Sentencia 2002-02858/20834 de junio 8 de 2016

REPÚBLICA DE COLOMBIA

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación: 08001-23-31-000-2002-02858-01

No. Interno: (20834)

Consejera Ponente:

Dra. Martha Teresa Briceño de Valencia

Acción: Nulidad y restablecimiento del derecho

Demandante: Janna Motor’s S.A. (NIT. 802000849-5)

Demandado: Dirección de impuestos y aduanas nacionales - DIAN

Asunto: Impuesto sobre las ventas – Bimestres 1º y 2º del año gravable 1998

Bogotá D.C., ocho de junio de dos mil dieciséis.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la sala

Corresponde a la Sala decidir sobre la legalidad de la actuación administrativa, mediante la cual la Administración modificó las declaraciones de IVA correspondientes a los bimestres primero y segundo del año gravable 1998, presentadas por la sociedad Janna Motor’s S.A.

La controversia se contrae a determinar lo siguiente: i) si fueron oportunas las notificaciones de los requerimientos especiales expedidos para los periodos discutidos, ii) si se violó el derecho al debido proceso del contribuyente por no haberse practicado la inspección contable solicitada con ocasión del recurso de reconsideración y iii) si era procedente la adición de ingresos con fundamento en la presunción establecida en el artículo 760 del Estatuto Tributario.

Oportunidad en la notificación de los requerimientos especiales

La demandante sostuvo que la Administración notificó los requerimientos especiales proferidos para modificar las declaraciones de IVA de los bimestres primero y segundo del año gravable 1998, por fuera del término previsto en los artículos 705 y 705-1 del Estatuto Tributario.

Para el análisis de este cargo, la Sala precisa lo siguiente:

De conformidad con el artículo 705 del Estatuto Tributario, el término para notificar el requerimiento especial se rige por las siguientes reglas:

Art. 705.—Término para notificar el requerimiento. El requerimiento de que trata el artículo 703, deberá notificarse a más tardar dentro de los dos (2) años siguientes a la fecha de vencimiento del plazo para declarar. Cuando la declaración inicial se haya presentado en forma extemporánea, los dos (2) años se contarán a partir de la fecha de presentación de la misma. Cuando la declaración tributaria presente un saldo a favor del contribuyente o responsable, el requerimiento deberá notificarse a más tardar dos (2) años después de la fecha de presentación de la solicitud de devolución o compensación respectiva. (Negrillas fuera de texto)

Para el caso de las declaraciones del impuesto sobre las ventas y de retención en la fuente, la normativa tributaria prevé:

Art. 705-1.—Término para notificar el requerimiento en ventas y retención en la fuente. Los términos para notificar el requerimiento especial y para que queden en firme las declaraciones del impuesto sobre las ventas y de retención en la fuente, del contribuyente, a que se refieren los artículos 705 y 714 del Estatuto Tributario, serán los mismos que correspondan a su declaración de renta respecto de aquellos períodos que coincidan con el correspondiente año gravable.

De acuerdo con los preceptos transcritos, los términos para la notificación del requerimiento especial respecto del impuesto sobre las ventas y retención en la fuente, se rigen por las reglas previstas para la notificación del requerimiento especial del impuesto sobre la renta y establecidas en el artículo 705 del Estatuto Tributario.

Para los casos en que la declaración del impuesto sobre las ventas presenta saldo a favor y es solicitado por el contribuyente, la Sala ha precisado que el término de firmeza de la declaración de IVA se debe contar a partir de la presentación de la solicitud del saldo a favor, porque así lo dispone expresamente el artículo 705 del Estatuto Tributario, con fundamento en lo siguiente:

«En efecto, la norma [art. 705 E.T.] prevé que “Cuando la declaración tributaria presente un saldo a favor del contribuyente o responsable, el requerimiento deberá notificarse a más tardar dos (2) años después de la fecha de presentación de la solicitud de devolución o compensación respectiva.”

En el mismo sentido, el inciso segundo del artículo 714 E.T. dispone:

ART. 714.—Firmeza de la liquidación privada.

(…)

La declaración tributaria que presente un saldo a favor del contribuyente o responsable, quedará en firme si dos (2) años después de la fecha de presentación de la solicitud de devolución o compensación, no se ha notificado requerimiento especial”.

La facultad que puede ejercer la administración tributaria para modificar los denuncios de ventas y retención en la fuente en virtud de los hallazgos que pueda advertir cuando fiscaliza el denuncio de renta no se puede interpretar de manera restrictiva, puesto que la intención del legislador, precisamente, fue ampliar esas facultades.

