Sentencia 2004-00431 de junio 11 de 2009 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 1100103240002004 00431 01

Magistrada Ponente:

Dra. Martha Sofía Sanz Tobón

Acción: Nulidad simple

Actor: Alfredo Vanegas Montoya

Bogotá, D.C., once de junio de dos mil nueve.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Solicita el actor que se declare la nulidad de algunas disposiciones del Decreto 898 de 2002 “por el cual se reglamenta el título VI del libro primero del Código de Comercio y se dictan otras disposiciones reglamentarias”; para lograr tal fin fundamenta en veinte cargos su censura, porque en su parecer excedieron la potestad reglamentaria.

Aspectos generales

La potestad reglamentaria de las leyes, de que trata el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política, que se ha confiado al Presidente de la República tiene la restricción de que no es posible modificar, ampliar, adicionar, enervar ni suprimir por esa vía disposiciones que el legislador ha consagrado, pues el único objeto de la norma reglamentaria es lograr el cumplimiento y efectividad de la ley que desarrolla.

No le es posible al Presidente de la República, so pretexto de reglamentar la ley, introducir en ella alteraciones que desvirtúan la voluntad del legislador, pues los límites de esta facultad los señala la necesidad de cumplir adecuadamente la norma que desarrolla; tiene sí la responsabilidad de hacer cumplir la ley y de crear los mecanismos necesarios para hacerla efectiva pues de lo contrario esta quedaría escrita pero su efectividad nula; es potestativo del titular de la potestad reglamentaria definir cuáles son y con qué detalle las disposiciones de la ley que requieren reglamentación o desarrollo; si las leyes expedidas por el Congreso proveen todos los elementos indispensables para su ejecución, el órgano administrativo no tendría nada que agregar y por lo tanto no habría necesidad de ejercitar la potestad reglamentaria (1) .

Si bien es cierto que la función de expedir códigos corresponde al Congreso de la República en virtud del numeral 2º del artículo 150 de la Constitución Política, ello no significa que estos no puedan ser reglamentados por el Presidente de la República, como complemento necesario para que la ley se pueda ejecutar sin ser transgredida.

En el presente caso la controversia se contrae a dilucidar si las disposiciones acusadas están incursas en las causales de nulidad por violación de normas superiores, esto es, por exceder la potestad reglamentaria.

Los artículos demandados, que resalta y numera la Sala en el texto del Decreto 898 del 7 de mayo de 2002, publicado en el Diario Oficial 44795 del 9 del mismo mes y año, rezan:

“El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales y en especial las que le confiere el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política.

DECRETA:

CAPÍTULO I

De las cámaras de comercio y su creación

ART. 1º—Las cámaras de comercio son personas jurídicas, de derecho privado, de carácter corporativo, gremial y sin ánimo de lucro, integradas por los comerciantes matriculados en el respectivo registro mercantil. Son creadas de oficio o a solicitud de los comerciantes mediante acto administrativo del Gobierno Nacional y adquieren personería jurídica en virtud del acto mismo de su creación, previo cumplimiento de los requisitos legales exigidos para el efecto (1).

ART. 2º—El Gobierno Nacional fijará los límites territoriales dentro de los cuales cada cámara de comercio desarrollará sus funciones y programas, teniendo en cuenta las facilidades de las comunicaciones y la continuidad geográfica, económica y comercial de cada región.

La circunscripción territorial de una cámara de comercio podrá comprender el territorio de varios municipios. No obstante lo anterior, a partir de la vigencia del presente decreto, en un municipio, distrito o área metropolitana, podrá funcionar solo una cámara de comercio (2).

ART. 3º—Las cámaras de comercio con el objeto de facilitar la prestación y acceso a sus servicios, podrán abrir oficinas seccionales y receptoras dentro de su circunscripción territorial.

ART. 4º—Las cámaras de comercio podrán celebrar entre ellas convenios para la mejor prestación de los servicios registrales y para el cumplimiento de las demás funciones que les son propias (3).

CAPÍTULO II

De los afiliados

ART. 5º—Los comerciantes que hayan cumplido y estén cumpliendo los deberes de comerciante, podrán ser afiliados de una cámara de comercio cuando así lo soliciten.

La junta directiva fijará el valor de la cuota anual de afiliación.

El afiliado que se encuentre al día en el pago de esta cuota tendrá derecho a elegir y ser elegido miembro de la junta directiva y a gozar de los derechos y prerrogativas consagrados en el régimen de los afiliados.

En desarrollo del numeral 3º del artículo 92 del Código de Comercio, el afiliado tendrá derecho a obtener gratuitamente los certificados que se relacionen con su propia actividad mercantil y en un número que sea proporcional a la cuota anual de afiliación que cancele a la respectiva cámara de comercio (4).

ART. 6º—El carácter de afiliado a una cámara de comercio se pierde por el incumplimiento en el pago de la cuota anual de afiliación o por la falta de renovación de la matrícula mercantil o por el incumplimiento de las obligaciones señaladas en el régimen de afiliados.

