Sentencia 2002-03243/20755 de agosto 30 de 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez

Rad.: 050012331000200203243 01 (20755)

Actor: Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P. -ISA-

Demandado: U.A.E. DIAN

Referencia: Intereses a favor del contribuyente en la devolución de pagos en exceso

Bogotá, D.C., treinta de agosto de dos mil diecisiete

Fallo

Se decide el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia del 18 de diciembre de 2012, proferida por el Tribunal Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. La sentencia dispuso:

Primero: Declárase no probada la excepción de inepta demanda por el indebido agotamiento de la vía gubernativa, de conformidad con lo expuesto en la parte motiva de esta providencia.

Segundo: Declárase la nulidad de los actos contenidos en el Oficio No. 8311062-026 del 15 de enero de 2001 proferido por la División de Devolución Tributaria de la Administración de Impuestos de Medellín y la Resolución Recurso de Reconsideración No. 003 del 13 de febrero de 2002 proferida por la División Jurídica Tributaria de la misma Administración, de conformidad con la parte motiva de esta providencia.

Tercero: Como consecuencia de la anterior declaración y a título de restablecimiento del derecho. Ordénase a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Medellín liquidar y cancelar a la sociedad Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P., el valor correspondiente de los intereses corrientes, debidamente actualizado desde el 24 de noviembre de 1998, fecha en que se notificó el requerimiento especial hasta el 04 de julio de 2000, fecha en que se notificó la resolución recurso de reconsideración 900004 de junio 27 de 2000, sobre la suma de quince mil seiscientos noventa y cinco millones quinientos once mil ochenta pesos ($15.695.511.080) M/L, valor sobre el cual se ordenó finalmente la devolución correspondiente mediante la Resolución de Cumplimiento No. 020 de agosto 1 de 2000, conforme lo indicado en la parte motiva de esta sentencia.

Cuarto: En caso que la sentencia no fuere apelada, se deberá remitir al H. Consejo de Estado para surtir el grado jurisdiccional de consulta.

Quinto: Sin condena en costas.

Sexto: Por secretaría devuélvase el expediente al Tribunal Administrativo de Antioquia. Desanótese en los libros correspondientes y archívese una copia de esta providencia en los copiadores del Tribunal”.

I) Antecedentes

Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P., en adelante, ISA, solicitó la devolución del pago en exceso por valor de $17.870.482.000, generado en la declaración de corrección del impuesto de renta del año 1995, en la que el registro de rentas exentas en la suma de $53.191.000.000, dio lugar a que el saldo a pagar inicialmente declarado por $17.870.482.000 pasara a determinarse en $0.

Posteriormente, la Administración declaró improcedente provisionalmente la solicitud de devolución presentada por la sociedad, porque se había iniciado el procedimiento de determinación oficial del tributo, el cual culminó en los siguientes términos:

— Aceptó rentas exentas por el mes de diciembre de 1995 en $53.080.158.000.

— Determinó el impuesto de renta por $1.373.107.000.

— Impuso una sanción por inexactitud de $750.021.000

— Estableció un saldo a pagar de $2.048.587.000

ISA reiteró la solicitud de devolución del pago en exceso, la cual fue resuelta por la Resolución de Cumplimiento 020 del 1 de agosto de 2000, en el sentido de:

— Devolver la suma de $15.695.511.080 mediante TIDIS.

— Compensar la suma de $2.048.587.000 al impuesto de renta del año 1995.

— Compensar la suma de $126.383.920 a la sanción por corrección de la declaración de renta del año 1996

La sociedad no estuvo de acuerdo con el hecho de que la Administración no hubiere liquidado intereses corrientes sobre la suma devuelta, razón por la cual solicitó su reconocimiento.

La Administración negó la solicitud de reconocimiento de intereses corrientes sobre la devolución de pagos en exceso —decisión demandada—, por considerar que de conformidad con el artículo 863 del Estatuto Tributario esos intereses solo se causan en los saldos a favor.

ISA no estuvo de acuerdo con esa decisión por considerar que el artículo 863 del ibídem sí contempla la liquidación de intereses corrientes sobre los pagos en exceso.

Sin embargo, la DIAN confirmó el rechazo del reconocimiento de intereses corrientes reiterando que la citada normativa establece de forma expresa la causación de intereses corrientes sobre los saldos a favor, y no respecto del pago en exceso.