De manera que, así como cuando la declaración de renta presenta un saldo a favor, el término de firmeza se cuenta a partir de la solicitud de devolución de saldo a favor, tratándose de la declaración del impuesto sobre las ventas debe aplicarse la misma regla, independientemente de que eso implique que los términos de firmeza de la declaración de renta y ventas corran de manera independiente cuando el denuncio de renta no contempla un saldo a favor y la de ventas sí».(17) (Negrillas fuera de texto).

De acuerdo con lo anterior y de las pruebas aportadas al proceso, la Sala observa lo siguiente:

— Primer bimestre:

Es un hecho no discutido por las partes que el 12 de enero de 1999, la actora solicitó la devolución del saldo a favor liquidado en la declaración del primer bimestre del año gravable 1998(18), por lo tanto, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 705 del Estatuto Tributario, la Administración tenía plazo para notificar el requerimiento especial hasta el 12 de enero de 2001.

Ahora bien, la DIAN seleccionó dentro del programa “postdevoluciones", la declaración privada del impuesto sobre las ventas del bimestre objeto de análisis y, en ejercicio de sus facultades de fiscalización, practicó inspección tributaria, decisión que fue notificada por correo el 12 de septiembre de 2000(19). En esas condiciones, en virtud de lo dispuesto en el artículo 706 del Estatuto Tributario(20), el término para notificar el requerimiento especial se suspendió por tres meses, en consecuencia, el plazo máximo para realizar la notificación se extendió hasta el 12 de abril de 2001.

La Administración expidió el requerimiento especial el 22 de febrero de 2001, enviado por el correo certificado según planilla 218 de 23 de febrero de 2001(21), de acuerdo con los antecedentes administrativos el 5 de marzo de 2001 la demandante recibió el requerimiento especial prueba que no fue controvertida por la actora.

Por lo anterior, la Sala concluye que el requerimiento especial proferido respecto de la declaración de IVA del primer bimestre de 1998, fue notificado oportunamente y, de acuerdo con las pruebas aportadas, se ajusta a lo dispuesto en el artículo 566 del Estatuto Tributario después de la declaratoria de inexequibilidad de la expresión “y se entenderá surtida en la fecha de introducción al correo”, mediante sentencia C-096 del 31 de enero de 2001, toda vez que se constató la fecha en que el requerimiento especial fue efectivamente recibido por el contribuyente.

— Segundo bimestre

Es un hecho no discutido por las partes que el 12 de enero de 1999, la actora solicitó la devolución del saldo a favor liquidado en la declaración del segundo bimestre del año gravable 1998(22), por lo tanto, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 705 del Estatuto Tributario, la Administración tenía plazo para notificar el requerimiento especial hasta el 12 de enero de 2001.

Ahora bien, la DIAN seleccionó dentro del programa “postdevoluciones", la declaración privada del impuesto sobre las ventas del bimestre objeto de análisis y, en ejercicio de sus facultades de fiscalización, practicó inspección tributaria, decisión que fue notificada por correo el 12 de septiembre de 2000(23). En esas condiciones, en virtud de lo dispuesto en el artículo 706 del Estatuto Tributario(24), el término para notificar el requerimiento especial se suspendió por tres meses, en consecuencia, el plazo máximo para realizar la notificación se extendió hasta el 12 de abril de 2001.

El 1º de marzo de 2001, la DIAN profirió el requerimiento especial para el segundo bimestre(25) y según la planilla de correo que obra en el expediente, el acto fue notificado el 2 de marzo de 2001(26), según planilla de correo 237 de la misma fecha, por tanto, resulta oportuna la notificación del requerimiento especial.

Ahora bien, la Sala precisa que la demandante se opuso a la notificación practicada por la Administración, porque consideró que, a partir de la declaratoria de inexequibilidad parcial del artículo 566 del Estatuto Tributario, mediante la sentencia C-096 de 2001, la notificación de los actos debía realizarse a través de edicto o de un aviso en un periódico de amplia circulación.

Contrario a lo sostenido por el recurrente, la decisión de la Corte no cambió la forma de notificación por correo prevista en los artículos 565 y 566 del Estatuto Tributario, sino el momento en que debe entenderse surtida la notificación, así, para que se entienda practicada legalmente, se requiere que el acto sea enviado y recibido efectivamente en la dirección informada por el contribuyente, situación que, en el sub examine, no fue desvirtuada por la demandante pues, además, respondió oportunamente los requerimientos especiales proferidos por la Administración.

