Sentencia 2005-01147 de agosto 28 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación: 760012331000200501147-01

Nº Interno: 18501

Consejero Ponente:

Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas

Demandante: Empresa de Telecomunicaciones de Girardot S.A. ESP.

Demandado: UAE DIAN.

Asunto: Acción de nulidad y restablecimiento del derecho.

FALLO

Bogotá, D.C., veintiocho de agosto de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

La Sala decide el recurso de apelación interpuesto por la UAE DIAN contra la sentencia del Tribunal Administrativo del Valle del Cauca que declaró la nulidad de las resoluciones 244 del 14 de mayo de 2004 y 17 del 7 de septiembre de 2004, proferidas por la división de liquidación aduanera de la Administración de Aduanas de Cali, así como la Resolución 360 del 22 de octubre de 2004, expedida por la división jurídica aduanera de la Administración de Aduanas de Cali.

Para decidir el caso concreto es menester tener en cuenta que las declaraciones de importación temporal en arrendamiento que presentó la demandante obtuvieron levante en los años 1998 y 1999. Sin embargo, la reexportación se hizo en el año 2002, con fundamento en las normas vigentes a ese año y aplicables al caso concreto en virtud de lo previsto en el artículo 569 del Decreto 2685 de 1999(2).

En los años 1998 y 1999, fecha en que se presentaron las declaraciones de importación temporal a largo plazo en arrendamiento, regía el artículo 222 del Decreto 2666 de 1984(3) que definía la importación temporal de mercancías en arrendamiento en los siguientes términos:

“ART. 222.—Importación temporal de mercancías en arrendamiento. Se podrán importar temporalmente al país las maquinarias, equipos y los repuestos, partes y accesorios que vengan con ellos en un mismo embarque para desarrollar una actividad económica o social, cuando sean objeto de un contrato de arrendamiento con o sin opción de compra, ingresan por un plazo superior a seis (6) meses y cancelen los derechos de importación, impuestos sobre las ventas y cualquier otro gravamen, vigentes en la fecha de aceptación de la declaración, en forma proporcional al tiempo de permanencia autorizado.

La liquidación total de los derechos de importación a que haya lugar, se dividirá en tantas cuotas como haya sido pactado el arrendamiento o el “leasing” y su pago se realizará quince días antes de que deban remesarse al extranjero los pagos por arrendamiento.

(...).

Si se hace la reexportación antes del vencimiento del plazo concedido no existe devolución de los derechos pagados y las mercancías se considerarán extranjeras en el estado en que se encuentren”.

Y para el año 2002, fecha en que la empresa demandante reexportó la mercancía para finalizar las importaciones temporales que hizo en los años 1998 y 1998, regían los artículos 153 y 157 del Decreto 2685 de 1999, que en su versión original y actual, respectivamente, disponían:

“ART. 153.—Se podrán importar temporalmente al país bienes de capital, sus piezas y accesorios necesarios para su normal funcionamiento que vengan en un mismo embarque, cuando sean objeto de un contrato de arrendamiento con o sin opción de compra, ingresen por un plazo superior a seis (6) meses y liquiden los tributos aduaneros vigentes en la fecha de presentación y aceptación de la declaración.

El total de los tributos aduaneros liquidados a que haya lugar, se dividirá en tantas cuotas como cánones de arrendamiento se hayan pactado en el contrato de arrendamiento, con o sin opción de compra. El pago de cada cuota deberá realizarse con una anticipación de quince (15) días a la fecha en que deban remesarse al extranjero los pagos por concepto del respectivo canon de arrendamiento.

Cuando la duración del contrato de arrendamiento sea superior a cinco (5) años, con la última cuota correspondiente a este período, se deberá pagar el saldo de tributos aduaneros aún no cancelados. La mercancía podrá permanecer en el territorio aduanero nacional por el término de vigencia del contrato.

