Sentencia 2005-01814 de mayo 27 de 2010

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: Expediente 250002327000200501814 01 (16963)

Magistrado Ponente:

Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas

Demandante: BBVA participaciones internacional S.L.

Demandado:  UAE DIAN

Fallo

Bogotá, D.C., veintisiete de mayo de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

En los términos de los recursos de apelación presentados por las partes, corresponde a la Sala decidir si se ajustan a derecho la Resolución 608-1706 del 27 de octubre de 2004 y la 684-23 del 27 de junio de 2005.

La controversia se concreta a determinar si procede el reconocimiento de intereses de mora a favor del demandante a partir del vencimiento del término que tenía la DIAN para decidir la solicitud de devolución que el actor presentó el 31 de julio de 2003. Si se determina que sí había lugar a ese reconocimiento, se deberá precisar si es procedente aplicar a la devolución a favor de los contribuyentes, las reglas de imputación del artículo 804 del estatuto tributario.

Para el efecto, la Sala destaca los siguientes hechos probados:

1. El demandante presentó declaración de renta por el año gravable 2001 con saldo a favor de $ 978.524.000. Aunque la declaración de renta no reposa en el expediente, este hecho no se discute por las partes.

2. El 31 de julio de 2003, el actor solicitó la devolución del saldo a favor por valor de $ 978.524.000(1).

3. Mediante Resolución 608-1901 del 30 de diciembre de 2003, la división de recaudación de los grandes contribuyentes de la DIAN rechazó la devolución del saldo a favor, porque el demandante no estaba obligado a declarar(2) por el año gravable 2001, habida cuenta de que para ese año no obtuvo ingresos.

4. Oportunamente, la sociedad actora presentó recurso de reconsideración(3). Mediante Resolución 685-000001 del 1º de septiembre de 2004, la división de recaudación de los grandes contribuyentes de la DIAN revocó la Resolución 608-1901, pero no para reconocer la devolución del saldo a favor, sino para conminar al demandante a tramitar la solicitud de devolución por pago de lo no debido.

Esa resolución se notificó personalmente el 6 de septiembre de 2004(4).

5. El 9 de septiembre de 2004, el demandante presentó la solicitud de devolución por pago de lo no debido(5) por $ 978.524.000, correspondientes al anticipo por el año gravable 2001 que declaró en la declaración de renta del año 2000. El 50% de ese anticipo lo pagó el actor con la declaración y el saldo, mediante recibo de pago presentado el 14 de junio de 2001(6).

6. Mediante Resolución 608-1706 del 20 de octubre de 2004, la división de recaudación de los grandes contribuyentes de la DIAN reconoció y ordenó la devolución a favor del actor de $ 978’524.000 por pago de lo no debido generado en el anticipo liquidado por el año gravable 2001, correspondiente a la declaración de renta del año gravable 2000. Sin embargo, negó el reconocimiento de los intereses pedidos.

El 21 de octubre de 2004, la resolución se notificó por correo(7).

7. Oportunamente, el actor presentó recurso de reconsideración, en cuanto a que la DIAN negó el reconocimiento de los intereses pedidos(8). Mediante Resolución 684-23 del 27 de junio de 2005, la división de recaudación de los grandes contribuyentes de la DIAN resolvió el recurso de reconsideración y confirmó la Resolución 608-1706.

Como fundamento para confirmar el rechazo al reconocimiento de intereses la administración dijo:

“Entonces, habida cuenta de que los intereses moratorios a favor del contribuyente se causan ‘a partir del vencimiento del término para devolver y hasta la fecha de giro del cheque, emisión del título o consignación’ y que el plazo concedido para tal efecto al tenor de lo dispuesto por el artículo 855 del estatuto tributario es ‘dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha de la solicitud de devolución presentada oportunamente y en debida forma’, no existe por parte de la administración tributaria obligación alguna de reconocerle los intereses a la sociedad de autos (sic), sobre el valor cuyo reconocimiento y devolución fue ordenada mediante la Resolución 608-176 expedida el 20 de octubre de 2004 y notificada por correo certificado el 21 del mismo mes y año, dado el hecho de que la solicitud por ‘pago de lo no debido’ fue radicada en debida forma el 9 de septiembre de 2004, dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a la enunciada solicitud”.

Con fundamento en los hechos expuestos, decide la Sala los asuntos objeto de controversia.

De si procede el reconocimiento de intereses de mora a favor del demandante a partir del vencimiento del término que tenía la DIAN para decidir la solicitud de devolución que presentó el 31 de julio de 2003

El artículo 863 del estatuto tributario dispone:

“ART. 863.—Intereses a favor del contribuyente. Cuando hubiere un pago en exceso o en las declaraciones tributarias resulte un saldo a favor del contribuyente, solo se causarán intereses corrientes y moratorios, en los siguientes casos:

(...).

Se causan intereses moratorios, a partir del vencimiento del término para devolver y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación (...).

De conformidad con el artículo 855 del estatuto tributario, la administración de impuestos debe devolver, previa las compensaciones a que haya lugar, los saldos a favor originados en los impuestos sobre la renta y complementarios y sobre las ventas dentro de los treinta días siguientes a la fecha de la solicitud de devolución presentada oportunamente y en debida forma. Este término también se aplica para la devolución de impuestos pagados y no causados o pagados en exceso.

