SENTENCIA 2003-01492/39745 DE MAYO 2 DE 2017

 

Sentencia 2003-01492/39745 de mayo 2 de 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA - SUBSECCIÓN B

Rad. 190012331000200301492 01 (39.745)

Consejera Ponente:

Dra. Stella Conto Díaz del Castillo

Actor: Asociación de Criadores de Caballos del Cauca - ASDECCA

Demandado: Municipio de Popayán

Acción: Reparación Directa

Descriptores: Daño antijurídico por el ejercicio arbitrario de competencias.

Bogotá D.C., dos de mayo de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

1. Competencia.

Esta Corporación es competente para conocer el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada, en proceso de doble instancia, seguido ante el Tribunal Administrativo del Cauca, tal como lo dispone el artículo 129 del C.C.A., habida cuenta que la cuantía de la demanda alcanza la exigida en vigencia de la Ley 446 de 1998 para que esta Sala conozca de la acción de reparación directa(8). La Sala se pronunciará en el marco del recurso interpuesto por la actora, acorde con lo dispuesto por el artículo 357 del C.P.C.

Finalmente, se advierte que la acción se impetró en el término consagrado en el artículo 136 del C.C.A., por lo cual no operó el fenómeno jurídico de caducidad de la acción(9).

2. Problema jurídico.

Corresponde a la Sala resolver el recurso de alzada formulado por la parte demandante, contra la sentencia que negó las pretensiones del libelo. En consecuencia, deberá verificarse si se causó un daño antijurídico a la Asociación, imputable a la administración, con ocasión de la recuperación de la tenencia por parte de esta última del predio en el que se encontraba el Coliseo de Ferias Tomás Castrillón de Popayán.

3. Hechos probados.

De conformidad con el acervo probatorio allegado, se encuentran probados los siguientes hechos relevantes a la litis:

3.1 La Asociación de Criadores de Caballos del Cauca - ASDECCA, es una entidad sin ánimo de lucro, creada el 16 de junio de 1975, con duración hasta el 8 de agosto de 2020(10), con personería jurídica reconocida el 13 de diciembre de 1976(11).

3.2 Mediante el Decreto 564 de 1985, expedido por la Gobernación del Cauca, se delegó a ASDECCA la primera exposición equina y feria artesanal, canina, industrial y de especies menores de Popayán. Se autorizó a la Junta Directiva de la asociación para percibir e invertir recursos en el inmueble de acuerdo con los requerimientos del evento(12). La Feria Agropecuaria se desarrolló en el inmueble desde el año 1953(13).

3.3 ASDECCA allegó los siguientes contratos:

• Contrato de arrendamiento suscrito con Andina Motors S.A., el 1º de enero del 2000 con vencimiento el 31 de diciembre del mismo año, sobre el Coliseo de Ferias municipal(14).

• Contrato de arrendamiento con el señor José Leonardo Quiñonez, suscrito el 30 de julio de 1998, para la instalación de pasarelas y pendones en el Coliseo de Ferias municipal, con vencimiento el 2 de agosto siguiente(15),(16).

• Contrato de obra con el señor Luis Alberto Ordóñez Mera, suscrito el 1º de octubre de 1993, para el mantenimiento del Coliseo de Ferias de Popayán(17).

3.3 Estado de pérdidas y ganancias de la Asociación, correspondiente a la vigencia del 1º de enero al 31 de diciembre de 1988(18).

3.4 El 2 de septiembre de 1994, ASDECCA y la Gobernación del Cauca suscribieron el Convenio Marco Corporación Ferias, a efectos de propugnar por la cooperación interinstitucional para lograr el desarrollo armónico de los diferentes sectores que buscan brindar y apoyar el sano esparcimiento, recreación y creación de empresas a través de actividades culturales, artísticas y empresariales de interés común(19).

3.5 Obran facturas de las Centrales Eléctricas del Cauca S.A., del 12 de septiembre de 1995, 15 de septiembre y 14 de octubre de 1999, por la que se cobran a ASDECCA los valores de $ 2’828.591, $ 102.434 y $ 111.504, respectivamente, por consumos de la Plaza de Ferias(20). Por la prestación del servicio de energía para la feria del año 1997 se cotizó el valor de $ 2´046.221(21).

