Sentencia 2003-90496 de junio 13 de 2011

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicado: 25000232700020039049602

Número interno: 17095

Consejero Ponente:

Dr. William Giraldo Giraldo

Actor: Marleny Barrera Pedroza

Bogotá, D.C., junio trece de dos mil once.

Recurso extraordinario de revisión

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Sala

De conformidad con el artículo 13, numeral 5º del Acuerdo 58 de 1999, Reglamento del Consejo de Estado, la Sección Cuarta es competente para resolver el recurso extraordinario de revisión que se interponga contra una sentencia dictada en un proceso de única instancia(2) por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección B., en un asunto relacionado con la competencia de la Sección.

El artículo 189 del Código Contencioso Administrativo consagra como formalidades de este recurso, que se interponga mediante demanda que reúna los requisitos establecidos en el artículo 137 ibídem, con indicación precisa y razonada de la causal en que se funda. Habida cuenta de que el recurrente debe demostrar los supuestos de hecho que conforman las circunstancias determinadas por el legislador como causales para recurrir en revisión, deberá adjuntar las pruebas que tenga en su poder.

En el presente caso se verifican los requisitos establecidos en los artículos 185 y siguientes del Código Contencioso Administrativo, que permiten examinar este recurso extraordinario. En efecto, la demanda fue interpuesta contra una sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en única instancia, debidamente ejecutoriada, dentro del término legalmente establecido(3); se invocó como causal la prevista en el numeral 6° del artículo 188 ibídem; y se prestó la caución solicitada en el auto del 8 de abril de 2008, mediante la póliza judicial 01796359 de Liberty Seguros S.A.

Como lo ha precisado la Sala Plena en anteriores oportunidades(4), el recurso extraordinario de revisión es “… un medio de impugnación excepcional de las sentencias, cuyo objeto es el rompimiento de la cosa juzgada, según la cual una vez en firme la sentencia no es procedente nueva discusión sobre el asunto resuelto. Por ello, para que este recurso prospere, no sólo es imperativo que se demuestre la existencia de un motivo o causal de revisión que de manera inequívoca tenga la aptitud suficiente para variar los resultados de la decisión, sino que tal demostración debe corresponder a las circunstancias fácticas señaladas taxativamente en la ley como causal de revisión”(5).

Conforme con lo anterior, los argumentos que se presenten como sustento del recurso(6) deben limitarse únicamente a configurar los supuestos consagrados en las causales que se alegan, pues es claro que el recurso extraordinario de revisión no constituye una “tercera instancia”(7) en la que puedan plantearse argumentos de fondo para cuestionar el contenido de la sentencia que se pretende hacer revisar.

En el presente caso la señora Marleny Barrera Pedroza, por conducto de su apoderado judicial, fundamentó este recurso en la causal 6ª del artículo 188 del Código Contencioso Administrativo:

“Existir nulidad originada en la sentencia que puso fin al proceso y contra la que no procede recurso de apelación”.

Para la procedencia de esta causal, el Consejo de Estado(8) ha precisado que se requiere el cumplimiento de los siguientes requisitos:

“Que se trate de situaciones originadas, o bien en la misma sentencia recurrida, o en hechos que sobrevengan con posterioridad a ella y que deben tener una influencia tal que la decisión a adoptar sea distinta.

a) Que no se trate de causales que originen la nulidad del proceso, pues, éstas debieron alegarse en el curso de éste y no con posterioridad a él(9).

b) Que la causal está prevista para atacar las nulidades procesales generadas en la sentencia, que como acto jurídico se encuentra sujeto al cumplimiento de precisas ritualidades que de ser desoídas y “(…) ante la improcedencia de recursos ordinarios contra ella subsistirían groseramente ( )”(10).

c) Que tal nulidad se presenta en los casos en los que se dicta la sentencia en un proceso terminado por desistimiento, transacción, perención o estando legalmente suspendido o interrumpido y antes de la oportunidad para reanudarlo, cuando la sentencia aparece firmada con menor o mayor número de magistrados o adoptada con un número de votos diferente del previsto en la ley, o expedida completamente sin motivación, con violación al principio de la non reformatio in pejus(11).

Además, en relación con las nulidades del proceso, ha indicado la Sala que “las únicas causales adjetivas de nulidad procesal que pueden ser alegadas como causales para el recurso extraordinario de revisión son las de “indebida representación o falta de notificación o emplazamiento en legal forma” o la de “nulidad originada en la sentencia que ponga fin al proceso, contra la cual no proceda recurso” (CPC, art. 142, incs. 3º y último y CCA, art. 188, num. 6º)”(12).

Ahora bien, en el presente caso la recurrente considera que la sentencia de la Sección Cuarta, Subsección B del Tribunal Administrativo de Cundinamarca está inmersa en la causal 6ª del artículo 188 del Código Contencioso Administrativo por dos motivos, el primero, porque la administración tributaria no tuvo en cuenta la declaración de corrección presentada por la contribuyente y, el segundo, porque el tribunal desconoció los documentos que fueron aportados en fotocopias simples, que demostraban la existencia de costos.