En el caso concreto se encuentra probado que el demandante presentó, por el año gravable 2001, la declaración de renta con un saldo a favor de $ 978’524.000. Así mismo, que esa cifra correspondía al anticipo que el demandante declaró y pagó en su declaración de renta del año 2000.

También está probado que, según la DIAN, el demandante no debió presentar esa declaración, porque para el año gravable en comento no estaba obligado a hacerlo en consideración a que no generó ingresos. En esa medida, la declaración no producía efectos, razón que motivó a la DIAN a conminarlo a presentar otra solicitud de devolución, pero no por saldo a favor sino por pago de lo no debido.

Para la Sala, ese proceder de la DIAN vulneró los principios de economía, celeridad y eficacia de la actuación administrativa, pues, no obstante que teóricamente pueden establecerse diferencias entre el saldo a favor y el pago de lo no debido, lo cierto es que el trámite previsto para la devolución, por los dos conceptos, es el mismo.

En efecto, el artículo 850 del estatuto tributario dispone que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales deberá devolver oportunamente a los contribuyentes, los pagos en exceso o de lo no debido, siguiendo el mismo procedimiento que se aplica para las devoluciones de los saldos a favor.

Ese procedimiento está reglamentado en el Decreto 1000 de 1997 que previó requisitos generales de la solicitud de devolución o compensación (art. 3º). Como requisitos especiales en el impuesto de renta (art. 5º). También son comunes las causales de inadmisión y rechazo (E.T., arts. 857 y D. 1000/97, art. 8º).

En el caso particular, está probado que el saldo a favor que el demandante solicitó en devolución se derivó del anticipo que declaró y pagó por el año gravable 2001 en la declaración de renta del año 2000. Si bien las declaraciones de renta se circunscriben al año gravable correspondiente, es claro que, conforme con el artículo 807 del estatuto tributario, el anticipo constituye una obligación a cargo de los contribuyentes que consiste en pagar un porcentaje determinado en su liquidación privada, a título de parte de pago del impuesto de renta del año siguiente al gravable.

En ese orden de ideas, no es acertado el argumento que esgrimió la DIAN en el sentido de que las solicitudes de devolución pertenecían a periodos gravables diferentes, pues el anticipo está referido al año gravable 2001 en las dos declaraciones.

Adicionalmente, aunque la petición de devolución se presenta en los formatos preestablecidos por la DIAN y está probado que el demandante modificó la petición y referenció para la primera solicitud la declaración de renta del año 2001 y para la segunda, la declaración de renta del año 2000, el monto que se solicitó devolver es el mismo y el origen del pago no debido, también.

Tampoco era pertinente que la DIAN revocara el rechazo de la solicitud de devolución para conminar al demandante a presentar otra, a efectos de eludir el pago de los intereses de mora. En la medida en que fue la misma administración la que propició que se abriera otra actuación administrativa, en detrimento de los principios de eficacia, economía y celeridad, cuando pudo encauzar, de manera diligente la primera solicitud, se causaron en su contra, los intereses de mora.

En consecuencia, sí se vulneraron los artículos 863 y 855 del estatuto tributario y, por lo tanto, sí había lugar al reconocimiento de intereses, a partir del vencimiento del término que tuvo la DIAN para responder la solicitud que el demandante formuló el 31 de julio de 2003, esto es, a partir del 15 de septiembre de 2003, como lo determinó el a quo.

En consecuencia, el cargo de apelación de la DIAN no prospera.

De si es procedente aplicar a la devolución a favor de los contribuyentes, las reglas de imputación del artículo 804 del estatuto tributario

En el recurso de apelación, la parte actora interpretó que de conformidad con el artículo 804 del estatuto tributario, los pagos que debía realizar la DIAN, a título de devolución a favor del contribuyente, debían imputarse primero a intereses y luego a capital, de la siguiente forma:

Monto cuya devolución se ordenó$ 978’524.000
Imputación a intereses $ 274’809.000
Imputación a capital$ 703’715.000
Valor que la administración adeuda por concepto de capital y sobre la que deberían reconocerse intereses$ 274’809.000

 

El artículo 804 del estatuto tributario dispone:

“ART. 804.—Prelación en la imputación del pago. Los pagos que por cualquier concepto hagan los contribuyentes, responsables o agentes de retención deberán imputarse al periodo e impuesto que indique el contribuyente, responsable o agente de retención en la siguiente forma: primero a las sanciones, segundo, a los intereses y por último a los anticipos, impuestos o retenciones junto con la actualización por inflación cuando hubiere lugar a ello (...)”.

La norma citada es clara en cuanto dispone que las reglas de imputación se aplican a los pagos que hagan los contribuyentes, no a los pagos que haga el Estado a los contribuyentes.

En este orden de ideas, es infundada la pretensión que planteó el demandante en el recurso de apelación.

En consecuencia, el cargo de apelación del demandante no prospera.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley

FALLA:

1. CONFÍRMASE la sentencia del 4 de octubre de 2007, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, por las razones expuestas.

2. RECONÓCESE personería jurídica a la abogada Martha Jeannette Pinzón Muñoz, como apoderada judicial de la DIAN.

Cópiese, notifíquese, y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Folio 41 del cuaderno principal.

(2) Folios 42-43 del cuaderno principal.

(3) Folios 56-58 del cuaderno principal.

(4) Folios 44-50 del cuaderno principal.

(5) Folios 53-55 del cuaderno principal.

(6) Folios 22 y 23 del c. a.

(7) Folios 17-22 del cuaderno principal.

(8) Folios 34-40 del cuaderno principal.