II) Demanda

En ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, ISA solicitó:

“1. Se declare la nulidad de la decisión administrativa contenida en el oficio 8311062-026 de enero 15 de 2001, suscrito por la Administradora de Impuestos y la Jefe de la División de Devoluciones de Medellín, puesto al correo el 18 de enero de 2001, y recibido en las oficinas de ISA el día siguiente, 19 de enero de 2001, y la Resolución Recurso de Reconsideración No. 0003 de febrero 13 de 2002, proferida por la División Jurídica de la misma Administración, notificada personalmente el día 25 de febrero del presente año.

2. Se condene a la Nación, Unidad Administrativa Especial, Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, a título de restablecimiento del derecho, a cancelar a Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P., cuatro mil setecientos setenta y nueve millones quinientos ochenta y un mil ochocientos catorce pesos m/l ($4.779.581.814), correspondientes al monto de los intereses corrientes sobre las sumas devueltas y compensadas a ISA con Resolución de Cumplimiento 020 de agosto 1 de 2000, salvo el valor del impuesto a cargo por el período fiscal 1995, desde la fecha de notificación del Requerimiento Especial 59-11-48-379-7-203, esto es, noviembre 24 de 1998, hasta la fecha de notificación del acto que confirmó el saldo a favor del contribuyente en su cuenta corriente con la DIAN, julio 4 de 2000.

3. Que igualmente a título de restablecimiento del derecho, se condene a la Nación, Unidad Administrativa Especial, Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales a pagar a Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P., la actualización de las sumas a cuyo pago se condene, desde la fecha en la cual se reconoció el saldo a favor, hasta la fecha en que se haga efectivo el pago por parte de la demandada”.

Respecto de las normas violadas y el concepto de la violación, dijo:

Violación del artículo 857-1 del Estatuto Tributario

La DIAN desconoció lo dispuesto en la Orden Administrativa No. 0010 de 1998 y el artículo 857-1 del Estatuto Tributario, porque suspendió el término para resolver la solicitud de devolución y remitió el expediente administrativo a estudio previo del Comité de Evaluación y Control de Devoluciones, no obstante que la sociedad había presentado una garantía.

En todo caso, la Administración no expidió un auto que hubiere ordenado la suspensión de dicho término.

Violación de los artículos 6, 29, 95-9 y 121 de la Constitución Política y, 683, 860, 863 y 864 del Estatuto Tributario.

La DIAN rechazó la solicitud de reconocimiento de intereses sobre el pago en exceso, bajo el argumento de que esos intereses solo proceden en los saldos a favor, desconociendo que el artículo 863 del Estatuto Tributario establece la causación de ese beneficio en ambos conceptos.

En esos casos -saldos a favor y pagos en exceso-, la Administración obtiene del contribuyente unas sumas de dinero sin sustento legal alguno, por lo cual, no reconocer intereses corrientes por dichos conceptos constituye un enriquecimiento sin causa de la DIAN.

En consecuencia, es procedente la solicitud de reconocimiento de intereses corrientes sobre el pago en exceso que realizó la sociedad por el impuesto de renta del año 1995 y que fue objeto de discusión por parte de la DIAN, en el procedimiento administrativo tributario, que culminó con la Resolución 900004 del 4 de julio de 2000.

III) Contestación de la demanda

La parte demandada se opuso a las pretensiones de la actora, con los siguientes argumentos:

Excepción de inepta demanda

Debe declararse la excepción de inepta demanda porque la sociedad no discutió en la vía gubernativa las supuestas irregularidades del procedimiento de devoluciones.

Aspectos de fondo

El artículo 863 del Estatuto Tributario establece que los intereses corrientes solo proceden sobre los saldos a favor que se encuentren en discusión. Cuando esa norma señala que “los intereses corrientes se causan hasta la fecha del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor”, está haciendo referencia a una declaración presentada con saldo a favor, y no a un pago en exceso.

Por tanto, no resulta procedente la solicitud de reconocimiento de intereses sobre el pago en exceso devuelto a la sociedad.

