Sentencia 2006-00017 de diciembre 15 de 2011

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Rad.: 110010326000200600017-00 (32730)

Consejera Ponente:

Dra. Ruth Stella Correa Palacio

Actor: Cementos Argos S.A.

Demandado: Nación-Ministerio de Medio Ambiente

Asunto: Acción de nulidad y restablecimiento del derecho - Recurso de Súplica

Bogotá, D.C., quince de diciembre de dos mil once.

EXTRACTOS: «Consideraciones

Revisado el expediente, la Sala revocará el auto objeto de recurso y ordenará tramitar únicamente la objeción por error grave al dictamen presentado por el ingeniero Horst Joachim Waldmann Fernández, decisión a la cual se llega previo análisis de los siguientes temas: 1) De la prueba pericial 2) El caso concreto.

1. De la prueba pericial.

El artículo 233 del Código de Procedimiento Civil establece la procedencia de la peritación así:

“ART. 233 La peritación es procedente para verificar hechos que interesen al proceso y requieran especiales conocimientos científicos, técnicos o artísticos

(...)”.

1.1. La prueba pericial, es uno de los medios de convicción del juez para establecer la veracidad de los hechos debatidos en el proceso que requieren de la participación de una persona que por sus estudios o por su experiencia, pueda aportar conocimientos especializados en aspectos técnicos, científicos o artísticos, relacionados con el litigio.

El numeral 6º del artículo 237 del Código de Procedimiento Civil, establece la forma en que dicho dictamen debe ser presentado, al exigir que el mismo “debe ser claro, preciso y detallado” y que debe explicar “lo exámenes, experimentos e investigaciones efectuados, lo mismo que los fundamentos técnicos, científicos o artísticos de las conclusiones”, como quiera que de no ser así, se trataría simplemente de una opinión respecto de la cual no existirá posibilidad alguna de aclaración o adición y mucho menos de contradicción a través de la objeción por error grave.

De conformidad con lo anterior, el dictamen no solo debe señalar expresamente los fundamentos de sus conclusiones, sino que a la vez debe absolver todos aquellos puntos sobre los cuales se decretó, de lo contrario, las partes podrán solicitar que se aclare adicione u objetarlo por error grave, con la finalidad de que se complementen los puntos propuestos.

Y sobre el procedimiento de la contradicción del dictamen pericial el artículo 238 del Código de Procedimiento Civil, señala:

“1. Del dictamen se correrá traslado a las partes por tres días durante los cuales podrán pedir que se complemente o aclare, u objetarlo por error grave (subrayado por fuera del texto original).

2. Si lo considera procedente, el juez accederá a la solicitud de aclaración o adición del dictamen, y fijará a los peritos un término prudencial para ello, que no podrá exceder de diez días.

3. Si durante el traslado se pide complementación o aclaración del dictamen, y además se le objeta, no se dará curso a la objeción sino después de producidas aquéllas, si fueren ordenadas.

4. De la aclaración o complementación se dará traslado a las partes por tres días, durante los cuales podrán objetar el dictamen, por error grave que haya sido determinante de las conclusiones a que hubieren llegado los peritos o porque el error se haya originado en éstas (...)”.

2. El caso concreto.

Revisado el expediente, encuentra la Sala que dentro del término de traslado(1) del dictamen pericial rendido por el ingeniero Horst Joachim Waldmann Fernández, la entidad demandada lo objetó por error grave. Si bien, en la parte final de su escrito solicita que el mismo se aclare, lo cierto es que los argumentos esbozados por el objetante no se encaminan a buscar su complementación o aclaración sino que pretenden restarle mérito probatorio al dictamen, controvirtiendo la idoneidad del perito y argumentando que la experticia se rindió sobre aspectos que no eran propios de su objeto. Por tal razón, esa solicitud no puede ser tenida como una de aclaración o complementación del dictamen sino únicamente como una objeción de éste por error grave.

En cuanto al escrito presentado por el demandado, el 8 de noviembre de 2010, en el que solicitó la complementación del dictamen pericial al afirmar que el perito omitió pronunciarse sobre algunos aspectos que eran fundamentales, la Sala no lo tendrá en cuenta, dado que dicha petición fue extemporánea en los términos del numeral primero del artículo 238 del Código de Procedimiento Civil.

El auto de 27 de octubre de 2010, mediante el cual se corrió traslado por tres días del dictamen pericial rendido por el ingeniero Horst Joachim Waldmann Fernández, se notificó por estado el 2 de noviembre de 2010; tal término venció el 5 de noviembre del mismo año, por tal razón, el escrito de complementación de 8 de noviembre de 2010, fue extemporáneo.

Precisa la Sala, que no le asiste razón al objetante cuando afirma que este escrito da alcance a aquel presentado el 5 de noviembre de 2010, como quiera que no se trata de una ampliación de los argumentos esgrimidos en la solicitud de objeción por error grave sino que corresponde a una nueva petición orientada a la complementación del dictamen pericial.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección B,

RESUELVE:

1. Revócase el auto suplicado, esto es aquel proferido por la señora consejera Stella Conto Díaz del Castillo, el 3 de diciembre de 2010.

2. No dar trámite a la solicitud de complementación del dictamen pericial presentada el 8 de noviembre de 2010, por ser extemporánea.

3. Dar trámite a la objeción por error grave presentada por el demandado, el 5 de noviembre de 2010.

4. En firme este proveído, vuelva el expediente al despacho de origen para continuar con el trámite del proceso.

Cópiese, notífiquese y devúelvase».

(1) El término de traslado del auto de 27 de octubre de 2010 corrió del 2 al 5 de noviembre de 2010.