La pérdida del carácter de afiliado a una cámara de comercio no implica perder el carácter de comerciante matriculado ni la cancelación de la respectiva matrícula (5).

CAPÍTULO III

De los registros públicos

ART. 7º—La petición de la matrícula, su renovación y en general la solicitud de inscripción de cualquier acto o documento relacionado con los registros públicos o la realización de cualquier otro trámite ante las cámaras de comercio podrá efectuarse mediante el intercambio electrónico de mensajes de datos o a través de formularios prediligenciados según lo dispuesto en la Ley 527 de 1999 o cualquier norma que la sustituya, complemente o reglamente.

ART. 8º—En desarrollo de lo dispuesto en el artículo 35 del Código de Comercio, la matrícula mercantil se cancelará definitivamente a solicitud de quien la haya obtenido, una vez pague los derechos correspondientes a los años no renovados, los cuales serán cobrados de acuerdo con la tarifa vigente en cada año causado (6).

ART. 9º—En la aplicación del control de homonimia establecido en el artículo 35 del Código de Comercio, se entenderá que se trata de nombres idénticos, sin tener en cuenta la actividad que desarrolla el matriculado (7).

CAPÍTULO IV

De las funciones de las cámaras de comercio

ART. 10.—Las cámaras de comercio ejercerán las funciones señaladas en el artículo 86 del Código de Comercio y en las demás normas legales y reglamentarias y las que se establecen a continuación:

1. Actuación como órganos consultivos: Servir de órgano consultivo del Gobierno Nacional y en consecuencia estudiar los asuntos que este someta a su consideración y rendir los informes que le solicite sobre la industria, el comercio y demás ramas relacionadas con sus actividades.

2. Elaboración de estudios: Adelantar, elaborar y promover investigaciones y estudios jurídicos, financieros, estadísticos y socioeconómicos, sobre temas de interés regional y general, que contribuyan al desarrollo de la comunidad y de la región donde operan.

3. Registros públicos: Llevar los registros públicos encomendados a ellas por la ley y certificar sobre los actos y documentos allí inscritos.

4. Costumbre mercantil: Recopilar y certificar las costumbres locales mediante investigación realizada por cada cámara dentro de su propia jurisdicción. La investigación tendrá por objeto establecer las prácticas o reglas de conducta comercial observadas en forma pública uniforme y reiterada, siempre que no se opongan a normas legales vigentes.

5. Arbitraje y conciliación: Crear centros de arbitraje, conciliación y amigable composición por medio de los cuales se ofrezcan los servicios propios de los métodos alternos de solución de conflictos.

6. Ferias y exposiciones: Adelantar acciones y programas dirigidos a dotar a la región de las instalaciones necesarias para la organización y realización de ferias, exposiciones, eventos artísticos, culturales, científicos y académicos, entre otros, que sean de interés para la comunidad empresarial de la jurisdicción de la respectiva cámara de comercio.

7. Estatutos: Dictar sus estatutos, los cuales deberán ser aprobados por su junta directiva. No obstante y de manera previa a su aplicación, la junta directiva deberá ponerlos en conocimiento de la Superintendencia de Industria y Comercio, quien verificará el cumplimiento de las disposiciones legales en materia de registros públicos, representación legal, afiliados y revisoría fiscal, especialmente, para lo cual ordenará las adecuaciones del caso.

8. Capacitación: Promover la capacitación en las áreas comercial e industrial y otras de interés regional, a través de cursos especializados, seminarios, conferencias y publicaciones.

9. Desarrollo regional: Promover el desarrollo regional y participar en programas nacionales de esta índole.

10. Información comercial: Prestar servicios de información comercial originada en los registros públicos nacionales en forma gratuita.

Cuando la información comercial requiera para su suministro al solicitante, de procesos adicionales que impliquen un valor agregado para esta, las cámaras de comercio podrán cobrar única y exclusivamente dicho valor, cuya estimación será efectuada conforme a los costos y precios del mercado; esta actividad será verificada periódicamente por la Superintendencia de Industria y Comercio.

11. Veeduría: Desempeñar funciones de veeduría cívica en los casos señalados por el Gobierno Nacional.

12. Vinculación a diferentes actividades: Promover programas, actividades y obras en favor de los sectores productivos de las regiones en que les corresponde actuar, así como la promoción de la cultura, la educación, la recreación y el turismo. De igual forma las cámaras de comercio podrán participar en actividades que tiendan al fortalecimiento del sector empresarial, siempre y cuando se pueda demostrar que el proyecto representa un avance tecnológico o suple necesidades o implica el desarrollo para la región. En cualquier caso, tales actividades deberán estar en conformidad con la naturaleza de las cámaras de comercio o de sus funciones autorizadas por la ley.

Para tales fines podrán promover y participar en la constitución de entidades privadas o mixtas, con o sin ánimo de lucro, que cumplan con estos objetivos.

La participación de las cámaras de comercio en cualquiera de estas actividades, deberá ser en igualdad de condiciones frente a los demás competidores incluso en cuanto al manejo de la información.

