Sentencia 2003-00372 de diciembre 6 de 2007 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Magistrada Ponente:

Martha Sofía Sanz Tobón

Expediente: 11001032400020030037201

Bogotá, D.C., seis de diciembre de dos mil siete.

Actor: Productos Familia S.A.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Mediante la Resolución 7743 del 27 de marzo de 2003, el Superintendente delegado para la Propiedad Industrial de la Superintendencia de Industria y Comercio, resolvió el recurso de apelación interpuesto por la sociedad Scott Paper Limited, revocando la Resolución 36685 de 21 de noviembre de 2002 y en consecuencia, declarando infundada la oposición presentada por la sociedad Productos Familia S.A. y concediendo el registro de la marca figurativa (diseño de unas flores) para distinguir productos de la clase 16 de la clasificación internacional de Niza, más exactamente “Productos de papel higiénico, especialmente papel para el baño”.

Considera la parte actora como violados los artículos 134 y 135 literales a) y b) de la Decisión 486, los cuales señalan:

“ART. 134.—A efectos de este régimen constituirá marca cualquier signo que sea apto para distinguir productos o servicios en el mercado. Podrán registrarse como marcas los signos susceptibles de representación gráfica. La naturaleza del producto o servicio al cual se ha de aplicar una marca en ningún caso será obstáculo para su registro.

Podrán constituir marcas, entre otros, los siguientes signos:

a) Las palabras o combinación de palabras;

b) las imágenes, figuras, símbolos, gráficos, logotipos, monogramas, retratos, etiquetas, emblemas y escudos;

c) los sonidos y los olores;

d) las letras y los números;

e) un color delimitado por una forma, o una combinación de colores:

f) la forma de los productos, sus envases o envolturas;

g) cualquier combinación de los signos o medios indicados en los apartados anteriores”.

“ART. 135.—No podrán registrarse como marcas los signos:

a) no puedan constituir marca conforme al primer párrafo del artículo anterior;

b) carezcan de distintividad”.

El signo objeto de estudio en la sentencia de la referencia tiene la siguiente apariencia:

 

Teniendo en cuenta las normas presuntamente vulneradas, procederá la sala a analizar si existe violación de alguna de ellas en la resolución que la parte actora demanda.

Ha expresado el Tribunal Andino de Justicia en reiteradas ocasiones, entre las cuales se encuentra la interpretación prejudicial rendida en el expediente de la referencia que:

“(...) la marca gráfica es considerada como un signo visual, toda vez que es por medio del sentido de la vista que se evoca una figura que se caracteriza por su forma externa; lo predominante en esta clase de marca, es el sujeto escogido en su forma gráfica.

Ha sostenido el tribunal al respecto, que:

En la doctrina se suele distinguir entre la marca puramente gráfica, es decir, la que “se limita a evocar en la mente de los consumidores tan solo la imagen del signo utilizado como marca: un conjunto de líneas y, en su caso, colores”; la marca figurativa, caracterizada porque “suscita en el consumidor no solo una imagen visual, sino un determinado concepto concreto: el concepto del cual es expresión gráfica la imagen utilizada como marca: el nombre con el que es formulado este concepto, es también el nombre con el que es conocida la marca gráfica respectiva entre los consumidores”; y “la marca gráfica que evoca en la mente de los consumidores un concepto abstracto... al que se asciende a través de un proceso de generalización. (Fernández-Novoa, Carlos: “Fundamentos de derecho de marcas”, Madrid, Editorial Montecorvo S.A., pp. 29 y ss.)".

Por su parte, respecto de la definición de marca que contiene el artículo 134 de la Decisión 486, el Tribunal Andino de Justicia explicó en la interpretación prejudicial 100-IP-2005 que “la marca es un bien inmaterial constituido por un signo conformado por palabras o combinación de palabras, imágenes, figuras, símbolos, gráficos, etc., que, susceptibles de representación gráfica, sirvan para distinguir en el mercado productos o servicios, a fin de que el consumidor o usuario medio los identifique, valore, diferencie y seleccione sin riesgo de confusión o error acerca del origen o la calidad del producto o del servicio”.

Es preciso señalar que por regla general los dibujos e imágenes de cualquier naturaleza pueden ser registrados como marcas siempre que cumplan con los requisitos exigidos para el mencionado trámite. No obstante existen una serie de condicionamientos para el registro cuando se trata de dibujos o imágenes, los cuales son: i) que el dibujo o imagen no se encuentre protegido previamente por un derecho de autor, ii) que cuando se trate de la fotografía de una persona sea sobre su propia imagen, a no ser que sea de un personaje histórico cuya imagen hace parte del dominio público o que sea autorizado por el modelo o sus herederos y iii) si se trata de la imagen de una ciudad o monumento que se encuentre protegida por derechos de autor, deberá solicitarse la respectiva autorización a no ser que se trate de ciudades y monumentos de dominio público. Debe tenerse en cuenta que cuando las ciudades o monumentos tengan la connotación de ser denominación de origen, deberá tenerse cuidado ya que no podría privarse a los competidores del derecho de utilizarla como tal.

En el caso concreto se observa que el signo que pretende registrarse, se encuentra constituido por una serie de imágenes y figuras que son susceptibles de representación gráfica y que adicionalmente dicho signo no infringe ninguno de los condicionamientos que se relacionaron anteriormente. Así mismo cumple con el requisito esencial para el registro de marcas como lo es la distintividad. Al respecto el Tribunal Andino de Justicia expresó que: “La distintividad es, según la doctrina y la jurisprudencia, la función primordial de la marca y, es la característica que permite diferenciar productos y servicios, a fin de que el consumidor los individualice e identifique con el fin de realizar de manera adecuada la elección de los productos que desea adquirir”.

El signo entonces que pretende registrarse, compuesto por una serie de flores que se encuentran incluidas en unos rombos formados por líneas curvas, tienen la suficiente distintividad para poder registrarse como marca. Por lo anterior no tienen vocación de prosperidad las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

Deniéganse las pretensiones de la demanda.

Notifíquese, comuníquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior providencia fue discutida y aprobada por la sala en la sesión de la fecha».

____________________________________