Observa la Sala que la intención de la recurrente no es otra que la de buscar una nueva valoración probatoria, con el fin de que se discuta nuevamente la legalidad de la liquidación oficial de revisión 320642001000076, del 7 de diciembre de 2001, y de la Resolución 320662002000008, del 19 de noviembre de 2002, proferidas por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, situación que no se enmarca dentro de los presupuestos establecidos en la norma para la configuración de la causal 6ª de revisión.

En efecto, el recurso de revisión no fue instituido para controvertir las apreciaciones del juzgador respecto de la aplicabilidad de la ley sustancial(13), ni de los hechos ni de las pruebas, pues estos aspectos resultan ajenos a la naturaleza de este recurso extraordinario.

Sobre este aspecto ha señalado la Sala Plena de la corporación(14):

“… es improcedente con fundamento en dicha causal alegar situaciones relacionadas con deficiencias en la motivación, con la estimación errada de los hechos por parte del juez, con las pruebas o las normas jurídicas aplicadas, con la falta de consideración de alguna de las pruebas etc., porque de admitir tales reclamaciones se desconocería, abiertamente, el carácter extraordinario del recurso, convirtiéndolo en otra instancia”(15).

Por lo tanto, al quedar en evidencia, del contenido del recurso, que el objeto del recurrente es crear una nueva instancia, en la que se haga una nueva valoración probatoria de los documentos allegados al proceso, pretensión ajena, como se señaló anteriormente, a la naturaleza y finalidad del recurso extraordinario de revisión, la Sala negará su prosperidad, pues no se configura la causal invocada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala Plena de lo Contencioso Administrativo, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

NIÉGASE la prosperidad del recurso extraordinario de revisión interpuesto contra la sentencia del 16 de marzo de 2006, proferida por la Sección Cuarta, Subsección B, del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

RECONÓCESE personería para actuar al abogado Sebastián Pinilla Mogollón como apoderado de la entidad demandada, en los términos del poder conferido que obra a folio 86 del expediente.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.»

(2) Con el auto del 25 de enero de 2007, proferido por esta corporación, se declaró bien denegado el recurso de apelación interpuesto contra la sentencia del 16 de marzo de 2006.

(3) La ejecutoria de la sentencia se produjo el 9 de agosto de 2006 y el recurso extraordinario de revisión se presentó el 14 de marzo de 2008.

(4) Consejo de Estado, Sala Plena de lo Contencioso Administrativo, 27 de abril de 2004, C.P. María Inés Ortiz Barbosa, Proceso 1999-0194(Rev).

(5) Sentencia del 18 de octubre de 2007, expediente 16433 (REV), M.P. María Inés Ortiz Barbosa.

(6) En virtud del artículo 189 del Código Contencioso Administrativo el escrito con el que se presente el recurso extraordinario de revisión debe reunir los mismos requisitos formales de la demanda.

(7) Sentencia del 1º de diciembre de 1997, expediente REV-117, M.P. Libardo Rodríguez Rodríguez, y sentencia del 30 de marzo de 2004, expediente 11001-03-15-000-1997-0145-01 (REV), M.P. Darío Quiñónez Pinilla, entre otras providencias.

(8) Sentencia del 20 de octubre de 2009, Sala Plena del Consejo de Estado, expediente REV-00133, M.P. Enrique Gil Botero.

(9) Consejo de Estado, Sección Segunda, Consejera Ponente: Dra. Clara Forero de Castro, providencia de 28 de febrero de 1994, expediente 4380, actor: departamento del Valle del Cauca.

(10) Consejo de Estado, Sección Segunda, C.P. Dr. Carlos Arturo Orjuela Góngora, providencia de 3 de abril de 1995, expediente 6390, actor: José María Bautista Pérez.

(11) Consejo de Estado, Sección Segunda; C.P. Dra. María Eugenia Samper Rodríguez, expediente 11202, actor: Ezequiel Rodríguez Carrillo; C.P. Dra. Clara Forero de Castro, providencia de 28 de abril de 1998, expediente Rev 131, actor: Antonio Garcés González; C.P. Dr. Delio Gómez Leyva, providencia de 4 de abril de 2000, expediente Rev 097, actor: Guillermo Antonio Builes; C.P. Dra. María Inés Ortiz Barbosa, sentencia de 20 de abril de 2004, expediente rev 132, actor: Gabriel Acosta Torres.

(12) Sentencia del 5 de junio de 2001, expediente REVPI-004, M.P. María Elena Giraldo Gómez.

(13) Sentencia del 7 de octubre de 1999, expediente 13694, M.P. Silvio Escudero Castro.

(14) Sentencia del 20 de octubre de 2009, expediente REV 00133, M.P. Enrique Gil Botero.

(15) Consejo de Estado, Sección Segunda, C.P. Dr. Nicolás Pájaro Peñaranda, sentencia de 17 de diciembre de 1998, expediente 11942, actor: Esteban Ossa Collazos.