Sentencia 2003-00998 de marzo 22 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA - SUBSECCIÓN A

Rad. 250002326000200300998 01 (34087)

Consejero Ponente:

Dr. Hernán Andrade Rincón

Actor: Agrícola Las Brisas Ltda. en liquidación judicial

Demandado: Nación - Rama Judicial - Fiscalía General de la Nación

Proceso: Acción de reparación directa

Bogotá, D.C., veintidós de marzo dos mil trece.

EXTRACTOS: «II. Consideraciones

1. Cesión de derechos litigiosos.

La regulación de esta figura sustancial se encuentra prevista en los artículos 1969 a 1972 del Código Civil; allí se le define como un contrato aleatorio a través del cual una de las partes de un proceso judicial —cedente—, transmite a un tercero —cesionario—, en virtud de un contrato, a título oneroso o gratuito, el derecho incierto sobre el cual recae el interés de las partes del proceso(6).

En la celebración de la cesión de derechos litigiosos intervienen solo dos partes, a saber: la parte procesal cedente (tradente), quien transmite el evento incierto de la litis del cual hace parte el derecho material o sustancial debatido en el proceso, y quien debe responder tan solo de la existencia del proceso más no de la suerte que pueda correr la relación jurídica que se debate, y cesionario (adquirente), quien obtiene el evento incierto o derecho aleatorio, a título oneroso o gratuito.

El cesionario puede intervenir en el proceso del cual hace parte el evento incierto de la litis que adquirió, bien como litisconsorte de la parte cedente —caso en el cual no habrá sucesión procesal— o, bien sustituirlo en el proceso, siempre y cuando la contraparte cedida acepte liberar al cedente. Al respecto, el inciso tercero del artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, prevé:

“... El adquirente a cualquier título de la cosas o del derecho litigioso, podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular. También podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo acepte expresamente”.

Ahora bien, en el asunto materia de estudio se observa que durante el término de traslado de la cesión de derechos litigiosos celebrada entre la sociedad demandante y los señores Carlos Orlando López Hoyos y Orlando López Canencio(7), no hubo pronunciamiento de la parte demandada.

Como se dejó anotado anteriormente, el cesionario de los derechos litigiosos tiene derecho a intervenir en el proceso, bien sea como litisconsorte del cedente o como sucesor procesal del mismo cuando hay aceptación expresa de la parte contraria. Con relación a la calidad en que interviene el cesionario dentro del proceso, esta Sección mediante providencia del 7 de febrero del 2007, al precisar los requisitos del contrato de cesión de derechos litigiosos, indicó:

“a. Contrario a lo señalado en la providencia objeto del recurso, para que se perfeccione (validez) y sea eficaz (oponible) la cesión de derechos litigiosos, no es necesario que el cedido manifieste su aceptación expresa; lo anterior, por cuanto es potestativo de la parte cedida el aceptar o no la cesión de derechos litigiosos que le formula su contraparte procesal.

En efecto, tal como se precisó anteriormente, si la cesión no es aceptada por el cedido, el negocio jurídico produce efectos, solo que el cesionario entrará al proceso —a la relación jurídico procesal— con la calidad de litisconsorte del cedente. Por el contrario, si el cedido acepta expresamente el negocio jurídico de cesión de derechos litigiosos, esa circunstancia genera el acaecimiento del fenómeno de la sustitución procesal, motivo por el cual, el cesionario tomará la posición que ostentaba el cedente —lo sustituye integralmente— y, por lo tanto, este último resulta excluido por completo de la relación procesal.

b. En ese orden de ideas, si bien es cierto que es necesario surtir la comunicación a la parte cedida para que adopte la posición procesal correspondiente —acepte expresamente, guarde silencio, o la rechace—, lo cierto es que ante el silencio de la parte cedida, en el asunto de la referencia, lo procedente era reconocer la existencia de la cesión de derechos litigiosos, y entender que el cesionario adquirente hacía parte de la relación jurídico procesal en calidad de litisconsorte”(8).

Sobre el mismo tema el tratadista Hernán Fabio López Blanco(9), enseña:

“El inciso tercero del artículo 60 se encarga de regular lo que concierne a la cesión de derechos por acto entre vivos y advierte que el cesionario ‘podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular’, figura esta que no es de sucesión procesal puesto que es en esencia una posibilidad adicional de integración de parte dentro de la modalidad de litisconsorcio cuasinecesario, pues no ha existido desplazamiento de los sujetos que inicialmente tenían la calidad de parte o de terceros; empero, puede desembocar en sucesión procesal si la parte contraria lo acepta, debido a que el mismo inciso dispone que en esta hipótesis: ‘también podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo acepte expresamente’, con lo cual el enajenante o cedente queda desvinculado definitivamente del proceso y por ende de los efectos de la sentencia y viene el cesionario a ocupar íntegramente su lugar.

