Sentencia 2001-00299 de noviembre 22 de 2012

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA - SUBSECCIÓN A

Ref.: Exp. 68001 23 31 000 2001 00299 01 (1785-10)

Consejero Ponente:

Dr. Gustavo Eduardo Gómez Aranguren

Actor: Edilia Muñoz Pinzón C/ Caja Nacional de Previsión Social

Autoridades nacionales

Bogotá, D.C., veintidós de noviembre de dos mil doce.

Fallo

EXTRACTOS: «Consideraciones

Corresponde a la Sala revisar la legalidad de los actos administrativos demandados en orden a determinar la existencia o no del derecho a la sustitución pensional en forma vitalicia, que reclama la señora Edilia Muñoz Pinzón en calidad de hermana soltera y dependiente económicamente de la educadora fallecida Clementina Muñoz Pinzón.

A efectos de desatar la cuestión litigiosa, se hará alusión a las disposiciones que regulan el derecho que les asiste a las hermanas del causante de acceder a la sustitución pensional, para luego del análisis del material probatorio obrante en el expediente, establecer si prospera la petición de la actora.

De la sustitución pensional de las hermanas del causante

Como en anterior oportunidad lo consideró la Sección(1), la pensión de jubilación gracia, si bien es cierto, cuenta con un régimen especial, también lo es, que no contempla la sustitución pensional, situación que conlleva a recurrir al régimen general de jubilación ordinaria.

En este ámbito y en lo que atañe a la sustitución de la pensión en relación con los hermanos, en el panorama normativo surgió la Ley 171 de 1961(2), que en su artículo 12, dentro de los beneficiarios de la pensión de jubilación contempló al cónyuge y a los hijos menores de 18 años o incapacitados para trabajar por razón de estudios o invalidez, que dependieren económicamente de él según las reglas del artículo 275 del Código Sustantivo de Trabajo(3), y a falta de estos, a los padres o hermanos inválidos o las hermanas solteras del fallecido, siempre que no disfrutaran de medios suficientes para su congrua subsistencia y hubieren dependido exclusivamente del jubilado. Concedió la pensión entre todos y durante los 2 años subsiguientes.

Luego, el Decreto 3135 de 1968(4) en el artículo 36 dispuso, que al fallecimiento del empleado público o del trabajador oficial con derecho a pensión de jubilación, sus beneficiarios en el orden y proporción señalada en su artículo 34(5), tenían derecho a recibir la pensión que les hubiera correspondido durante el mismo lapso de 2 años. Y en el numeral 6º de este último precepto indicó, que de no concurrir cónyuge sobreviviente, hijos legítimos y naturales, padres legítimos o naturales, la prestación se pagaría a los hermanos menores de edad y las hermanas del extinto, previa comprobación de que dependían de él para su subsistencia.

En el artículo 39 sobre la sustitución de la pensión señaló, que la pensión de jubilación, invalidez o vejez, se sustituyen en el cónyuge e hijos menores de 18 años o incapacitados para trabajar por razón de sus estudios o por invalidez, que dependieran económicamente, por el término de 2 años.

La Ley 5ª de 1969(6) en su artículo 1º reiteró lo dispuesto por el artículo 12 de la Ley 171 de 1961, en el sentido de que dentro de los beneficiarios de la pensión de jubilación, en su orden, se encontraban los padres o hermanos inválidos y hermanas solteras del fallecido que no disfruten de medios suficientes para su congrua subsistencia y hayan dependido exclusivamente del jubilado, con derecho a la sustitución pensional por 2 años.

Posteriormente, el Decreto 434 de 1971 en su artículo 19, modificó el artículo 36 del Decreto 3135 de 1968 para señalar, que fallecido el empleado público o trabajador oficial jubilado o con derecho a pensión de jubilación, su cónyuge y sus hijos menores de 18 años o incapacitados para trabajar en razón de los estudios o invalidez y que dependieran económicamente del causante, tendrían derecho a percibir entre todos, según las reglas del artículo 275 del Código Sustantivo del Trabajo, la respectiva pensión durante los 5 años subsiguientes. Y, a falta del cónyuge o de los hijos, la sustitución pensional correspondería a los padres o hermanos inválidos y a las hermanas solteras del empleado fallecido que dependieren económicamente del causante(7).