IV) La Sentencia Apelada

El Tribunal Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, mediante providencia del 18 de diciembre de 2012, declaró (i) no probada la excepción de inepta demanda y (ii) la nulidad de los actos demandados, con fundamento en las siguientes consideraciones:

No prospera la excepción de inepta demanda toda vez que el cargo referente a las irregularidades en el procedimiento de devolución no constituye un hecho nuevo sino un mejor argumento que cuestiona la legalidad de los actos acusados.

El Consejo de Estado(1) ha señalado que el artículo 863 del Estatuto Tributario prevé la aplicación de intereses corrientes tanto en los pagos en excesos como en los saldos a favor discutidos en la vía gubernativa.

En consecuencia, procede el reconocimiento de intereses corrientes sobre el pago en exceso por valor de $15.695.511.080, que fue ordenado en devolución en la Resolución No. 020 de 2000.

Conforme con el artículo 863 ibídem, los intereses se causaran desde el 24 de noviembre de 1998, fecha en que se notificó el requerimiento especial, hasta el 4 de julio de 2000, fecha en que se notificó la resolución que resolvió el recurso de reconsideración 90004 del 27 de junio de 2000.

V) El Recurso de Apelación

La parte demandada apeló la sentencia de primera instancia, con fundamento en lo siguiente:

En este caso, los dineros devueltos no provienen de un saldo a favor en discusión sino de un pago en exceso, por tanto, no procede la causación de intereses corrientes.

Adicionalmente, debe tenerse en cuenta que el pago en exceso nunca estuvo en discusión porque este se realizó en la declaración inicial, y no en la declaración de corrección que fue la modificada por la Administración.

VI) Alegatos de Conclusión

El demandante reiteró los argumentos expuestos en la demanda.

La demandada reiteró los argumentos expuestos en la contestación de la demanda y en el recurso de apelación, además, agregó:

No es procedente el reconocimiento de intereses porque el pago en exceso fue compensado con impuestos adeudados por el contribuyente y, por ende, existía una obligación pendiente de pago.

El Ministerio Público no rindió concepto.

VII) Consideraciones de la Sala

Se decide el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia del 18 de diciembre de 2012, proferida por el Tribunal Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que declaró no probada la excepción de inepta demanda y la nulidad de los actos demandados que negaron a ISA S.A. E.S.P. la solicitud de intereses corrientes sobre la devolución de un pago en exceso.

1. Problema jurídico

El asunto que se trata puede resumirse así:

ISA presentó la declaración de renta del año 1995, donde previa determinación del impuesto a cargo, debía pagar la suma de $17.870.482.000(2). Posteriormente, corrigió la declaración, la que aceptada, arrojó un impuesto de $1.674.818.000, un valor a pagar de $0 y un saldo a favor de $2.362.807.000(3).

En esas condiciones, la sociedad reclamó la devolución de los $17.870.482.000(4) que había pagado de más y, por ende, constituían un pago en exceso.

La Dian, antes de ordenar la devolución, inició el procedimiento de determinación oficial del impuesto, que culminó con la Resolución 900004 del 27 de junio de 2000, imponiéndole un impuesto a cargo de $1.163.401.000, una sanción por inexactitud de $750.021.000 y, un saldo a pagar de $2.048.587.000(5).

Como consecuencia de esa decisión, mediante la Resolución 020 del 1 de agosto de 2000(6), ordenó la devolución de los dineros pagados en exceso por valor de $17.870.482.000 así: (i) Devolver la suma de $15.695.511.060 y (ii) compensar el valor de $2.174.970.920(7).

Sobre dichos dineros, la DIAN no reconoció intereses por considerar que estos solo se causaban por saldos a favor, y no en los pagos en exceso.

En ese contexto, corresponde a la Sala establecer si es procedente el reconocimiento de intereses corrientes sobre la devolución del pago en exceso por concepto del impuesto de renta del año de 1995.

2. Procedencia de los intereses corrientes

2.1. Con fundamento en lo previsto en los artículos 850(8) y 863(9) del Estatuto Tributario, la Sala ha reiterado en varias oportunidades(10) que tanto la devolución de saldos a favor, como de los pagos en exceso y de lo no debido, generan intereses corrientes y moratorios.

Todo, porque esos conceptos corresponden a una cantidad de dinero a favor del contribuyente y, frente a la cual la ley ha previsto la posibilidad de obtener su reintegro —devolución— bajo el mismo procedimiento previsto en el artículo 863 del Estatuto Tributario, que incluye el reconocimiento de intereses.