13. Servicios para los afiliados: Mantener disponibles servicios especiales y útiles para sus afiliados.

14. Manuales de procedimiento: Adoptar manuales de procedimiento interno para el desempeño de las funciones registrales.

15. Prestación tecnológica de los servicios: Contar con la infraestructura tecnológica necesaria para el cumplimiento y debido desarrollo de sus funciones registrales y la prestación eficiente de sus servicios.

16. Publicación de la noticia mercantil: Publicar la noticia mercantil de que trata el artículo 86 numeral 4º del Código de Comercio, que podrá hacerse en los boletines u órganos de publicidad de las cámaras, a través del internet o por cualquier medio electrónico que lo permita.

17. Aportes y contribuciones a programas: Realizar aportes y contribuciones a toda clase de programas y proyectos de desarrollo económico, social y cultural en que la Nación o los entes territoriales, así como sus entidades descentralizadas y entidades sin ánimo de lucro tengan interés o hayan comprometido sus recursos.

18. Participación en programas nacionales e internacionales: Participar en programas regionales, nacionales e internacionales cuyo fin sea el desarrollo económico, cultural o social en Colombia.

19. Consecución de recursos de cooperación: Gestionar la consecución de recursos de cooperación internacional para el desarrollo de sus actividades.

20. Entidades de certificación: Prestar los servicios de entidades de certificación previsto en la Ley 527 de 1999, de manera directa o mediante la asociación con otras personas naturales o jurídicas.

PAR.—A las cámaras de comercio les estará prohibido realizar cualquier acto u operación que no esté encaminado al exclusivo cumplimiento de sus funciones (8).

ART. 11.—Las cámaras de comercio podrán asociarse o contratar con cualquier persona natural o jurídica para el cumplimiento de sus funciones. También podrán cumplirlas mediante la constitución o participación en entidades vinculadas (9).

CAPÍTULO V

De las juntas directivas

ART. 12.—Cada cámara de comercio tendrá una junta directiva integrada por personas naturales o representantes legales de personas jurídicas con matrícula vigente a la fecha de la elección en el registro mercantil de la respectiva cámara. Además deben estar domiciliados dentro de la circunscripción territorial de la misma cámara, ser ciudadanos colombianos de reconocida honorabilidad y no haber sido sancionados por ninguno de los delitos indicados en el artículo 16 del Código de Comercio. Cuando la elección se realice entre afiliados se requerirá adicionalmente esta calidad.

El matriculado o afiliado, según sea el caso, para ser elegido como directivo deberá tener dicha calidad, durante los dos (2) años calendario anteriores al año en que se realice la elección (10).

(...).

ART. 13.—Los miembros de las juntas directivas de las cámaras de comercio designados por el Gobierno Nacional son sus voceros y deberán obrar consultando la política gubernamental y el interés de las cámaras ante las cuales actúan.

Para ser designado por el Gobierno Nacional miembro de la junta directiva de una cámara de comercio, no se requiere el requisito de la matrícula mercantil o de afiliación (11).

ART. 14.—Las sociedades que tengan matriculadas sucursales por fuera de su domicilio principal podrán elegir y ser elegidas para las juntas directivas de las cámaras de comercio de la jurisdicción en que tales sucursales estén establecidas. Para el efecto, cada sociedad que esté en la anterior circunstancia tendrá derecho a un (1) voto independientemente del número de sucursales que tenga matriculadas en la respectiva cámara de comercio.

ART. 15.—Cuando un directivo elegido en su calidad de representante legal de una persona jurídica sea removido del cargo que desempeña en esta, será reemplazado por quien asuma la representación de la misma.

ART. 16.—La junta directiva de cada cámara se reunirá ordinariamente por lo menos una vez al mes convocada como se prevé en sus estatutos, en el día, hora y lugar que aparezca en la citación. Se reunirá extraordinariamente por convocatoria de su presidente, del presidente o director ejecutivo, o de no menos de la tercera parte de sus miembros, de conformidad con lo previsto en los respectivos estatutos, o de la Superintendencia de Industria y Comercio (12).

Los miembros suplentes de la junta directiva asistirán a las mismas en ausencia temporal o absoluta de los principales.

ART. 17.—La junta directiva de la cámara podrá deliberar y adoptar todas sus decisiones con el voto favorable de la mayoría de sus miembros.

PAR.—El presidente o director ejecutivo concurrirá a las reuniones de la junta directiva y en sus deliberaciones tendrá voz pero no voto (13).

ART. 18.—Los miembros de la junta directiva elegidos por los comerciantes lo serán para un periodo de dos (2) años, que se iniciará el 1º de julio del año en que se realice la elección.

A partir de las elecciones del año 2002, los miembros de las juntas directivas de las cámaras de comercio elegidos por los comerciantes, solo podrán ser reelegidos para el periodo inmediatamente siguiente. Para aspirar nuevamente se requiere que la persona deje transcurrir como mínimo un periodo (14).

ART. 19.—El presidente y vicepresidente de cada junta directiva deberán elegirse por esta de entre sus miembros principales para el periodo de un (1) año, pudiendo ser reelegidos en los términos del artículo anterior.

