Sentencia 2005-000307 de febrero 7 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad. 11001-03-24-000-2005-000307-01

Consejero Ponente:

Dr. Guillermo Vargas Ayala

Actor: Bticino SPA

Bogotá, D.C., siete de febrero de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. El problema jurídico a resolver.

En el proceso instaurado por la sociedad Bticino SPA, se pretende obtener, la nulidad de las resoluciones 18210 del 30 de julio de 2004 y 9464 del 29 de abril de 2005, proferidas por la jefe de la división de signos distintivos y por el superintendente Delegado para la propiedad industrial, respectivamente, mediante las cuales se concedió el registro de la marca BT (Mixta) en la clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza, a favor de la sociedad British Telecommunications Public Limited Company, soslayando los argumentos expuestos en la oposición que se presentó de manera oportuna. Por razón de lo expuesto, debe la Sala definir si las decisiones administrativas censuradas se ajustan o no al ordenamiento jurídico comunitario.

2. Las marcas en conflicto.

La controversia marcaría alrededor de la cual gira el presente proceso, se presenta entre los siguientes signos:

Marca mixta cuestionada:

fut.JPG
El registro de esta marca fue concedido en favor de la firma British Telecommunications Public Limited Company, en virtud de lo dispuesto en los actos administrativos demandados, con el objeto de distinguir los siguientes productos de la Clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza:

“aparatos de telecomunicaciones; teléfonos; aparatos de facsímiles; aparatos para la grabación de audiovisuales y vídeos; aparatos e instrumentos para vídeo conferencias; aparatos la grabación, transmisión, reproducción o recepción de sonido, imágenes y/o datos; tarjetas electrónicas de memoria; tarjetas codificadas; tarjetas inteligentes; aparatos e instrumentos para transacciones financieras electrónicas; CD rom; transportadores de datos en discos, cintas, tarjetas y cables, todos electrónicos, magnéticos, electromagnéticos, ópticos y/o electro ópticos; aparatos e instrumentos de comunicación y difusión; hardware para computadores; software para computadores para el procesamiento de datos, para aparatos y servicios de telecomunicaciones y para redes de computadores y telecomunicación; módems; tableros de cables y de circuitos y partes para los mismos; software para computadores para el procesamiento de datos; aparatos eléctricos o electrónicos para uso en recepción de transmisiones vía satélite, terrestre o por cable; y aparatos e instrumentos de comunicaciones de datos”.

Dicha solicitud fue radicada el 24 de abril de 2003 y publicada en la Gaceta de Propiedad Industrial del 30 de diciembre de 2003.

Marca mixta opositora:

gars.JPG
Previamente registrada a nombre de la sociedad Bticino SPA, para distinguir los siguientes productos de la Clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza:

“Aparatos e instrumentos científicos, náuticos, geodésicos, eléctricos, fotográficos, cinematográficos, ópticos, de pesar, de medida, de señalización, de control (inspección), de socorro (salvamento) y de enseñanza; aparatos para el registro, transmisión, reproducción de sonido o imágenes; soportes de registro magnéticos, discos acústicos; distribuidores automáticos y mecanismos para aparatos de previo pago; cajas registradoras, máquinas calculadoras; equipo para el tratamiento de la información y ordenadores; y extintores”.

La solicitud de registro de esta marca se radicó el día 12 de noviembre de 2002, según consta en la solicitud radicada bajo el número 02.102.412 de esa misma fecha, siendo por lo mismo anterior a la solicitud de registro de la marca cuestionada.

3. Normatividad aplicable.

Teniendo en cuenta los parámetros y criterios expuestos por el Tribunal Andino de Justicia en la interpretación prejudicial 12-IP-2011 y en aras de poder definir si las resoluciones acusadas son o no violatorias de la normatividad vigente en materia de propiedad industrial, se hace necesario tener presente lo dispuesto en los artículos 134 literales a) y 136 literal a), de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, cuyo texto se transcribe a continuación:

“Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina

ART. 134—. A efectos de este régimen constituirá marca cualquier signo que sea apto para distinguir productos o servicios en el mercado. Podrán registrarse como marcas los signos susceptibles de representación gráfica. La naturaleza del producto o servicio al cual se ha de aplicar una marca en ningún caso será obstáculo para su registro.

Podrán constituir marcas, entre otros, los siguientes signos:

a) las palabras o combinación de palabras;

b) las imágenes, figuras, símbolos, gráficos, logotipos, monogramas, retratos, etiquetas, emblemas y escudos; [...]

ART. 136.—No podrán registrarse como marcas aquellos signos cuyo uso en el comercio afectara indebidamente un derecho de tercero, en particular cuando:

a) sean idénticos o se asemejen, a una marca anteriormente solicitada para registro o registrada por un tercero, para los mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto de los cuales el uso de la marca pueda causar un riesgo de confusión o de asociación”; [...]

2. Productos amparados por la clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza.

Como quiera que el conflicto jurídico planteado en la demanda se originó en el registro de la marca BT+Gráfico para identificar productos comprendidos en la clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza, es preciso relacionar cuáles son dichos productos, lo cual es necesario para realizar más adelante los análisis que menciona el Tribunal Andino de Justicia en la Interpretación Prejudicial número 12-IP-2011.