Por su parte, el artículo 20 que modificó el artículo 39 del Decreto 3135 de 1968, en los mismos términos, hizo referencia a la pensión de invalidez y al retiro por vejez.

Tanto la Ley 4ª de 1976(8) en su artículo 8º, como la Ley 44 de 1977(9) en su artículo 1º, en idénticos términos establecen, que a quienes tengan derecho causado o hayan disfrutado de la sustitución pensional prevista en la Ley 171 de 1961, en el Decreto-Ley 3135 de 1968 y en el Decreto-Ley 434 de 1971, tendrán derecho a disfrutar de la sustitución pensional conforme a lo previsto en la Ley 33 de 1973 y en la Ley 12 de 1975(10); es decir, a la sustitución pensional vitalicia, porque la Ley 33 de 1973, en su artículo 1º, transformó en vitalicia la pensión de las viudas y en el parágrafo 2º de dicho artículo dispuso, que las viudas que se encontraran en la actualidad disfrutando o con derecho causado a disfrutar de los 5 años de sustitución de la pensión, les quedaba prorrogado su derecho dentro de los términos de esta ley —en forma vitalicia—(11).

De esta suerte se ha aceptado jurisprudencialmente, que al igual que las viudas o compañeras permanentes y cónyuges supérstites, los hijos inválidos, los padres o hermanos inválidos y las hermanas solteras que dependían económicamente del jubilado, que hayan disfrutado de la sustitución pensional al amparo de las referidas leyes, les asiste el derecho a disfrutar de la sustitución pensional, que pudo ser de 2 o de 5 años, en forma vitalicia, según las previsiones de las Leyes 33 de 1973 y 12 de 1975.

Luego la Ley 71 de 1988 en el artículo 3º determinó expresamente, que se extendían las previsiones sobre sustitución pensional de la Ley 33 de 1973, de la Ley 12 de 1975, de la Ley 44 de 1980(12) y de la Ley 113 de 1985(13), en forma vitalicia, al cónyuge supérstite, compañero o compañera permanente, a los hijos menores o inválidos, a los padres o hermanos inválidos que dependan económicamente del pensionado(14).

Por su parte el artículo 4º dispuso, que a falta de los beneficiarios consagrados en el artículo 1º de la Ley 126 de 1985(15), tendrán derecho a tal prestación los padres o los hermanos inválidos del empleado fallecido que dependieren económicamente de él.

Y su artículo 11 señaló, que esta ley y las leyes 33 de 1973, 12 de 1975, 4ª de 1976, 44 de 1980, 33 de 1985, 113 de 1985 y sus decretos reglamentarios, contienen los derechos mínimos en materia de pensiones y sustituciones pensionales y se aplicarán a favor de los afiliados de cualquier naturaleza de las entidades de previsión social, del sector público en todos sus niveles y de las normas aplicables a las entidades de previsión social del sector privado, lo mismo que a las personas naturales y jurídicas, que reconozcan y paguen pensiones de jubilación, vejez e invalidez.

El Decreto 1160 de 1989, reglamentario de la anterior ley, en el artículo 6º señaló, que se extienden las previsiones de la sustitución pensional en forma vitalicia al cónyuge sobreviviente y, a falta de este, al compañero o compañera permanente del causante y ante la ausencia de estos dos, a los hijos y padres con derecho, a los hermanos inválidos que dependan económicamente del causante y hasta cuando cese la invalidez.