3.6 Obran en el plenario cuentas de cobro por distintos servicios prestados en el Coliseo de Ferias de Popayán, a cargo de ASDECCA(22).

3.7 La Alcaldía de Popayán, mediante escrito del 14 de julio de 1998, informó a ASDECCA sobre la jornada de enlucimiento y arreglo de puertas de las pesebreras del Coliseo, con miras a la feria de exposición de ese año. Solicitó designar un coordinador para el suministro de materiales necesarios para desarrollar la actividad(23).

3.8 Se conoce de la realización de dieciséis exposiciones equinas Grado A y tres Grado B, entre 1978 al 16 de agosto de 2002, a cargo de ASDECCA, según anuncios de prensa(24),(25).

3.9 El 30 de diciembre de 2000, el Presidente, el Secretario y el Vocal de ASDECCA suscribieron un documento en el que se lee(26):

En la ciudad de Popayán, a los treinta (30) días del mes de diciembre de dos mil (2000), se reunieron la doctora María Elsa Guevara en su calidad de Jefe de la División de Servicios Públicos y Comerciales de la Alcaldía de Popayán y los señores Juan Nicolás Vega, mayor de edad, identificado con la cédula de ciudadanía Nº 76.317.929 de Popayán en calidad de Presidente de la Asociación de Criadores de Caballos ASDECCA, Juan Carlos Pérez Redondo, identificado con la cédula de ciudadanía Nº 76.305.301 de Popayán, en calidad de Vocal ASDECCA (sic) con el fin de hacer entrega por parte de ASDECCA al Municipio de Popayán del lote de terreno en que funciona el Coliseo de Ferias Tomás Castrillón. Se deja constancia que ASDECCA retira los elementos de su propiedad como luces, sonido, techos y elementos de oficina, dejando las mejoras consistentes en muros de las pesebreras. Así mismo se manifiesta por parte de ASDECCA que a partir del 31 de diciembre de 2000 retirará la vigilancia que se había venido prestando en el inmueble.

3.10 El 22 de febrero de 2003, la Inspección Segunda Urbana de Policía, a solicitud del municipio de Popayán, adelantó diligencia dirigida a recuperar la tenencia del lote de terreno en el que funcionaba el Coliseo de Ferias Tomás Castrillón de Popayán, para ejecutar el plan de vivienda de la administración. Consta en el acta de la diligencia(27):