2.2. En lo que atañe al presente asunto, los intereses corrientes solo se causan cuando el pago en exceso queda en discusión, desde la fecha de notificación del requerimiento especial o, en general, de cualquier otro acto que niegue, total o parcialmente la devolución, y hasta la fecha del acto administrativo o de la providencia judicial que confirme el saldo a favor.

Verificados los antecedentes administrativos, se encuentra que el 9 de noviembre de 1998, la sociedad solicitó la devolución del pago en exceso por valor de $17.870.482.000(11).

La DIAN mediante Auto 0012 del 15 de noviembre de 1998(12), declaró improcedente provisionalmente la solicitud, con fundamento en el proceso de revisión seguido contra la declaración de renta de 1995.

Posteriormente, mediante la Resolución 020 del 1 de agosto de 2000, la Administración ordenó dar cumplimiento a la Resolución 900004 del 27 de junio de 2000 que al determinar el tributo a cargo del contribuyente, reconoció el pago en exceso(13):

“Que en consideración a que el saldo a favor (sic) de la liquidación oficial de corrección se encontraba en discusión al haberse proferido requerimiento especial […]

Resuelve

[…]

Artículo segundo: Devolver la suma de Quince Mil Seiscientos Noventa y Cinco Millones Quinientos Once Mil Ochenta Pesos M.L. ($15.695.511.080) Mediante TIDIS Emisión 1999 Deceval.

Artículo tercero: Compensar la suma de Dos Mil Cuarenta y Ocho Millones Quinientos Ochenta y Siete Mil Pesos ($2.048.587.000) al impuesto de renta año 1995, como valor determinado en la Resolución recurso de reconsideración 900004 del 27 de junio de 2000.

Compensar la suma de Ciento Veintiséis Millones Trescientos Ochenta y Tres Mil Novecientos Veinte Pesos ($126.383.920) por concepto de sanción por la corrección de la declaración de renta año 1996 confirmada en la Resolución 900035 del 16 de junio de 2000”.

Al sumarse los valores devueltos y compensados: $15.695.511.060 + 2.048.587.000 + 126.383.920 = 17.870.482.000, se encuentra que la DIAN reconoció el pago en exceso solicitado por la sociedad, en el sentido de ser compensado parcialmente con otras obligaciones tributarias y, devueltos los valores restantes.

2.3. Como se observa en el asunto en estudio, la DIAN inicialmente discutió la existencia del pago en exceso realizado por la actora en el impuesto de renta de 1995, y al finalizar el proceso de determinación del tributo aceptó los mayores valores pagados por la sociedad, en las cantidades anotadas.

Pero en todo caso, el pago en exceso estuvo en discusión por el hecho de que la Administración no efectuó la devolución del pago en exceso dentro de los 30 días siguientes a la presentación de la solicitud(14), y en su lugar, declaró la improcedencia provisional de dicha devolución con fundamento en el inicio del proceso de determinación oficial del impuesto de renta de 1995.

Con ese proceso se discutió la procedencia del pago en exceso toda vez que tuvo por objeto la modificación de la liquidación oficial de corrección del tributo, que fue el acto —LOC— mediante el cual las sumas pagadas por la contribuyente en la declaración inicial, adquirieron la naturaleza de pago en exceso.

Todo, como consecuencia de que la liquidación oficial de corrección, modificada por la DIAN, había aceptado un menor valor del impuesto al pagado por el contribuyente en su declaración inicial.

Así las cosas, se configura el supuesto fáctico que da lugar a la liquidación de intereses corrientes en los pagos en exceso relativo a que “estuvieren en discusión”.

2.4. El artículo 863 dispone que los pagos en exceso causan intereses corrientes desde la fecha de notificación del requerimiento especial hasta la ejecutoria del acto que confirme el saldo a favor o el pago en exceso, entonces, procede la liquidación de intereses corrientes sobre la suma ordenada por el a quo, esto es, la ordenada en devolución por $15.695.511.000, desde la fecha de notificación del requerimiento especial y hasta la fecha en que se notificó la resolución que resolvió el recurso de reconsideración, que es el acto que reconoció el saldo en exceso.