El periodo del presidente y vicepresidente, se inicia el 1º de julio de cada año. En el evento de ser reemplazados los nuevos terminarán dicho periodo.

ART. 20.—De las reuniones de junta directiva deberá levantarse un acta firmada por el presidente y por el secretario de la misma, en la cual deberá dejarse constancia de la fecha de la reunión, de los miembros que asistan, de los ausentes, de las excusas presentadas y de las decisiones que se adopten.

Dentro de los diez (10) días siguientes a la aprobación del acta respectiva, un resumen de las conclusiones adoptadas será enviado a la Superintendencia de Industria y Comercio. Las actas deberán ser aprobadas en la siguiente reunión mensual o por una comisión nombrada para tal efecto (15).

CAPÍTULO VI

De la organización del presidente

ART. 21.—La representación legal de la cámara estará a cargo del presidente de la junta directiva o del presidente ejecutivo, en ambos casos designado por su junta directiva. Podrá tener uno o más suplentes según lo determinen los estatutos (16).

Del manejo de los registros

ART. 22.—Cada cámara de comercio debe tener dentro de su planta de personal por lo menos un abogado vinculado a las labores propias de los registros públicos.

Del revisor fiscal

ART. 23.—Cada cámara tendrá un revisor fiscal, persona natural o jurídica, con uno o varios suplentes, elegidos por la asamblea, con la mayoría de votos presentes, elección que se deberá llevar a cabo en la misma fecha de las elecciones de miembros de juntas directivas, para periodos de dos (2) años, pudiendo reelegirlos para periodos sucesivos.

ART. 24.—A la revisoría fiscal de las cámaras de comercio, se le aplicarán las normas legales sobre revisores fiscales de las compañías comerciales y demás normas concordantes.

CAPÍTULO VII

De los estatutos

ART. 25.—La junta directiva de cada cámara de comercio aprobará sus estatutos y reformas, siempre que ellos se sujeten a las leyes y demás disposiciones reglamentarias y contemplen por lo menos los siguientes puntos:

1. Naturaleza jurídica y creación.

2. Objeto y funciones.

3. Estructura organizacional.

— Asamblea.

— Junta directiva y sus funciones.

— Comisión de la mesa y sus funciones.

— Presidente y vicepresidente(s) de la junta directiva y sus funciones.

— Revisor fiscal y sus funciones.

— Presidente o director ejecutivo y sus funciones.

— Del secretario.

4. Del patrimonio.

5. Del régimen de afiliados.

6. De las inhabilidades e incompatibilidades de los empleados de la cámara.

7. De la reforma de los estatutos.

PAR. 1º—La comisión de la mesa y sus funciones será facultativo para cada cámara de comercio.

PAR. 2º—Los estatutos y sus reformas deberán ser publicados en el medio de publicidad que tenga la respectiva cámara, dentro del mes siguiente a su aprobación, de conformidad con lo señalado en el artículo 10 numeral 7º del presente decreto (17).

ART. 26.—La junta directiva de cada cámara de comercio adoptará un código de ética, en el cual deberán tenerse en cuenta los principios generales del buen gobierno corporativo, que informen el desempeño y las pautas de conducta de la cámara de comercio, de los miembros de la junta y sus otros administradores y empleados y sus relaciones con la comunidad (18).

CAPÍTULO VIII

De la vigilancia de las cámaras de comercio

ART. 27.—El Gobierno Nacional ejercerá la vigilancia administrativa y contable de las cámaras de comercio a través de la Superintendencia de Industria y Comercio (19).

ART. 28.—Los derechos de matrícula mercantil y de inscripción de los actos, libros y documentos que se deban efectuar en las cámaras de comercio, serán señalados por el Gobierno Nacional. Lo mismo se aplicará a los certificados que expidan las cámaras de comercio (20) (2) .

ART. 29.—El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación en el Diario Oficial y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

(...)”.

Ahora bien, antes de analizar los cargos alegados es importante señalar cuál es la naturaleza jurídica de las cámaras de comercio; al respecto la Corte Constitucional ha sostenido en diferentes fallos que no son entidades públicas, pues no se avienen con ninguna de las especies de esta naturaleza contempladas y reguladas en la Constitución y la ley y que si bien nominalmente se consideran instituciones de orden legal creadas por el gobierno de oficio o a petición de los comerciantes del territorio donde vayan a operar, lo cierto es que ellas se integran por los comerciantes inscritos en su respectivo registro mercantil y por lo tanto no se puede dudar sobre su naturaleza corporativa, gremial y privada; que el hecho de que se trate de instituciones que derivan su existencia de una autorización legal conferida al gobierno y de que cumplan funciones públicas, no desvirtúa su naturaleza privada (3) .

Explicado lo anterior, esto es el alcance de la potestad reglamentaria y la naturaleza jurídica de las cámaras de comercio entra la Sala a analizar los cargos endilgados.