De este recuento normativo bien se puede inferir, que en el caso de los hermanos inválidos y hermanas solteras que hayan dependido económicamente del jubilado y que hayan disfrutado de la sustitución pensional bajo las previsiones de la Ley 171 de 1961, del Decreto-Ley 3135 de 1968 y del Decreto-Ley 434 de 1971, tienen derecho a disfrutar de dicha sustitución, conforme a lo previsto en las leyes 33 de 1973 y 12 de 1975; vale decir, su sustitución pensional se extiende o prorroga en forma vitalicia, sin que exista disparidad o contraposición legislativa al respecto.

En efecto, la Ley 71 de 1988 en su artículo 3º al igual que su Decreto Reglamentario 1160 de 1989, ordenan la extensión de la sustitución pensional en forma vitalicia sobre los órdenes sucesorales que expresamente consagra sin derogar la Ley 44 de 1977, que de igual manera al hacer remisión expresa a la Ley 33 de 1973, extiende o prorroga de manera vitalicia la sustitución pensional de quienes fueron titulares o disfrutaron de ella por 2 o por 5 años.

De lo probado en el proceso

Ahora bien, la documental que obra en el expediente da cuenta, que el 6 de octubre de 1978 por medio de la Resolución 4788, Cajanal le reconoció a la señora Clementina Muñoz Pinzón, en calidad de docente, la pensión gracia en cuantía de $ 2.657.81, con efectividad a partir del 1º de marzo de 1976. (fls. 23 y 24, cdno. 2).

El 21 de abril de 1991, se produjo el deceso de la señora Clementina Muñoz Pinzón (fl. 32 vto. cdno. 2).

El 27 de mayo de 1993 Cajanal mediante la Resolución 24693, ante petición que la señora Edilia Muñoz Pinzón elevó el 9 de mayo de 1991, en calidad de hermana soltera de la causante —debidamente comprobada con declaraciones extrajuicio de folios 36, cuaderno 2— , le sustituyó la pensión que esta última venía devengando y por el término de cinco (5) años, desde el 22 de abril de 1991 hasta el 21 de abril de 1996, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 2º del Decreto 434 de 1971. (fl. 44 vto. - 45, cdno. 2).

El 1º de octubre de 1996 la demandante solicitó ante Cajanal el reconocimiento, en forma vitalicia, de la sustitución pensional de la que venía disfrutando, porque se causó estando en vigencia la Ley 71 de 1989, que en su artículo 3º, hace alusión a la extensión de la sustitución pensional en forma vitalicia a los hermanos inválidos que dependan económicamente del pensionado. (fls. 46 vto. y 47, cdno. 2).

El 7 de julio de 1999 según Resolución 7930, Cajanal le negó a la señora Edilia Muñoz Pinzón la petición de prórroga de la sustitución de la pensión más allá de los 5 años, en consideración a que dentro de los beneficiarios para los cuales se convierten en vitalicias las pensiones reconocidas por este lapso, ya no se encuentran incluidas las hermanas solteras, luego de transcribir los artículos 3º de la Ley 71 de 1988, 6º del Decreto 1160 de 1989, 1º a 3º de la Ley 33 de 1973 y 47 y 289 de la Ley 100 de 1993. (fls. 58 vto. – 61, cdno. 2).

El 2 de noviembre de 1999 por Resolución 12879, se desató el recurso de reposición interpuesto en contra de la anterior decisión en el sentido de confirmarla, en atención a que posterior al Decreto-Ley 434 de 1971, la Ley 71 de 1988 enlistó de manera taxativa a los beneficiarios de la sustitución en forma vitalicia, sin incluir a la hermana soltera y en su artículo 13 dispuso que derogaba las disposiciones que le fueran contrarias, es decir, el aludido decreto (fls. 67 vto. - 69, cdno. 2).

El 10 de octubre de 2000 como lo informa la Resolución 3868, vía recurso de apelación fueron confirmadas las dos anteriores decisiones.

(Fls. 74 – 76, cdno. 2).

El 2 de agosto de 2010 elevó nuevamente petición de sustitución pensional a la cual anexa dictamen médico pericial que da cuenta de su estado actual de invalidez con una pérdida de capacidad laboral del 60.30 %. (fls. 92, 102, 103, cdno. 2).