Por lo anterior, se concluye que los requerimientos especiales fueron expedidos y notificados oportunamente a la demandante.

Violación del derecho al debido proceso

En el recurso de apelación, la actora insistió en que la Administración violó su derecho al debido proceso por cuanto, negó la inspección tributaria solicitada en vía gubernativa y el a-quo no ordenó la práctica de la inspección contable.. La demandante afirmó que la prueba tenía como finalidad que se practicara en los libros de contabilidad y demostrar que no había omitido compras.

La Sala advierte que para el análisis de este cargo es necesario estudiar el fondo del asunto discutido, lo cual permitirá determinar si, como lo ha sostenido la demandante, la práctica de la inspección contable solicitada en sede administrativa era necesaria para controvertir la modificación realizada en los actos acusados.

Adición de ingresos por omisión de compras

Los actos demandados se contraen a señalar que la actora no registró impuestos descontables en la subcuenta 24080504 – “IVA de vehículos a la tarifa del 20%” correspondientes al primer bimestre del año gravable 1998, por la suma de $263.793.060 correspondiente al mes de febrero. Se indica en la demanda que la DIAN al no encontrar registrados impuestos descontable en esta subcuenta aplicó, sin sustento legal, el siguiente cálculo matemático: Valor del impuesto descontable / porcentaje del IVA aplicable para establecer aritméticamente la base de compras correspondiente al valor de los impuestos descontables que —dice— no encontró registrados; luego, presume que este resultado corresponde a compras omitidas y con fundamento en el artículo 760 E.T., nuevamente presume y adiciona, esta vez como ingresos gravados omitidos, el resultado de aplicar otro cálculo allí establecido.

La actora sostuvo que el valor de los impuestos descontables de los vehículos a la tarifa del 20% y sobre el cual la demandada calculó el valor de compras omitidas, está registrado en la subcuenta 24080502 y no en la subcuenta 24080504, pues el saldo de esta subcuenta fue reclasificado en la 24080502, como se constató en los libros de contabilidad, por tanto, no se omitió el registro de impuestos descontables por este valor.

Tal como lo ha precisado la Sala(27) las cuentas contables son los registros donde se clasifican y registran las transacciones de un ente económico(28). Las cuentas contables se identifican con un código numérico que está compuesto por varios dígitos, así: el primero identifica la clase, el segundo el grupo, los dígitos 3 y 4 indican la cuenta y los dígitos 5 y 6 la subcuenta. Adicionalmente, están los dígitos 7 y 8 que son los denominados “auxiliares”, que, de acuerdo con el artículo 7º del Decreto 2649 de 1993, son adicionales al catálogo de cuentas señalado en el Plan Único de Cuentas para comerciantes, pero que se pueden utilizar «de acuerdo con las necesidades del ente económico, para lo cual bastará con que se incorporen a partir del séptimo dígito».

De acuerdo con lo anterior, el impuesto sobre las ventas por pagar se debe registrar en la cuenta 2408(29), la cual se acredita con el IVA generado en la subcuenta 240805 y se debita con el IVA descontable. Sin embargo, como se precisó, los entes económicos pueden crear las subcuentas necesarias de acuerdo con sus necesidades(30). En el presente caso, examinadas las subcuentas de los impuestos descontables, se observa que la sociedad demandante tiene dentro de su objeto la venta de vehículos a las tarifas del 16%, 20% y 35% y los dígitos 7 y 8 son específicos a cada una de las tarifas(31).

Precisado lo anterior, la Sala advierte que en el caso concreto, los actos demandados señalan que en la inspección tributaria se encontró lo siguiente(32):

«Examinados los registros contables efectuados en el libro mayor y balances de los meses enero y febrero de 1998, de los cuales se suministró fotocopias que reposan a folios 209 a 21 de este expediente se hace la siguiente precisión:

  Enero de 1998
Cuenta(33)DescripciónMov. DébitoMov. CréditoSaldo enero
24 08 05 02Importaciones veh 20%188.062.2520188.062.252
  Febrero de 1998
Cuenta(34)DescripciónMov. DébitoMov. CréditoSaldo febrero
24 08 05 02importaciones veh 20%261.498.6850449.560.937

(…)». (Negrillas fuera de texto).

De acuerdo con lo anterior, se advierte que el funcionario de la DIAN constató la información en el Libro Mayor y Balances del contribuyente, lo cual se corrobora con las copias del mencionado libro que obran como anexos del acta de inspección tributaria en los antecedentes administrativos y en los que se evidencia que la subcuenta 24080502 corresponde al IVA vehículos 20% de los meses de enero y febrero del año gravable 1998.

