Sentencia 2004-01177 de junio 13 de 2011 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 25000-23-27-000-2004-01177-01 (16947)

Consejero Ponente:

Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas

Actor: Federación Nacional de Cafeteros de Colombia

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales

Fallo

Bogotá, D.C., Trece (13) de junio de dos mil once (2011).

EXTRACTOS: «3. Consideraciones de la Sala

Cuestión preliminar

Previo a decidir de fondo, la Sala observa que la doctora Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez manifiesta estar impedida para conocer del proceso de la referencia, por configurarse la causal prevista en el numeral 5º del artículo 150 del Código de Procedimiento Civil.

La Sala declarará fundado el impedimento formulado y por las razones que pasan a exponerse:

La causal de impedimento invocada en el presente asunto es la prevista en el artículo 150 5 C.P.C., que a la letra dice:

“ART. 150.—Son causales de recusación la siguientes:

5. Ser alguna de las partes, su representante o apoderado, dependiente o mandatario del juez o administrador de sus negocios”.

Conforme con dicha causal, se configura impedimento o recusación cuando una de las partes del proceso funge como representante o apoderado, dependiente o mandatario del juez o administrador de sus negocios.

En el caso particular, el impedimento se fundamenta en el hecho de que la doctora Ana Rosa Suárez Valbuena, que en la actualidad tiene la calidad de magistrada auxiliar del despacho de la doctora Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, actuó en el proceso como apoderada judicial de la DIAN(3).

Es un hecho cierto no discutido que la doctora Suárez Valbuena en este momento es dependiente de la doctora Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, porque fue nombrada como magistrada auxiliar, según Decreto 93 de 2011, y tomó posesión del cargo el primero de abril de 2011.

Tampoco se discute que en este asunto las partes del proceso son la Federación Nacional de Cafeteros (demandante) y la UAE DIAN (demandada).

Está probado que la jefe de la división jurídica tributaria de la Administración Especial de Impuestos de los Grandes Contribuyentes de Bogotá le confirió poder a la doctora Ana Rosa Suárez Valbuena, para que representara a la UAE DIAN en el asunto de la referencia(4).

En virtud del poder conferido, la doctora Suárez Valbuena alegó de conclusión(5).

En consecuencia, como la doctora Suárez Valbuena, que ahora se desempeña como magistrada auxiliar de esta corporación, actuó en representación de la DIAN, se configura la causal de impedimento en cuestión.

Asunto de fondo

En esta oportunidad le corresponde a la Sala decidir sobre la solicitud de nulidad parcial de la Liquidación Oficial de Revisión 310642003000059 del 21 de marzo de 2003 y de la Resolución 310662004000001 de enero 23 de 2004, proferidas por la división de liquidación y la división jurídica tributaria de la Administración Especial de los Grandes Contribuyentes de Bogotá, respectivamente.

En concreto, a la Sala le corresponde definir, únicamente, si era procedente la sanción por hechos irregulares en la contabilidad por $ 317.800.000, impuesta en los actos demandados, dado que la federación no demandó lo referente a la adición de ingresos financieros.

Pues bien, la demandante adujo su inconformidad con el fallo del tribunal porque, según dijo, no abordó el análisis de fondo referido a si la federación había ejecutado actividades financieras distintas a la inversión de su patrimonio durante el año 1999. Para la federación, definir ese asunto era relevante, pues de ahí se derivaba la obligación de registrar en cuentas separadas en la contabilidad, las actividades financieras distintas a la inversión de su patrimonio, actividad que, insistió, nunca ejecutó en ese año gravable.

Así mismo, la demandante consideró que el tribunal no tuvo en cuenta que la DIAN nunca probó que la federación hubiera ejecutado las actividades financieras de captación y colocación de recursos, durante el año gravable 1999. Dijo que de conformidad con el artículo 177 del Código de Procedimiento Civil, a la DIAN le correspondía probar las irregularidades en la contabilidad que dieran origen a la sanción por libros de contabilidad de que trata el artículo 654 del estatuto tributario.

Por su parte, la DIAN dijo en la demanda que tanto el artículo 19-2 del estatuto tributario como el Decreto Reglamentario 433 de 1999 establecían que una asociación gremial era contribuyente del impuesto sobre la renta y complementarios por los ingresos que obtuviera en ejecución de actividades industriales, comerciales y financieras distintas de la inversión de su patrimonio. Para la DIAN, la actividad financiera de captación y colocación de recursos incluía la captación y colocación de recursos de los asociados. Señaló que la federación había contabilizado en la cuenta 7401 los ingresos financieros por intereses sobre préstamos, como ingresos no operacionales. Que esa cuenta debió llevarse de manera separada puesto que correspondía a ingresos por ejecución de actividades financieras distintas a la inversión del patrimonio de la asociación gremial y que la demandante no aportó más pruebas, diferentes a la contable, para inferir otra cosa.