El 6 de diciembre de 2010 por Resolución 40444, Cajanal le negó la sustitución pensional por invalidez, porque la estructuración de esta situación se produjo con posterioridad al fallecimiento de la causante (fls. 109 vto. 111, cdno. 2).

El 4 de abril de 2011 según la Resolución PAP 046697 se confirmó la anterior decisión (fls. 117 vto. - 119 cdno. 2).

Caso concreto

De conformidad con la prueba referida encuentra la Sala, que a la demandante, quien era hermana soltera y dependiente económicamente de la causante, le fue sustituida la pensión de jubilación gracia al amparo del Decreto-Ley 434 de 1971; por manera, que gozó de la sustitución pensional por 5 años, desde el 22 de abril de 1991 y hasta el 21 de abril de 1999.

Luego, solicitó la sustitución pensional en forma vitalicia, con fundamento en los artículos 3º y 13 de la Ley 71 de 1988, señalando que estos dispositivos determinan el prolongamiento de la sustitución pensional para los hermanos inválidos que dependan económicamente del pensionado.

Esta petición le fue negada por medio de los actos acusados, por estimar que el Decreto-Ley 434 de 1971 era la única norma que contemplaba como beneficiarias de la sustitución pensional a las hermanas solteras que dependían económicamente del causante, con derecho a sustitución pensional por 5 años; norma que se encuentra derogada por la Ley 71 de 1988, que no enuncia a la hermana soltera dentro de los beneficiarios de la pensión en forma vitalicia.

Y por su parte el a quo estima que la norma que regía la situación en debate es la Ley 71 de 1988 y no el Decreto-Ley 434 de 1971, por lo que la actora debió probar, tanto su condición de invalidez como la de dependencia económica.

Al respecto encuentra la Sala que deben hacerse varias precisiones a fin de desatar la presente contención.

En primer lugar, es cierto, que a la actuante se le reconoció la sustitución pensional que deprecó, al tenor de lo dispuesto por el Decreto-Ley 434 de 1971, por el periodo de 5 años, en consideración a que era hermana soltera de la causante, habiendo allegado a su solicitud inicial, declaraciones que daban cuenta de su celibato y de su dependencia económica.

También lo es, que para el año 1996, cuando venció el término de 5 años por el cual le había sido concedido el beneficio, solicitó la sustitución pensional vitalicia, pero, acudiendo al amparo de la Ley 71 de 1988 —artículos 3º y 13—, en calidad de hermana inválida que dependía económicamente de la causante pensionada.

Entonces se tiene, que si el derecho a la sustitución pensional surgía para la demandante soltera, a partir del deceso de su hermana, es decir, en el año 1991, su situación particular no podía ser gobernada por el Decreto 434 de 1971, sino por la norma posterior, es decir, la Ley 71 de 1988.

No obstante, encuentra la Sala, que la entidad demandada en atención a la calidad invocada en la petición inicial de sustitución, de hermana célibe, aplicó dicho decreto que contemplaba la soltería de las hermanas como causal para hacerse beneficiarias de la sustitución pensional; por manera, que la actora gozó por el término de 5 años —desde el 22 de abril de 1991 y hasta el 21 de abril de 1996— de la sustitución pensional.