‘Estimo que cuando se presenta esta circunstancia puede solicitarse al juez para que requiera a la parte contraria, no con el fin de indagar si está de acuerdo o no con la cesión, aspecto frente al cual su opinión es irrelevante, sino en cuanto a si acepta la sustitución de la parte para tener al cesionario como tal prescindiendo de quién hizo la cesión, interpretación que acoge la Corte Constitucional(10).

Ahora bien, nada impide que motu proprio, sin necesidad del requerimiento, en cualquier estado del proceso y hasta antes del fallo de primera instancia pueda la parte contraria manifestar, así en oportunidad anterior se haya negado a hacerlo, que acepta la sustitución procesal, debido a que la manifestación en sentido contrario no vincula definitivamente, pues no representa alteración alguna dentro del proceso, en tanto que la expresa aceptación de la sustitución es irreversible y no puede ser objeto de revocatoria unilateral.

Lo que importa es que la aceptación sea expresa, lo que lleva a destacar que el hecho de que se ponga en conocimiento la existencia de la cesión, negocio al cual es ajena la parte respetiva y que esta nada manifieste, no implica aceptación para tener al cedido como nueva parte con exclusión del cedente, porque con esa actuación todo se limita a hacer conocer el negocio celebrado entre cedente y cesionario, pero sin que sea correcto asumir que por haber guardado silencio frente al auto, automáticamente el cedente haya dejado de ser parte en el proceso, pues, reitero, la aceptación tácita no existe en esta hipótesis’“.

Así las cosas, teniendo en cuenta que no hubo pronunciamiento expreso de la parte contraria con relación a su aceptación o no de tener al cesionario como sucesor procesal de la parte actora, con exclusión del cedente, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil se tendrá a los señores Carlos Orlando López Hoyos y Orlando López Canencio como litisconsortes de la parte actora en este proceso.

Resulta adecuado mencionar que, en el presente asunto no se presentó una sustitución de la parte actora, por consiguiente la Sociedad Agrícola Las Brisas Ltda. conserva intacta su calidad de parte. Para ilustrar esta aseveración, se transcribe un aparte del capítulo “Cesión de derechos” del tratadista César Gómez Estrada(11):

“‘Teniendo en consideración las circunstancias anotadas, fue como el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil reguló lo pertinente a la sucesión a título singular (también la sucesión a título universal) de la calidad de parte en un proceso civil, es decir, a la denominada sucesión procesal, para disponer que el cesionario, al igual que el adquirente de la cosa litigiosa, pueden intervenir en el proceso respectivo como litisconsortes del cedente o del enajenante, según el caso, y que aun pueden sustituir a dicho cedente o enajenante “siempre que la parte contraria lo acepte expresamente’.

Como fácilmente se comprende, pues conforme al comentado artículo 60 la intervención del cesionario en el proceso, así sea cesionario del total de los derechos litigiosos, no implica una alteración por cambio en uno de los sujetos de la relación procesal, sino una modificación relativa de esta en cuanto a que al lado del cedente (o del enajenante de la cosa litigiosa, si es el caso), como litisconsorte facultativo suyo va a seguir figurando el cesionario. Por el ingreso de cesionario no desaparece, pues como sujeto del proceso, el cedente, sino que este conserva intacta su calidad de parte, con las responsabilidades propias de tal. Para que el cedente desaparezca como sujetos del proceso, y quede exonerado de las responsabilidades consiguientes, se precisa que así lo acepte expresamente la parte contraria”.

2. Memorial allegado por el doctor Carlos Orlando López Hoyos.

Se advierte que el documento allegado por el doctor López Hoyos no constituye prueba en este proceso, por cuanto no se configura ninguno de los presupuestos establecidos en el artículo 214 del Código Contencioso Administrativo contenido en el Decreto 01 de 1984(12), para el decreto de pruebas en segunda instancia.

En todo caso, de la lectura del documento allegado —auto de 20 de junio de 2012 proferido por la Superintendencia de Sociedades. Intendencia de Cali— y el eventual perjuicio que podría generarse a los acreedores —cesionarios—, se observa que no se contempla en el sublite escenario perjudicial alguno, por cuanto con la presentación del contrato de cesión de derechos litigiosos, los cesionarios solo pretenden poner en conocimiento del juez y de la parte contraria el negocio jurídico realizado entre ellos y la parte actora y, el pronunciamiento voluntario de la demandada en este caso, solo determina la calidad en la que intervienen en el proceso los cesionarios, bien sea como sucesores procesales o como litisconsortes de la parte actora.