Pese a que el actor en la mayoría de los casos no explicó el concepto de violación sino que se limitó a señalar las normas que consideró transgredidas sobre las cuales señala, repetitivamente y sin mayor argumento, que fueron violadas por las disposiciones acusadas porque de la simple confrontación de las normas se observa prima facie la manifiesta infracción de la Constitución y la ley, como ocurre con los cargos relacionados con los artículos 1º, 2º, 4º, 5º, 8º, 9º, 11, 16, 17, 20 y 21 y en otros casos presentó argumentos vagos, la Sala en aras de preservar el derecho sustancial se referirá a todos los cargos.

Cargo 1º: el artículo 1º acusado violó los artículos 78 y 79 (4) del Código de Comercio.

El artículo 78 del Código de Comercio dispone que las cámaras de comercio son personas jurídicas, de derecho privado, de carácter corporativo, gremial y sin ánimo de lucro, integradas por los comerciantes matriculados en el respectivo registro mercantil, que son creadas de oficio o a solicitud de los comerciantes mediante acto administrativo del Gobierno Nacional y en este momento adquieren personería jurídica, previo el cumplimiento de los requisitos legales.

Del contenido de las normas que se comparan se observa que la norma acusada reitera lo establecido en el Código de Comercio en su artículo 78 e incluye características que se deducen de la naturaleza de las cámaras de comercio explicada por la jurisprudencia antes mencionada.

Por lo tanto no prospera el cargo de violación del artículo 78 del Código de Comercio y menos del 79 ídem que se refiere a los límites territoriales y no a la naturaleza de las cámaras de comercio.

Cargo 2º: el artículo 2º ídem violó el artículo 79 del Código de Comercio.

Señala la norma del Código de Comercio que cada cámara de comercio estará integrada por los comerciantes inscritos en el respectivo registro mercantil y tendrá una junta de directores compuesta por un número de seis a doce miembros según lo determine el Gobierno Nacional quien también determinará la jurisdicción de cada cámara.

Esta norma legal es clara y expresamente señala la facultad del gobierno para reglamentar la materia, por ello no prospera el cargo endilgado.

Cargo 3º: el artículo 4º del Decreto 989 de 2002 viola los artículos 29, 30, 33, 34 y 44 del Código de Comercio.

Los artículos que se consideran violados disponen, respectivamente, las reglas para llevar el registro mercantil de actos, contratos, documentos e inscripciones no previstas, la matrícula de los comerciantes, cómo se llevan los libros y efectos frente a terceros; la prueba de tal inscripción; procedimiento para la renovación de la matrícula; el registro de las escrituras de constitución, adición y reforma de sociedades mercantiles y el procedimiento por pérdida o destrucción de documento registrado.

De la comparación de la norma acusada con las normas del Código de Comercio que se consideran violadas se observa que no existe contradicción, pues ninguno de estos artículos se refiere a convenios que pueden celebrar las cámaras de comercio; además nada impide que estos entes puedan celebrar convenios precisamente para cumplir de manera adecuada y oportuna sus funciones. Como bien lo señala Confecámaras ello implica que estas se apoyen entre sí, como por ejemplo, para recibir solicitudes de inscripción o matrícula en una cámara de comercio distinta a la que corresponde para que esta la tramite ante la competente.

Cargos 4º y 5º: los artículos 5º y 6º ídem violan el artículo 92 del Código de Comercio (5) .

El artículo 92 del Código de Comercio se refiere a la figura del afiliado a la cámara de comercio y las disposiciones acusadas repiten quiénes lo pueden ser y dispone que la cuota de afiliación la fijará la junta directiva y señala derechos y prerrogativas de los afiliados; esta norma, como lo señala el procurador delegado ante la corporación, hace viable el artículo 93 del Código de Comercio (6) que dispone que las cámaras tendrán entre otros ingresos las cuotas anuales que el reglamento señale para los comerciantes afiliados e inscritos.

De otro lado, si bien el artículo 92 del Código de Comercio dispuso que los afiliados tienen derecho a obtener “gratuitamente” los certificados que soliciten a la cámara, el artículo 5º acusado dispuso que se trata de los certificados que se relacionen con su propia actividad mercantil y en un número que sea proporcional a la cuota anual de afiliación que cancele a la respectiva cámara, lo cual es apenas obvio y razonable.

No encuentra la Sala que por ser diferente el comerciante afiliado del inscrito, se transgreda el principio de igualdad, puesto que estas calidades son distintas, tanto así que los primeros lo son por voluntad propia y los segundos por deber legal, de manera que es apenas obvio que el carácter de afiliado se pierda por el incumplimiento en el pago de la cuota de afiliación o por la falta de renovación de la matrícula mercantil; entonces no se trata de una sanción como lo pretende el actor, por lo cual con la disposición acusada no se transgredió el artículo 29 de la Constitución Política.

No prosperan estos cargos.

Cargos 6º y 7º: los artículos 8º y 9º modificaron el artículo 35 del Código de Comercio.