De esta suerte, habiendo ya disfrutado la demandante en calidad de hermana soltera, por el lapso de 5 años, de la sustitución pensional prevista en el Decreto-Ley 434 de 1971, a todas luces, su situación se encuentra gobernada por el artículo 8º de la Ley 4ª de 1976 y el artículo 1º de la Ley 44 de 1977, que tal como quedó analizado en párrafo anterior, ordenó que a quienes tengan derechos causados o hayan disfrutado de la sustitución pensional prevista, entre otras, en el Decreto-Ley 434 de 1971, tienen el derecho a disfrutar de la sustitución pensional conforme a lo previsto en la Ley 33 de 1973, es decir, a la sustitución pensional extendida o prorrogada en forma vitalicia, situación que de igual manera, contempló el artículo 3º de la Ley 71 de 1988, cuando extendió en forma vitalicia la sustitución pensional de la Ley 33 de 1973, de la Ley 12 de 1975, de la Ley 44 de 1980 y de la Ley 113 de 1985 a los hermanos inválidos que dependan económicamente del pensionado. Aunado a que el artículo 11 de la referida Ley 71 de 1988, dispone que precisamente las aludidas leyes, son las que contienen los derechos mínimos en materia pensional y que se aplicarán en favor de los afiliados de cualquier naturaleza de las entidades de previsión social.

A lo anterior encuentra la Sala que se debe sumar, de manera especial, la evidente situación de invalidez, en un 60.30 %, que padece en la actualidad la demandante, debidamente demostrada al interior del proceso, además de su avanzada edad de 78 años, y en quien valga la pena resaltar, lamentablemente persiste la situación de dependencia económica; situaciones especiales que a la luz de la Carta Política —artículos 46 y 48— deben ser amparadas.

Corolario de lo antes expuesto, la Sala revocará la decisión impugnada y en consecuencia declarará la nulidad de la actuación acusada, lo cual significa, que ordenará a la Caja Nacional de Previsión Social o quien haga sus veces, que reconozca a la señora Edilia Muñoz Pinzón, como beneficiaria de la sustitución pensional en forma vitalicia, en calidad de hermana legítima de la docente fallecida Clementina Muñoz Pinzón y a título de restablecimiento del derecho, dispondrá el reconocimiento en su favor de las sumas de dinero dejadas de percibir desde el 22 de abril de 1996, día siguiente al del vencimiento de la prórroga por 5 años.

Las sumas que resulten a favor de la demandante se ajustarán en su valor dando aplicación a la siguiente fórmula:

R= RH Índice final

Índice inicial

En donde el valor presente (R) se determina multiplicando el valor histórico (Rh), que es lo dejado de percibir por la actora por concepto de las mesadas pensionales desde el 22 de abril de 1996 hasta la fecha de ejecutoria de la sentencia, por el guarismo que resulte de dividir el índice final de precios al consumidor, certificado por el DANE (vigente a la fecha de ejecutoria de esta sentencia), por el índice inicial (vigente en cada uno de los meses comprendidos de la suspensión del pago). Por constituir el monto adeudado una obligación de tracto sucesivo, es comprensible que deba liquidarse mes por mes y que índice inicial sea fluctuante.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección A administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA

1. REVÓCASE la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Santander el 26 de marzo de 2010 dentro del proceso instaurado por Edilia Muñoz Pinzón contra el Caja Nacional de Previsión Social, en la que se negaron las súplicas de la demanda. En su lugar dispone:

2. DECLÁRASE la nulidad de las resoluciones 007930 de 7 de julio de 1999, 012879 de 2 de noviembre de 1999 y 003868 de 10 de octubre de 2000, expedidas por el subdirector general de prestaciones económicas y el jefe de la oficina jurídica de la Caja Nacional de Previsión Social, respectivamente, por medio de las cuales se negó a la señora Edilia Muñoz Pinzón la sustitución pensional vitalicia en calidad de hermana legítima de la docente fallecida Clementina Muñoz Pinzón y se resolvieron los recursos de reposición y apelación, confirmando la decisión antes enunciada.

3. A título de restablecimiento del derecho CONDÉNASE a la Caja Nacional de Previsión Social o a quien haga sus veces, a reconocer y pagar a la señora Edilia Muñoz Pinzón, las mesadas pensionales que le fueron suspendidas desde el 22 de abril de 1996 hasta la fecha de ejecutoria de la sentencia, sumas que deberán ser actualizadas, de conformidad con las bases expuestas en la parte motiva de este proveído.