Por su parte, según la Liquidación Oficial de Revisión que se discute, en relación con el mes de enero, se corroboró que tanto en la certificación del Revisor Fiscal como en el Libro Mayor y Balance, la actora registró en la cuenta 24080502, los mismos valores, esto es, que el impuesto descontable por operaciones de importación si coincidió razonablemente en ese renglón, por lo que, la diferencia se presentó en el mes de febrero.

Ahora bien, en relación con el mes de febrero, la DIAN tomó la información directamente de la contabilidad, sin embargo, la Administración, para sustentar que la demandante omitió el registro de compras, hizo referencia a un certificado de revisor fiscal de la actora, en el que informó impuestos descontables de la subcuenta 24080504(35) denominada Iva Vehículos 20% y en la que se relacionaron las facturas correspondientes al primer bimestre del año gravable 1998, así: en el mes de FEBRERO un total de $263.783.940.

Es decir que, con fundamento en la información del revisor fiscal, allegada como respuesta a un requerimiento ordinario, y no en la información directa del Libro Mayor y Balance(36) que fue objeto de la inspección practicada, la Administración concluyó que la demandante no registró impuestos descontables - IVA vehículos 20% por la suma de $263.783.940.

Con fundamento en lo anterior, la Administración asumió que la actora no había registrado parte de las compras, porque en el Libro inspeccionado la subcuenta 24080504 estaba en $4.880. En esas condiciones, los actos acusados determinaron las compras omitidas dividiendo el valor del impuesto descontable por el porcentaje del IVA aplicado, o sea 20%”.

Lo hasta aquí expuesto evidencia a la Sala que, como lo alegó el demandante, no se configuró el supuesto de hecho previsto en el artículo 760 E.T., esto es, que la Administración haya constatado que el responsable omitió compras destinadas a operaciones gravadas, como lo prevé la norma, así:

ART. 760.—Presunción de ingresos por omisión del registro de compras. Cuando se constate que el responsable ha omitido registrar compras destinadas a las operaciones gravadas, se presumirá como ingreso gravado omitido el resultado que se obtenga al efectuar el siguiente cálculo: se tomará el valor de las compras omitidas y se dividirá por el porcentaje que resulte de restar del ciento por ciento (100%), el porcentaje de utilidad bruta registrado por el contribuyente en la declaración de renta del mismo ejercicio fiscal o del inmediatamente anterior.

El porcentaje de utilidad bruta a que se refiere el inciso anterior será el resultado de dividir la renta bruta operacional por la totalidad de los ingresos brutos operacionales que figuren en la declaración de renta. Cuando no existieren declaraciones del impuesto de renta, se presumirá que tal porcentaje es del cincuenta por ciento (50%).

En los casos en que la omisión de compras se constate en no menos de cuatro (4) meses de un mismo año, se presumirá que la omisión se presentó en todos los meses del año calendario.

El impuesto que originen los ingresos así determinados, no podrá disminuirse mediante la imputación de descuento alguno.

(…). (Negrillas fuera de texto)

Como se vio, en el caso no se encontró, ni se constató en la investigación que se omitieron compras, como lo exige el artículo 760 del Estatuto Tributario. El funcionario de la DIAN, con base en una información presentada como respuesta a un requerimiento ordinario, tomó un valor de un impuesto descontable que, por error, se informó con dos dígitos auxiliares distintos (04). La DIAN, entonces, tomó doble vez el valor de las compras que ya se habían declarado con fundamento en el registro realizado en la subcuenta 24080502, y determinó una base de compras inexistentes. Luego, aplicó a esa base presunta, resultado de una operación aritmética, la presunción de ingresos omitidos. Sin embargo, la norma exige que constate directamente o se demuestre que, realmente, se trata de compras omitidas.

La Sala resalta que si bien el funcionario que adelantó la inspección tributaria se fundamentó en la certificación del revisor fiscal que se transcribe en los actos demandados(37), en el Libro Mayor y Balance no existe una subcuenta 24080504 denominada Iva vehículos 20%, por tanto, el revisor fiscal no pudo haber emitido certificación sobre la subcuenta 240805 04 Iva vehículos 20% ni sostener que fue tomada de los registros contables. Esta subcuenta, como se explicó, es la subcuenta 24080502, según las subcuentas que utiliza la demandante.

