Sentencia 2005-05041 de abril 17 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA - SUBSECCIÓN A

Referencia: 050012331000200505041 01

Radicación: 1031-2012

Consejero Ponente:

Dr. Alfonso Vargas Rincón

Actor: Martha Sofía Arias Grajales y otro

Bogotá, D.C., diecisiete de abril de dos mil trece.

EXTRACTOS: Para resolver, se

Considera

En el recurso de apelación expone la demandada que la calificación de la muerte del Teniente Hader Bedoya Palacio no puede ser calificada como actos especiales del servicio, toda vez que no se dio en alguna de las circunstancias previstas por el Decreto 1212 de 1990, sino que al haber asesinado por un sicario su muerte debe calificarse con en actos propios del servicio policial.

De acuerdo con lo anterior, el problema jurídico se contrae a establecer si la muerte del Teniente Hader Bedoya Palacio debe ser calificada con ocurrida en actos especiales del servicio, y en consecuencia el ascenso póstumo al grado de Capitán y el reconocimiento y pago de las prestaciones que de ello se derivan para sus beneficiarios.

Sobre el particular se observa que esta Subsección, mediante sentencia de 7 de octubre de 2010(1) se pronunció sobre el mismo problema jurídico. En esa oportunidad consideró lo siguiente:

En consecuencia, el problema jurídico se contrae a dilucidar si la muerte del actor, según las normas aplicables, se puede calificar como en actos meritorios del servicio por acción del enemigo o simplemente como en actos del servicio, como lo expresa la Resolución acusada.

El artículo 164 del Decreto 1212 de 1990, aplicable para la fecha en que sucedieron los hechos, disponía:

ART. 164.—Muerte en actos del servicio. Durante la vigencia del presente estatuto, a la muerte de un oficial o suboficial de la Policía Nacional en servicio activo, ocurrida en actos del servicio o por causas inherentes al mismo, sus beneficiarios, en el orden establecido en el presente decreto tendrán derecho a las siguientes prestaciones:

a. A que el tesoro público les pague, por una sola vez, una compensación equivalente a tres (3) años de los haberes correspondientes al grado del causante, tomando como base las partidas señaladas en el artículo 140 de este estatuto.

b. Al pago doble de la cesantía por el tiempo servido por el causante.

c. Si el oficial o suboficial hubiere cumplido doce (12) años o más de servicio, a que por el tesoro público se les pague una pensión mensual, la cual será liquidada y cubierta en la misma forma de la asignación de retiro, de acuerdo con el grado y tiempo de servicio del causante.

Por su parte, el artículo 165, dispone que se entienden por actos meritorios del servicio, aquellos en que el oficial o suboficial se enfrente a grave e inminente peligro, en defensa de la vida, honra y bienes de las personas, caso en el cual establece en su favor, los siguientes derechos:

ART. 165.—Muerte en actos especiales del servicio. A partir de la vigencia del presente estatuto, el oficial o suboficial de la Policía Nacional que muera en servicio activo, en actos meritorios del servicio, en combate o como consecuencia de la acción del enemigo bien sea en conflicto internacional o en mantenimiento o restablecimiento del orden público, será ascendido en forma póstuma al grado inmediatamente superior, cualquiera que fuere el tiempo de servicio en su grado. Además sus beneficiarios, en el orden establecido en este estatuto, tendrán derecho a las siguientes prestaciones:

a. A que el tesoro público les pague por una sola vez, una compensación equivalente a cuatro (4) años de los haberes correspondientes al grado conferido al causante, tomando como base las partidas señaladas en el artículo 140 de este decreto.

b. Al pago doble de la cesantía por el tiempo servido por el causante.

c. Si el oficial o suboficial hubiere cumplido doce (12) o más años de servicio, a que el tesoro público les pague una pensión mensual, la cual será liquidada y cubierta en la misma forma de la asignación de retiro, de acuerdo con el grado y tiempo de servicio del causante.

d. Si el oficial o suboficial no hubiere cumplido doce (12) años de servicio, sus beneficiarios en el orden establecido en este estatuto, con excepción de los hermanos tendrán derecho a que el tesoro público les pague una pensión mensual equivalente al cincuenta por ciento (50%) de las partidas de que trata el artículo 140 de este decreto.

Son pues, tres las circunstancias que dan lugar a las anteriores prestaciones:

— Muerte en actos meritorios del servicio

— Muerte en combate

— Muerte como consecuencia de la acción del enemigo ya sea en conflicto internacional o en tareas de mantenimiento del orden público interno.

En el presente asunto, no existe duda de que las dos últimas hipótesis no se presentaron, por cuanto como quedó visto, el oficial se encontraba en su casa de la cual salió para hacer una llamada telefónica, momento en el cual sucedió el ataque.

Corresponde en consecuencia, dilucidar si murió en desarrollo de un acto meritorio del servicio y para el efecto es necesario precisar que la denominación de acto meritorio lleva implícita la noción de la realización de un acto que supere el normal ejercicio del deber y que sea digno de premio o galardón.

En el presente asunto, según las pruebas allegadas al expediente el actor el 9 de noviembre del año 2001, capturó a cuatro personas que momentos antes habían hurtado la suma de U$ 9.040, quienes residían en el mismo barrio del actor, según anotación que se hace dentro de las hipótesis que se relacionan en el informativo del homicidio.

En otro operativo, celebrado el 4 de junio de 2002, en la vereda La Ilusión, logró la captura de cinco personas sorprendidas en el momento en que se dedicaban al hurto de combustible, así como la inmovilización de dos vehículos y la incautación de elementos varios utilizados en cada actividad ilícita.

Las anteriores fueron las hipótesis que se manejaron alrededor de la muerte de Hader Bedoya Palacios y que finalmente llevaron a que el Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, calificara la muerte como ocurrida “en actos especiales del servicio”.

No obstante, considera la Sala que los anteriores fueron actos del ejercicio normal del servicio y si bien es posible que la muerte hubiera acaecido como consecuencia de los operativos señalados y en represalia por ellos, lo cierto es que las circunstancias que la rodearon se enmarcan dentro de lo señalado en el artículo 164 del Decreto 1212 de 1990, es decir, por causas inherentes al mismo, pues se trató del ejercicio rutinario de sus funciones.

En las anteriores condiciones, no asiste razón a la parte actora y en consecuencia habrán de denegarse las súplicas de la demanda, puesto que el acto acusado conserva la presunción de legalidad al no haber sido probados los vicios que se le atribuyen.

Con fundamento en las anteriores consideraciones se negaron las pretensiones de la demanda, al concluir que la muerte del Teniente Hader Bedoya Palacio ocurrió en circunstancias que se enmarcan en lo dispuesto por el artículo 164 del Decreto 1212 de 1990, esto es muerte en actos del servicio, pues obedeció a causas inherentes al mismo.

En consecuencia, como al presente asunto no fueron aportados fundamentos fácticos nuevos, distintos a los ya analizados por la Sala, las pretensiones de la demanda no están llamadas a prosperar, motivo por el cual se revocará la sentencia del Tribunal Administrativo de Antioquia que accedió a las pretensiones de la demanda, para en su lugar negarlas.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección A, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

REVÓCASE la sentencia de 8 de febrero de 2012 proferida por el Tribunal Administrativo de Antioquia, que accedió a las pretensiones de la demanda.

En su lugar, se dispone:

DENIÉGANSE las súplicas de la demanda.

Cópiese, notifíquese y ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

(1) Consejo de Estado, Sección Segunda, Subsección A, Radicación: 110010325000200300389 01; Expediente 4561-03; Actor: Martha Sofía Arias Grajales y/o.