En Popayán, hoy a los veintidós (22) días del mes de febrero del años dos mil tres (2003), siendo las 07:00 horas, fecha y hora señalados previamente a solicitud de la administración municipal de Popayán, se dio inicio a la práctica de la diligencia [ilegible] acción policiva sobre un predio de propiedad del municipio de Popayán, consistente en un lote de terreno ubicado al sur-oriente de la ciudad de Popayán, carrera 6E entre carreras (sic) 13 y 15-04, donde funciona el Coliseo de Ferias Tomás Castrillón, donde la Administración Municipal procederá a adelantar un plan de vivienda para los estratos 1 y 2 y requiere tomar posesión real y material del bien inmueble para adelantar a partir de la fecha los trabajos de adecuación del terreno, sin llevar a cabo por el momento demolición de construcciones, ni impedir el uso de un parqueadero público, de un sector ocupado como vivienda de un vigilante, todo de conformidad con el Acta de Entrega realizada el día 30 de diciembre del año 2000, mediante la cual la Jefe de la División de Servicios Públicos y Comerciales de la Alcaldía de Popayán, doctora María Elsa Guevara, recibe por parte de la Asociación de Criadores de Caballos ASDECCA, representada por los señores [ilegible] en su calidad de presidente, Juan Carlos Pérez Redondo, en su calidad de Secretario y el vocal [ilegible], el bien inmueble antes mencionado, donde se deja constancia que ASDECCA retira los elementos de su propiedad como luces, sonidos [ilegible] y elementos de oficina, dejando las mejoras consistentes en muros de las pesebreras y que a partir del 31 de diciembre del 2000, retiraría la vigilancia que se había venido prestado en el bien. A la hora indicada se contó con la presencia de la parte interesada, de la fuerza pública, patrulla 028 [ilegible], al mando del Agente [ilegible], contando igualmente con la presencia de la Ingeniera Olga Lucía David, Secretaria de Infraestructura y Mantenimiento Vial de Popayán y demás personal especializado de la misma Secretaría quienes iniciarán los trabajos pertinentes. Acto seguido y una vez en el predio antes referido se encontró al señor que dijo llamarse Álvaro Ramírez López (…), manifestado ser vigilante al servicio de ASDECCA, quien enterado del objeto de la diligencia [ilegible]: “Tengo orden por parte del representante legal de ASDECCA y de su apoderado doctor ÁLVARO URBANO, de no dejar entrar a nadie porque ASDECCA tiene una demanda contra el Municipio por unos daños y perjuicios causados en este lugar, el cual la doctora Castellanos no quiso recibir porque habían (sic) vehículos, son los que están en el parqueadero a cargo del señor JOSÉ QUIÑONES, quien tiene contrato con ASDECCA para la utilización del parqueadero, también por otro vigilante de nombre LUIS ORDÓÑEZ, quien vive con su familia en el coliseo de ferias y porque ASDECCA le debe a unos empleados, voy a proceder a llamar al doctor URBANO, para que tenga conocimiento de esta actuación y se presente a este lugar, no me opongo a que entren pero repito lo hacen en contra de mi autorización. Es todo”. El despacho teniendo en cuenta lo manifestado por el señor ÁLVARO RAMÍREZ y que no se presentaron vías que hecho que puedan perturbar el orden público para lo cual se prodigó la presente diligencia de protección policiva, la administración municipal procede a tomar posesión del predio y que en adelante velará por la conservación y mantenimiento para lo cual prestará igualmente el servicio de vigilancia privada. La Inspección hace saber a los propietarios del inmueble que en el caso que en un futuro se puedan presentar vías de hecho acuda a solicitar la colaboración de la fuerza pública y quien tenga que reclamar algún derecho sobre el predio acudan a las instancias legales, quienes notificarán al propietario del predio para que se abstenga de ejecutar actos de dominio sobre él. Lo anterior en virtud a que en varias oportunidades se ha negado por parte de ASDECCA, la entrada a los funcionarios del Municipio de Popayán para la adecuación del terreno que les pertenece conforme al acta de entrega mencionada que los faculta a disponer del mismo. Es todo.

3.11 Obra escrito suscrito por ASDECCA, dirigido al Fiscal Delegado ante los Jueces Penales del Circuito, con carácter averiguatorio, por la destrucción del Coliseo de Ferias de Popayán, sin nota de recibo por parte de la Fiscalía General de la Nación(28). Obra poder para presentar la denuncia, otorgado por el señor Juan Nicolás Vega Caicedo, en su calidad de presidente de ASDECCA, con presentación personal ante la Notaría Primera del Círculo de Popayán, del 9 de julio de 2002(29).

3.12 Con ocasión de la denuncia instaurada por ASDECCA, dentro de la investigación adelantada por la Fiscalía se encargó la misión de trabajo 560 del 23 de mayo de 2006 a la Policía Nacional, para que investigara e individualizara al responsable de la demolición del coliseo municipal. Atendidos los agentes por el entonces alcalde de la ciudad de Popayán, Diego Fernando Duque Bastidas, se les informó que el predio era de propiedad del municipio y que, previamente al desalojo, se sostuvieron conversaciones con ASDECCA, que tenían el inmueble en comodato, tendiente a retornar la tenencia del mismo(30),(31).

3.13 Mediante sentencia del 17 de marzo de 2003, el Juzgado Quinto Civil Municipal de Popayán negó la tutela instaurada por ASDECCA en contra del municipio de Popayán. Pretendía la actora el restablecimiento de sus derechos al debido proceso, a la propiedad, a la igualdad y a la defensa. No obstante el amparo, se consideró que la asociación debía acudir a las acciones ordinarias para obtener la reparación impetrada(32).

