Sentencia 2002-000095 de julio 8 de 2010

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 110010324000 2002 00095 01

Consejera Ponente (E):

Dra. María Claudia Rojas Lasso

Acción: Nulidad y restablecimiento del derecho.

Actora: Alpina Productos Alimenticios S.A.

Bogotá, D.C., ocho de julio de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

La Superintendencia de Industria y Comercio por medio de las resoluciones acusadas resolvió declarar infundada la oposición presentadapor La Campiña S.A., y concedió a la sociedad Enrique Bernat F. S.A. el registro de la marca Crazy Planet Crazy Rocks (mixta) para distinguir confitería, productos comprendidos en la clase 30 de de Niza, porque consideró que entre la marca solicitada y la marca Crazzy no existe confundibilidad de ningún tipo.

La solicitud de registro de la marca Crazy Planet Crazy Rocks (mixta), se presentó ante de Industria y Comercio, el 21 de enero de 2000, por lo que, como lo consideró el tribunal de justicia de las normas aplicables son los artículos 81 y 83 literal a) de 344 de del Acuerdo de Cartagena en concordancia con Primera de 486 ídem.

La Decisión 486 de del Acuerdo de Cartagena dispone:

“Disposiciones transitorias

Primera. Todo derecho de propiedad industrial válidamente concedido de conformidad con la legislación comunitaria anterior a la presente decisión, se regirá por las disposiciones aplicables en la fecha de su otorgamiento salvo en lo que se refiere a los plazos de vigencia, en cuyo caso los derechos de propiedad industrial preexistentes se adecuarán a lo previsto en esta decisión.

En lo relativo al uso, goce, obligaciones, licencias, renovaciones y prórrogas se aplicarán las normas contenidas en esta decisión.

Para el caso de procedimientos en trámite, la presente decisión regirá en las etapas que aún no se hubiesen cumplido a la fecha de su entrada en vigencia”.

Las disposiciones de 344 interpretadas por el tribunal de justicia, rezan:

“ART. 81.—Podrán registrarse como marcas los signos que sean perceptibles, suficientemente distintivos y susceptibles de representación gráfica.

Se entenderá por marca todo signo perceptible capaz de distinguir en el mercado, los productos o servicios producidos o comercializados por una persona de los productos o servicios idénticos o similares de otra persona.

(...)”.

ART. 83.—Así mismo, no podrán registrarse como marcas aquellos signos que, en relación con derechos de terceros, presenten algunos de los siguientes impedimentos:

a) Sean idénticos o se asemejen de forma que puedan inducir al público a error, a una marca anteriormente solicitada para registro o registrada por un tercero, para los mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto de los cuales el uso de la marca pueda inducir al público a error.

(...)”.

La Sala prohíja lo expresado por el tribunal de justicia de en la interpretación prejudicial, que consideró que con el fin de garantizar el respeto a las exigencias de la seguridad jurídica, en los casos de tránsito legislativo se han diferenciado los aspectos de carácter sustancial de aquellos de carácter procedimental contenidos en las normas, para señalar de manera reiterada que la norma comunitaria de carácter sustancial no es retroactiva, pues el principio de irretroactividad establece que al expedirse una nueva norma, esta regulará, por lo general, los hechos que se produzcan a partir de su vigencia.

Ahora bien, las normas de 486 que el actor considera violadas por el acto acusado, señalan:

“ART. 134.—A efectos de este régimen constituirá marca cualquier signo que sea apto para distinguir productos o servicios en el mercado. Podrán registrarse como marcas los signos susceptibles de representación gráfica. La naturaleza del producto o servicio al cual se ha de aplicar una marca en ningún caso será obstáculo para su registro”.

“ART. 136.—No podrán registrarse como marcas aquellos signos cuyo uso en el comercio afectara indebidamente un derecho de tercero, en particular cuando:

a) Sean idénticos o se asemejen, a una marca anteriormente solicitada para registro por un tercero, para los mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto de los cuales el uso de la marca pueda causar un riesgo de confusión o asociación”.

De manera que las normas que el actor consideró violadas y sobre las cuales de Industria y Comercio hizo su valoración, son prácticamente idénticas a las que se deben aplicar, es decir a los artículos 81 y 83 literal a) de 344, cuya interpretación por parte del Tribunal Andino es la misma que se puede hacer frente a los artículos 134 y 136 literal a) de 486; por lo tanto bajo esta premisa anterior analizará las normas aplicables frente a la solicitud de marca, teniendo en cuenta los principios de eficiencia, celeridad y economía.

La controversia se contrae a establecer si la marca registrada CRAZY PLANET CRAZY ROCKS (mixta), para distinguir los productos de la clase 30 de de Niza, se encuentra en una causal de irregistrabilidad, como lo asegura el actor, con respecto a la marcaCRAZZY de 30 previamente solicitada.