Se podrán celebrar contratos de arrendamiento financiero ‘leasing’ sobre bienes importados al país bajo la modalidad de importación temporal de largo plazo, sin que se genere la terminación de dicha modalidad de importación, ni la pérdida de los beneficios obtenidos con la misma. En los eventos consagrados anteriormente, el respectivo contrato deberá conservarse por el declarante, conforme al artículo155 del presente decreto.

PAR. 1º—En casos especiales, la autoridad aduanera podrá permitir la importación temporal a largo plazo de accesorios, partes y repuestos que no vengan en el mismo embarque, para bienes de capital importados temporalmente, siempre y cuando se importen dentro del plazo de importación del bien de capital.

En estos eventos, con anterioridad a la presentación y aceptación de la declaración de importación, deberá obtenerse la autorización correspondiente.

Durante el plazo de la importación temporal de aeronaves destinadas al transporte aéreo de carga o pasajeros, se podrán importar temporalmente, con el cumplimiento de los requisitos previstos en las normas aduaneras, los accesorios, partes y repuestos que se requieran para su normal funcionamiento, sin que deba obtenerse la autorización a que se refiere el inciso anterior.

PAR. 2º—En caso de importación de helicópteros y aerodinos de servicio público y de fumigación por el sistema de leasing, solo se causará impuesto sobre las ventas cuando se ejerza opción de compra de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1º del Decreto 2816 de 1991”.

“ART. 157.—Reexportación.

La mercancía importada temporalmente a largo plazo podrá ser reexportada en cualquier momento durante la vigencia del plazo señalado en la declaración de importación de que trata el artículo145 de este decreto, siempre que no haya sido aprehendida, y el declarante se encuentre al día en las cuotas correspondientes al término que efectivamente haya permanecido en el territorio nacional. En ningún caso la reexportación antes del vencimiento del plazo señalado, generará el pago de las cuotas semestrales futuras liquidadas en la declaración de importación, ni dará derecho a devolución de los tributos aduaneros que se hubieren cancelado”.

El caso concreto

La DIAN indicó que los actos administrativos demandados se ajustaron a lo dispuesto en el artículo 153 del Decreto 2685 de 1999, en la medida en que se estableció que la empresa demandante incumplió la obligación de pagar los tributos aduaneros causados en la importación temporal de mercancías en arrendamiento.

Para la DIAN, si bien el artículo 153 dispone que el pago de la cuota correspondiente a tributos aduaneros debe hacerse quince días antes de la fecha de la remesa del canon de arrendamiento al exterior, esa condición se predica solo de la oportunidad en que debe hacerse el pago, más no se considera una limitante de la obligación de pagar los tributos aduaneros causados mientras la mercancía permaneció y se usó en el país.

Para resolver, la Sala parte de los siguientes hechos probados, no discutidos:

— Entre la Empresa de Telecomunicaciones de Girardot S.A. ESP y la Compañía Global Telecomunications Operations Inc. se celebró un contrato de leasing internacional, cuyo objeto era la entrega a título de arrendamiento financiero o leasing de “Equipos de conmutación para 3.155 líneas telefónicas inalámbricas, cuyos componentes básicos constituyen una unidad funcional”. En ese contrato se estableció que los cánones de arrendamiento serían pagados por la demandante 6 meses después de presentada la última declaración de importación de los equipos (fl. 143, cdno. p.)

— Mediante la Resolución 3 del 2 de octubre de 1998, la DIAN le concedió a la demandante un plazo de 12 años para la importación de los bienes en arrendamiento sobre los que solicitó la importación temporal en largo plazo, y le concedió la prerrogativa de pagar los tributos aduaneros semestre vencido, en diez cuotas, con la advertencia de que llegado el quinto año de la importación, el usuario debía pagar el 100% de los tributos aduaneros causados. En el expediente no hay evidencia de que esa resolución se hubiera controvertido, modificado o revocado.

— Mediante escrito del 29 de septiembre de 1998, la empresa demandante solicitó a la DIAN la autorización de un plazo mayor (12 años) al indicado en la ley, para la importación temporal a largo plazo.