4. La Caja Nacional de Previsión Social o a quien haga sus veces dará cumplimiento a esta sentencia en los términos establecidos por los artículos 176 a 178 del Código de Contención Administrativa.

Devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

(1) Consejo de Estado. Sección Segunda. Rad. 2708-00. Demandante Carmen Elena Granados. Demandado: Cajanal. C.P. Tarsicio Cáceres Toro.

(2) Ley 171 de 1961 “Por la cual reforma la Ley 77 de 1959 y se dictan otras disposiciones sobre pensiones” Artículo 12. “Fallecido un empleado jubilado o con derecho a jubilación su cónyuge y sus hijos menores de diez y ocho (18) años o incapacitados para trabajar por razón de estudios o invalidez, que dependieren económicamente de él, tendrán derecho a percibir entre todos, según las reglas del artículo 275 del Código Sustantivo de Trabajo, la respectiva pensión, durante los dos (2) años subsiguientes.// A falta de cónyuge e hijos, tienen derecho a esta pensión los padres o hermanos inválidos o las hermanas solteras del fallecido, siempre que no disfruten de medios suficientes para su congrua subsistencia y hayan dependido exclusivamente del jubilado.

(3) Artículo 275 Código Sustantivo del Trabajo. “Pensión en caso de muerte. 1. Fallecido un trabajador jubilado, su cónyuge y sus hijos menores de diez y ocho (18) años tendrán derecho a recibir la mitad de la respectiva pensión durante dos (2) años, contados desde la fecha del fallecimiento cuando el trabajador haya adquirido el derecho dentro de las normas de este Código, lo esté disfrutando en el momento de la muerte, y siempre que aquellas personas no dispongan de medios suficientes para su congrua subsistencia. // 2. Esta pensión se distribuye así: en concurrencia de cónyuge con hijos, el primero recibe una mitad y los segundos la otra mitad; si hay hijos naturales, cada uno de estos lleva la mitad de la cuota en uno legítimo; a falta de hijos, todo corresponde al cónyuge, y en defecto de este, todo corresponde a los hijos. // 3. A falta de cónyuge y de hijos, tienen derecho por mitades, a la pensión de que trata este artículo, los padres o los hermanos inválidos o las hermanas solteras del fallecido, siempre que no disfruten de medios suficientes para su congrua subsistencia y hayan dependido exclusivamente del jubilado. // 4. La cuota del grupo que falte pasa al otro, y el beneficiario único de un grupo lleva todo lo de este. // 5. Los beneficiarios de que trata este artículo gozarán de este derecho con la sola comprobación del parentesco mediante las copias de las respectivas partidas civiles o eclesiásticas y la prueba sumaria de que llenan los demás requisitos”.

(4) Decreto 3135 de 1968 “Por el cual se prevé la integración de la seguridad social entre el sector público y el privado, y se regula el régimen prestacional de los empleados públicos y trabajadores oficiales”.

(5) ART. 34.—“Seguros por muerte: En caso de fallecimiento de un empleado público o trabajador oficial en servicio, las prestaciones a que hayan lugar se pagarán a los beneficiarios que a continuación se determinan: (…) 6º. Si no concurriere ninguna de las personas indicadas en este artículo, llamadas en el orden preferencial en él establecido, la prestación se pagará a los hermanos menores de edad y a las hermanas del extinto, previa comprobación que dependía de él para su subsistencia”.

(6) Ley 5ª de 1969 “Por la cual se aclara el artículo 12 de la Ley 171 de 1961, y el 5 de la Ley 4ª de 1966, y se dictan otras disposiciones”. Artículo 1º. “Fallecido un empleado jubilado o con derecho a jubilación, su cónyuge y sus hijos menores o incapacitados para trabajar por razón de sus estudios o por invalidez, que dependieren económicamente de él, tendrán derecho a recibir entre todos, según las reglas del artículo 275 del Código Sustantivo del Trabajo, la respectiva pensión durante los dos (2) años subsiguientes. // A falta de cónyuge e hijos tienen derecho a esta pensión los padres o hermanos inválidos y las hermanas solteras del fallecido, siempre que no disfruten de medios suficientes para su congrua subsistencia y hayan dependido exclusivamente del jubilado”.