3.14 El Juzgado Quinto Civil del Circuito de Popayán, en providencia del 30 de abril de 2003, confirmó la decisión. Puso de presente que se trataba de un hecho consumado(33).

3.15 El 26 de mayo de 2003, TELECOM remitió comunicación a ASDECCA para que la misma procediera a la legalización de los terrenos ocupados con el Coliseo, ante la necesidad de ampliar la red de comunicaciones del sector. Para el efecto le ofreció adquirir el terreno o suscribir de un contrato de comodato(34).

3.16 Aunque se aportaron cuarenta y cuatro fotografías, debido a que la Sala no logra identificar el lugar y tampoco se conoce quién, cuándo y la ocasión en la que fueron tomadas, no resulta posible valorarlas con el resto el material probatorio(35).

3.17 ASDECCA allegó un video de la feria celebrada en el año 1996, como parte del programa Hora Cero transmitido por el canal de la alcaldía municipal de Popayán. Se aprecia la masiva participación de la comunidad en las cabalgatas y eventos de exhibición equina y canina, además de la feria artesanal. En los muros de la pista se aprecia el logo de ASDECCA, así como las pesebreras para el cuidado de los animales que participaron en el evento. Se aprecian las instalaciones, coliseo, gradas y demás dependencias en buen estado y mantenimiento.

En la segunda parte del material filmográfico, por el contrario, muestra el lugar en ruinas. Se aprecian las instalaciones del Coliseo deterioradas y en estado de abandono y las pesebreras sin cubiertas. Al fondo maquinaria de construcción. Para el año 2002, la feria se realizó en el Coliseo Sede del INVÍAS, de acuerdo con la publicidad que aparece al final de la cinta(36).

3.18 Se encuentran, también, dos planos del Coliseo de Ferias de Popayán, en donde se identifican las pesebreras y las pistas de exposición equina y canina, además de la zona destinada a parqueadero(37).

3.19 El perito contador Omar Hugo Latorre indicó en su experticia que ASDECCA realizó inversiones para la construcción del Coliseo de Ferias, así como para su mantenimiento ($ 42’913.014,26), durante el periodo comprendido entre agosto de 1987 y julio de 1999, conclusión que soportó en los distintos contratos de obra celebrados por la demandante(38).

3.20 Dentro de este asunto se recibieron varios testimonios:

3.20.1 La señora María Elsa Guevara, representante del municipio, según documento suscrito por ASDECCA el 30 de diciembre del 2000, indicó que no firmó el escrito, por cuanto, si bien ASDECCA entregaría el inmueble, el señor Álvaro Ramírez López —vigilante— residía en las instalaciones del coliseo y aseguró que no se iría. Ante tal circunstancia y dado que sobre el punto no se llegó a ningún acuerdo con la Asociación, no se podía recibir el predio(39).

3.20.2 El señor Luis Felipe Vejarano, vicepresidente de la junta directiva de ASDECCA, manifestó que el mantenimiento del Coliseo y pago de impuestos siempre estuvo a cargo de la demandante, hasta que intempestivamente el municipio irrumpió y destruyó las construcciones, sin pagar previamente la correspondiente indemnización(40).

3.20.3 El señor Tulio Enrique Mosquera, socio y fundador de ASDECCA, hizo referencia a las mejoras del inmueble realizadas por la Asociación para adelantar la feria agropecuaria y los demás eventos propios de su objeto. Aunado a esto, informó que se sufragaron los gastos de servicios públicos e impuestos(41).

3.20.4 El señor Francisco Eduardo Bonilla, director de mercadeo agropecuario de Friesland Colombia S.A. y miembro de ASDECCA, manifestó que el municipio, haciendo uso de vías de hecho, tomó la posesión del inmueble y destruyó las instalaciones de propiedad de la demandante, sin contraprestación alguna. Indicó que, a pesar de las intenciones conciliadoras de la Asociación, la Alcaldía no presentó ninguna oferta para que la Asociación procediera a la entrega del bien(42).

