Sentencia 2002-00827 de abril 22 de 2010

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad.: 25000-23-24-000-2002-00827-01

Referencia: Apelación sentencia

Consejero ponente:

Dr. Rafael E. Ostau de Lafont Pianeta

Actor: José Luis Romero Gonzalez y Otros

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Bogotá, D.C., veintidós de abril de dos mil diez.

La Sala decide el recurso de apelación interpuesto por el abogado Jorge Adaulfo Arias Serrato, invocando la condición de agente oficioso del señor Idalides del Carmen Oviedo Hernández, contra la sentencia proferida el 15 de noviembre del 2007 por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, mediante la cual se declaró no probada la excepción de falta de agotamiento de la vía gubernativa interpuesta por el apoderado de la entidad demandada y se denegaron las súplicas de la demanda.

EXTRACTOS:«Consideraciones

Antes de abordar el análisis de las decisiones administrativas acusadas, mediante las cuales se dispuso la aprehensión y el posterior decomiso de las mercancías mencionadas en esta providencia y teniendo en cuenta los argumentos consignados en el alegato de conclusión radicado por el apoderado de la DIAN con respecto a la falta de legitimación del doctor Jorge Adaulfo Arias Serrato, para sustentar el recurso de alzada como agente oficioso de uno de los demandantes, la Sala entrará a dilucidar este punto de derecho, por considerarlo de gran relevancia en el debate procesal.

Tal como se puede constatar en el expediente, el señor Idalides del Carmen Oviedo Hernández, desde el mismo momento de la presentación de la demanda y de su posterior adición estuvo representado por el doctor Carlos Nahún Pérez Arévalo, quien en el curso de la primera instancia actuó también como apoderado de los otros dos actores, señores José Luis Romero González y Nancy J. Moreno De Jiménez. No obstante lo anterior, el mencionado profesional del derecho dejó de actuar como apoderado del señor Oviedo Hernández a partir del día 28 de noviembre de 2007, al asumir su representación en esa fecha el abogado Alejandro Osuna Gutiérrez. (fls. 408 y 409 del cdno. ppal.).

En esa fecha, el nuevo apoderado judicial del señor Oviedo Hernández, interpuso de manera oportuna recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia y al momento de disponerse el traslado para su sustentación, el referido profesional conservaba aún la condición antes indicada. El apoderado de José Luis Romero González y Nancy J. Moreno de Jiménez, por su parte, se abstuvo de impugnar la providencia.

En razón de lo expuesto, resulta pertinente entrar a determinar si bajo los cánones de nuestro derecho procesal era o no viable jurídicamente que la representación del señor Oviedo Hernández al momento de descorrer el traslado para la sustentación del recurso, fuese asumida por un agente oficioso, a pesar de contar con un apoderado debidamente constituido y reconocido en el proceso y quien, en tal condición, era realmente el llamado a sustentar la impugnación.

Pues bien, para esclarecer la inquietud antes anotada, es preciso remitirnos a lo dispuesto en los artículos 47 del Código de Procedimiento Civil, en donde se regula dicho instituto jurídico en los siguientes términos.

ART. 47.—Agencia oficiosa procesal. Se podrá promover demanda a nombre de persona de quién no se tenga poder, siempre que esté ausente o impedida para hacerlo; para ello bastará afirmar dicha circunstancia bajo juramento que se entenderá prestado por la presentación de aquella.

El agente oficioso deberá prestar caución dentro de los diez días siguientes a la notificación a él del auto que admita la demanda, para responder de que el demandante la ratificará dentro de los dos meses siguientes. Si este no la ratifica, se declarará terminado el proceso y se condenará al agente a pagar las costas y los perjuicios causados al demandado.

La actuación se suspenderá una vez practicada la notificación al demandado del auto admisorio de la demanda.

El agente deberá obrar por medio de abogado inscrito, salvo en los casos exceptuados por la ley.

Como bien se puede apreciar, el artículo 47 del Código de Procedimiento Civil, aplicable a los procesos contencioso administrativos en virtud de la remisión prevista en el artículo 267 del Código Contencioso Administrativo es claro en señalar que dicha figura procesal solo se encuentra prevista “para promover demanda a nombre de persona de quien no se tenga poder”, supuesto que no es en manera alguna el que se configura en el asunto sub examine, en el que se pretende hacer uso de la misma para sustentar el recurso de apelación oportunamente presentando por quien en realidad ostenta el carácter de apoderado de uno de los demandantes y quien a la postre era el llamado a argumentar las razones de su inconformidad frente a la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

El tratadista Hernando Devis Echandía, al referirse a la figura de la agencia oficiosa judicial, expresa que ella aparece contemplada en nuestro ordenamiento jurídico para “... promover demanda a nombre de otra que esté ausente o impedida para hacerlo, con el fin de evitar' que pueda sufrir algún perjuicio”. Dicho de otra manera, la figura de la agencia oficiosa no se estableció entonces para contestar la demanda, interponer recursos o realizar otras actuaciones dentro de un proceso, tal como lo ha señalado la Sala en repetidas ocasiones(4) .

Ahora bien el hecho de que el abogado Alejandro Osuna Gutiérrez, mediante escrito radicado el día 4 de abril de 2008, aparezca sustituyendo el poder que le fue otorgado, al doctor Jorge Adaulfo Arias Serrato, no tiene en realidad ninguna incidencia pues dicha sustitución de manera alguna sanea la falta de legitimidad de quien como agente oficioso sustentó el recurso de apelación, el cual en su momento ha debido declararse desierto.

De acuerdo con la normatividad procesal vigente, para poder interponer y sustentar un recurso de apelación en representación de una de las partes, es preciso contar con un mandato judicial debidamente conferido, no siendo de recibo la invocación de la figura de la agencia oficiosa procesal, por estar reservada única y exclusivamente a la presentación de la demanda, previo el lleno de los requisitos establecidos en el artículo 47 del Código Contencioso administrativo. Comoquiera que en el sub lite el doctor Arias Serrato no acreditó su condición de apoderado y no siendo de recibo la invocación de la figura de la agencia oficiosa judicial para sustentar el recurso de alzada, habrá de concluirse que efectivamente no ha debido admitirse la apelación por qué no fue sustentada por quien se encontraba legítimamente facultado para ello, configurándose de esa forma la falta de legitimación en la causa por activa. Por lo expuesto, la sentencia a proferir tendrá un carácter inhibitorio, sin que sea necesario realizar el escrutinio de las razones de inconformidad expuestas por el recurrente.

Comoquiera que la parte agenciada ni siquiera ratificó la actuación de quien de manera oficiosa actuó en su nombre, no podrá ser condenada al pago de las costas causadas en esta instancia.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. INHÍBESE de proferir pronunciamiento de fondo respecto del recurso de apelación interpuesto por el abogado del señor Idalides del Carmen Oviedo Hernandez, y sustentado por el doctor Jorge Adaulfo Arias Serrato, invocando la condición de agente oficioso contra la sentencia proferida el 15 de noviembre del 2007 por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, de conformidad con las consideraciones consignadas en la parte motiva de esta providencia.

2. Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese, publíquese y cúmplase.

La anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en su sesión la fecha».

(4) Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, auto de 28 de abril de 2005, Expediente 11001-03-24-000-2001-00367-01, actor: Productos Familia S.A. Consejero ponente Camilo Arciniegas Andrade y auto de 26 de abril de 2007, Expediente 11001-03-24-000-2005-00144-01, actor: Alpina Productos Alimenticios S.A. Consejero ponente Rafael E. Ostau de Lafont Pianeta.