Sentencia 2005-00921 de mayo 6 de 2010

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Consejero Ponente:

Dr. Rafael E. Ostau De Lafont Pianeta

Rad.: 080012331000 2005 00921 01

Actor: Sociedad Comercializadora Internacional El Globo S.A.

Bogotá, D.C., seis de mayo de dos mil diez.

La Sala decide el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante contra la sentencia de 15 agosto de 2007, mediante la cual el Tribunal Administrativo del Atlántico niega las pretensiones de la demanda de acción de nulidad y restablecimiento del derecho que presentó contra la DIAN.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. El acto demandado.

Está conformado por la Resolución 2805 de 27 de septiembre de 2004, de la División de Liquidación de la U.A.E. DIAN, Administración de Aduanas de Barranquilla, por medio de la cual le impuso sanción de $171.572.004 por infracción aduanera; y su confirmatoria 3706 de 15 de diciembre de 2004, expedida por la división jurídica aduanera de la misma administración de aduanas, por medio de la cual resolvió el recurso de reconsideración interpuesto contra la anterior.

Los hechos y normas que le sirven de fundamento, cuya apreciación por el a quo es lo que cuestiona la actora en la sustentación del recurso, son en resumen los siguientes:

La actora importó, a través de la intermediaria Aduanas Avia Ltda SIA, una mercancía mediante la declaración de importación 09005020786295 presentada el 23 de mayo de 2003, bajo subpartida arancelaria 5211320000.

El examen técnico de la muestra de la mercancía sugirió la subpartida 55.14.22.00, por lo que el jefe grupo interno de control posterior le informó a la intermediaria mediante oficio la necesidad de cambiar la subpartida, dándole un plazo de 5 días a partir del recibo de la comunicación para que hiciera la corrección voluntaria de la referida declaración de importación.

La intermediara, el 30 de julio de 2003, respondió manifestando que allegaba borrador de la declaración de corrección y copia de sus documentos de soportes, porque el Ministerio de Comercio exterior no le había autorizado hasta ese momento la modificación del registro de importación Plan Vallejo, comprometiéndose a presentar los originales de la declaración y su modificación lo antes posible.

El 11 de agosto de 2003, la misma intermediaria remitió a la administración de aduanas la declaración de corrección de importación preimpreso 0262864, pero el jefe de grupo interno de trabajo de la división de fiscalización dispuso mediante auto preliminar adelantar las investigaciones para establecer “’las causales que den lugar a la expedición de una liquidación oficial “Estudio de corrección” a Aduanas Avia Ltda SIA”.

Mediante requerimiento de 22 de diciembre de 2003, la administración de aduana “requiere a Comercializadora Internacional El Globo S.A. con el objeto de solicitarles ‘poner a disposición de este despacho’, la mercancía objeto de la presente investigación’, dentro de los cinco (5) días siguientes contados a partir de la fecha del acuse del recibo del requerimiento”, porque se estableció que el tipo de declaración utilizado para corregir las inconsistencias no es correcto por que se modificó la descripción de la mercancía, por lo que incurrió en la causal señalada en el literal c) del artículo 132 del Decreto 2685 de 1999, y al no corresponder la descripción y el peso de la descrita en la declaración inicial con la del informe de análisis de muestras del laboratorio de la DIAN Barranquilla, la mercancía se tiene como no declarada (D. 2685/99, art. 232-1, lit. b)).

La Administración de Aduanas de Barranquilla profirió el requerimiento especial aduanero 2898 de 23 de julio de 2004 en el que le propone a Comercializadora Internacional El Globo S.A. una sanción equivalente al 200% del valor de la mercancía por $ 171.572.004, “Por no ser posible aprehender la mercancía”, al cual dio respuesta dicha sociedad, bajo el argumento central de que la mercancía sí está amparada válidamente por la declaración de corrección, ya que corregir la subpartida implica modificación automática del texto de la subpartida.

Tales circunstancias fueron apreciadas por la autoridad aduanera en el sentido de que por el carácter provisional del levante de la mercancía, el importador no tenía la libre disposición de la misma, por lo cual no se puede pregonar la validez de esa disposición; el término de 5 días dado en el requerimiento para su entrega, pues no se trataba de una respuesta a indagaciones de la administración (L. 223/95, art. 261), sino de cumplir una orden en ejecución de una medida cautelar (Res. 4240/2000, art. 431) y la ignorancia de las leyes no sirve de excusa, sin que se hubieren vulnerados el debido proceso, el principio de la presunción de la buena fe y de justicia.