Pues bien, la Sala considera que se debe confirmar el fallo del tribunal a quo por las siguientes razones:

El artículo 19-2 del estatuto tributario, tal y como fue adicionado por el artículo 1º de la Ley 488 de 1998, indica que las cajas de compensación familiar, los fondos de empleados y las asociaciones gremiales son contribuyentes del impuesto sobre la renta, con respecto a los ingresos generados por actividades industriales, comerciales y en actividades financieras, distintas a la inversión de su patrimonio, diferentes a las relacionadas con salud, educación, recreación y desarrollo social(6).

El artículo 1º del Decreto Reglamentario 433 del 10 de marzo de 1999 dispone:

“ART. 1º—Obligación para los nuevos contribuyentes. Para efectos de lo dispuesto en el artículo 19-2 del estatuto tributario, los contribuyentes del impuesto sobre la renta allí señalados, deberán llevar en su contabilidad cuentas separadas para las actividades industriales, comerciales, financieras distintas a la inversión de su patrimonio, y diferentes a las relacionadas con salud, educación, recreación y desarrollo social.

Para el efecto se consideran:

1. Actividades industriales. Las de extracción, transformación o producción de bienes corporales muebles que realicen en forma habitual, incluidos aquellos bienes corporales muebles que se convierten en inmuebles por adhesión o destinación.

2. Actividades comerciales. Las actividades definidas como tales por el Código de Comercio.

3. Actividades financieras. Las actividades de captación y colocación de dineros del público en general, en forma habitual”.

Conforme con lo anterior, los sujetos a que alude el artículo 19-2 estatuto tributario, entre los que se encuentran las asociaciones gremiales, están obligados a llevar contabilidad separada respecto de las actividades industriales, comerciales y financieras que ejecuten, diferentes a la inversión de su patrimonio, siempre y cuando, para el caso de la actividad financiera, se trate de actividades de captación y colocación de recursos del público realizadas de manera habitual.

En el caso en examen, la Federación Nacional de Cafeteros es una entidad sin ánimo de lucro que tiene por objeto “orientar, organizar, fomentar y regular la caficultura colombiana procurando el bienestar del caficultor a través de mecanismos de colaboración, participación y fomento de carácter económico, científico, tecnológico, industria y comercial (...)”.

Entre algunas de las funciones que desarrolla la federación están las de “entregar fondos en fideicomiso, o bajo cualquier modalidad, a entidades nacionales o en el exterior, para financiar actividades relacionadas con el caficultor y la industria cafetera en general”, “comprar café, procesarlo y venderlo en el mercado interior y del exterior, o retenerlo en el país” y, “realizar inversiones permanentes con sus recursos solo en activos que pertenezcan a la industria cafetera y efectuar inversiones temporales, para obtener beneficios y rendimientos que garanticen la solidez patrimonial de la federación y le permitan atender oportuna y adecuadamente sus programas a favor de sus asociados y de bienestar para sus servidores”, entre otras.

De acuerdo con lo anterior, es claro, entonces, que la federación, por ser una asociación gremial sin ánimo de lucro es contribuyente del impuesto sobre la renta y complementarios en los términos del artículo 19-2 estatuto tributario (hecho no discutido por las partes). Como tal, cuando la federación realice las actividades que define el artículo 1º del Decreto 433 de 1999, estará obligada a llevar en cuentas separadas los ingresos que obtenga durante cada período gravable, con el fin de poder establecer la naturaleza de los mismos y para garantizar el adecuado cálculo de la base gravable del impuesto sobre la renta y complementarios.