3.20.5 El señor Juan Pablo López Pareja, entonces gerente del Banco Popular y socio de ASDECCA, refirió las mejoras y obras de mantenimiento ejecutadas en el Coliseo de Ferias de Popayán, para distintos eventos agropecuarios relevantes en la región. Al tiempo, destacó que el municipio no solo actuó por fuera de la ley, sino que privó a la región de la posibilidad de realizar eventos similares, tanto porque destruyó las mejoras, como porque no se cuenta con un lugar para continuar con la actividad(43).

3.20.6 El señor Álvaro Ramírez López, vigilante del coliseo, expuso que residía en el inmueble entregado por el departamento a ASDECCA en el año 1985. Se detuvo en las mejoras de las pesebreras, refirió que se construyeron casetas y que se hizo el cierre de la pista y prepista; manifestó que se contaba con caseta de juzgamientos y la gradería. Puso de presente que todos los años, antes de la feria, ASDECCA hacía el mantenimiento correspondiente, sin apoyo gubernamental. Informó que un día, a las 7:00 a.m., llegaron personas de la Alcaldía, en compañía de agentes de la Policía Nacional, informando que entrarían al Coliseo y como él no lo permitió porque no tenía autorización rompieron los candados y penetraron argumentando que ASDECCA no mandaba allí, sino la Alcaldía, ya que se trataba de un predio de su propiedad(44).

3.21 Se interrogó al señor Juan Nicolás Vega, quien dijo ser el presidente de ASDECCA, motivo por el que sus manifestaciones se valoran de conformidad con lo previsto en el artículo 195 del Código de Procedimiento Civil, esto es, en lo que constituya confesión. A este respecto, manifestó que el 30 de diciembre de 2000, la asociación suscribió el documento de entrega, dejando pendiente de definir lo referido a las mejoras y a las cargas laborales, en especial, respecto del vigilante que vivía en el Coliseo(45).

4. Juicio de responsabilidad.

4.1 Cuestión previa. Calidad de tenedor de ASDECCA.

Advierte la Sala que tanto en el libelo demandantorio como en la alzada, se tratan indistintamente las calidades de tenedor, poseedor y propietario. Así, a efectos de determinar la calidad alegada por ASDECCA, es necesario proceder a hacer la diferenciación, para asimismo determinar los alcances del despojo.

Poseedor, tenedor y propietario

De conformidad con el artículo 762 del Código Civil, la posesión es “…la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor o dueño, sea que el dueño o el que se da por tal, tenga la cosa por sí mismo, o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él. El poseedor es reputado dueño, mientras otra persona no justifique serlo”.

Sobre esta calidad, propia de quienes no reconocen el dominio ajeno, la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia ha señalado(46):

Para usucapir deben aparecer cabalmente estructurados los elementos configurativos de la posesión, esto es, del animus y el corpus, significando aquel, elemento subjetivo, la convicción o animo de señor y dueño de ser propietario del bien desconociendo dominio ajeno; y el segundo, material o externo, tener la cosa, lo que generalmente se traduce en la explotación económica de la misma, con actos o hechos tales como levantar construcciones, arrendarla, usarla para su propio beneficio y otros parecidos. Tales elementos cuerpo y voluntad cuya base legal sustancial es fundamentalmente el artículo 762 del código civil al decir que la posesión es la tenencia de una cosa determinada con ánimo se señor y dueño, son los que permiten de inmediato distinguir esta institución de la tenencia prevista en el artículo 775 de este ordenamiento.

Por otra parte, la tenencia se encuentra definida en el artículo 775 ibídem, como “…la que se ejerce sobre una cosa, no como dueño, sino en lugar o a nombre del dueño. El acreedor prendario, el secuestre, el usufructuario, el usuario, el que tiene derecho de habitación, son meros tenedores de la cosa empeñada, secuestrada o cuyo usufructo, uso o habitación les pertenece. Lo dicho se aplica generalmente a todo el que tiene una cosa reconociendo dominio ajeno”.