— El declarante autorizado Alpopular S.A., presentó en nombre de la demandante las siguientes declaraciones de importación de las mercancías en arrendamiento:

DeclaraciónFecha de presentaciónFecha de levante
0258301052537511 nov./9820 nov./98
55128725000926818 nov./9827 nov./98
0258301052570920 nov./981º dic./98
0258301052598427 nov./9815 dic./98
025830105261372 dic./9816 dic./98
025830152959126 abr./993 mayo/99

— Para garantizar el pago de los tributos aduaneros originados en las anteriores declaraciones de importación, la demandante constituyó sendas pólizas de cumplimiento, otorgadas por la Compañía Aseguradora de Fianzas S.A. Confianza.

— Mediante otrosí al contrato de leasing del 7 de diciembre de 1999, se precisó que los cánones de arrendamiento se empezarían a pagar 5 meses después de la fecha de suscripción del acta de recibo a satisfacción y puesta en funcionamiento de la mercancía importada.

— El revisor fiscal de la empresa actora certificó que al día 30 de noviembre de 2000, la empresa no había pagado a Global Telecomunications Operations Inc. los cánones de arrendamiento por los bienes recibidos en leasing internacional, originados en los contratos de leasing.

— Con ocasión del requerimiento hecho por la DIAN el día 30 de abril de 2001, la empresa demandante le remitió a la entidad la copia del acta de terminación del contrato de leasing internacional que suscribió con la Empresa Global Telecomunications Operations Inc., y solicitó se le indicaran los trámites que debía seguir para obtener la reexportación de los equipos importados temporalmente. Igualmente, la parte actora informó que a la fecha de terminación del contrato de leasing (jun. 29/2001), no había pagado los cánones de arrendamiento pactados.

— El 20 de diciembre de 2002, con el número 0314011009560, la Administración de Aduanas de Bogotá certificó la exportación definitiva, hacia la zona franca de Bogotá, de las mercancías que inicialmente la demandante importó bajo la modalidad de temporal a largo plazo.

— El día 11 de febrero de 2004, el representante legal de la SIA OPE Aduanera Ltda., que se encargó de hacer la exportación de la mercancía a la zona franca de Bogotá, le informó a la DIAN que no existió incumplimiento de las obligaciones aduaneras originadas en la importación temporal a largo plazo de mercancías en arrendamiento por parte de la empresa demandante.

— La DIAN, en los actos administrativos demandados, fijó la suma de $ 516.263.363, a cargo de la demandante, correspondiente a los tributos aduaneros derivados de las declaraciones de importación que presentó, correspondiente al período comprendido entre el 3 de mayo de 1999 (fecha de levante de la última declaración) hasta el 20 de diciembre de 2002 (fecha en que se reexportó la mercancía).

De los hechos narrados, la Sala considera que no se configura la violación del artículo 153 del Decreto 2685 de 1999, por cuanto, ese artículo, en su redacción original, como se vio, preveía la forma en que se debían liquidar los tributos aduaneros, pero respecto de las mercancías importadas a partir de la entrada en vigencia de ese decreto.

Las declaraciones de importación presentadas en los años 1998 y 1999 se regían, se reitera, por el artículo 222 del Decreto 2666 de 1984, que, al igual que el texto original del artículo 153 del Decreto 2685 de 1999(4), preveía que el monto total de los tributos aduaneros a pagar se debían dividir en tantas cuotas como cánones de arrendamiento se hubieran pactado en el contrato de leasing.

Sin embargo, es un hecho cierto que mediante la Resolución 3 del 2 de octubre de 1998, la DIAN le concedió a la demandante un plazo de 12 años de permanencia de las mercancías importadas temporalmente en arrendamiento, y le concedió que pagara los tributos aduaneros semestre vencido, en diez cuotas, con la advertencia de que llegado el quinto año de permanencia de la mercancía en el país, debía pagar el 100% de los tributos aduaneros causados.