En la Liquidación Oficial de Revisión 310642003000059 del 21 de marzo de 2003, objeto de demanda, la DIAN adicionó ingresos financieros a la declaración privada del impuesto de renta presentada por la Federación por el año gravable 1999, por valor de $ 48.973.529.916. La razón aducida en dicho acto fue la siguiente:

“Analizada la conciliación entre las cifras contables y fiscales de cada uno de los renglones de la declaración de renta del año 1999 (fls. 215 a 224), la división de fiscalización tributaria de esta administración observó que la entidad declaró $ 3.877.267.000 en el renglón 23, IC, intereses y rendimientos financieros, correspondientes a intereses sobre préstamos, rendimientos sobre inversiones y rendimientos de recursos en fideicomiso, sin embargo, estas cuentas en la contabilidad (de acuerdo con el libro mayor y balances con corte a 31 de diciembre de 1999) reflejan un saldo de $ 46.910.897.696 (fl. 454), de la misma manera dentro del renglón 25, IE, otros ingresos distintos de los anteriores, involucró ingresos financieros por valor de $ 1.536.432.000, correspondientes a utilidad en venta de inversiones, liquidación de inversiones, amortización descuento en inversiones, recuperación de provisiones, descuentos y utilidad por diferencia en cambio, estas cuentas presentaron un saldo contable de $ 19.981.532.180 (fl. 454).

(...) en el requerimiento especial se encuentran discriminados los ingresos no operacionales presentados por la sociedad Federación Nacional de Cafeteros de Colombia durante el año 1999, por valor de $ 81.240.728.000, que según la nota 21 de los estados financieros, dichos ingresos corresponden a ingresos financieros, utilidad método de participación y recuperación de provisiones.

De otra parte el auxiliar contable de la cuenta interna 74 Ingresos financieros, muestra el saldo a 31 de diciembre de 1999, antes del cierre, por valor de $ 78.035.556.899 (de los cuales hay discriminación en el requerimiento) y en el libro mayor y balances el total de la cuenta interna 74 ingresos financieros presenta un saldo a 31 de diciembre de 1999, antes del cierre de $ 66.892.429.877 (fl. 722), por lo cual representa una diferencia de $ 11.143.127.022; al respecto la federación aportó la conciliación respectiva (Depuración contable de los ingresos financieros antes de determinar los valores fiscales del año gravable 1999-fl. 877), de la misma se desprende que dentro del total de ingresos financieros consignados en el libro mayor y balances no se involucra el valor de $ 11.468.838.461, que corresponden a cuentas recíprocas (ingresos-gastos) entre la oficina central de la Federación y los comités departamentales (valor que se encuentra desglosado en el requerimiento especial, fl. 941).

Adicionalmente, en virtud de la inspección contable adelantada, se encontró que la cuenta interna 7418 Recuperación de provisiones, presenta un saldo a 31 de diciembre de 1999 en el libro mayor y balances de $ 2.581.400.268 (fl. 722), cifra que no concuerda con el saldo reflejado en el auxiliar contable de la cuenta interna 74 Ingresos financieros, que es de $ 2.255.688.829 (fl. 877) ni con el presentado en la nota 21 de los estados financieros donde es de $ 3.107.296.000 (fl. 180), al respecto y conforme al acta de inspección contable (fl. 883), la federación informa que el dato correcto es el que corresponde al libro mayor y balances.

Teniendo en cuenta lo anterior, la división de fiscalización tributaria consideró que dentro del total de ingresos no operacionales de $ 81.240.728.000 (señalados en la nota 21 de los estados financieros), se encuentran involucrados $ 66.892.429.877, correspondientes a la cuenta interna 74, bajo los rubros ingresos financieros, utilidad método de participación y recuperación de provisiones.

Finalmente esta administración manifestó que estos ingresos financieros fueron percibidos por una actividad accesoria, ajena al giro normal del negocio, y conforme a la regla de interpretación consagrada en el artículo 27 del Código Civil, de lo anterior se colige que están gravados con el impuesto sobre la renta, acorde con el artículo 19-2 del estatuto tributario, más si se tiene en cuenta que estas fueron accesorias a su actividad principal, tal como el ente lo reconoció en sus estados financieros, certificados por su revisor fiscal y comparativos por los años terminados de 1999 y 1998, reconocimiento hecho en virtud de la no operacionalidad de los ingresos referidos (L. 488/98, art. 1º y D. 433/99, art. 1º).

Además argumenta la citada división, que por mandato del artículo 20 de la Ley 9ª de 1991, la federación recibe transferencias del gobierno nacional las cuales deben ser destinadas únicamente a programas de desarrollo social, económico, de fomento y apoyo al cooperativismo y de mejoramiento de las condiciones de la población campesina en zonas cafeteras, para lo cual la entidad de autos crea unos fondos denominados restringidos dentro de su balance; tales fondos a 31 de diciembre de 1999 se encontraban incorporados en los estados financieros (fl. 199).