Por otro lado, el dominio o propiedad, tal como lo define el artículo 669 de la misma codificación, “…es el derecho real en una cosa corporal, para gozar y disponer de ella arbitrariamente, no siendo contra ley o contra derecho ajeno. La propiedad separada del goce de la cosa se llama mera o nuda propiedad”.

Vistas estas diferenciaciones, de acuerdo con las pruebas recaudadas, se concluye por la Sala que ASDECCA, en cuanto reconocía el dominio del municipio, ostentaba la calidad de tenedora del predio en el que, con la aquiescencia del municipio, realizaba eventos relacionados con la cultura agropecuaria, propios de su objeto social, cumpliendo, además, con la actividad encomendada (ver párr. 3.2).

Nótese que la Asociación reconoce la calidad de propietario del municipio, aunque, en relación con la tenencia, es menester determinar el régimen aplicable a la relación jurídica con el predio, no así de las construcciones y mejoras construidas, en todo caso, en suelo ajeno, con aquiescencia del dueño. Aunado a lo expuesto, se destaca su interés en entregar el inmueble, previo acuerdo sobre las mejoras y los costos laborales, en razón de la vigilancia a cargo de un trabajador que habitaba en el lugar. El municipio, por su parte, ejercía actos de dominio, entre ellos, la pretensión de recuperar la tenencia.

Esta pretensión se materializó el 22 de febrero de 2003, oportunidad en la que, haciendo alarde de autoridad, representada en el inspector de Policía del lugar, ingresó al inmueble sin autorización, recuperó la tenencia. No le valió su deber de mantener el statu quo en la tenencia y posesión de los bienes inmuebles en su jurisdicción y propender por la conservación del imperio del orden y la legalidad, tal como lo prevé el ordenamiento y se impone de suyo en cuanto corresponde a las autoridades la protección de los particulares sin que se pueda entender la mutación de las obligaciones y deberes constitucionales en beneficio propio. En particular en cuanto, dado que la actora ejercía la tenencia con aquiescencia del dueño, el asunto de la restitución del inmueble debía ser resuelto por el juez civil.

Se hace necesario recordar que, en los términos del artículo 984 del Código Civil, “Todo el que violentamente ha sido despojado, sea de la posesión, sea de la mera tenencia, y que por poseer a nombre de otro, o por no haber poseído bastante tiempo, o por otra causa cualquiera, no pudiere instaurar acción posesoria, tendrá, sin embargo, derecho para que se restablezcan las cosas en el estado en que antes se hallaban, sin que para esto necesite probar más que el despojo violento, ni se le pueda objetar clandestinidad o despojo anterior. Este derecho prescribe en seis meses. / Restablecidas las cosas y asegurado el resarcimiento de daños, podrán intentarse por una u otra parte las acciones posesorias que correspondan”.

Es así que la Alcaldía, como primera autoridad de policía del municipio, tendría que haberse abstenido de hacer uso de su autoridad para imponer sus propias razones y lograr, mediante el ejercicio de una acción establecida para mantener el orden y el imperio de la ley, hacer cesar el derecho que le correspondía respetar. Esto es, la Sala advierte que la demandada envió un mensaje que relativizó su propia sujeción al ordenamiento, sin consideración y en su propio beneficio, lo que deviene en inaceptable.

Cabe resaltar que la relación de ASDECCA con la Alcaldía y la posición de garante de derechos de esta última permitía inferir legítimamente, que la autoridad respetaría la tenencia previamente pactada y que la entrega del predio tendría lugar una vez se superaran las diferencias inicialmente suscitadas, sin embargo, ello no tuvo lugar, pues mediante una diligencia policiva el municipio impuso sus intereses y actuó en su propio beneficio.

En este entendido, resulta flagrante para la Sala que el municipio, en un abierto desprecio por sus propias competencias, determinó la recuperación de la tenencia por el camino más expedito, dejando a un lado el ejercicio de las acciones posesorias, escenarios que fueron cercenados también a la parte demandante, para el ejercicio de su defensa.

