Sentencia 4-00036 de septiembre 2 de 2010 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 4-00036

Consejero Ponente:

Dr. Marco Antonio Velilla Moreno

Acción: Nulidad

Actor: Andrés Eduardo Dewdney Montero

Bogotá, D.C., dos de septiembre de dos mil diez.

EXTRACTOS:«IV. Consideraciones de la Sala

La circular externa acusada, parcialmente, prevé:

“... Las entidades promotoras de salud, administradoras del régimen subsidiado y entidades que administren planes adicionales de salud, cualquiera sea su naturaleza deberán recibir facturas de las instituciones prestadoras de servicios de salud, durante los primeros 20 días calendario del mes siguiente a la prestación del servicio...” (fl. 6).

La controversia se circunscribe a establecer si la Superintendencia Nacional de Salud al disponer el recibo de facturas de las instituciones prestadoras de servicios de salud, durante los primeros 20 días calendario del mes siguiente a la prestación del servicio, viola o no las disposiciones tributarias a que alude el actor.

Al respecto, la Sala advierte lo siguiente:

El Decreto 046 de 2000, por el cual se adiciona el Decreto 882 de 1998, sobre el régimen de solvencia, en su artículo 8º, parágrafo tercero, modificatorio del artículo 4º del Decreto 723 de 1997, dispuso:

Las entidades promotoras de salud, administradoras del régimen subsidiado y entidades que administren planes adicionales, deberán recibir facturas de las instituciones prestadoras de servicios de salud, durante 20 días del mes, incluido el mes de diciembre”.

Por su parte, el Decreto 050 de 2003, por el cual se adoptan unas medidas para optimizar el flujo financiero de los recursos del régimen subsidiado del sistema de seguridad social en salud, que aunque posterior al acto acusado, sirve a la Sala para una mejor comprensión del asunto sometido a su consideración, en su artículo 38, dispuso:

“Recepción de facturas. El numeral 1º del artículo 3º del Decreto 723 de 1997 en lo que se refiere a las administradoras del régimen subsidiado (ARS) quedará así:

“Las administradoras del régimen subsidiado (ARS) deberán recibir facturas de las instituciones prestadoras de servicios de salud como mínimo durante los veinte (20) primeros días calendario del mes siguiente al que se prestaron los servicios, incluido el mes de diciembre, de conformidad con la jornada habitual de trabajo de sus oficinas administrativas en los días y horas hábiles. La presentación de la factura no implica la aceptación de la misma.

Para la radicación y presentación de facturas, las administradoras del régimen subsidiado (ARS), no podrán imponer restricciones que signifiquen requisitos adicionales a la existencia de autorización previa o contrato cuando se requiera y la demostración efectiva de la prestación de los servicios en salud”.

El Decreto 2649 de 1993, por el cual se reglamenta la contabilidad en general y se expiden los principios y normas de contabilidad generalmente aceptadas, en su artículo 48, prevé: “Contabilidad de causación o por acumulación. Los hechos económicos deben ser reconocidos en el período en el cual se realicen y no solamente cuando sea recibido o pagado el efectivo o su equivalente”.

Del texto de las normas que ha quedado transcrito, colige la Sala, en primer término, que la Superintendencia Nacional de Salud en su circular externa cuestionada, se fundamentó en normas de carácter superior, expedidas por el Gobierno Nacional, que gozan de presunción de legalidad, para hacer las regulaciones a que se contrae aquella; y, de otro lado, que, conforme lo precisa la entidad demandada y lo acoge el Ministerio Público, una cosa es el cierre contable y otra diferente que las EPS tengan los primeros 20 días del mes siguiente para recibir facturas de las IPS por concepto de los servicios que se hubieren causado. De ahí que las disposiciones de carácter tributario a que se alude en la demanda, no puedan resultar vulneradas.

En efecto, el hecho económico a que se hace mención en el artículo 48 del Decreto 2649 de 1993, como lo resalta la agencia del Ministerio Público, es asimilable en este caso al momento en que se efectúa el pago a la IPS y no al momento en que se presta el servicio de salud. Entonces, es evidente que la declaración de retención en la fuente, que se debe presentar y pagar en el mes siguiente al mes en que se causó el pago, no resulte afectada con la fijación del término de los primeros 20 días calendario del mes siguiente a la prestación del servicio, para recibir facturas de las IPS, pues, repite la Sala, este plazo no es sinónimo del cierre contable.

Consecuente con lo anterior debe la Sala denegar las súplicas de la demanda, como en efecto se dispondrá en la parte resolutiva de esta providencia.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

DENIÉGANSE las pretensiones de la demanda.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en la sesión del día 2 de septiembre de 2010».