Como se precisó en los hechos probados y no discutidos, en el expediente no hay evidencia de que esa resolución se hubiera controvertido, modificado o revocado.

Por el contrario, las declaraciones de importación que reposan en el expediente dan cuenta de que la demandante accedió a importar la mercancía en esas condiciones pues en la casilla prevista para consignar el número de cuotas de tributos aduaneros que se comprometió a pagar, anotó el número diez (10), que equivale a diez cuotas semestrales.

Valga precisar que, en vigencia del Decreto 1909 de 1992, la obligación aduanera nacía por la introducción de la mercancía de procedencia extranjera al territorio nacional(5). Y los tributos aduaneros se causaban en la fecha de presentación de la respectiva declaración de importación en los bancos y demás entidades financieras(6).

De ahí que, acertó la DIAN cuando explicó que los plazos que el usuario aduanero debía cumplir para pagar los tributos aduaneros no determinan la fecha de causación.

De la misma manera, la causación de los tributos aduaneros no estaba sometida a la condición resolutoria que la demandante pactó en el contrato de leasing, pues, se reitera, los tributos aduaneros se causaron por la introducción de los bienes al territorio nacional, independientemente de que por cumplimiento de la condición resolutoria pactada en el contrato de leasing, tales bienes hayan tenido que reexportarse. En consecuencia, tampoco se vulneraron los artículos 1530 y 1536 del Código Civil que regulan las obligaciones condicionales y la condición resolutoria en los contratos civiles.

Lo expuesto es suficiente para denegar la nulidad de los actos demandados. Sin embargo, la Sala añade que esos actos también se ajustaron a derecho porque no exigieron el pago total de los tributos aduaneros, sino el pago de las cuotas causadas y vencidas hasta la fecha de la exportación, tal como lo manda el artículo 157 del Decreto 2685 de 1999 que dispone que “en ningún caso la reexportación antes del vencimiento del plazo señalado, generará el pago de las cuotas semestrales futuras liquidadas en la declaración de importación”.

El artículo 157 del Decreto 2685 de 1999, como se precisó, era aplicable al caso concreto, por mandato del artículo 569 del mismo estatuto que dispuso que las declaraciones presentadas con anterioridad al 1º de julio del año 2000, se tramitarían de conformidad con las disposiciones vigentes hasta antes de dicha fecha, “salvo lo relacionado con la modificación de la declaración, a la cual se le aplicarán las disposiciones contempladas en el presente decreto”.

Ahora bien, como la demandante también alegó la violación de los artículos 209, 228 y 333 de la Carta Política, por el hecho de que, a su juicio, en este caso se debe dar prevalencia a la sustancia sobre la forma y al desarrollo de la libre empresa, la Sala precisa que no se configura la causal de nulidad porque, en el presente caso, precisamente, se trata de dar prevalencia a un asunto sustancial como es el pago de los tributos aduaneros legalmente causados. El pago de esos tributos garantiza que se cumpla el principio de la libre empresa que exige, ante todo, que se desarrolle en condiciones de sana competencia, lo que implica, necesariamente, que las empresas paguen los tributos aduaneros que por ley les corresponde.

Tampoco se vulneró la Circular 175 de 2001 de la DIAN que trata sobre el principio de la seguridad jurídica que se debe tener en cuenta en todas las actuaciones iniciadas por las autoridades tributarias y aduaneras, puesto que, además de los argumentos ya analizados, la demandante no precisó razones distintas por las que, a su juicio, se habría vulnerado esa circular.

La alusión a que la Administración de Aduanas de Cartagena habría decidido un caso análogo al que ahora se analiza en el sentido de exonerar a otro usuario aduanero de los tributos aduaneros no constituye causal de nulidad de los actos administrativos demandados pues, tales causales deben estar referidas a la violación de normas concretas, como las que se citaron en la demanda, de cuyo examen esta Sala concluye que no se configura violación de ninguna índole.