El artículo 35 del Código de Comercio dispone que las cámaras de comercio se abstendrán de matricular a un comerciante o establecimiento de comercio con el mismo nombre de otro ya inscrito, mientras este no sea cancelado por orden de autoridad competente o a solicitud de quien haya obtenido la matrícula y que en los casos de homonimia de personas naturales podrá hacerse inscripción siempre que con el nombre se utilice algún distintivo para evitar confusión.

La Sala considera que el artículo 8º acusado armoniza con el artículo 33 del Código de Comercio que ordena renovar anualmente la matrícula dentro de los 3 primeros meses de cada año y por tanto la exigencia de estar al día en los pagos en el momento de la cancelación de la matrícula mercantil, en manera alguna contradice o modifica lo dispuesto por el artículo 35 del Código de Comercio, como lo señala el actor, pues este, como ya se observó, se refiere a la homonimia.

El artículo 9º del decreto acusado que señala que en casos de homonimia el distintivo debe estar en el nombre y no en la actividad, tampoco contradice o modifica la citada norma del Código de Comercio, sino que la precisa.

No prosperan estos cargos.

Cargo 8º: el artículo 10 modificó el artículo 86 del Código de Comercio.

El artículo 86 del mencionado código hace una relación, que no es taxativa, de las funciones de las cámaras de comercio; su numeral 12 señala que las cámaras además tendrán las demás funciones que les atribuyan las leyes y el Gobierno Nacional, por lo cual las funciones adicionales que establece la norma acusada están amparadas en la ley y tienen relación con el objeto con el que se crearon estos entes.

No prospera este cargo.

Cargo 9º: el artículo 11 del decreto acusado modificó el 96 del Código de Comercio.

El actor confunde las funciones consultivas de la confederación de cámaras de que trata el artículo 96 del Código de Comercio (7) con el derecho y la posibilidad que las cámaras de comercio tienen, como cualquier persona jurídica, de asociarse o contratar con personas naturales o jurídicas para cumplir sus funciones, que es lo que dispone la decisión demandada; bien hubiera podido la reglamentación no contemplar esta disposición.

No prospera este cargo.

Cargos 10 a 17: los artículos 12, 13, 16, 17, 18, 20, 21 y 25 violan los artículos 78 a 97 del Código de Comercio (8) .

Las disposiciones acusadas en este cargo se refieren a la representación de las cámaras de comercio, su junta directiva, composición y calidades de sus miembros y del director, sesiones ordinarias y extraordinarias, suplentes, aprobación de estatutos y reformas, en algunos casos se refieren y desarrollan algunos artículos del Código de Comercio que el actor considera violados y en otros casos no tienen ninguna relación con los artículos que el actor invoca como violados como es el caso de los artículos 78, 79 y 92 a 97.

Para la Sala las normas acusadas dan claridad, precisan y desarrollan aspectos accesorios como la convocatoria a reunión de junta directiva, las deliberaciones y adopción de sus decisiones, el quórum, formalidad de las actas y señalan la posibilidad de que el presidente tenga suplentes de conformidad con los estatutos.

Dado que las cámaras de comercio son entidades privadas como ya se vio, por el principio de la autonomía de la voluntad privada pueden establecer sus estatutos que deben ser aprobados por la junta directiva, como lo señala el artículo 25 acusado, obviamente dentro de los límites que fije la ley, en este caso el Código de Comercio y el mismo decreto cuestionado; precisamente la norma de comercio en su artículo 86 numeral 10 determinó como una de las funciones de las cámaras la de dictar su reglamento y el hecho de que existan limitaciones de derecho público a esta función, no les quita este derecho.

Sobre la figura de la afiliación y sobre la elección de la junta directiva únicamente por parte de los afiliados, la Corte Constitucional en Sentencia C-602 de 2000 ha dicho que la distinción entre comerciantes matriculados y comerciantes afiliados debe estudiarse a la luz de la libertad asociativa, que la condición de comerciante inscrito se adquiere como consecuencia del cumplimiento de un deber legal y la condición de afiliado por voluntad del comerciante, de manera que no se vulnera el principio de igualdad en cuanto se trata de dos situaciones diferentes.

El artículo 80 del Código de Comercio exige que el Gobierno Nacional esté representado en las juntas directivas de las cámaras de comercio, luego el artículo 13 acusado al señalar que estos miembros de junta no requieren estar afiliados no viola el principio de igualdad, porque estos no representan al gremio sino que obran consultando la política gubernamental.

Ahora bien, en relación con el artículo 12 acusado del Decreto 898 de 2002 en la parte que dice “el matriculado o afiliado, según sea el caso, para ser elegido como directivo deberá tener dicha calidad, durante los dos (2) años calendario anteriores al año en que se realice la elección”, la Sala considera como lo hizo el procurador primero delegado ante esta corporación, que esta disposición impone un requisito que no contempla el artículo 85 del Código de Comercio, por lo tanto el Gobierno Nacional se excedió en la potestad reglamentaria por consiguiente este aparte será declarado nulo y por lo tanto a ningún aspirante a director se le puede exigir este requisito.

Cargo 18: el artículo 26 del Decreto 898 de 2002 viola el artículo 92 del Código de Comercio.