(7) ART. 19. “El artículo 36 del Decreto 3135 de 1968 quedará así: Fallecido un empleado público o trabajador oficial jubilado o con derecho a pensión de jubilación, su cónyuge y sus hijos menores de 18 años o incapacitados para trabajar por razón de estudios o invalidez y que dependieren económicamente del causante, tendrán derecho a percibir entre todos, según las reglas del artículo 275 del Código Sustantivo del Trabajo, la respectiva pensión durante los cinco (5) años subsiguientes. // Cuando faltaren el cónyuge o los hijos, la sustitución pensional corresponderá a los padres o hermanos inválidos y a las hermanas solteras del empleado fallecido que dependieren económicamente del causante”.

(8) Ley 4 de 1976 “Por la cual se dictan normas sobre materia pensional de los sectores públicos, oficial, semioficial y privado y se dictan otras disposiciones”.

(9) Ley 44 de 1977 “Por la cual se restablece la sustitución pensional vitalicia para las personas que la disfrutaron de conformidad con la Ley 171 de 1961, Decreto-Ley 3135 de 1968 y del Decreto-Ley 434 de 1971”.

(10) Ley 12 de 1975 “Por la cual se dictan algunas disposiciones sobre régimen de pensiones de jubilación”, relacionada con la sustitución pensional del trabajador particular o del empleado del sector público en su cónyuge supérstite o en la compañera permanente y en los hijos menores o inválidos.

(11) Ley 33 de 1973 “Por la cual se transforman en vitalicia las pensiones de las viudas”. Artículo 1º. “Fallecido un trabajador particular pensionado o con derecho a pensión de jubilación, invalidez o vejez, o un empleado o trabajador del sector público, sea este ofi­cial o semioficial con el mismo derecho, su viuda podrá reclamar la respectiva pensión en forma vitalicia. // Parágrafo 2º. A las viudas que se encuentren disfrutando, o tengan derecho causado a disfrutar, de los cinco (5) años de sustitución de la pensión, les queda prorrogado su derecho den­tro de los tér­minos de esta ley".

(12) Ley 44 de 1980 “Por la cual se facilita el procedimiento de traspaso y pago oportuno de la sustituciones pensionales”. Esta ley norma la simplificación del trámite de las sustituciones pensionales, por manera que al notificarse el pensionado del reconocimiento de su pensión de jubilación puede solicitar la sustitución de la pensión en quien él señale como beneficiario.

(13) Ley 113 de 1985 indica a quien ha de entenderse como cónyuge supérstite.

(14) Ley 71 de 1988 “Por la cual se expiden normas sobre pensiones y se dictan otras disposiciones”. Artículo 3º. “Extiéndanse las previsiones sobre sustitución pensional de la Ley 33 de 1973, de la Ley 12 de 1975, de la Ley 44 de 1980 y de la Ley 113 de 1985 en forma vitalicia, al cónyuge supérstite o compañero o compañera permanente, a los hijos menores o inválidos, a los padres o hermanos inválidos que dependen económicamente del pensionado, en las condiciones que a continuación se establecen (…) 4º Si no hubiere cónyuge supérstite, compañera o compañero permanente, ni hijos menores o inválidos, ni padres, la sustitución de la pensión corresponderá a los hermanos inválidos que dependan económicamente del causante”. Artículo 4º. “A falta de los beneficiarios consagrados en el artículo 10 de la Ley 126 de 1985, tendrán derecho a tal prestación los padres o los hermanos inválidos del empleado fallecido que dependieren económicamente de él, desde la aplicación de la ley a que se refiere este artículo”.

(15) Ley 126 de 1985 “Por la cual se crea una pensión vitalicia de condiciones especiales en la rama jurisdiccional y Ministerio Público”.