No procede la liquidación de intereses sobre las sumas ordenadas en compensación toda vez que estas fueron imputadas al pago de las deudas tributarias que a la fecha tenía a cargo el contribuyente.

3. En consecuencia, la Sala confirmará la sentencia apelada. Sin embargo, se advierte que el restablecimiento del derecho señalado en la parte resolutiva de la providencia contiene una orden de “actualización” sobre el pago de los intereses, que no fue ordenada en la parte motiva de la providencia.

Por tanto, debe entenderse que el restablecimiento del derecho ordenado por el Tribunal corresponde al pago de intereses corrientes sobre la suma de $15.695.511.000, liquidados desde la fecha de notificación del requerimiento especial y hasta la fecha en que se notificó la resolución que resolvió el recurso de reconsideración No. 900004 del 27 de junio de 2000.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativa, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

Falla

1. Confirmase la sentencia apelada, en los términos expuestos en la parte motiva de esta sentencia.

2. Reconócese personería para actuar en nombre de la parte demandada a la doctora Clara Patricia Quintero Garay, de conformidad con el poder que obra en el folio 351 del expediente.

Cópiese, notifíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al Tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha.

Magistrados: Stella Jeannette Carvajal Basto_Milton Chaves García_Jorge Octavio Ramírez Ramírez

1. Sentencia del 20 de febrero de 2008, expediente 15607.

2. Fl 32 c.p. El saldo a pagar es resultado de sumar el valor del impuesto con el anticipo ($286.664.00) y restarle las retenciones del periodo fiscal ($4.037.625.000).

3. Fls 33-35 c.p. Las retenciones del año gravable se pagó el impuesto determinado y se generó el saldo a favor determinado en la declaración de corrección.

4. Fls 37-44 c.p. Además, solicitó la devolución del saldo a favor y del valor de las retenciones. Sin embargo, esos conceptos no fueron objeto de los actos demandados, los cuales se circunscriben al reconocimiento de intereses del pago en exceso por el impuesto de renta.

5. Fls 164-185 c.p. Los actos de determinación y discusión del impuesto de renta de 1995 se encuentran en firme, toda vez que esta Sección declaró la legalidad de los mismos mediante sentencia del 16 de noviembre de 2016, expediente No. 20683.

6. Fls 190-192 c.p.

7. En el acto, se compensó la suma de $2.048.587 al impuesto de renta de 1995, como valor determinado en la resolución recurso de reconsideración, y $126.383.920 por concepto de la sanción por corrección de la declaración de renta del año 1996.

8. ART. 850. Devolución de Saldos a Favor. Modificado por el artículo 49 de la Ley 223 de 1995. Los contribuyentes o responsables que liquiden saldos a favor en sus declaraciones tributarias podrán solicitar su devolución.
La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales deberá devolver oportunamente a los contribuyentes, los pagos en exceso o de lo no debido, que éstos hayan efectuado por concepto de obligaciones tributarias y aduaneras, cualquiera que fuere el concepto del pago, siguiendo el mismo procedimiento que se aplica para las devoluciones de los saldos a favor.

9. “Artículo 863. Modificado L.49/90, art. 44. Intereses a favor del contribuyente. Cuando hubiere un pago en exceso o en las declaraciones tributarias resulte un saldo a favor del contribuyente, sólo se causarán intereses corrientes y moratorios, en los siguientes casos:
Se causan intereses corrientes, cuando se hubiere presentado solicitud de devolución y el saldo a favor estuviere en discusión, desde la fecha de notificación del requerimiento especial o del acto que niegue la devolución, según el caso, hasta la del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor.
Se causan intereses moratorios, a partir del vencimiento del término para devolver y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación.
Lo dispuesto en este artículo sólo se aplicará a las solicitudes de devolución que se presenten a partir de la vigencia de esta ley”.

10. Sentencias del 13 de junio de 2013, C.P. Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, expediente No. 17973 y, del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, expediente 20021; del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez, expediente 20122.

11. Fls 37-44 c.p.

12. Fl 80 c.p.

13. Fls 190-192 c.p.

14. Artículo 855. Término para efectuar la devolución. La Administración de impuestos deberá devolver, previa las compensaciones a que haya lugar, los saldos a favor originados en los impuestos sobre la renta y complementarios y sobre las ventas dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha de la solicitud de devolución presentada oportunamente y en debida forma.