La entidad demandada mediante 015008 del 30 de abril de 2008, pese a la oposición presentada,registróla marca CRAZY PLANET CRAZY ROCKS (mixta), porque, en su conceptoentre esta marca y la marca opositora CRAZZY, no existe confundibilidad de ningún tipo; que el signo base de la oposición se compone de una sola expresión mientras que la marca solicitada se compone de cuatro expresiones que junto con su parte figurativa le dan suficiente distintividad al signo solicitado, por lo tanto las marcas pueden coexistir pacíficamente en el mercado sin generar ningún riesgo de confusión en el público consumidor; que el consumidor no se confundiría al elegir los signos en conflicto, al contrario el contexto conceptual del signo solicitado, permite identificar la procedencia empresarial.

procede a efectuar el análisis comparativo de la marca, de acuerdo con efectuada en este proceso, en los siguientes términos:

Como se trata de comparar una marca denominativa - CRAZZY (una palabra) con una mixta que se compone de un elemento denominativo y de un elemento gráfico CRAZY PLANET CRAZY ROCKS (cuatro palabras y una imagen), procederá a examinar si en esta última predomina el elemento verbal o el gráfico.

 

crazy.bmp
 

 

A simple vista se observa que en la marca CRAZY PLANET CRAZY ROCKS (mixta) el elemento gráfico predomina sobre el elemento nominativo, en el que se denota un concepto de dulces o caramelos que es un mercado especialmente dirigido a los, por lo que en principio no habría lugar a confusión, pudiendo coexistir pacíficamente en el ámbito comercial, con la marca CRAZZY.

Siguiendo el direccionamiento del Tribunal Andino de Justicia, procederá al cotejo de los signos denominativos, para constatar si existe algún riesgo de confusión:

Marca registrada cuestionada
Clase 30 internacional

Marca registrada con anterioridad
Clase 30 internacional



CRAZY PLANET CRAZY ROCKS

(mixta)



CRAZZY



 

Es claro para que la causal de irregistrabilidad consagrada en el literal a) del artículo 83 de 344 de de exige que se considere probado dos requisitos, de una parte la semejanza determinante de error en el público común y la identidad o relación entre los productos que se pretenden proteger con el signo, a punto de poder causar confusión en el consumidor.

Los productos que ambas marcas pretenden proteger son de la clase 30 internacional, para distinguir confitería, de manera que se cumpliría uno de los requisitos para que la marca CRAZY PLANET CRAZY ROCKS (mixta) pudiera considerarse irregistrable.

El otro requisito, esto es, que el signo cuestionado se asemeje de tal manera al anteriormente registrado, que cree confusión en el público consumidor, esto es, a la persona que va a adquirir el producto y a quien también se protege a través de la marca.

Se observa que las marcas comparten un elemento o palabra común casi similar, CRAZY (repetida dos veces en la marca cuestionada) y CRAZZY; para estas palabras desde el punto de vista fonético, gráfico y visual son casi idénticas, la única diferencia está en que la segunda tiene doble la letra Z.

Pero, si bien es cierto que hay cierta similitud fonética y visual entre las expresiones CRAZY y CRAZZY que comparten las marcas enfrentadas, lo cierto es que hay ausencia de similitud ideológica, en cuanto CRAZY es una expresión en idioma extranjero que significa loco o locura, mientras que CRAZZY es una expresión de fantasía.

Además el análisis de distintividad debe hacerse valorando los signos sin descomponer la unidad de cada uno, para verificar si el todo prevalece sobre las partes; es así como desde el punto de vista visual y fonético, es decir de la estructura de la palabra, se tiene que la marca solicitada se compone de cuatro expresiones y está estructurada por 17 letras cuya composición es diferente respecto de la marca de propiedad de la demandante que se compone de una expresión y consta de 6 letras, lo cual le da suficiente distintividad.

A lo anterior se agrega que, de conformidad con la interpretación prejudicial del Tribunal Andino de Justicia, como el signo “CRAZY” es de uso común en el mercado colombiano, se puede registrar, siempre y cuando esté provisto de otros elementos que le dan fuerza distintiva suficiente; en este caso considera que el hecho de agregarle a la expresión CRAZY las expresiones PLANET y ROCKS le dan suficiente distintividad frente a la marca CRAZZY, que como ya se dijo, es un signo de fantasía.

En conclusión, como lo expresó la entidad demandada, el signo base de la oposición se compone de una sola expresión mientras que la marca solicitada se compone de cuatro expresiones que junto con su parte figurativa le dan suficiente distintividad al signo solicitado, por lo tanto las marcas pueden coexistir pacíficamente en el mercado sin generar ningún riesgo de confusión en el público consumidor.

Al no existir riesgo de confundibilidad entre las marcas CRAZZY y CRAZY PLANET CRAZY ROCKS, negará las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera,

FALLA:

NIÉGANSE las pretensiones de la demanda.

ORDÉNASE la publicación de la presente sentencia en de propiedad industrial.

En firme esta providencia, archívese el expediente previas las anotaciones de rigor.

Notifíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior sentencia fue leída, discutida y aprobada por en la sesión de la fecha».