3. Solicitud de audiencia de conciliación.

La parte demandante presenta solicitud con el fin de que se fije fecha y hora para llevar a cabo audiencia de conciliación, de conformidad con lo establecido en las leyes 446 de 1998, artículo 104 y 640 de 2001, artículo 43.

Vista la solicitud que obra a folio 367 del cuaderno principal, se advierte que cumple con los requisitos legales, por lo que se accederá a la misma.

En consideración a lo expuesto, este despacho DISPONE:

1. ACEPTAR la cesión de derechos litigiosos celebrada en el mes de mayo de 2006, entre la Sociedad Agrícola Las Brisas Ltda. en Liquidación judicial en calidad de cedente y, los señores Orlando López Canencio y Carlos Orlando López Hoyos en calidad de cesionarios.

2. TENER a los señores Orlando López Canencio y Carlos Orlando López Hoyos como litisconsortes de la parte demandante.

3. FIJAR para el día 18 de abril de 2013 a las 3:00 pm en la Sala de Audiencias de esta corporación, audiencia de conciliación entre las partes del proceso de la referencia.

4. NOTIFICAR personalmente el contenido de la presente providencia al señor agente el Ministerio Público».

(6) “Cesión de derecho litigioso es el acto jurídico en virtud del cual una persona transfiere a otra, a título oneroso o gratuito, los derechos personales o reales que se controvierten en juicio. Esta cesión se hace efectiva por medio de la entrega del título que contenga la cesión. Este título consiste en un documento privado, aun en el caso en que la controversia trate sobre inmuebles.”Bonivento Fernández, José Alejandro “Los principales contratos civiles y su paralelo con los comerciales”, Ed. Librería del Profesional, Edición Nº 13, Tomo I, página 328 y 329.

(7) Mediante auto de 29 de junio de 2012 se corrió traslado a la parte demandada de la cesión de derechos litigiosos. Folio 357.

(8) Consejo de Estado, Sección Tercera, auto del 7 de febrero del 2007, Exp. 22.043, M.P. Alier Hernández Enríquez.

(9) López Blanco, Hernán Fabio; Procedimiento Civil Parte General, t. I, 9ª Ed., Bogotá, Edt. Dupré Editores, 2005, págs. 362 y 363.

(10) Corte Constitucional, Sentencia C-1045 de agosto 10 de 2000, en la que declaró exequible la expresión transcrita y advierte que: “Luego, cuando el adquirente de derechos litigiosos pretende que la negociación surta efectos contra el cesionario desplazando al sujeto procesal que ha cedido el derecho en litigio, deberá presentarse al proceso y solicitar al juez que indague si la parte contraria lo aceptaría como sucesor de cedente, a menos que, sin previo requerimiento, el contradictor cedido hubiese manifestado su aceptación... por consiguiente no le asiste razón al actor al pretender que, en respeto al libre desarrollo de la personalidad de cedente y cesionario, el juez deba vincular al adquirente del derecho litigioso a la relación procesal en curso y desplazar al cedente, sin intervención del contradictor, porque, si así fuera, se desconocería el derecho a la autonomía personal de quien no intervino en la negociación, puesto que, sin haber manifestado su consentimiento se le opondrían derechos y obligaciones de otros. Además, la expresión ‘También podrá sustituirlo en el proceso siempre que la parte contraria lo acepte expresamente’ que hace parte del inciso tercero del artículo 6º. del Código de Procedimiento Civil en nada interfiere con la libertad negocial de quienes convienen en la cesión de derechos litigiosos, porque nada dice al respecto, simplemente controla los efectos de la negociación en el proceso en curso, porque es deber del órgano legislativo diseñar mecanismos capaces de impedir la utilización de la administración de justicia con fines que pueden serle contrarios”.

(11) Gómez Estrada, César; De los principales contratos civiles, t. I, 3ª Ed., Bogotá, Ed. Temis S.A., 1999, págs. 170 a 178.

(12), Normatividad aplicable al presente caso, de conformidad con lo señalado en el artículo 308 de la Ley 1437 de 2011, por la cual se expide el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, en los siguientes términos: Los procedimientos y las actuaciones administrativas, así como las demandas y procesos en curso a la vigencia de la presente ley seguirán rigiéndose y culminarán de conformidad con el régimen jurídico anterior.”