Estas normas no tienen relación entre sí; el artículo 26 ídem dispone que la junta directiva de cada cámara de comercio adoptará un código de ética que el actor confunde con los códigos de que tratan los numerales 2º y 10 del artículo 150 de la Constitución Política; los códigos de ética no son ordenamientos jurídicos semejantes a los códigos y en este caso se trata de un asunto accesorio a las funciones de la junta directiva para procurar que imperen en cada una de ellas los mejores estándares de calidad humana y de servicios.

No prospera este cargo.

Cargo 19: el artículo 27 ídem viola los artículos 87 y 88 del Código de Comercio.

Lo que dispone el artículo 27 acusado es precisar el ámbito del control y vigilancia que el artículo 87 de Código de Comercio asigna al Gobierno Nacional por conducto de la Superintendencia de Industria y Comercio pero no se refiere y mucho menos modifica o suprime la vigilancia y control fiscal que de conformidad con el artículo 88 ídem corresponde a la Contraloría General de la República, por lo tanto los argumentos del actor no son aceptables.

No prospera este cargo.

Cargo 20: el artículo 28 ídem viola los artículos 45 y 93 del Código de Comercio.

Como bien lo señala Confecámaras los artículos 45 y 93 del Código de Comercio no pueden entenderse sin integrarlos a lo dispuesto por el artículo 124 de la Ley 6ª de 1992 declarado exequible mediante la Sentencia C-144 de 1993, que dispone que el Gobierno Nacional fijará el monto de las tarifas que deban sufragarse a favor de las cámaras de comercio por concepto de las matrículas, sus renovaciones e inscripciones de los actos, libros y documentos que la ley determine efectuar en el registro mercantil; la norma acusada lo que hace es reiterar esta facultad en cabeza del gobierno, por lo tanto no hay violación de norma superior y el cargo no prospera.

Las disposiciones acusadas no violan las normas constitucionales señaladas por el actor, entre otras, porque no desconocen el Estado social de derecho ni la organización de Colombia en forma de República unitaria, descentralizada, democrática, participativa y pluralista, ni atenta contra los principios de la dignidad humana, trabajo, solidaridad y prevalencia del interés general y los fines esenciales del Estado.

Conforme a lo expuesto, para la Sala es claro que el Presidente de la República al expedir el decreto acusado, simplemente ratificó y en otros casos precisó sin transgredir las normas superiores unos parámetros para desarrollar las funciones que por su naturaleza le corresponden a las cámaras de comercio; con excepción del párrafo segundo del artículo 12 acusado del Decreto 898 de 2002, con la expedición de las demás disposiciones acusadas no se encuentra modificación, interpretación o derogación de los artículos del Código de Comercio que se consideran violados, porque no amplían, ni limitan ni contrarían la letra ni el espíritu de la normas superiores reglamentadas.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley

FALLA:

DECLÁRASE la nulidad del párrafo segundo del artículo 12 del Decreto 898 de 2002 que a la letra dice “el matriculado o afiliado, según sea el caso, para ser elegido como directivo deberá tener dicha calidad, durante los dos (2) años calendario anteriores al año en que se realice la elección”.

DENIÉGANSE las demás pretensiones de la demanda.

Notifíquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior sentencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en la sesión de la fecha».

(1) Sentencia del 25 de octubre de 2007, Expediente 110010324000 2004 00109 01.

(2) Estos números corresponden a cada una de las disposiciones demandadas.

(3) Sentencias C-144 de 1993, C-166 de 1995, C-1142 de 2000.

(4) ART. 78.—Definición de cámara de comercio. Las cámaras de comercio son instituciones de orden legal con personería jurídica, creadas por el Gobierno Nacional, de oficio o a petición de los comerciantes del territorio donde hayan de operar. Dichas entidades serán representadas por sus respectivos presidentes.

ART. 79.—Integración y jurisdicción de las cámaras de comercio. Cada cámara de comercio estará integrada por los comerciantes inscritos en su respectivo registro mercantil. Tendrá una junta de directores compuesta por un número de seis a doce miembros, con sus respectivos suplentes, según lo determine el Gobierno Nacional en atención a la importancia comercial de la correspondiente circunscripción.

El Gobierno Nacional determinará la jurisdicción de cada cámara, teniendo en cuenta la continuidad geográfica y los vínculos comerciales de los municipios que agrupare, dentro de la cual ejercerán sus funciones.

(5) ART. 92.—Afiliación a la cámara. Los comerciantes que hayan cumplido y estén cumpliendo los deberes de comerciante, podrán ser afiliados de una cámara de comercio cuando así lo soliciten con el apoyo de un banco local o de tres comerciantes inscritos del mismo lugar.