Vistas las circunstancias fácticas que rodean la litis, revisada la normativa constitucional, esto es, los artículos 2º y 315 de la Constitución Política y dado que la entidad territorial entregó el inmueble en tenencia y la Asociación la ejercía acorde con lo pactado, donde las construcciones levantadas y las mejoras realizadas coincidían en un todo con el objeto de la entrega, al punto que el municipio participaba y apoyaba los eventos programadas, se accederá a las pretensiones de reparación.

Ahora, se conoce que en el predio se construyeron viviendas, de donde no resulta posible devolver las cosas al estado anterior, sin que ello obste para que el municipio repare los daños causados.

Corolario de lo dicho se tiene que la sentencia proferida en primera instancia será revocada y, en su lugar, se accederá a las pretensiones.

Indemnización de perjuicios

Perjuicio material 

Dada la vía de hecho utilizada por la administración para recuperar un bien de su propiedad, la posterior destrucción de las construcciones allí edificadas y el impago de las mejoras hechas por ASDECCA, la Sala ordenará la reparación. Para el efecto se condenará en abstracto para que, previo el incidente de que trata el artículo 172 del C.C.A., se establezca la cuantía del perjuicio, el que, dado que la demandada ya había resuelto entregar el inmueble, como lo evidencian las pruebas (documento del 30 de diciembre de 2000), comprenderá únicamente el valor de los materiales utilizados para adelantar mejoras y levantar las construcciones existentes al tiempo del despojo, para lo cual se establecerá su precio, debidamente actualizado.

Perjuicios morales 

Dado que la actora pretende el pago de perjuicios sin limitarse a lo material, es menester precisar que los morales no fueron demostrados, siendo ello necesario para proceder a su reconocimiento, en cuanto, de ordinario, las personas jurídicas no sufren dolor ni aflicción que amerite ser indemnizada.

5. Costas.

En atención al artículo 55 de la Ley 446 de 1998, no hay lugar a la imposición de costas.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección B, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

V. Resuelve

REVOCAR la sentencia de 22 de julio de 2010, proferida por el Tribunal Administrativo del Cauca. En su lugar se dispone:

1. DECLARAR al municipio de Popayán administrativamente responsable por los perjuicios ocasionados a ASDECCA, con ocasión de la toma arbitraria de la tenencia del coliseo de ferias de esa ciudad.

2. CONDENAR al municipio de Popayán a pagar a ASDECCA los perjuicios materiales ocasionados con la toma arbitraria de la tenencia del Coliseo de ferias de la ciudad de Popayán, de conformidad con la motiva de esta providencia. La cuantía corresponderá a la que se establezca dentro del trámite incidental que deberá promoverse en la forma y términos señalados en el artículo 172 del C.C.A.

3. NIÉGUENSE las demás súplicas de la demanda.

4. Para el cumplimiento de la sentencia se observarán los artículos 176, 177 y 178 del C.C.A.

5. Sin condena en costas.

En firme esta providencia, REMÍTASE la actuación al Tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

8 Para la época de presentación de la demanda, esto es, 8 de octubre de 2003, la cuantía para que un proceso iniciado en ejercicio de la acción de reparación directa tuviera vocación de doble instancia era de $ 166´000.000, de conformidad con lo previsto en la Ley 446 de 1998, artículo 40, numeral 6º. Para el caso presente, la pretensión principal atinente a los perjuicios materiales, asciende a $ 1.361.595.100.

9 Para el caso concreto, el hecho dañoso ocurrió el 22 de febrero de 2003, cuando el municipio recuperó la tenencia del bien y la demanda se interpuso el 8 de octubre de 2003, es decir, con anterioridad a que se cumplieran dos años contados a partir del hecho que se acusa como dañoso.

10 Folios 2 al 5 c. ppal. 1. Certificado de existencia y representación legal.

11 Folios 5A al 5B c. ppal. 1, Resolución Nº 41 de 1976, reconocida por la Gobernación del Cauca.

12 Folios 40 al 41 c. ppal. 1.

13 Folios 86 al 109 c. ppal. 1, diario El Liberal. Se hallan cinco fotografías de ferias equinas. Folios 109 vuelto al 112 c. ppal. 1.