En estos rubros se encuentran partidas como inversiones temporales, Fondos en fideicomiso e inversiones permanentes, susceptibles de generar ingresos financieros, los cuales se encuentran involucrados dentro del total de ingresos financieros y pese a que la federación los reconoce como impropios de su operación, por su naturaleza y destinación corresponden al objeto social de la entidad de autos y aunque esta los incorporó dentro de su patrimonio, no se puede considerar que estos sean de propiedad de la Federación tal como lo manifestó la Corte Constitucional en la Sentencia C-543 de 2001, al ser creados con recursos públicos (Contribución parafiscal), por lo cual no están gravados con el impuesto a la renta, en virtud del análisis del artículo 19-2 del ordenamiento tributario, efectuado a la luz del artículo 27 del Código Civil, en el requerimiento especial.

Al respecto, la federación aportó copia de los estados financieros de los fondos de destinación especial-fondos restringidos (fls. 867 a 870) página 26 del requerimiento especial o folio 935 del expediente, por valor de $ 12.757.695.209.

Además, existen otros ingresos financieros que no se encuentran sometidos al impuesto de renta y complementarios por el año gravable 1999, según las razones ya descritas por ser estos propios de la actividad principal desarrollada por la federación, estos son intereses sobre préstamos a cooperativas de caficultores por valor de $ 1.408.029 (fls. 877 y 878).

Adicionalmente, dentro del total de ingresos financieros reflejados en el libro mayor y balances a 31 de diciembre de 1999, se encuentra involucrada una partida por $ 2.581.400.286, correspondiente a recuperación de provisiones y al no estar sujeta al impuesto de renta y complementarios, debe sustraerse de la base para la cuantificación respectiva.

De acuerdo con lo expuesto, los ingresos financieros declarados por la entidad de autos, en el denuncio rentístico del año gravable 1999, los cuales fueron involucrados en los renglones 23, IC, intereses y rendimientos financieros por $ 3.877.267.000 y 25, IE; Otros ingresos distintos de los anteriores por valor de $ 1.536.431.000, no reflejan de manera alguna la totalidad de ingresos financieros generados por la actividad financiera adelantada por la federación en el año 1999, y que como se expuso se encuentran sometidos al impuesto de renta y complementarios.

El valor de los ingresos financieros, generados por la federación y gravados con el impuesto a la renta y complementarios por el año 1999, es calculado por parte de la división de fiscalización tributaria, de la siguiente manera (de conformidad con el libro mayor y balances folio 454): (resaltado de la Sala).

Cuenta internaDescripciónValor contableValor no gravado(1)Valor gravado
Renglón 23
7401Intereses sobre préstamos8,283,691,190313,169,3407,970,521,850
7403Rendimientos sobre inversiones37,581,522,4419,425,151,75028,156,370,691
7406Rendimientos recursos en fideicomiso1,045,684,06684,261,508961,422,558
Total renglón 2346,910,897,6979,822,59837,088,315,099
Renglón 25
7404Utilidad en venta de inversiones764,265,875-764,265,875
7405Utilidad por diferencia en cambio11,794,154,801-11,794,154,801
7412En liquidación de inversiones4,228,314,547-4,228,314,547
7413Amortización descuento en inversiones396,279,068-396,279,068
7418Recuperación de provisiones2,581,400,2682,581,400,268-
7499Descuentos217,117,621101,218,911115,898,710
Total renglón 2519,981,532,1802,682,619,17917,298,913,001
Total ingresos financieros66,892,429,87712,505,201,77754,387,228,100

 

(1) El valor no gravado corresponde a las partidas de ingresos financieros generados por los fondos restringidos; a los intereses sobre préstamos a las cooperativas de caficultores y a los ingresos por recuperación de provisiones.

Según lo anterior, la adición correspondiente a ingresos financieros en la declaración de renta del año gravable 1999, presentada por la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia NIT. 860.007.538, es como sigue:

Cuenta internaDescripciónValor determinadoValor declaradoDiferencia a adicionar
Renglón 23
7401Intereses sobre préstamos7.970.521.850731.449.9777.239.071.873
7403Rendimientos sobre inversiones28.156.370.6913.053.482.65525.102.888.036
7406Rendimientos recursos en fideicomiso961.422.55892.333.903869.088.655
Total renglón 2337.088.315.0993.877.266.53533.211.048.564
Renglón 25
7404Utilidad en venta de inversiones764.265.87567.484.677696.781.198
7405Utilidad por diferencia en cambio11.794.154.8011.041.423.86910.752.730.932
7412En liquidación de inversiones4.228.314.547373.360.1753.854.954.372
7413Amortización descuento en inversiones396.279.06834.991.442361.287.626
7418Recuperación de provisiones---
7499Descuentos115.898.71019.171.48696.727.224
Total renglón 2517.298.913.0011.536.431.64915.762.481.352
Total ingresos financieros54.387.228.1005.413.698.18448.973.529.916