Por lo expuesto, prospera el recurso de apelación de la DIAN.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. REVÓCASE la sentencia apelada. En su lugar, NIÉGANSE las pretensiones de la demanda, por las razones aducidas en esta providencia.

2. RECONÓCESE personería a la abogada Nohora Elizabeth Sánchez, como apoderada de la UAE Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, en los términos y para los efectos del poder otorgado.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

(2) ART. 569.—Transitorio-Regímenes aduaneros. Las declaraciones presentadas con anterioridad al 1º de julio del año 2000, se tramitarán de conformidad con las disposiciones vigentes hasta antes de dicha fecha, salvo lo relacionado con la modificación de la declaración, a la cual se le aplicarán las disposiciones contempladas en el presente decreto.

(3) Este artículo no fue derogado por el artículo 111 del Decreto 1909 de 1992.

(4) El texto vigente en la actualidad dice:

ART. 153.—Importación temporal de mercancías en arrendamiento.

“Artículo modificado por el artículo 9º del Decreto 4136 de 2004. El nuevo texto es el siguiente:” Importación temporal de mercancías en arrendamiento. Se podrán importar temporalmente al país bienes de capital, sus piezas y accesorios necesarios para su normal funcionamiento que vengan en un mismo embarque, cuando sean objeto de un contrato de arrendamiento con o sin opción de compra, ingresen por un plazo superior a seis (6) meses y liquiden los tributos aduaneros vigentes en la fecha de presentación y aceptación de la declaración.

En la declaración de importación temporal de mercancías en arrendamiento se liquidarán los tributos aduaneros en dólares de los Estados Unidos de Norteamérica a las tarifas vigentes en la fecha de su presentación y aceptación y se señalará el término de permanencia de la mercancía en el territorio aduanero nacional, de acuerdo con el contrato.

Los tributos aduaneros así liquidados se distribuirán en cuotas semestrales iguales por el término de permanencia de la mercancía en el territorio aduanero nacional. Las cuotas se pagarán por semestres vencidos, contados a partir de la fecha de obtención del levante, para lo cual, se convertirán a pesos colombianos a la tasa de cambio vigente en el momento de su pago.

Cuando la duración del contrato de arrendamiento sea superior a cinco (5) años, con la última cuota correspondiente a este período, se deberá pagar el saldo de tributos aduaneros aún no cancelados. La mercancía podrá permanecer en el territorio aduanero nacional por el término de vigencia del contrato.

Se podrán celebrar contratos de arrendamiento financiero leasing sobre bienes importados al país bajo la modalidad de importación temporal de largo plazo, sin que se genere la terminación de dicha modalidad de importación, ni la pérdida de los beneficios obtenidos con la misma. En los eventos consagrados anteriormente, el respectivo contrato deberá conservarse por el declarante, conforme al artículo 155del presente decreto.

PAR. 1º—En casos especiales, la autoridad aduanera podrá permitir la importación temporal a largo plazo de accesorios, partes y repuestos que no vengan en el mismo embarque, para bienes de capital importados temporalmente, siempre y cuando se importen dentro del plazo de importación del bien de capital.

En estos eventos, con anterioridad a la presentación y aceptación de la declaración de importación, deberá obtenerse la autorización correspondiente.

Durante el plazo de la importación temporal de aeronaves destinadas al transporte aéreo de carga o pasajeros, se podrán importar temporalmente, con el cumplimiento de los requisitos previstos en las normas aduaneras, los accesorios, partes y repuestos que se requieran para su normal funcionamiento, sin que deba obtenerse la autorización a que se refiere el inciso anterior.

PAR. 2º—En caso de importación de helicópteros y aerodinos de servicio público y de fumigación por el sistema de leasing, sólo se causará impuesto sobre las ventas cuando se ejerza opción de compra de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1º del Decreto 2816 de 1991.

(5) Artículo 2º del Decreto 1909 de 1992.

(6) Artículo 7º del Decreto 1909 de 1992.