14 Folios 43 al 44 c. ppal. 1.

15 Folio 42 c. ppal. 1.

16 ASDECCA, mediante comunicación del 18 de junio de 2003, indicó al arrendatario que, a pesar de las actuaciones arbitrarias del municipio, el contrato de arrendamiento seguía vigente. Folio 54 c. ppal. 1. El arrendatario, previamente, había puesto en conocimiento que las obras del municipio estorbaban con sus labores en el parqueadero. Folio 55 c. ppal. 1.

17 Folios 51 al 52 c. ppal. 1.

18 Folios 45 al 49 c. ppal. 1.

19 Folios 84 al 85 c. ppal. 1.

20 Folios 69 al 69 B c. ppal. 1. Se firmó también un pagaré a la orden y un convenio de pago con Centrales Eléctricas del Cauca-Cedelca S.A. E.S.P. a cargo de ASDECCA, por obligaciones con la misma sociedad. Folios 76 al 78 c. ppal. 1.

21 Folio 72 c. ppal. 1.

22 Folios 81 al 83 c. ppal. 1. Cuentas de cobro por servicios prestados a ASDECCA con ocasión de la realización de eventos.

23 Folio 66 c. ppal. 1.

24 Folio 6 c. ppal. 1. Constancia expedida por la Federación Colombiana de Asociaciones Equinas-FEDEQUINAS.

25 A folio 56 obra comunicación dirigida a ASDECCA, por el Instituto Colombiano Agropecuario - ICA, en la que se hace referencia a la próxima realización de la XXXVII Feria de Exposición Agropecuario, Industrial y Equina Grado A, los días 29 al 31 de agosto de 1997. La Resolución Nº 34 del 31 de julio de 1997 y 12 del 13 de julio de 1998, expedidas por el ICA, autorizan a ASDECCA para la realización de la feria. Folios 57 al 59 y 62 al 64 c. ppal. 1.

26 Folio 19 c. ppal. 1.

27 Folios 10 al 11 c. ppal. 1.

28 Folios 6 al 17 c. ppal. 1.

29 Folio 18 c. ppal. 1.

30 Folios 121 al 122 c. 2. A este respecto, se hace referencia al acta de 30 de diciembre de 2000.

31 Los testimonios rendidos dentro del proceso penal no podrán ser valorados dentro de este asunto, en consideración a que fueron recaudados por la Fiscalía General de la Nación. El ente demandado, ASEDCCA, cuenta con personería jurídica, así, su valoración se encuentra vedada, de conformidad con lo señalado en sentencia de Sala Plena del 11 de septiembre de 2013, con ponencia del consejero Danilo Rojas Betancourth, que consagra:
“(…) se unifican en el sentido de que cuando la demandada es la Nación, y es una entidad del orden nacional quien recaudó los testimonios con plena observancia del debido proceso, entonces puede afirmarse que la persona contra la que pretenden hacerse valer dichas pruebas, por ser la misma, tuvo audiencia y contradicción sobre ellas. En este caso, se entiende que la Nación es la persona jurídica en cuya cabeza radican las garantías que se pretenden preservar con las previsiones del artículo 229 del Código de Procedimiento Civil y, por lo tanto, también es plausible afirmar que tales prerrogativas no se transgreden cuando se aprecia el testimonio trasladado en las condiciones aludidas”.

32 Folios 34 al 39 c. ppal. 1.

33 Folios 39A al 39 I c. ppal. 1.

34 Folio 53 c. ppal. 1.

35 Folios 113 al 115 y 118 al 135 c. ppal. 1.

36 Folio 165 c. 1.

37 Folios 116 y 117 c. ppal. 1.

38 Folios 24 al 63 c. 2.

39 Folios 64 al 65 c. 2.

40 Folios 76 al 77 c. 2.

41 Folios 78 al 80 c. 2.

42 Folios 81 al 83 c. 2.

43 Folios 84 al 85 c. 2.

44 Folios 89 al 91 c. 2.

45 Folios 66 al 68 c. 2.

46 Sentencia del 5 de noviembre de 2003, m.p.: César Julio Valencia Copete, Referencia: Expediente Nº 7052.