 

Así mismo, la DIAN impuso sanción por hechos irregulares en la contabilidad, por configurarse el presupuesto del literal e) del artículo 654 estatuto tributario, con fundamento en las conclusiones del acta final de inspección tributaria del 9 de septiembre de 2002, en la que los funcionarios que realizaron la diligencia dejaron constancia de lo siguiente:

“Aunque la federación manifestó que tenía identificados los ingresos financieros gravados y no gravados con el impuesto sobre la renta a nivel de analíticos y auxiliares contables, estos no fueron presentados a la comisión visitadora. Referente a los anexos radicados el 7 de mayo de 2002 bajo el No. 008227 (fls. 388 al 426), se precisa que los mismos corresponden a los auxiliares de la cuenta interna 7403 Ingresos financieros-Rendimientos sobre inversiones, estos arrojan el total contable a 31 de diciembre de la mencionada cuenta, así:

Comités departamentales$ 15.421.989.585
Oficina central22.159.532.856
Total cuenta interna 740337.581.522.441

 

Ahora, la entidad aportó anexo explicativo de los ingresos financieros incluidos en la declaración de renta del año gravable 1999, el cual aparece en el acta de inspección contable (fl. 881); según este anexo, el valor de $ 5.413.695.000, reflejado como ingresos financieros dentro de la declaración de renta y complementarios del año 1999, se desglosa de la siguiente manera.

“...

Intereses sobre préstamos

740136Préstamos vivienda$ 1.313.259.000
740118Libre destinación1.755.904.000
740149Presupuesto recursos propios96.152.000
740175Línea universal1.049.000
740150Intereses prima seguro de vehículo151.000
740114Vacaciones recreativas176.000
740199Otras personas naturales y jurídicas2.247.004.000
  $ 5.413.695.000

 

...”.

Nótese, que según este anexo, los ingresos financieros declarados en el año gravable 1999, por la entidad, corresponden en su totalidad a la cuenta interna 7401 ingresos financieros - Intereses sobre préstamos, pero los anexos y auxiliares contables, de esta cuenta interna, no demuestran de forma alguna la discriminación exigida en el artículo 1º del Decreto 433 de 1999; ahora la situación descrita contradice tanto los argumentos presentados por la sociedad, para considerar la parte gravable de los ingresos financieros (ya transcritos en el presente informe), según los cuales “... a la totalidad de ingresos financieros y de gastos financieros se le aplica el porcentaje establecido y ese será el valor a incluir como ingreso gravado o como gastos deducible”, como lo reflejado en el anexo conformación de cada uno de los renglones de la declaración de renta por el año gravable 1999 (fl. 221), según la cual todos los rubros correspondientes a los ingresos financieros fueron reflejados en un 8.83%, respecto a su saldo en libros, en el denuncio rentístico del año 1999 y a la conciliación del excedente contable Vs la pérdida líquida (fls. 241 al 246).

Así y como se manifestó en el acta de inspección contable, no se encontró evidencia alguna sobre la separación contable de los ingresos, conforme a lo dispuesto en el artículo 1º del Decreto Reglamentario 433 de 1999. (...).

Conforme a las normas anteriores a la conducta presentada por la entidad se enmarca como sancionable según lo dispuesto en el literal e) del artículo 654 del estatuto tributario: (...)” (resaltado de la Sala).

Del análisis de los argumentos que fundamentaron los actos acusados, se establece que el sustento de la adición de ingresos y de la sanción por irregularidades en la contabilidad fue siempre el hecho de que la federación obtuvo ingresos financieros gravados con el impuesto de renta durante el año gravable 1999. Por lo tanto, para la DIAN, la demandante debió registrarlos en cuentas separadas en la contabilidad, como lo ordenaba el artículo 1º del Decreto 433 de 1999. Dado que incumplió esa obligación, el hecho quedó subsumido en la infracción prevista en el literal e) del artículo 654 estatuto tributario.