Que el fondo del asunto lo constituye el cambio de la descripción de la mercancía en la declaración de corrección que originó la solicitud de la Administración para que el importador pusiera la mercancía a su disposición; declaración que procede en los eventos señalados en el artículo 234 del Decreto 2685 de 1999, modificado por el Decreto 1232 de 2001, el cual no incluye la descripción de la mercancía como susceptible de corrección.

Para solucionar la incongruencia arancelaria detectada se debió hacer uso de la declaración de legalización (D. 2685/99, art. 228), pagando el rescate respectivo (art. 231 ibídem).

Que no desconoce que la administración solicitó la presentación de la declaración de corrección al declarante Aduanas Avia, declaración ésta que resultaba insuficiente para enmendar la situación presentada, pero esta solicitud y su atención por el declarante no pueden ser considerados como suficientes para tener la mercancía como legalmente amparada por la declaración de importación. El haber detectado esa situación fue lo que impulsó el requerimiento ordinario de 22 de diciembre de 2003 y a considerar sin efectos la respectiva declaración de corrección.

Que por lo anterior, es claro que sí existía la obligación por parte de Comercializadora Internacional El Globo S.A., de atender en la forma indicada el precitado requerimiento, por lo cual procedió a imponerle la sanción comentada, apoyándose en el artículo 503 del Decreto 2685 de 1999.

2. La cuestión central de la alzada.

Así las cosas, el problema jurídico se centra, entonces, en dilucidar si la declaración de corrección que presentó la intermediaria Aduanas Avia Ltda. SIA, debió o no ser aceptada por la DIAN como amparo de la mercancía importada.

Atendiendo el artículo 132 del Decreto 2685 de 1999, es cierto que no tiene validez la declaración de corrección que se haga para subsanar la falta parcial o total de descripción de la mercancía o para modificarla amparando mercancías diferentes, según se lee a continuación:

“ART. 132.—Declaraciones que no producen efecto.

No producirá efecto alguno la declaración de importación cuando:

a) No se haga constar en ella la autorización del levante de la mercancía;

b) La declaración anticipada se haya presentado con una antelación a la llegada de la mercancía, superior a la prevista en este decreto o,

c) La declaración de corrección modifique la cantidad de las mercancías, subsane la omisión total o parcial de descripción o la modifique amparando mercancías diferentes, o cuando se liquide un menor valor a pagar por concepto de tributos aduaneros”.

Pero ocurre que en este caso la declaración de corrección presentada por la intermediaria, en representación de la actora, fue sugerida por la misma administración y el punto que le señaló como objeto de esa corrección fue el de la subpartida arancelaria inicial, que el declarante efectivamente atendió incluyendo también la subpartida arancelaria indicada por la DIAN: La 55.14.22.00.00 en lugar de la 5211320000.

Al no haberle hecho observación ni sugerencia distinta a la declarante como resultado del examen técnico que la DIAN le hizo a la muestra tomada de la mercancía importada, de suyo se entiende que en lo demás, la declaración estaba correcta y que la mercancía correspondía con su descripción, de suerte que su inconsistencia se circunscribía a la subpartida arancelaria.

Lo que razonablemente y en justicia correspondía, era haber tomado la declaración de corrección en lo que era viable y tenía validez, como era lo atinente a la subpartida arancelaria, tanto que fue lo sugerido por la DIAN, y desatenderla en lo concerniente a la modificación de la descripción de la mercancía, situación en la cual, la descripción que debía tenerse como válida era la de la declaración de importación inicial, a la que en ese momento la DIAN no le hizo ninguna observación como resultado del examen merceológico que le practicó a la mercancía.

Al efecto, se debe tener en cuenta que de todos modos la declarante presentó dos descripciones de la mercancía, la de la declaración inicial y la de la declaración de corrección, y una de las dos debía ser válida, que atendiendo los argumentos y apreciaciones de la DIAN, lo era la consignada en la declaración inicial.

Dicho de otra forma, no es de recibo que la autoridad aduanera sólo tenga en cuenta la descripción de la declaración de corrección para sancionar a la actora bajo la consideración de que no es válida, pero no tenga en cuenta la descripción de la declaración inicial para valorar la situación jurídica de la mercancía, pese a que al momento de sugerir la corrección de la subpartida no le hizo objeción alguna.