Productos de la clase 9a
Aparatos e instrumentos científicos, náuticos, geodésicos, fotográficos, cinematográficos, ópticos, de pesar, de medida, de señalización, de control (inspección), de socorro (salvamento) y de enseñanza; aparatos para la conducción, distribución, transformación, acumulación, regulación o control de la electricidad; aparatos para el registro, transmisión, reproducción del sonido o imágenes; soportes de registro magnéticos, discos acústicos; distribuidores automáticos y mecanismos para aparatos de previo pago; cajas registradoras, máquinas calculadoras, equipos para el tratamiento de la información y ordenadores; extintores.

3. Análisis de registrabilidad.

Tal como lo establece el literal a) del artículo 136 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, no son registrables aquellos signos cuyo uso afecte o pueda afectar de manera indebida los derechos de un tercero, especialmente cuando los signos a registrar sean idénticos o se asemejen a una marca anteriormente solicitada para registro o ya registrada, destinados a identificar los mismos productos o servicios, ocasionando riesgos de confusión o asociación en los consumidores o usuarios.

Con el objeto de establecer si el asunto bajo examen se presenta o no la afectación de derechos previamente reconocidos o la prioridad de solicitudes de registro previamente efectuadas, se impone dar estricta aplicación a las disposiciones y criterios mencionados por el Tribunal Andino en la interpretación prejudicial obrante a folios 158 a 170 del expediente.

En ese orden de ideas, es preciso mencionar, a partir de la totalidad de los elementos gráficos y fonéticos que integran los signos enfrentados, que el elemento predominante en este caso es el nominativo, compuesto fundamentalmente por la combinación de los grafemas B y T, por tratarse del elemento que produce una impresión mayor en la mente de los consumidores. Tanto es así, que cuando un consumidor va a un almacén, navega por internet o llama por teléfono con la intención de adquirir alguno de los productos distinguidos con la marca BT, lo que pronuncia de viva voz o escribe en el computador, no es nada diferente al elemento denominativo, por ser el de mayor recordación y el que realmente permite identificar los productos que se quieren indicar o señalar. En virtud de lo anterior, el cotejo marcario se efectuará confrontando básicamente los elementos denominativos de las marcas mixtas enfrentadas.

A juicio de la Sala, existe en este caso una coincidencia total en las secuencias consonánticas de las marcas en conflicto, lo cual permite señalar que existe una identidad absoluta desde el punto de vista ortográfico, visual y fonético, que se explica por el hecho de que ambas marcas se encuentren conformadas por los mismos grafemas, que como se puede advertir, están dispuestos en el mismo orden. Tales coincidencias se trasladan necesariamente al campo fonético, toda vez que al momento de ser pronunciadas, el efecto sonoro resultante es el mismo. En efecto, en el caso bajo examen las marcas cuestionada y opositora, se encuentra compuestas por las mismas consonantes, así:

BT
BETE

Al pronunciar de manera sucesiva dichas las marcas, la sonoridad que se produce es exactamente la misma, lo cual impide diferenciar claramente un signo del otro.

BT – BT – BT – BT – BT – BT – BT – BT

BT – BT – BT – BT – BT – BT – BT – BT

Por virtud de lo anterior, el riesgo de que el público consumidor sea inducido al error es potencialmente muy alto, pues la coexistencia de ambas marcas en el mercado puede dar lugar a que los consumidores confundan los productos y el origen empresarial de los mismos, de lo cual se concluye que la marca cuestionada carece de la fuerza distintiva y de la aptitud individualizadora y diferenciadora que debe caracterizar una marca.

En lo que concierne al cotejo ideológico o conceptual, no puede afirmarse que por el hecho de tratarse de dos signos idénticos, pueda presentarse desde este punto de vista algún riesgo de confusión o asociación, pues lo cierto es que ninguno de ellos tiene un significado conocido en nuestro idioma.

Ahora bien, con respecto al hecho de que las marcas estén destinadas a identificar productos de la misma clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza, contribuye a que los riesgos potenciales de confusión y asociación sean ciertos, factibles y evidentes.

Por las razones que anteceden, la Sala estima que las decisiones administrativas impugnadas deben ser retiradas de la vida jurídica, pues lo cierto es que el registro de la marca cuestionada, resulta de suyo contrario a lo dispuesto en las disposiciones de la Decisión 486 de la Comunidad Andina anteriormente trascritas, sin perder de vista que siendo el registro de la marca opositora anterior en el tiempo, se impone la anulación pretendida por la parte actora.

En razón de lo expuesto, el Consejo de Estado en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. DECLARAR la nulidad de las resoluciones 18210 del 30 de julio de 2004 y 9464 del 29 de abril de 2005, proferidas por la jefe de la división de signos distintivos y por el superintendente Delegado para la propiedad industrial, respectivamente, mediante las cuales se concedió el registro de la marca BT (Mixta) en la clase 9ª de la Clasificación Internacional de Niza, a favor de la sociedad British Telecommunications Public Limited Company.

2. ORDENAR a la Superintendencia Delegada para la Propiedad Industrial que a manera de restablecimiento del derecho proceda a cancelar el registro de la marca BT(mixta), expedido a nombre de la sociedad British Telecommunications Public Limited Company y a publicar la parte resolutiva de la presente providencia en la Gaceta de Propiedad Industrial.

Notifíquese, comuníquese y cúmplase.

Se deja constancia que la anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en sesión del 7 de febrero de 2013».