Los afiliados a las cámaras de comercio tendrán derecho a:

1. Dar como referencia la respectiva cámara de comercio;

2. A que se les envíen gratuitamente las publicaciones de la cámara, y

3. A obtener gratuitamente los certificados que soliciten a la cámara.

(6) ART. 93.—Ingresos ordinarios de las cámaras. Cada cámara tendrá los siguientes ingresos ordinarios:

1. El producto de los derechos autorizados por la ley para las inscripciones y certificados;

2. Las cuotas anuales que el reglamento señale para los comerciantes afiliados e inscritos, y

3. Los que produzcan sus propios bienes y servicios.

(7) ART. 96.—Confederación de cámaras-funciones. Las cámaras de comercio podrán confederarse siempre que se reúnan en forma de confederación no menos del cincuenta por ciento de las cámaras del país.

Las confederaciones de cámaras de comercio servirán de órgano consultivo de las confederadas en cuanto se refiera a sus funciones y atribuciones, con el fin de unificar la eficacia y agilidad en la prestación ejercicio de las mismas, recopilar las costumbres que tengan carácter nacional y propender al mejoramiento de las cámaras en cuanto a tecnificación, de sus servicios, como tales, convocarán a reuniones o congresos de las cámaras confederadas, cuando lo estimen conveniente, para acordar programas de acción y adoptar conclusiones sobre organización y funcionamiento de las cámaras del país.

(8) “ART. 78.—Definición de cámara de comercio (...).

ART. 79.—Integración y jurisdicción de las cámaras de comercio (...).

ART. 80.—Integración de las juntas directivas. El Gobierno Nacional estará representado en las juntas directivas de las cámaras de comercio hasta en una tercera parte de cada junta. Por decreto reglamentario se señalará el número de miembros de la junta directiva de las cámaras de comercio y el de los representantes del gobierno.

ART. 81.—Elección de directores. Con excepción de los representantes del gobierno, los directores de las cámaras serán elegidos directamente por los comerciantes inscritos en la respectiva cámara, de listas que se inscribirán en la alcaldía del lugar, aplicando el sistema del cuociente electoral. Sin embargo, cuando una cámara de comercio tenga más de trescientos comerciantes inscritos en el registro mercantil, la elección de los directores que le correspondan se hará por los comerciantes afiliados, siempre que el número de estos sea superior al diez por ciento del total de inscritos. El gobierno le determinará a cada cámara el porcentaje de afiliados que se requerirá para la elección, en proporción al número total de inscritos, de modo que dicho porcentaje sea suficientemente representativo de estos.

ART. 82.—Elección de directores en asambleas. la elección de directores para todas las cámaras de comercio se llevará a cabo en asambleas que sesionarán por derecho propio cada dos años, en las sedes respectivas. El gobierno reglamentará el procedimiento, la vigilancia y demás formalidades de estas elecciones.

Las reclamaciones relativas a la forma como se hubiere preparado o efectuado la elección o el escrutinio serán decididas en única instancia por la Superintendencia de Industria y Comercio.

ART. 83.—Sesiones de la junta directiva. La junta directiva sesionará, cuando menos, una vez por mes y sus decisiones se tomarán con el voto favorable de la mayoría de sus miembros.

ART. 84.—Voto personal e indelegable en asambleas. El voto en las asambleas de las cámaras de comercio se dará personalmente y será indelegable. Las sociedades votarán a través de sus representantes legales.

ART. 85.—Requisitos para ser director. Para ser director de una cámara de comercio se requerirá ser ciudadano colombiano en ejercicio de sus derechos políticos, no haber sido sancionado por ninguno de los delitos determinados en el artículo 16 de este código, estar domiciliado en la respectiva circunscripción, ser persona de reconocida honorabilidad. Nadie podrá ejercer el cargo de director en más de una cámara de comercio.

ART. 86.—Funciones de las cámaras de comercio (...).

ART. 87.—Vigilancia y control del cumplimiento de funciones. El cumplimiento de las funciones propias de las cámaras de comercio estará sujeto a la vigilancia y control de la Superintendencia de Industria y Comercio. Esta podrá imponer multas sucesivas hasta de cincuenta mil pesos, o decretar la suspensión o cierre de la cámara renuente, según la gravedad de la infracción cometida.

ART. 88.—Control y vigilancia de recaudos. La Contraloría General de la República ejercerá el control y vigilancia del recaudo, manejo e inversión de los ingresos de las cámaras de comercio, conforme al presupuesto de las mismas, previamente aprobado por la Superintendencia de Industria y Comercio.

ART. 89.—Funciones del secretario. Toda cámara de comercio tendrá uno o más secretarios, cuyas funciones serán señaladas en el reglamento respectivo. El secretario autorizará con su firma todas las certificaciones que la cámara expida en ejercicio de sus funciones.

ART. 90.—Incompatibilidades de empleados (...).

ART. 91.—Requisitos para los gastos. Los gastos de cada cámara se pagarán con cargo a su respectivo presupuesto, debidamente aprobado por el Superintendente de Industria y Comercio.

ART. 92.—Afiliación a la cámara (...).

ART. 93.—Ingresos ordinarios de las cámaras (...).

ART. 94.—Apelaciones de actos de las cámaras (...).

ART. 95.—Afiliaciones a entidades internacionales (...).

ART. 96.—Confederación de cámaras-funciones (...).

ART. 97.—Registro de inscripción-copias para el DANE (...).

_______________________________________