Si una descripción dada en la declaración inicial y, por ende, tenida como la válida, se sustituye o modifica por una descripción no válida en la declaración de corrección, en sana crítica se ha de asumir que se mantiene la inicial o, lo que es igual, la válida para los efectos de la valoración y examen de la situación jurídica de la mercancía.

Por ende, la DIAN bien pudo, y debió hacerlo, tomar en consideración la declaración de corrección sólo en lo que corresponde a la corrección de la subpartida, y desatenderla en la modificación de la descripción de la mercancía para, en su lugar, seguir ateniéndose a la de la declaración inicial, pues jurídicamente no hubo modificación de la descripción, justamente por la irrelevancia total de su modificación.

Tan es así que en el hecho 9º de la misma Resolución 2805 de 2004 se precisa que “Aduanas Avia Ltda. SIA al corregir la subpartida 52.11.32.00.00 registrada en la declaración de importación 09005020786295 del 23-05-03, por la subpartida 55.14.22.00.00 a través de la declaración de corrección 0747702044057-3 del 05-08-03 y de manera simultánea modifica la descripción de la mercancía, sin que tal error generara un menor pago de tributos, está frente a un hecho que no genera infracción administrativa sancionable” (negrillas son de la Sala).

Las situaciones procesales en materia sancionatoria no sólo deben ser consideradas en lo que sea adverso o desfavorable al encartado, sino también en lo que jurídicamente le sea favorable, y en todo caso se han de considerar de forma integral e imparcial, tomando en cuenta todas las circunstancias de hecho y de derecho que tengan relevancia para decidir el fondo del asunto.

Por consiguiente, la Sala observa que le asiste razón a la actora, en tanto aduce que no hubo una adecuada apreciación de los hechos y de la normatividad aplicada a los mismos, por parte del a quo, como tampoco en las resoluciones acusadas, y que por esa vía la DIAN incurrió en falsa motivación de éstas, así como en violación del principio de justicia consagrado en el artículo 2º del Decreto 2685 de 1999(1), por lo cual se revocará la sentencia apelada para, en su lugar, declarar la nulidad de esas resoluciones y disponer el restablecimiento del derecho de la actora, que no será otro que la desaparición de la obligación pecuniaria que comporta el pago de la multa, puesto que la actora no ha acreditado que hubiera hecho efectivo dicho pago.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. REVÓCASE la sentencia apelada, de 15 agosto de 2007, mediante la cual el Tribunal Administrativo del Atlántico niega las pretensiones de la demanda de acción de nulidad y restablecimiento del derecho que presentó contra la DIAN y, en su lugar, DECLÁRASE la nulidad de las resoluciones 2805 de 27 de septiembre de 2004, de la división de liquidación de la U.A.E. DIAN, Administración de Aduanas de Barranquilla, por medio de la cual le impuso a la actora sanción de $171.572.004.oo por infracción aduanera y, su confirmatoria, 3706 de 15 de diciembre de 2004, expedida por la División Jurídica Aduanera de la misma administración de aduanas, por medio de la cual resolvió el recurso de reconsideración interpuesto contra la anterior.

2. DECLÁRASE, en consecuencia, que la Sociedad Comercializadora Internacional El Globo S.A. no debe suma alguna por concepto de dicha sanción aduanera.

3. RECONÓCESE personería a la abogada María Cristina Arias Hernández, identificada con la cédula de ciudadanía 52.147.147 y T.P. 155.227, como apoderada de la Nación - U.A.E. Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, parte demandada en este proceso, en los términos del memorial poder que obra a folio 11 de este cuaderno.

Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese, publíquese y cúmplase.

La anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en su sesión del seis (6) de mayo de dos mil diez (2010).

(1) El citado principio reza: “ART. 2º—Principios orientadores. Para la aplicación de las disposiciones contenidas en este decreto se tendrán en cuenta, además de los principios orientadores establecidos en el artículo 3º del Código Contencioso Administrativo, los siguientes:

a) ...

b) Principio de justicia: Los funcionarios aduaneros con atribuciones y deberes que cumplir en relación con las facultades de fiscalización y control deberán tener siempre por norma en el ejercicio de sus actividades, que son servidores públicos, que la aplicación de las disposiciones aduaneras deberá estar presidida por un relevante espíritu de justicia y que el Estado no aspira a que al usuario aduanero se le exija más que aquello que la mismaley pretende. También deberán tener presente que el ejercicio de la labor de investigación y control tiene como objetivo detectar la introducción y salida de mercancías sin el cumplimiento de las normas aduaneras”.