución 3 de 2 de enero de 2001 de la inspectora del grupo de trabajo de la Dirección Territorial de Trabajo y Seguridad Social de Cundinamarca, se ordenó la inscripción del comité ejecutivo de Sintralbavaria.

Contra dicha resolución, el 30 de enero de 2001, Bavaria interpuso el recurso de apelación, el cual fue rechazado mediante auto de febrero 19 de 2001, proferido por la inspectora del grupo de trabajo de la Dirección Territorial de Trabajo y Seguridad Social de Cundinamarca.

A través de la Resolución 279 de 15 de marzo de 2001, de la coordinadora (E) del grupo de trabajo de la Dirección Territorial de Trabajo y Seguridad Social de Cundinamarca, fue revocado el auto de 19 de febrero de 2001 y se le dio trámite al recurso de la actora, al punto que por Resolución 279 de 15 de marzo de 2001, se dejó sin efecto la Resolución 3 de 2 de enero de 2001, que había ordenado la inscripción del comité ejecutivo de la mencionada organización sindical, acto este que fue objeto de la revocatoria directa, que dio lugar a la presente acción.

En estas circunstancias, mal puede considerarse que la demandante carezca de legitimación en la causa por activa, siendo que fue parte en la actuación administrativa que se dejó sin efecto por el acto que se acusa.

Ahora, conforme se evidencia de los cargos de la demanda, los mismos se fundamentan en violaciones, de disposiciones convencionales y estatutarias que, a juicio de la demandante, impedían la conformación del comité ejecutivo de Sintralbavaria, en la forma como se hizo, dado que por tratarse de una organización sindical de primer grado, lo pertinente era inscribir una junta directiva del sindicato y no un comité ejecutivo.

En relación con este argumento, cabe observar, que el incumplimiento de los requisitos que prevén la ley y los estatutos de Sinaltrabavaria, a que alude la actora, para proceder a la inscripción del comité ejecutivo, no es un asunto que corresponda dilucidar a esta jurisdicción.

En efecto, mediante sentencia de 30 de enero de 2004 (Exp. 5598, C.P. Rafael E. Ostau de Lafont Pianeta), reiterada en sentencia de 6 de diciembre de 2007 (Exp. 2002-00157-01, C.P. Marco Antonio Velilla Moreno), esta Sección expresó:

“... De otra parte, la recurrente sostiene que la asamblea extraordinaria realizada el 27 de septiembre de 1996 no cumplió con los requisitos estatutarios señalados para tal fin, tales como la forma de hacer la convocatoria, el quórum con el que se deliberó, etc., aspectos que son extrínsecos a los actos administrativos acusados, y los cuales son del resorte de la justicia ordinaria, conforme a los artículos 408 y 421 del Código de Procedimiento Civil, que establecen que se tramitará y decidirá en proceso abreviado la impugnación de actos o decisiones de asambleas de accionistas y de juntas directivas o de socios, de sociedades civiles o comerciales, cuando con ellos se contravenga la ley o los estatutos sociales ...”.

De otra parte, la actora afirma que con la revocatoria directa que dispuso el acto acusado, se vulneraron los artículos 73 y 74 del Código Contencioso Administrativo, que rezan:

“ART. 73.—Revocación de actos de carácter particular y concreto. Cuando un acto administrativo haya creado o modificado una situación jurídica de carácter particular y concreto o reconocido un derecho de igual categoría, no podrá ser revocado sin el consentimiento expreso y escrito del respectivo titular.

Pero habrá lugar a la revocación de esos actos, cuando resulten de la aplicación del silencio administrativo positivo, si se dan las causales previstas en el artículo 69, o si fuere evidente que el acto ocurrió por medios Ilegales (resalta la Sala).

Además, siempre podrán revocarse parcialmente los actos administrativos en cuanto sea necesario, para corregir simples errores aritméticos, o de hecho que no incidan en el sentido de la decisión.

ART. 74.—Procedimiento para la revocación de actos de carácter particular y concreto. Para proceder a la revocación de actos de carácter particular y concreto se adelantará la actuación administrativa en la forma prevista en los artículos 28 y concordantes de este código. En el acto de revocatoria de los actos presuntos obtenidos por el silencio administrativo positivo se ordenará la cancelación de las escrituras que autoriza el artículo 42 y se ordenará iniciar las acciones penales o disciplinarias correspondientes.

El beneficiario del silencio que hubiese obrado de buena fe, podrá pedir reparación del daño ante la jurisdicción en lo contencioso administrativo si el acto presunto se revoca”.

En el presente caso, como ya se dijo, mediante la Resolución 279 de 15 de marzo de 2001 (fls. 27 a 30), artículo segundo, se revocó la Resolución 3 de 2 de enero de 2001 y, consecuencia, se negó la inscripción del comité ejecutivo de Sinaltrabavaria.

La Resolución 3 de 2 de enero de 2001 (fls. 44 y 45) resolvió:

“ART. 1º—Ordenar la inscripción del comité ejecutivo de la organización sindical denominada Sindicato Nacional de Trabajadores de Bavaria S.A. y sus filiales “Sinaltrabavaria” ... Según Acta 97 de la asamblea nacional de delegados del 29 de septiembre de 2000 ...

... (siguen los nombres de quienes lo conforman)

ART. 2º—Los directivos elegidos no podrán actuar válidamente mientras no quede ejecutoriada la resolución mediante la cual se ordenó su inscripción en el registro sindical, de acuerdo al artículo 7º del Decreto 1194 del 10 de junio de 1994, y debidamente inscrita en el registro de archivo sindical de este ministerio ...”.

De lo anterior se colige que la Resolución 279 de marzo de 2001, al negar la inscripción del comité ejecutivo de Sinaltrabavaria, que había sido ordenada mediante la Resolución 3, modificó un derecho del sindicato relativo a inscribir el comité ejecutivo que conformó. Luego, a la luz de las normas transcritas, y siempre y cuando se den las circunstancias allí previstas, en caso de requerirse consentimiento, este solo podría darlo aquel.

De otra parte, al tenor de lo previsto en el artículo 372 del Código Sustantivo del Trabajo, modificado por el artículo 6º de la Ley 584 de 2000, se tiene que “ningún sindicato puede actuar como tal, ni ejercer las funciones que la ley y sus respectivos estatutos le señalen, ni ejercitar los derechos que le correspondan, mientras no se haya inscrito el acta de constitución ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y solo durante la vigencia de esta inscripción”.

En consecuencia, no es cierto que la actora se quedara sin interlocutor, porque lo son quienes están inscritos, hasta tanto no se inscriban los nuevos, lo que no afecta sus obligaciones convencionales y legales.

Lo precedentemente expuesto conduce a la Sala a denegar las súplicas de la demanda, como en efecto se dispondrá en la parte resolutiva de esta providencia.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA:

DENIÉGANSE las súplicas de la demanda.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en la sesión del día 12 de mayo de 2011.