Ahora bien, como la parte actora decidió no demandar la nulidad de la liquidación oficial y de la resolución que la confirmó en lo relacionado con la adición de ingresos, tales actos administrativos adquirieron firmeza sobre dicho aspecto.

Conforme con estos presupuestos, el tribunal a quo, de manera acertada, decidió denegar las pretensiones de la demanda, pues dio por sentado que si la federación no discutió ante la jurisdicción la adición de ingresos como gravados, lo propio era que también estaba en la obligación de llevar en la contabilidad cuentas separadas respecto de tales ingresos.

Y fue acertada esa decisión, toda vez que analizar el fundamento de la sanción necesariamente habría implicado reabrir el debate sobre aspectos que fueron el fundamento de la adición de ingresos hecha por la DIAN, aspecto que, como se dijo, no fue cuestionado ante la jurisdicción y, por tanto, hace tránsito a cosa decidida en vía administrativa.

Para la Sala, hacer un pronunciamiento frente al hecho de si la federación realizó o no las actividades financieras del artículo 1º del Decreto 433 de 1999, con el fin de establecer la procedencia de la sanción, atentaría contra el principio de seguridad jurídica de las decisiones contenidas en los actos administrativos ejecutoriados.

A pesar de lo anterior, la demandante afirmó durante el curso de la actuación administrativa que no realizó actividades distintas a la inversión de su patrimonio durante el año 1999, pero lo cierto fue que las pruebas que aportó demostraron lo contrario, pues al reportar el origen del valor declarado por ingresos financieros, dijo que:

“(...) la federación por el año gravable 1999 es contribuyente del impuesto sobre la renta por actividades financieras distintas a la inversión de su patrimonio, (...) Analizando la composición del balance, se determinó que la federación invierte además de su patrimonio lo correspondiente al pasivo pensional. (...) Partiendo de esta consideración y dado que la ley no estableció ningún mecanismo para determinar cuáles son las actividades financieras distintas a la reinversión del patrimonio, para analizar si un ingreso financiero es gravado con el impuesto sobre la renta y si un gasto financiero es deducible de la renta, se estableció la siguiente proporción:

Concepto
Patrimonio contable a diciembre585.064.608.000
(-) Superávit método de participación(14.547.433.000)
Total patrimonio para proporción570.517.175.000
Deuda por pensión de jubilación55.269.292.000
Total capital invertido625.786.467.000
Parte gravable de los ingresos Fros.8.83%

 

Lo anterior quiere decir, que a la totalidad de ingresos financieros y de gastos financieros se le aplica el porcentaje establecido y ese será el valor a incluir como ingreso gravado o como gastos deducibles”.

Es decir que la federación, además de aceptar que sí obtuvo ingresos por actividades financieras, efectuó un cálculo proporcional de la parte de los ingresos financieros que consideró que estaban gravados con el impuesto de renta, pero no aportó prueba alguna que mostrara que registró en cuentas separadas tales ingresos, conforme lo exigía el artículo 1º del Decreto 433 de 1999.

Por ello, la Sala reitera que fue acertada la conclusión del Tribunal a quo que, sin necesidad de establecer si la demandante realizó o no actividades financieras en los términos del artículo 1º del Decreto 433 de 1999 y a partir de la adición de ingresos hecha por la DIAN, que por demás fue aceptada por la demandante, concluyó que la federación no probó el cumplimiento de la obligación de registrar en cuentas separadas los ingresos financieros gravados y los no gravados, de tal manera que le permitiera a la DIAN identificar la base gravable del impuesto de renta en el período discutido, y que, por tal razón, se configuraba el hecho sancionable del literal e) del artículo 654 estatuto tributario.

En consecuencia y, habiendo quórum para decidir, la Sala confirmará la sentencia.

Por lo tanto, el recurso de apelación no prospera.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. CONFÍRMASE la sentencia apelada.

2. RECONÓCESE personería a la doctora Fiori Elena Fierro Manzano, como apoderada de la UAE DIAN, en los términos del poder conferido.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

Esta providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(3) Presentó los alegatos de conclusión en la primera instancia.

(4) Folio 236 cuaderno principal.

(5) Folios 226-238 c.p.

(6) “ART. 19-2.—Otros contribuyentes del impuesto sobre la renta. Son contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios, las cajas de compensación familiar, los fondos de empleados y las asociaciones gremiales, con respecto a los ingresos generados en actividades industriales, comerciales y en actividades financieras distintas a la inversión de su patrimonio, diferentes a las relacionadas con salud, educación, recreación y desarrollo social.