En esas condiciones, la Administración no podía encontrar registrados en la subcuenta 24080504 impuestos descontables ni mucho menos sostener que estaba en “0” o en $ 4.880, sencillamente porque esa cuenta no hacía parte de la contabilidad y si bien tal confusión pudo generarse, por un error en la certificación del revisor fiscal al hacer referencia a la subcuenta 24080504, lo cierto es que las pruebas contables dan cuenta de que los impuestos descontables generados por vehículos a la tarifa del 20% fueron registrados en la subcuenta 24080502, lo que se desprende de la verificación contable adelantada en la inspección practicada en el Libro Mayor y Balance.

En esas condiciones, la DIAN debió darle prevalencia a los valores registrados en la contabilidad, pues es evidente que la certificación del revisor fiscal no coincide con lo registrado en el Libro Mayor y Balances, el cual no fue cuestionado por la demandada y, además, sirvió de fundamento para la expedición de los actos demandados.

Se observa, además, que en el dictamen pericial practicado en primera instancia, el perito afirmó en su informe que “[…] se encontró procedimientos que dan prueba de la reclasificación que efectuó la empresa Janna Motors S.A entre la cuenta contable 24-08-05-02 y la cuenta contable 24-08-05-04 para realizar una valoración precisa y fidedigna se pudo cotejar los valores de cada una de las facturas asentadas en los libros contables, con las cuales se compraron vehículos en esa fecha por parte de la empresa Janna Motors S.A., sus número de facturas, encontrándose que concuerda unas con otras, es decir, los número de identificación de las facturas y sus valores de compras, encontrados en la cuenta contable 24-08-05-04 se detecta con claridad fueron transferidos o ajustados en la cuenta 24-08-05-02 […]”(38).

Así pues, no asiste razón al a quo cuando sostiene que las facturas de la subcuenta 24080504 debían estar contenidas en la subcuenta 24080502, pues esa cuenta, si bien existía en el periodo discutido, no era la cuenta de referencia para registrar por el concepto de “IVA descontable vehículos 20%”.

Tal como se determinó en el dictamen pericial practicado en la primera instancia, en este caso se presentó una “reclasificación de cuentas contables”, proceso que es generalmente aceptado dentro de una contabilidad, lo que generó en la Administración dudas al suponer que la demandante entró en una doble contabilidad y que omitió el reporte de ingresos y de compras, sin tener en cuenta que los valores echados de menos estaban debidamente registrados en la cuenta referenciada con el número 24080502.

Además de todo lo anterior, la Sala observa que no coinciden los valores de las facturas correspondientes a los meses de enero y febrero del año gravable 1998 que se transcriben en los actos demandados como integrantes de la subcuenta “24080504” —según el certificado del revisor fiscal— con los que aparecen en el auxiliar de la subcuenta 24080502.

Respecto del mes de febrero de 1998, la Sala observa que se incluyeron facturas que no están discriminadas en el libro auxiliar de la subcuenta 24080502, por lo que al ser sumados dan como resultado la suma de $ 263.783.940, valor superior del que se obtiene de sumar las facturas que integran la mencionada cuenta. La sumatoria de las facturas del libro auxiliar de la cuenta coincide con el valor registrado en el Libro Mayor y Balance, esto es, $ 261.498.685.

Así pues, la Sala concluye que lo registrado en la contabilidad del demandante no permite establecer, como lo hizo la demandada, que la demandante haya omitido el registro de compras para el primer bimestre del año gravable 1998.

En consecuencia, no es necesario el análisis de la violación al debido proceso, por cuanto, las razones expuestas desvirtúan la legalidad de los actos acusados que modificaron la declaración privada del primer bimestre del año gravable 1998, presentada por la demandante.

Por último, la Sala se releva del estudio de la modificación realizada a la declaración privada correspondiente al 2º bimestre del año gravable 1998, puesto que como demandada modificó el saldo a pagar en razón del desconocimiento del saldo a favor generado en la declaración del primer bimestre, con ello se afectó numéricamente todas las declaraciones privadas de la vigencia referida, lo que generó efectos negativos para el ejercicio contable, fiscal y financiero de la demandante.

En ese sentido, la liquidación del segundo bimestre de 1998, también quedará en firme conforme a lo decidido en esta sentencia.

Por lo anterior, la Sala revocará la sentencia apelada y, en su lugar, accederá a las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA

1. Revócase la sentencia del 2 de agosto de 2013, proferida por el Tribunal Administrativo del Atlántico, por las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia. En su lugar:

2. Anúlense las Liquidaciones Oficiales de Revisión 02042001000220 del 13 de noviembre de 2001 y 020642002000227 del 26 de noviembre de 2001 y las Resoluciones 020662002000002 del 21 de junio de 2002 y 020662002000003 del 21 de agosto de 2002, mediante las cuales se modificaron las declaraciones privadas del impuesto sobre las ventas correspondientes a los bimestres 1º y 2º del año gravable 1998, presentadas por la sociedad Janna Motor´s S.A.

3. A título de restablecimiento del derecho, declárase en firme las liquidaciones privadas del impuesto sobre las ventas correspondientes a los bimestres 1 y 2 del año gravable 1998, presentadas por la sociedad Janna Motor´s S.A.

Cópiese, notifíquese, devuélvase el expediente al Tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha»

17. Sentencia del 5 de diciembre de 2011, Exp. 17428, M.P. Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas.

18. Esta fecha se indica tanto en el requerimiento especial 00018 del 22 de febrero de 2001, (fl. 27 cuaderno 1.), como en la demanda.

19. Fl. 581 cuaderno 4.

20. E.T. Art. 706. Suspensión del término. El término para notificar el requerimiento especial se suspenderá: 
Cuando se practique inspección tributario de oficio, por el término de tres meses contados a partir de la notificación del auto que la decrete. Cuando se practique inspección tributaria a solicitud del contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, mientras dure la inspección. También se suspenderá el término para la notificación del requerimiento especial, durante el mes siguiente a la notificación del emplazamiento para corregir.

21. Fl. 347 Cuaderno 3

22. Esta fecha se indica tanto en el requerimiento especial 00023 del 01 de marzo de 2001, (fl. 98 cuaderno 1.), como en la demanda.

23. Fl. 581 cuaderno 4

24. E.T. Art. 706. Suspensión del término. El término para notificar el requerimiento especial se suspenderá: Cuando se practique inspección tributario de oficio, por el término de tres meses contados a partir de la notificación del auto que la decrete. Cuando se practique inspección tributaria a solicitud del contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, mientras dure la inspección. También se suspenderá el término para la notificación del requerimiento especial, durante el mes siguiente a la notificación del emplazamiento para corregir.

25. Fl. 96 a 105 cuaderno 1

26. Fl. 635 cuaderno 4

27. Consejo de Estado – Sección Cuarta, sentencia de 10 de diciembre de 2015, Exp. 2002-02827-01 (20235), C.P. Martha Teresa Briceño de Valencia.

28. Dcto. 2649/93. Art. 2º. Contenido. El Plan Único de Cuentas está compuesto por un Catálogo de Cuentas y la descripción y dinámica para la aplicación de las mismas, las cuales deben observarse en el registro contable de todas las operaciones o transacciones económicas.

29. Descripción: Registra tanto el valor recaudado o causado como el valor pagado o causado, en la adquisición o venta de bienes producidos, importados y comercializados, así como de los servicios prestados y/o recibidos, gravados de acuerdo con las normas fiscales vigentes, los cuales pueden generar un saldo a favor o a cargo del ente económico, producto de las diferentes transacciones ya que se trata de una cuenta corriente. (…)

30. En el PUC, la cuenta 2408 permite registrar subcuentas del código 240801 al 240898.

31. Según inspección tributaria a los libros de contabilidad, las subcuentas utilizadas por el contribuyente son: 24080501 Impuesto descontable por servicios 16%, 24080502 Iva vehículos 20%, 24080505 Iva descontable medio ambiente, 24080506 Importaciones vehículos 35%, 24080507 Impuesto descontable 16%, 24080508 Iva régimen simplificado 8%, 24080509 Impuesto descontable vehículos 16%, 24080510 Compras nacionales 35%. Fls. 363 y 364 Cuaderno 3

32. Fls 352 a 353 cuaderno 3.

33. Sólo se transcribe la información relacionada con la cuenta 24080502 por ser la que interesa al caso discutido.

34. Sólo se transcribe la información relacionada con la cuenta 24080502 por ser la que interesa al caso discutido.

35. Fls. 366 a 367 cuaderno 3

36. En el Libro Mayor y Balances aparece la suma de $261.498.685 en la subcuenta 24 08 05 02, (fl. 1377 cuaderno 6 – dictamen pericial)

37. Esta certificación no está dentro de los antecedentes administrativos remitidos por la DIAN al presente proceso.

38. Fls. 1333 a 1334 cuaderno del dictamen.